Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

No ha parado de nevar sobre el mirlo blanco

A la memoria de David


TE marchitaste, amigo.
No me acuerdo con precisión de tus rasgos,
solo sé que la infancia
transfiguraba nuestros rostros
haciéndolos más puros, y que en nuestros ojos brillaban
los fuegos artificiales de antaño.

La muerte cuajó tu vuelo, cercándote de sombras
las estelas de las mejillas,
dejando en tu casa un plato de lágrimas, vacío, sobre la mesa,
dejando ecos de ausencia en los juguetes inmóviles.

Nunca he comprendido tu muerte.
Recuerdo que alguien me la susurró una mañana en la escuela,
trayendo consigo en los labios
la palabra más helada.

Yo únicamente sabía tu nombre y poco más, porque entonces
éramos todos cándidos, éramos como dioses bondadosos
en las paradisíacas arenas del parque,
y no nos importaban las inquietudes egoístas del adulto.

La egolatría era una palabra demasiado compleja
para nuestro vocabulario de tobogán.
Eso bastaba para que la amistad más pura
fuera un simple intercambio de cromos.

No supiste, amigo,
de las risas disparatadas del sortilegio de la cerveza,
no supiste del sudor de la cotidiana nómina,
no supiste de todas las pequeñas cosas
que dicen hacernos grandes...

Yo he pasado la adolescencia,
y veintiún tristezas y tantas dudas no dan sabiduría.

No supiste del desengaño de ser hombre.
No supiste... ahora eres sabio.

Te marchitaste, amigo,
el tren del invierno cuajó tus gestos encaminados hacia la
primavera. Y yo sigo aquí,
en este costado de la vida, siendo carne y nada.


(de ESENCIA, Ediciones Az90, 1998.
Abel Santos)
leer más   
14
12comentarios 197 lecturas versolibre karma: 98

Hoy te llore con el alma desconsolada

Hoy te llore con el alma desconsolada
con el dolor de mi niño interior que se ahoga en la tristeza
solo la luna llena es testigo del silencio
que ahora reina en mi casa.

Tenías una parte de mí
cada vez que tus ojos negros miraban
el tiempo no era un obstáculo para ti
nunca eso te importaba.

Nunca desaprovechaste la oportunidad para mostrar gratitud
cómo si recordaras aquel día de invierno que llegaste a nuestras vidas
con el frío que nunca se te quito
temeroso por un mundo hostil que no te amaba.

Dejaste de tener miedo
lo cambiaste por amor a la vida
nunca te importo que el día para mí
hubiera sido un día muy difícil.

Encontrabas el momento preciso para subir hasta aquel lugar
donde más fácil pudieras llamar la atención para recibir mis cariños
eras un especialista en ello, para luego correr a la recámara
donde te esperaba el calor de los brazos de mi hija amada.

Por eso será muy difícil tragar tu partida
te fuiste asustado
tan asustado
como cuando llegaste a nuestras vidas.

Te fuiste sin entender porqué morías
el porqué tu vida fue tan corta si apenas empezaba,
no quiero quedarme con el recuerdo de la tragedia injusta
tampoco quiero buscar culpables y sentenciar un veredicto amargo y oscuro.

Este mundo está lleno de rencores y maldiciones sin abrigo
prefiero creer que podemos seguir amando
a pesar de todos los pesares que hay en la vida
quiero creer que todos aquellos que me odian no cumplirán su propósito.

Quiero seguir creyendo que vale la pena
recordar todos los momentos buenos que nos entregaste
tu partida será un recuerdo muy difícil de superar
como una sola vuelta de hoja.

Siempre las ausencias que son queridas
te dejan un vacío que nunca se sustituye con nada
por eso una parte de mí se muere con tu partida
llena de dolor y tragedia y melancolía.

Muchos dirán que eras solo un pequeño gato gris
uno de tantos más gatos,
tal vez no estén equivocados
tu eras una parte muy importante de mi amada familia.

Ahora que ya no estás
dejas un vacío muy grande en la casa
tenías una parte de mí cada vez que tus ojos negros miraban
solo la luna llena es testigo fiel del silencio que reina en mi vida.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.

A mí pequeño chack.
18
15comentarios 169 lecturas versolibre karma: 99

La vida es maravillosa

La vida es maravillosa
vence el miedo que acongoja,
vivir es hermosura para un corazón de piedra
un amanecer dichoso con alegría.

