Maya ja'

Bajo una tenue neblina en donde la luna se esconde.
Es el agua de vida que se asoma con los primeros rayos de un sol incipiente.
Sin el agua copiosa de los torrentes que pasan estruendosos sobre las plantas silvestres de los sueños.
Los riscos silenciaron su único canto.

Cómo no amar a esa pequeña ave de colores furtivos que bebe de las cascadas del mismísimo manantial que emerge cristalino de las profundas entrañas de la tierra maya.
A veces solo son los ríos que llevan el agua que baña a todos mis sueños de ilusiones.
Y a borbollones nace en mi corazón la frescura de su eterno encanto.
Es en el agua en donde mi rostro se refleja y me dice claramente quién seré hoy por cada uno de todos mis sueños.

Lloverá en un cielo que quiere estar despejado del llanto del relámpago de una noche oscura.
Maya ja' es la cascada de mi vida.
Es el agua que circula por mis poesías limpiándose de todas las impurezas de un corazón que quiere seguir viviendo el canto del arroyo en su corazón.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
23/04/2017.
11
sin comentarios 370 lecturas versolibre karma: 57

Cada vez

Cada vez me alcanza menos la noche en sus silencios.
Ya no me importa mucho imaginar en mis sueños profundos una historia que nunca viviré.

Cada vez me quedan menos palabras y más letras por escribir.
Solo quisiera poder plasmar el porvenir de mis sentimientos que han decidido pasar del colapso de la mentira al privilegio de vivir.

Cada vez es menos la paciencia que se conforma con mis textos tan largos.
Pues es para ella muy incómodo que pase toda una vida tratando de hacer solo cosas buenas.

Cada vez menos puedo conservar ese grado inquieto de ingenio.
Porque todos esos talentos que hicieron cosas gigantes, ahora son simplemente diminutos recuerdos.

Cada vez menos prefiero mirarme a los ojos en el reflejo de un espejo sin decirme absolutamente nada.
Muchas de esas veces ya no recuerdo a mi pasado viviendo las ausencias borradas de mi ser.

Cada vez más prefiero huir que seguir caminando a toda prisa.
Y habitar el espacio de la calma y la contemplación.

Cada vez más siento que en mi día ya no me sobra nada.
Y es entonces cuando el cansancio atina a seguir imaginando sin querer detenerse para contemplar esos pequeños momentos.

Cada vez me importa más el saber que tengo el poder de gastar el tiempo valioso que tengo.
Es por eso que nunca dejaré de amar el poder respirar el aroma de esa flor de naranjo que en el ocaso se terminará por marchitar.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
28/04/2017.
10
2comentarios 246 lecturas versolibre karma: 59

Dejar ir

He descolgado los versos
que dejaste en mi ventana
para que se volaran.

He dejado de creer en ti.

He dejado de hacer magia.

Ya no quiero tus besos
convertidos en versos,
ahora,
busco nuevas rimas
donde las palabras no hieran.

Rita.


8.4.17
12
4comentarios 101 lecturas versolibre karma: 57

He vuelto a la sal con las heridas

He vuelto a la sal con las heridas,
he vuelto al paisaje del viento y de las piedras,
de la gente desnuda con sus dioses,
con las espinas clavadas de las rosas
en los abrazos de traición de los sentidos,
he tocado cada herida de tus muertes,
las he besado con el agua de la vida
y has llorado y he llorado
sabiendo del dolor de cada uno,
guardándonos los holas, los adioses,
he vuelto a distanciarme de mí mismo
en cada acto de rabia y de fracaso,
a perderme entre tus labios
sin importarme que después no serán míos,
a no saber quién soy y sabiendo quién tú eras,
he vuelto a gritar tu nombre sin quererlo,
me he vuelto a doler más allá de la sonrisa
cuando nos hemos desnudado a sabiendas
que sólo era amor, amor del bueno,
de esos amores que te quitan la ropa y la vida
y he vuelto al paisaje del viento y de las piedras,
he vuelto a la sal con las heridas.
8
2comentarios 81 lecturas versolibre karma: 66

Haiku 7

Un día llegarás
porque soy ese olvido
que necesitas
11
sin comentarios 78 lecturas versoclasico karma: 72

Flores amarillas

Entre mis manos se estremece una flor amarilla.
Bajo tus pestañas todavía sonríe el recuerdo
de la última palabra.
La misma que resuena en mi espalda,
vibrante como el eco de un amor
que jamás llegó a consumarse,
pero que quisimos tanto...

