Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Deseo

Los ojos sospechan lumbres debajo de las miradas. Dos cuerpos frente a frente.
Noche adobada para danzar.

Se despiertan los misterios de la noche y se hacen las caderas manos,
que atrapan luceros con sus temblores.

Cenizas de pedernal queman los fuegos vulcanos por los ríos de la sangre,
con aromas brotando de las pieles ardientes.

Hiedras de pasión se van creciendo, enroscándose en las ingles y las sienes.

Los corazones son nigromantes que rezan y bailan conjuros.

Acólitos de lo oculto niegan la luz enajenados de fuegos, hechizando espíritus
que sueñan palacios de llamas y nieves.

Se graban los resplandores de cuerpos, como flaxes que redimieran la quemazón de penumbras.

Y la boca. Ay la boca. Seca. Herida por los gritos de silencios
y esa espada de fuego que brota de mi vientre.
3
sin comentarios 40 lecturas prosapoetica karma: 48