Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Rosa y estrella ® ©

Bajo el oscuro manto
la rosa ruborosa
da testimonio
de su linaje
de estrella
y me lleva al cielo
con su dulce fragancia.

Carlos Luis Molina Lara
7
sin comentarios 53 lecturas versolibre karma: 88

Sueño Vacío

Ironía,
como si la vida fuera un dónde
y la muerte un cuándo,
como si por estar dormido mientras cometías el crimen
no fueras culpable.

No sé donde a(r)mar
para construir ese puente
y llegar a ti,
sin caer y desvanecerme
como una gota de agua en desierto.

Llevando mascaras clandestinas
y tal vez engañar a la muerte
una vez más.

Es tan extraño
sentir la pasión enjaulada
la persuasión desordenada,
entre un montón de vidrios rotos
mientras la busco sin parar.

Odio soñar contigo
sentir que me abrazas como antaño
y despertar
para verme exacta
en soledad.

¿A donde se fueron esas ansias de descubrir el mundo?
¿Como se puede fatigar algo tan bello en una noche,
algo que creímos inmarchitable?
leer más   
5
3comentarios 52 lecturas versolibre karma: 62

Escribir

Escribir. Escribir aquí y ahora, antes del comienzo de una clase eterna, de dos horas, para la que no he hecho los deberes y no pienso hacerlos hasta mañana o así...
Ver a alguien pintarse los labios es interesante. No sé por qué. Si por sensual, raro o...
Hay una mochila negra, tipo bandolera con un paraguas color beige asomándose por la abertura, junto a un montón de apuntes arrugados y un táper de tapa verde con restos de una comida de color naranja que despierta contracciones en mi estómago, donde reposa la pizza que acabo de comer.
Un miedo me embarga y no sé muy bien por qué. Una chica acaba de acercarse al secretario, que hasta hace unos minutos cantaba, y sentí su miedo, no, sentí que era una persona introvertida que sufría con cada palabra que salía de su boca.
He llegado a la conclusión de que mi tesis doctoral debería versar sobre la narratología. ¿Se puede hacer una tesis sobre cómo escribir?
Por fin puedo pintarme las uñas.
Ya son las cinco. Tengo que subir a clase. La pereza me devora desde los pies.
9
1comentarios 52 lecturas relato karma: 83

A mediodía

Si bajo

la tela traslúcida que envuelve mi cama,

si me escondo

debajo de ella con los pies en la cabeza y la mente…

(Y la mente, ¿dónde?)



Si pierdo

la vista en lo que vi siempre desde que me despierto aquí,

si consigo

por un instante callar cada parte de mí que hoy grita;



Entonces

casi entiendo, por fin,

la orquesta que llevo dentro.



Si voy despacio

me doy cuenta de ti si te veo pasando a mi lado,

y mientras tú clavas el pedal a fondo

yo espero

mirando una nada,

pensando que iba sin ir a ninguna parte

o que me llenaban a medias los lugares.

Y en esa estela de tu paso,

si bajo, si me escondo, si pierdo, si consigo…

deja de tener sentido,

porque entiendo que no valen los logros en sí mismos

sino poder dibujárselos a la gente que elegimos.

Que elegimos, sin saberlo, en un día aleatorio
13
2comentarios 52 lecturas prosapoetica karma: 92

Buscándote amor de mis amores (soneto)


Si te buscaba, amor de mis amores,
en mi jardín, callado te observaba,
mi espíritu feliz se contentaba
sintiendo ya tus mágicos olores.

Esas fragancias beben tus candores,
recuerdan cuan enamorado amaba.
Esos besos que siempre te entregaba,
calmaban mi pasión entre las flores.

Esos jardines tan hermosos, bella,
serán las huellas del amor muy puro,
¡Hermosas brisas de felicidad!

Querida, brillas tú como la estrella,
yo te amaré por siempre, ¡te lo juro
ante Dios, que te digo la verdad!

*Autora: Edith Elvira Colqui Rojas - Perú
copyright ©
leer más   
10
8comentarios 51 lecturas versolibre karma: 89

Caballito de mar

Eres la prueba,
caballito de mar,
de esa sirena
oculta en el coral.
Si me llevas a ella
¿quién te lo pagará?

Anillos y pulseras
de nacar violeta
te voy a dar.
leer más   
12
4comentarios 51 lecturas japonesa karma: 103

