Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Solo poesía

Cierro mis párpados,
tu piel suave como seda
roza mis pies fríos
por el invierno,
solo basta un segundo,
y ya, somos uno solo.
Respiro tu aire,
qué en llamas cauteriza
todo de mi,
mis labios rozan delicadamente
el algodón de azúcar
que habita en los tuyos,
abro mis ojos
solo para ver
las nebulosas que se ven,
a través de tus iris,
aunque esté todo oscuro
no afecta nuestra visión,
ya eres parte de mi.
En una bola de fuego,
Nos convertimos
Poco a poco,
Este aura color rojo,
qué nos rodea...
Y nuestras manos,
danzan al compás
de mi sístole
Y de mi diástole,
acaricio toda tu piel lumbar,
gracias a la yema
de mi dedo anular
te dibujo en mi mente
Sobre esta densa oscuridad
Qué ahora la pinto de tu color,
Huelo tu fragancia;
Delicada...
un poco de humo,
un poco de dulzura,
un poco de lavanda,
un poco de frescura.
El olor debajo de mi nariz
deja de ser el propio,
hasta el día siguiente,
tu esencia merodeara
por mi almohada un tiempo,
cerraré mis ojos nuevamente,
con tu cabeza en mi pecho,
oliendo tu pelo,
entrando en éxtasis,
disfrutando...
Este angelical momento,
Sin embargo,
Esto solo pudo ser poesía.

etiquetas: amor, romance, pasión
2
sin comentarios 67 lecturas versolibre karma: 28