Tierra fructífera
árboles sin sequía, eso es la vida,
hoy es un día maravilloso
para quien no lo olvida.

La luz ha encontrado lo perdido
lo guardado en el olvido
pídeme lo que quieras
menos que abandone la dicha de vivir en mis pupilas.

La vida es abrir los ojos nuevamente
y saberse vivo
milagro de risa y alegría,
flores del río y la montaña tardía.

La vida es un sauce agitado por el viento
un bosque que lentamente suspira
un rocío de la brisa de otoño
una azucena que crece a la sombra de la calma.

La vida es un perfume de flores
una arboleda con un ruiseñor
que canta un amor apasionado,
rivera que se asoma cariñosa en un nuevo día.

La vida es maravillosa
con sus aves, los rayos, la luna, la ilusión y el sol
el milagro de estar meciéndose en una hamaca,
hoy es un día maravilloso.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
“El mute”
17/02/2018.
17
11comentarios 164 lecturas versolibre karma: 111

Abrázate fuerte que amar te toca

Tus ojos gritan despavoridos
nadie escucha más que su propio silencio
pareces invisible en un mundo ajetreado y lleno de bullicio.

Muchas son las señales que enmudecen tu conciencia
muchos son los sentimientos que intimidan
a un corazón roto en mil pedazos.

Y aun así, nadie alcanza a limpiar tus lágrimas
nadie te escucha, por más que intentas gritar fuerte
nadie voltea a ver a tus ojos.

Es tanto lo que tus ojos hablan
que no necesitas muchos segundos para dejar de callarlo
grandes son las piedras que bloquean tu garganta.

Gritos sin voz que nadie interpreta
manos que bloquean tu habla

solo dios es testigo de tu inmenso sufrimiento.

Solo dios y nadie más observa
por más que imploras
tu ruego no se transforma en una salida inmediata.

Tu frente es la prueba de la frustración que siente tu plena inocencia
son los segundos eternos e interminables
que la propia oscuridad divaga en tu cabeza.

Delirios e imágenes interminables que las voces
y las pesadillas parecen incontrolables,
como quisieras que la noche nunca oscureciera.

Y fuera la luz un rayo eterno que te libera
como quisieras que una estrella fugaz llegará a tu día
y ya nunca tuvieras que guardar más ese secreto podrido.

Y como un acto divino un abrazo fuerte y limpio ahora te protege
tan fuerte lo abrazas que pareciera que no te alcanza
todo el aire del universo para respirarlo y poder llenar tus pulmones.

Tu sonrisa en un lindo rostro a regresado
vuelves a soñar con tus fantasías gloriosas
a correr por el parque a toda prisa.

A amar el cine que tanto te llena
tu niña interior es una niña hermosa
abrázate fuerte que amar te toca.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
10
6comentarios 156 lecturas versolibre karma: 98

Un cesto lleno de flores

Soplar tu nombre
sobre el jazmín.

Aguardar

y escucharlo
sobre los campos
sin horizonte.

Flores susurrándoselo,
transcribiéndolo en colores.

La ventisca curvó sus almas,
tu nombre besó la tierra,
te hiciste pistilo,
flor compuesta.

He recogido el polen
y lo he esparcido en el viento.
Soy una nube de estorninos.

Entre las ramas de una acacia
guardo un cesto de mimbre.
Está lleno de pétalos.
Ahí están tus pasos
y los mios, al sol
y entre la lluvia.

Hilos de agua entre los dedos
en noches de gotas ciegas
que amanecían cargadas de leche.

Luz.
Blanco rocío.

Mañanas empañadas de caricias.
Cálido aliento en los campos
taquigrafiando tu nombre.

Y la flor, siempre la flor
que se encarama
en tu mirada.

Tu nombre moldea la belleza
leer más   
16
25comentarios 105 lecturas versolibre karma: 99

Como un Idiota

COMO UN IDIOTA

Aunque aceptarlo no quiera
tú formas parte de mí
aunque me duela en el alma
de ti sin quererlo
me he enamorado Yo.

Sé que no eres la mujer perfecta
ni la más pura de todas
sé que eres prohibida
y que a otro le perteneces.

¿Pero dime quién manda en el corazón?

