Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Mi soledad vive en una paloma blanca

I
Compañera,
Aquí los sedimentos,
el hábil transcurrir sudores
por los días,
habitante.

Compañera,
Aquí la cicatriz encarnizada

noches de vela en marea alta,
/una tras otra sombra acechando,
/una tras otra esquina sembrando inviernos.

Tú sabrás compañera,
No me engaña la noche,
Un poema es más una isla que un desierto.


II
Pero el caer al cielo interminable
que llena los pulmones de rocío,
más alla de todo,
Que exista el mar.

Como aquellos ojos de peces habitados,
faro sin intermitencias,
como una corriente viva de savia que resbala por tu espalda,
un puente de lluvia,
así,
que exista el mar.

III
Olvido mío,
amiga,
te he seguido desde antes,
uno tras otro glú glú en el barro
uno tras otro tijeretazo en el vacío

Pequeña ninfa del asombro,
herida en la rodilla izquierda,
mírame ahora,
tratando despertar de este sueño,
aterrizar el vuelo en círculos,

mírame ahora,
adivinar tu vigilia,
agazapado, humo llegando lejos,
mírame desde tus alas transparentes,
pero no termino de escribir
este poema que no termina nunca de contarse.

IV
Hace años vuelvo
Siembro mis pasos como semilla en desierto,
escribo tempestades a mi retorno
pero no importa nada
si es silencio,
y la poesía es un río de colores infinitos.

etiquetas: concursosilencio
8
2comentarios 76 lecturas versolibre karma: 96
#1   Good job
votos: 1    karma: 38
#2   Precioso poema. Me gusta como como lo has dividido en partes. Muy hermoso. Enhorabuena.
votos: 1    karma: 28