Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Volver

Me hablan de ti hoy
tus ojos, tu sonrisa, tu cintura.
Gritan lo mucho que me faltas
acompañados de tu estar.

Cuando tu ausencia
se asoma a la ventana
llueven finos crisantemos
y los vientos comienzan a bailar.

Mirar el hogar desde fuera,
sentir la lluvia llorar.
¡Qué áspera esta belleza,
qué amarga felicidad!

Hoy vuelvo a enfrentarme
a la mesa y a la pluma,
imagina lo que duele
recordar en soledad,
pues están tus ojos clavados
en mis ojos de cristal
y cada pestañeo es un crujido,
un delito, un puñal.

Cada segundo decidido
a no volver la vista atrás
es volver a aquel despido.
Es volver a aquel final.
4
2comentarios 46 lecturas versolibre karma: 45
#1   Cada segundo decidido
a no volver la vista atrás
es volver a aquel despido.
Es volver a aquel final.


Hermoso y melancólico poema¡ Saludos.
votos: 0    karma: 20
#2   #1 ¡Gracias amiga! Un saludo
votos: 1    karma: 30