Me enamoré como un idiota
de ti mujer.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Febrero 2018
12
4comentarios 103 lecturas versolibre karma: 102

Un día de estos

No te alarmes
pero
un día
una tarde
una noche
de estas
voy a juntarte toda
en una hoja blanca
pálida
y escribiré
de golpe
todo este disparate
de cosas
que no tienen nombre
y te pertenecen
escribiré,
por ejemplo,
este inventario
de nervios
que provocan
tus ojos
tus ojos de luna
huérfana y menguante
que me aquietan,
esta angustia
de lengua mordida,
por amordazarte
con un beso
que nos libere
plenamente
de la censura,
de las ideas locas
que se me ocurren
cuando hablas
con orgullo
de tu elasticidad
mientras yo miro
con malicia
tu cuerpo y
la alfombra,
de la realidad
del calentamiento global
de mi cuerpo
cuando poco a poco
te me acercas,
del recuento
de veces
que me
descubro
a mi mismo
pensandote
más de lo que
tu vida
me lo permite
y de todo
el imposible
que soy para ti
cuando
la realidad
oscura
decrépita
mirándome de reojo
me lo recuerda.

Escribiré de ti
como un ejercicio de caligrafía
hasta que aprenda a escribir
con mi mano izquierda
todos los versos
escondidos
en tu segundo
nombre
en tu lunar
azabache
de azúcar,
hasta que mi mano derecha
quede huérfana
para siempre
de cuerdas vocales,
y llamarte
sea igual
que hablar
una lengua
muerta.

Pero luego
doblaré el folio
en dos mitades
como la maleta
de un exiliado
político
que junta todo
lo que puede
con rabia y remordimiento
y en un sobre pálido
que sellaré
con mi boca
pasaré por la puerta
de tu vida,
y por debajo
de la entrada
sin avisarte
como el cartero que deja
la correspondencia
de una casa
abandonada
dejaré
los recibos
de un cariño
que se ha
olvidado.

No te alarmes
pero
un día
una tarde
una noche
voy a juntarte toda
en una hoja
blanca
pálida
sin retorno
y mi mano derecha
te olvidará
sin rencores
en silencio,
como quien
olvida las llaves
de una casa
que no tiene,
pero esta noche
que te extraño
entero
con todo
mi cuerpo
y tu ausencia
es el muro
de Berlín
de mis días
mis ojos de luna
menguante y ajena
esta noche
querida
no lo será.
15
13comentarios 96 lecturas versolibre karma: 102

Te pintaste en las aguas de mis ojos

Una flor me acogió.
Se pintó en las aguas de mis ojos.

Desprendía aroma de jazmín.

جازمين
yāsamīn, “Regalo de Dios

Cinco pétalos: uno por año
de un blanco color, como memoria de algodón
embebida de intensa fragancia.
La de rocios hechizados,
trenzados.

Dos bayas negras.
Dos.
Dos frutos.
Dos.
Negros.
Carnosos
rodeados de pulpa.

Dos singularidades.
Humedeciéndose.
Entumeciéndose
Marchitándose.

Dos.
Uno y dos.
Dos unidades que deberían brotar.

Eso,
sólo eso quedó cuando la flor murió.
Uno y uno.
leer más   
15
8comentarios 96 lecturas versolibre karma: 94

Mis noches

Mis noches sin ti
hacen eterno mi "existir",
Todo es soledad y
dolor,
sólo las lágrimas me
besan por ti.
Noches llegan y mueren
sin sentido...
¿Que puedo yo hacer
sin ti?
Nada tiene sentido, no
tiene caso mi existir.
Vivo mi soledad en la
oscuridad,
no quiero volver a
ver el amanecer sin ti.

Daniel Abreu Gama 17-2-2018
leer más   
16
5comentarios 95 lecturas prosapoetica karma: 96

Guerrero Incansable

A veces
ya no hay nada,
nada que hacer,
nada que esperar
nada que decir
es inexplicable
es ciego, necio
aguerrido
es pasión, felicidad
sufrimiento, dolor
sentimiento impredecible
no se pude obligar,
tormenta tropical
vuelta mar en calma
ola llegada a la playa
suavemente relajada,
ola que se estrella
frenética sobre roca
hiedra en piedra incrustada
no se arranca fácilmente.

