Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Realidad # xxxiii

Le he dado la vuelta a la página
de nuestra historia,
la he arrancado ya del libro de mi vida
imaginaria número treinta y tres;
la hice un bollo disformemente arrugado
y la he encerrado en un cofre
bajo mil cerrojos,
cuya única llave maestra
he lanzado al fondo de la laguna negra;
se la ha tragado el monstruo
que vive allí.

En su desespero
los precipicios despellejados
desde sus hondas profundidades
no saben si lanzarse en caída libre vertical
o deslizarse por un tobogán oblicuo
hasta los pináculos de mi alma
imaginaria número treinta y tres.

Que alguien me preste una desengrapadora
para desengrapar las grapas engrapadas
en esta boca rota tatuada en mi garganta;
boca que clama por vomitar
un grito que se ahoga
en las cataratas de enjuague bucal
que ciegan mi espiritu
imaginario número treinta y tres.

Los espejos ya no reflejan
los espejismos;
se ha esfumado el hálito de vida
que atizaba el aura de mi esencia
imaginaria número treinta y tres.



@AljndroPoetry
2018-ene-18

etiquetas: versos, sin cordura
22
8comentarios 96 lecturas versolibre karma: 121
#1   Compañero me han enerva do tus versos


Que alguien me preste una desengrapadora
para desengrapar las grapas engrapadas
en esta boca rota tatuada en mi garganta;
votos: 1    karma: 40
#3   #1 si un poema te hace sentir algo, creo que ha cumplido su cometido ;)
"enervado" ;)
votos: 0    karma: 20
#2   Qué original... hasta casi con trabalenguas incluido.
Desengrapada el Alma del número treinta y tres, viaja contento hasta el número treinta y cuatro. No hay garantías de no volver a sufrir, pero sí de volver a SENTIR.
Bravo!
votos: 1    karma: 38
#4   #2 jaja... trabalenguas, cierto, iba a ser más complejo y largo ese "trabalenguas", pero decidí bajarle 2 rayitas ;)

gracias Gali
votos: 1    karma: 38
#5  
En su desespero
los precipicios despellejados
desde sus hondas profundidades
no saben si lanzarse en caída libre vertical
o deslizarse por un tobogán oblicuo
hasta los pináculos de mi alma
imaginaria número treinta y tre


Que alguien me preste una desengrapadora
para desengrapar las grapas engrapadas
en esta boca rota tatuada en mi garganta;
boca que clama por vomitar
un grito que se ahoga
en las cataratas de enjuague bucal
que ciegan mi espiritu
imaginario número treinta y…

  » ver todo el comentario
votos: 1    karma: 40
#6   #5 vaya
Enorme cumplido
Mil gracias ~R~ :-)
votos: 1    karma: 40
#7   Me ha gustado Alejandro. Un buen trabajo. La descripción y la escena, muy bueno. Me gusta el estilo de tus visiones rimbaudianas. {0x1f332}
votos: 1    karma: 40
#8   #7 muchas gracias Aldo ;)
votos: 1    karma: 40