Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

No tenéis límite

Tanto falleció la imaginación
que sólo quedan llantos,
gritos, desilusión, tierra quemada
y cien mil arañazos.
Sí, pesan y caen
dibujando rojos trazos en aguas azules.
Sus erguidos homicidas traicioneros
galopan en pájaros de hierro
y apestan a mugre,
canales de penitencia,
estiércol.
Sus nombres sin abrazos
escritos quedaron en los parques
donde los niños muertos,
aquellos que marcharon,
perdieron tanto la voz
que se los llevó el viento.

**Fotografía: Toni Frissell

etiquetas: guerras, no
10
sin comentarios 79 lecturas versolibre karma: 77