Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Zamba del desasosiego

Tuve que arrancarme
los ojos para verte
de la mejor manera.

Tuve que desvestir
un otoño cada hora,
cada día, cada noche.

Tuve que desvirtuar
la melodía de las canciones
más hermosas
para amanecer
en tus madrugadas.

Tuve que escuchar
un ruido oscuro
y silencioso
para reconocer tu voz,
y estar a un beso
de distancia
de volver a sentirte.

También,
tuve que esperar
lo que no esperaba,
y hablarte en un idioma distinto
para que me entendieras.

Luz dolorosa,
¿qué quieres?

Un llanto azul celeste,
una herida almacenada,
unas manos huecas,
y un latido vencido
es la sinfonía de grietas
y naufragios que me dejaste.



©Alejandro P. Morales.

etiquetas: amor, problema
12
6comentarios 94 lecturas versolibre karma: 88
registro de eventos del poema
no hay registros
registro de cálculos de karma