Aunque empuje
aunque duela,
aunque muerda
aunque pierda
aunque derrote
aunque desgarre
aunque te deje caer
aunque te parta
en pedazos y añicos
te quiebre te rompa
con alevosía mata
luego dócilmente
con dulzura te levanta
te revive y fortalece
te da vida te da muerte.

Amor,guerrero inexplicable
por el morímos, sin el nos mata,
desde el nacimiento se ama
hasta el fin de la vida
incontrolable sentimiento
ave libre que en el alma anida.

MMM
Malu Mora
leer más   
16
13comentarios 92 lecturas versolibre karma: 108

Si volviera a nacer

Si volviera a nacer
querría ser otra vez,
la luna.
Otra vez canción.
Otra vez poeta...
Si volviera a nacer
querría ser otra vez
fantasía.
Otra vez sueño.
Otra vez,cometa....
Si volviera a nacer.
Sería otra vez el mar
Otra vez la orilla
Otra vez ...la lluvia.
Otra vez. ..
la sirena.
Si volviera a nacer.
Volvería a ser
amanecer.
lluvia de estrellas.
Madrugada.
Noche bohemia.
leer más   
16
7comentarios 89 lecturas versolibre karma: 114

Lo que dejarás

Cuando no estés
quedará el eco de tus palabras
como un eterno invierno
en mis habitaciones vacías,
será tu aroma a despedida
la inquieta brisa que penetre mis caminos
para congelar tus pasos.
leer más   
17
6comentarios 83 lecturas versolibre karma: 114

Socialismo nuestro de cada día

quiero cerrar las puertas del mundo
evitar que toda esta densa neblina siga entrando
el incesante horror a cuenta gotas,
la agonía de los días que arrastra cada guerra.
alrededor solo parece permenecer
el hambre y el fuego.
inagotable fuente del dolor más purulento.
estoy harta de esta impotencia que incendia
quiero voltear mis ojos hacia adentro
y deambular por los pasillos
extendiendo mis alas cual alexes.
cosificar ésta pasión que me crucifica,
hasta convertirla en la nada
en la que hoy me encuentro.
abrir la puerta de la mente,
hallar una fórmula mágica que disuelva las penas.
borrar las amargas huellas
de este macabro intento.


@asteropea
11
2comentarios 83 lecturas versolibre karma: 99

-Noche (de) perpetua -


Y si ...
Los paisajes también caen
...


Es que no sientes el latido
que me brota como un río

y qué sin ti
está perdido

qué es por ti
por quien yo muero
Y es por ti
todo mi frío

Qué no hay cauce
ni camino

Qué el destino

hoy de luto
se ha vestido

Es que que no escuchas
como tocan los tambores
que retumban en mi almohada

vistiendo de negro
mi cama

No percibes la fragancia
de la humedad
tan salada
que suspiro
en madrugadas

No la ves
como se agolpa
desbocada
y noctámbula

De verdad es que no sientes
qué amanezco
con agujas
en el alma

con segundos
y momentos
clavándose

en blanco y negro

No lo ves

Qué no hay color
Qué no lo veo
Qué no te veo

Que solo hay noche
sed
y silencio

Qué solo hay rejas
para mi pecho

Y tu condena
Palpitándome perpetua ....


Y tú ... Ahí ...
Cubriéndote de inocencia

Y sin querer
tirar la venda .

@rebktd
leer más   
21
14comentarios 79 lecturas versolibre karma: 104

Carta de despedida

Hacer una carta de despedida es una de las tareas más difíciles.
Primero, porque conlleva no olvidarse de nada. Es un único disparo.
Segundo, porque en general no tiene réplica. Esto la hace más difícil, porque uno escribe para preguntar se y en este caso deberá escribir para despedirse.
Despedirse no es malo, es un gran acto de valentía que suele incluir un fuerte abrazo y un último beso. Meter las manos en los bolsillos, mirar por última vez a los ojos y darse vuelta para caminar en sentido contrario. Algunos, muy valientes, suelen mirar atrás, otros, no nos animamos y mantenemos la mirada hacia abajo.
Si uno lo piensa fríamente, constantemente se está despidiendo: en la calle, en un beso, en las redes, en la sobremesa o en el pasaje del invierno al otoño.
Algunos usan estilos dramáticos, otros románicos, y algún piantao manda una carta sin la certeza de que llegue a su destinatario. ¿Riesgo o acierto?
La carta tendrá sin dudas un posdata, ese renglón que nos salva del olvido o refuerza alguna idea. Esas pocas palabras que envuelven toda la gramática anterior y, como suelo pensar, el posdata es el último abrazo después del abrazo.
Es el que volvió sobre sus pasos para buscar otro último beso.
13
3comentarios 72 lecturas versolibre karma: 95

