Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Solo un día con tu ausencia

Heridas supuran
Y la pus de tu ausencia
Me ahogan dejándome
inconciente.
Te miro partir
Lentamente
Palabra
A palabra.
Estiró mi brazo para atraparte
Intento, trato e insisto,
Por favor...
Solo quiero que acaricies
La yema de mis dedos.
Los músculos de mis brazos
Se desgarran,
Alaridos flotan por el aire
Cómo una aguja
Te pinchan los tímpanos.
Mi garganta quema
Por gritar, prendida fuego
Pide de rodillas:
-¡Sácame de esta hoguera!
mis ojos, se secan
Volviéndose un cristal
Tan frágil, como una delgada
Rebanada de grafito;
Mientas observan
Reirte en tu propia confusión.
Mis huesos se rasgan
Por que se arrastran por el suelo
Y el frio de tu distancia
Hace que se quiebren,
Qué estallen en millones
De astillas,
luego como balas
Se insertan en mi propio
Corazón, al igual que tus palabras.
El vacío me sujeta los pies,
O lo poco que quedan de ellos,
Las plumas de mis alas
Son arrancadas una por una
Para adornar Tu traje de esmeraldas.
Caigo al abismo que me llama,
La oscuridad me rodea
Junto con el llanto
De los amores perdidos.
Al chocar contra el suelo
Mi columna vertebral
Siente el impacto.
Los discos se rotan
Provocándome
Un ardiente escalafrio
Que recorre mi espalda
Hasta mi nuca.
Solo me encuentro aquí.
La tormenta de arena me arraza,
Las cenizas de lo que fui me cubre
Dejándome paralizado.
Seré una estatua más
Olvidada en tus recuerdos.

etiquetas: romance, amor, melancolía
3
1comentarios 42 lecturas versolibre karma: 42
#1   me gusta, me gusta
votos: 1    karma: 21