Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Septiembres

Tengo más lágrimas que saliva. Lloro sin quererlo y queriendo hablar, la lengua se me queda pegada al paladar en pastosa mezcla.

Se aparece mi niñez jugando en la calle, feliz con mis amigos, niños también. Volteo y veo, del otro lado de la avenida, una ciudad desconocida, otro mundo literalmente. Me entristece verlo gris desolado ruidoso. Es el mundo en el que vivo, el de hoy.

El dolor de los demás y la desolación de México son míos, porque soy ellos y él; y todos somos uno, aunque unos pocos no lo quieren entender. Están ciegos mudos sordos: viven ahogados en si mismos, no saben de su pobreza humana, pobres.

Vuelvo a mi juego y no puedo. Se han ido mis amigos, mi calle y mi pelota. Tengo 60, estoy de aquel lado de la avenida, en ese mundo raro de José Alfredo.

Borracho de ruido de miedo de lejanía de incertidumbre de desolación y con la cándida esperanza de que esa nada que le llaman futuro, se vuelva algo mejor.

Lisemelino
13
5comentarios 79 lecturas versolibre karma: 100