Debajo de los árboles
todavía hablamos de poesía
y delineamos esperanzas
de esas que sabemos que jamás van a cumplirse.

Mirarnos a los ojos
es ya toda una costumbre
que nunca perderemos.
Hemos subido un nuevo escalón
y ya no nos duelen la distancia ni el recuerdo.

Y no nos importa lo que escriba el tiempo;
yo sigo durmiendo en tu cornisa
y tú sigues reposando en mis pétalos.
leer más   
11
13comentarios 73 lecturas versolibre karma: 70

Tampoco las palabras volvieron

¿Alguna vez he vuelto?
Y sé que no,
aunque haya besado
o mordido todos tus labios,
aunque lo único que me quede sea tu sabor.


¿Alguna vez he vuelto?
y sé que no,
que soy ese silencio de las rosas
marcando las página de los días
que nunca te he leído.


¿Alguna vez he vuelto?
Y sé que no.
incluso cuando me abrazas
y nos quedamos en silencio;

tampoco las palabras volvieron.
9
1comentarios 61 lecturas versolibre karma: 60

Saquen una hoja

Todo es normal, pero NORMAL así, con mayúsculas. Y no estoy hablando de perfecto porque ni siquiera lo considero una posibilidad. Pero, la vida no cuenta los días hasta que nos hace saltar. Y aprendí, que ¡le fascina!

Tiene unas maneras de enseñar bastante crueles; a ésta altura del partido, considero que son innecesarias y hasta anticuadas, le falta el puntero y que te lacere las manos mientras te dice con cara de vieja bruja solterona y frígida:

"Eso no se hace",

"Eso no se piensa",

"Eso no es todo",

"¡Éso, no. Ya se lo dije, carajo!",

"Ésto, es así. Como yo digo, no invente",

"Jaaaa!!! ¡¡Ahí te va!!",

"¿No eras pícara y te sabías todo?"

"¿Srita. no me oyó a la primera?"

"Así que le duele la cabeza..."

"Pase al frente y elija un compañero para que de la lección"

"¡¡¡Suficienteeee!!!"

Y así hasta el final de los días.

Entonces, de golpe, y digo bien, porque siempre quedan secuelas, zazzzzzz, examen sorpresa. Su sistema nunca es un multiplechoise por si acaso ese día tengas mucha suerte, es más una sola hoja con un problema presentado de forma tan compleja que te vas resbalando de la silla mientras pensás que ya estás muerta. Las más conocidas y reconocidas por el público que aún respira, en general son:

1.- Nos estrella contra algo para cerrarnos los ojos. Puede ser un objeto o un objetivo.

2.- Nos estrella contra alguien para abrirnos los ojos. Idem punto número 1.

3.- Nos hunde la cara contra una pregunta de respuesta inesperada para parir horas como si fuesen quintillizos de seis kilos cada uno y sin epidural.

4.- Nos revuelca contra dudas que socavan el suelo que pisamos para que podamos sentir como se nos va abriendo y aparece el vértigo.

5.- Nos tira contra la lista de pros y contras para demostrarnos cuán inútiles son.

6.- Nos entierra contra una lanza para no recuperarnos nunca de la herida.

7.- Nos pisotea contra el piso para ver si tenemos la valentía de levantarnos y mirarla a los ojos.

8.- Nos revolea contra el techo para que tomemos conciencia que hay lugares más altos y demostrarnos que vio El exorcista.

9.- Nos saca todo los puntos de apoyo para ver si logramos el equilibrio.

10- Nos tapa los ojos en un sendero de cornisa mientras dice que nos espera al otro lado soltando una carcajada para que luchemos por nuestra vida.

Para no hacer tan extensa la enumeración, contra ella misma en todas sus caras.

Y nosotros, siempre alumnos, a veces tenemos que repetir las materias porque nos quedan pendientes, porque no nos alcanza lo aprendido, porque maduramos distinto, porque somos diferentes.
leer más   
7
6comentarios 53 lecturas prosapoetica karma: 58

Tanka 3

Celeste abismo
exhala azules mundos.
Hogar indigo
el ancestral planeta,
tierra de homo sapiens.


