Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Indefenso

No podía defenderse,
los consecutivos fenómenos inanimados
intensificaron morbosas visiones.

Brotar desde un patrimonio de cristal
con raíces novatas
necesita de la complicidad
del cerrajero de los sueños.

La persecución de gérmenes infecundos
calcificó los cuatro puntos cardinales
de un corazón que huye
en una balsa intrínseca.

No podía defenderse,
el árbol de la vida
se estacionó en un otoño infinito.

Tentar a demonios apagados
encumbró los juegos de la torpeza,
la necesidad de arder sin quemarse
echó al traste todos los puntos de equilibrio.

Apremia convertir los puños en acero
y no continuar
como una rueda de tractor flambeada
por indecorosos agentes externos.

No podía defenderse,
los consecutivos seres animados
invadieron la razón.

etiquetas: acero
12
sin comentarios 69 lecturas versolibre karma: 108