Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Despedida

Vas lento, despacio siendo certero
y casi que eres daga clavada
en mi corazón..

Te has vuelto lejanía,
como un casi nunca,
como pocas veces muy cerca.
Yo sé lo qué tú.
Vamos a menos como extinción.
Ya ni estás a mí alcance si quisiera,
decirte poco, es hacerme a la idea,
de que somos,
la rima de una estéril espera.
Un inútil fuego ardiendo.


Deseándome.
Me deseas la venganza del olvido
entre recuerdos que permanecen
mientras vivo.

Amor, estos ojos te dicen, ven.
Pero tú, mi amor, ni te vienes,
ni te vas.
Tu defecto es una ausencia
bien palpable, intermitencia.
Y aunque lo mío será,
volverme más allá.
Y un sin ti;
Tengo que elegir:
entre ser como el velero en la mar
o como la llama que nos va ardiendo.
A mí me duele ser fuego.

El juego de nuestro amor.
Nos duele:
el cuerpo
ni lo quiere,
no lo desea,
ni nos soporta.
El animal herido ya no desea saber
sobre lo nuestro.


El cuerpo no lo quiere.
Yo apago el mío.
Me vuelvo al mar.

Maite Gras.
@la_biografia

etiquetas: amor, pasión, fuego, verso libre
15
2comentarios 57 lecturas versolibre karma: 88
#1   Te has vuelto lejanía,
como un casi nunca,
como pocas veces muy cerca.

Me ha encantado!
votos: 1    karma: 25
#2   #1 Muchas gracias, Nuria.
Saludos.
votos: 1    karma: 25