#Tanka

@SolitarioAmnte
iv-2017
leer más   
6
sin comentarios 51 lecturas versoclasico karma: 61

Otra enfermedad

Quizá nos ocurra,.. como aquel hombre
Que acabó vacío de si, sin alma.
Que no vivió sus propios sueños
por no discutir jamás con otros.

Qué tristeza debe ser
verse a sí mismo sin nada.
De humo, de aire,
la vida que has vivido.

Como recorrer sin gota de ilusión
la eterna carretera.
Como vivir de muerto sin haber nacido.

No eran de él, no pudo amarlos.
Solo fue pasar y pasar sin dejar huellas.
Dejarse arrastrar sin ningún rumbo.
Toda su vida oficio de polichinela.

Sin un calor, sin ningún beso.
Sin provocar un incendio que quemara
los rastrojos para la siguiente siembra.
Vida de conformidad y de aguas quietas.

Y le ocurrió encima, que al final,
fue juzgado por un dios colérico
que le pidió cuentas... de todos los besos...
de cada caricia perdida.

Luego… luego ver...
que sus alforjas eran...
un profundo abismo y una risa insana
para el nuevo comienzo.

Ah, qué tristeza me embarga…
Cuando creo reconocerme
al caer la noche
o al despuntar la mañana.


Poema de Vislumbres del otro lado del Espejo
Reservados todos los Derechos
leer más   
8
2comentarios 49 lecturas versolibre karma: 65

Micropoema "Sales a la calle"

Sales a la calle en pijama
con las zapatillas a cuadros,
saludas a los vecinos,
todo normal,
siempre has sido un soñador

y vistes de ello.
4
sin comentarios 48 lecturas versolibre karma: 43

Chistera

Un poema etílico
en papel de cocina
escrito con tu pequeño
lápiz de ojos.

Llevo mis bolsillos repletos
de banderas blancas
pero la molestia
no utiliza gabardinas.

Una chistera
llena de indecisiones
guarda los azotes
encriptados de la tarde.

Los sueños repartidos
laten con miedo
a los monosílabos
que congelaron el corazón.

Desnúdame rompiéndome a tiras
mi otra piel.

A falta de pan
un buen trasvase de mentiras,
a falta de tabaco
buenas son las heridas.

A falta de cuadros
manteles vacíos,
a falta de esperas
salas repletas

"Caen timbres y paradas,
gente sube y baja.....
el antojo del día".
leer más   
9
2comentarios 48 lecturas versolibre karma: 56

Arepa inalcanzable

Arepa inalcanzable
que en el cielo estás.
Dime... ¿Cómo puedo
obtenerte?.

Mis hijos hambrientos
hoy más que nunca
quieren comerte.
¡No saben lo dificil
que es en sus platos
tenerte!
Inocentemente solo
anhelan comerte.

Arepa inalcanzable
que en el cielo estás,
¿acaso no sabes lo duro
que es vivir en esta nación,
y saber que el gobierno
cada día es peor?

Así que,
arepa inalcanzable.
Dime... ¿Algún día podrás
ser palpable? Dime, que
mis hijos tienen hambre.
leer más   
10
6comentarios 42 lecturas versolibre karma: 72

Última hora! Muere musa desnuda!

Desnuda de poemas...

sin versos que abrigaran su cuerpo,
sin brisa lírica que despeinara sus cabellos,
sin luceros de letras en su firmamento,
sin la luz de su poeta...

La musa, murió.


#Micropoema
@SolitarioAmnte
iv-2017
leer más   
12
6comentarios 39 lecturas versolibre karma: 59

Lluvia

Ya no me gusta bailar bajo la lluvia, ya no me gusta mojarme y no me gusta correr por las calles llenas de agua.
Ya no me gusta, nunca me gustó hasta que me enseñaste a hacerlo contigo, porque contigo era divertido y era especial.
Porque cuando yo creía que el cielo lloraba de pena, tú me decías que sí que lloraba pero de risa, de felicidad.
Ahora llora, sí llora otra vez, después de meses sin hacerlo, pero créeme hoy llora de tristeza porque hoy no nos verá bailar juntos bajo ella.
leer más   
3
sin comentarios 39 lecturas prosapoetica karma: 37

El portazo

Doscientos gatos,
la vaina de la espada
que me atraviesa el corazón.

Los felinos sonríen
junto a las cajas de plástico
donde ahora se guarda mi vida.