Realidad

Lo significativo del absurdo,
cuelga una palabra en el viento,
pasa una rama, como un nada del aire
y la palabra se vuelve hoja y cae,

vuela, remolino entre piedras, vuela
leve, sólo ante quien lo observa,

un rayo de nieve en las manos acaricia la verdad,
de la sombra el agua es el libro que nos lee,
no bebas porque entonces tendrás sed,

detente, no hagas caso, sigue,
no olvides que estás solo,
que los demás están viviendo.
22
11comentarios 72 lecturas versolibre karma: 109

Gotitas

Entre mis pestañas atisbo el sol. Como una persiana rayada.

Miro entre gotitas.

En ellas caben alegrías y penas. Cabe sal. Cabe energía que vuela.

Observo.

Amplifican la luz, como latigazos solares. Matizan la vida, entre brillos prendida.

Me cuelo entre gotitas.

Curioseo el mundo. Sus idas. Sus venidas. Sus lentitudes, sus prisas.

Oteo y diviso.

Son lupas de almas. Superadas. Hundidas. Lanzadas. Vividas.

Y entre tanto vistazo me juego lo mejor de los segundos, los que no llevan amarras. Los que no marca el reloj, sino las ganas. Los quiebros del destino, el tiempo rasgado, tiempo divino.

Y entre tanta lente de agua diminuta, yo sé que no me olvidas.
leer más   
10
11comentarios 66 lecturas versolibre karma: 107

Cuna vacía

Me he quedado sólo con la pluma
del angel que asustado se ha ido,
por si mi dolor era el infierno,
y eso que no llegó a ver la cuna.

Esa cuna tan vacía, tan vacía,
porque nuestro amor no ha nacido.
Y qué le digo yo ahora al tiempo,
qué quieres que le cuente a la luna.

En el jardín los faunos ya no gritan
y las ninfas me han desaparecido.
Cómo me como yo ahora tantos versos
si hasta las flores, de mi, se burlan.

Pero en verdad no sé para qué lo digo,
si ahora aquí, ya nadie más me escucha.
leer más   
11
10comentarios 65 lecturas versolibre karma: 95

El regreso

Vendrás, sé que vendrás
cuando mi aliento sea sólo un suspiro
perdido en las tinieblas del ocaso,
cuando mi cuerpo fluya a la deriva
por un mar sin sentido
de tanto naufragar tras tu silencio.

Vendrás, sé que vendrás
al filo de una oscura medianoche
mientras la madrugada se hace eterna
y en su terca quietud
se niegue a caminar hacia la aurora
del ansiado y postrero nuevo día.

Vendrás, vendrás y...entonces,
¡cuánto lamentaré no haber vivido
todo el tiempo a la sombra de tu risa
para pintar la nieve de tu rostro
con versos de colores encendidos,
para adornar tus trenzas infantiles
con flores a la vera del camino,
para incendiar la fronda de tu cuerpo
con estas manos mías, como antorchas
en busca de recónditos remansos
donde apagar la sed por tanta espera!

Regresarás, lo sé,
cuando la densa niebla ya me envuelva
con sus brazos de bruja plañidera,
cuando este barco mío ya zozobre
en las sombrías aguas del Estigia
y el tiempo derrochado en no tenerte
me aplaste la conciencia como losa.

Vendrás entonces tierna y afligida
sobre una luna llena exuberante,
ataviada con túnica de seda,
y besarás mi frente tiernamente
con un último beso
en las primeras luces de una aurora
lejana ya, imposible.
9
3comentarios 64 lecturas versolibre karma: 91

En Una Tarde de Primavera

EN UNA TARDE DE PRIMAVERA

En una tarde de Primavera
una mujer rompió mi corazón.

Sin previo aviso
esa mujer
mató mi amor.

Y es que por otro
a mi me cambió.

En una tarde de Primavera
una mujer malvada.

Sin piedad alguna
a mí me mató.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Febrero 2018
leer más   
5
sin comentarios 64 lecturas versolibre karma: 70
« anterior1234