El adiós dice adiós
con un portazo
y los cimientos de mi cuerpo
se derrumban.

La ventanas me increpan
por mi mal proceder,
por estar lloviendo siempre
y no cuidar lo que más se quiere.

Los doscientos gatos
se han largado tras el potazo,
-es normal-
no pueden habitar donde reina
un eclíptico vacío
gestionado por un espectro
regocijado en su propia demolición.

Las sillas se tiran al suelo,
las mesas se dan la vuelta
y las lámparas gritan:
¡Basta ya! ¡Vuelve al planeta!.

Se declara huelga indefinida
por parte de mis enseres.

Doy un solo paso,
dejo caer el cuerpo en plancha
hundiendo la espada hasta el mango
y así evito pensar.

La poca luz que entra
por la ventana aúlla:
¡Sigues siendo un cobarde!.

Adió portazo adiós
cuida de los gatos.
leer más   
7
sin comentarios 38 lecturas versolibre karma: 59

Tercera guerra mundial

En mi cabeza
el alcohol sigue subiendo
y mis bragas bajando.
Hay cristales empañados con tu nombre
en cada uno de sus vértices,
y espejos manchados que te invocan
en cada uno de sus vórtices.
Y una señal de auxilio:
quiero irme de aquí,
pero dolerte duele tanto
que prefiero dolerme
por no dolerte a ti.
A veces,
nos quejamos de soledad y,
mientras tanto,
al otro lado del pasillo alguien suspira
porque mataría por declarar
una tercera guerra mundial
entre tus piernas.
O, incluso,
siendo valiente,
quiere adentrarse en tu mente.
Aun sabiendo que cayeron en combate
los que lo intentaron antes.
Con el miedo que da fallar
y mirar
a los miedos frente a frente
y yo, que afronto el precipicio
cada vez que sostengo ciertas miradas.
Y así,
la paz nunca llega a su destino:
siempre se pierde antes de alcanzar la meta
en el lienzo de tu cuerpo,
buscando todas las causas
perdidas en los efectos.
Yo sigo creando.
Pinturas de armas,
de gritos.

Perdón.

De arma,
de gritar.
De arma(rme de valor)
para gritar (tantas cosas).
Estoy tan inspirada
que he inventado
una nueva forma de terminar
con esto:
ser sincera
mientras clavo los colmillos
y arranco tu piel entre jirones
y corazones de porcelana.
Demasiadas bajas.
La guerra me está desgastando.
Vuelvo a no despedirme,
tú a no saber que lo hago.
Y todo seguirá igual…

…hasta la próxima carta
en que (te) escriba
cómo esta incomodidad absurda
va a continuar sin cambiar.
7
3comentarios 38 lecturas versolibre karma: 62

Profundo

Dentro del hueco crece dolorosamente,
el musgo del pasado impiadoso y frío,
sobre el rojo crespón que silente,
golpea mi mente hasta el hastío.

Corre lentamente este río de tristeza,
vertiente que ahoga la sed de mi boca,
sueños perdídos de un amor que no cesa,
que espera morir, como muere la roca.

En la orilla de tu cuerpo hecho montaña,
desangro mis versos por las venas,
un mar de sal duerme en mis pestañas,
y a tus pies yasen pájaros de arena.
leer más   
8
4comentarios 37 lecturas prosapoetica karma: 59

Haiku 8

Como recuerdo
tu nombre en los labios
sabor a olvido
4
1comentarios 35 lecturas versoclasico karma: 42

Cuento de luna

Se deshace la luna
en los ojos de la laguna,
mientras un lobo errante
le lleva serenata.

En la otra orilla
maulla una gata,
se siente sola
en compañía de una rata.

Sobre una hoja
croa la rana,
cuerdo su ritmo,
loca su gana.

En tanto Pepe grillo
exhorta a Pinocho,
le falta un tornillo,
quizá cuatro u ocho.

Me falta un hada
para terminar el cuento,
mas no tengo nada,
veré que me invento.

Por allí tengo un gnomo,
y uno que otro enano,
los tengo en un pomo
o en alguna mano.

Mejor termino
besando una princesa,
un final con tino
sin ninguna tristeza.


@SolitarioAmnte
iv-2017
leer más   
7
9comentarios 33 lecturas versolibre karma: 70
« anterior1234