Inmaculado

Hoy me siento a escribir
Que ?, no importa !.
Tal vez por que hoy siento
que el cansancio del alma
ya me gano la piel...
Tal vez por que presienta
dibujándose en mi rostro
las primeras arrugas de la madurez
dibujadas con angustias pasadas y presentes
dibujadas por tanto amor quedado en el olvido
y en un amor presente, si, el más grande.
Tal vez tenga bien sufrido lo sufrido...
si el precio de este amor es lo que pago.
No reniego de el, ni lo que hago
todas sus historias me dan vida
y esa misma historia me lastima...
no tendría por que, es lo que siempre soñé
pero no puedo dejar de sentir pena
por aquél que tanto amó y hoy recuerda.
Amores unas veces desangrados
amores tiernos, amores locos, amores cuerdos.
Amor de a uno, amor hacia nadie, a destiempo.
Hoy quiero sentarme a escribir...
Tal vez por la necesidad de expresar,
por que solo queda lo escrito
aquello dicho con desmedido sentimientos
a veces solo queda en el olvido
y otras con mejor suerte
solo queda en algún alejado recuerdo
y a pesar de todo... sigo amando
caeré mil veces en el mismo abismo
que solo me elevara nuevamente
el mismo amor sentido.
Hoy quiero sentarme a escribir
para que quede plasmado lo dicho,
todavía llevo arraigadas conmigo
aquellas palabras de amor
que alguna vez quisieron ser caricias
y solo fueron garras que aún hoy sangran.
Heridas que un nuevo amor olvida
con anhelos de nuevas esperanzas.
Y seguiré amando hasta que muera
hasta que mi carne sirva de carnada.
Hasta que Dios, mi Padre así lo quiera,
y recoja con su bien, mi alma dañada,
amaré no por costumbre ni presencia,
ni por retribución de quien alguna vez he amado
tan solo amare por que es mi esencia
por ser lo único que tengo inmaculado.
8
2comentarios 51 lecturas prosapoetica karma: 106

Aún me quedan pájaros...

Aún me quedan pájaros volando en la cabeza
de aquellos que, de niña, llevaba en mi equipaje,
aún rozan con sus alas mis sueños cada noche
y vuelo entre sus trinos en busca de arcoiris.

Se mantienen anclados al ritmo de mi pulso,
temblando entre mis dedos, bailando en mis pupilas,
así tiñen de magia la luz del horizonte
y borran de los mapas el miedo y las tormentas.

Siguen aquí varados, los siento en mi costado,
guardando las trincheras de las guerras perdidas,
aquellas que libramos, a oscuras, de memoria,
cogidos de la mano, rodeados de silencio.

Aurora Zarco.
leer más   
12
6comentarios 49 lecturas versoclasico karma: 94

Pasos impares

Libro: Apotegmas en el desierto (2014)

Cuando quiero escribir, simplemente me limito
a bostezar imágenes, mal dormir instantes,
y esperar que se haga de noche en mi obstinación
entre irrealidad y desamparo.

En un reino octosilábico habito un palacio
de cartón; mis rimas, tan forzadas como siempre,
tan mediocres como nunca, me dejan conforme,
lo cual es suficiente para mí.

Nunca me lo he planteado así, pero quizá me
dedique a derramar tinta por no querer gastar
saliva; desnudo de los miedos para abajo,
me pierdo por los atajos de la vida.

Persigo el dulce amor de las derrotas sonriendo
ante recuerdos suicidas que buscan llamar la
atención, encuentro lo infinito a la vuelta de
la esquina, en un jardín sin flores.

Mis silencios pecan por soberbios; ocasos que
besan vagamente los labios equivocados,
me enfrento al papel gritando adjetivos que evito
nada más empezar a expresarme.

Y eso es mi poesía, un impreciso sabor a
nostalgia, un conjunto de nuncas que osan salir
a caminar con obscenidades de etiqueta,
con pasos impares y vencidos.

Confieso que a veces me detengo demasiado
en el relato furtivo de un país de lobos
sueltos, lagrimeando por un futuro que no
llega ni siquiera a pesadilla.

Huésped del cuerpo que me ha tocado, arena
en la inmensidad de la vida, siempre dedico
renglones a hacerme preguntas inoportunas,
pisando cristales por deporte.

También deshojo en forma de caricia, crónicas
de los inviernos inhóspitos en pabellones
polvorientos, portando la condena a contemplar
expediciones de soledades.

Resumiendo y sin extenderme en tantos detalles,
expongo como teoría una nimia conclusión:
los poetas escriben porque tienen talento,
yo lo hago porque me da la gana.
10
3comentarios 48 lecturas versolibre karma: 117

La única verdad

Cuéntame,
háblame
de lo que nunca ocurrió,
dime si la piel
de mis cenizas
cerró tu desgarradura.

Aquí, el vacío
está amarrado
al vacío,
y la única verdad
es la claridad
de tu olvido
que anochece
mi camino.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
8
4comentarios 47 lecturas versolibre karma: 94

Las mil y una caras

Tengo mil caras
que todo lo ven
y de afuera sólo
en la que mira creen

Tengo así cien caras
foráneas, atónitas,
que no logran conjugar
su ver con el hacer

Tengo, es cierto,
unas pocas caras
que conocen diez reflejos
de las caras que no ven

Tengo sobretodo, una cara,
que mira con mueca especular
con mil reflejos
que confirman el pesar
5
1comentarios 44 lecturas versoclasico karma: 55

Condenado A La Esperanza

Hoy la musa que anhelaba
fue en busca del Dios Cupido,
ya cansado, ya sin alas
y en la aljaba un solo tiro.
Consagro su última flecha
y apunto sin desvaríos
a este corazón de piedra
que ahora fluye como el río.

Ese dios grecorromano
del amor y los suspiros,
no sé si ángel o demonio,
si es correcto, o es prohibido;
hoy de nuevo a fracasado,
no logro su cometido.
Me ha dejado sentimientos
que no son correspondidos.

¡Oh Pandora! tu que guardas
en tu caja el mal impío
¿Por qué liberas en mi alma
lo que debió quedarse contigo?
Ese don de la esperanza,
como arma de doble filo
que impulsa mis añoranzas
y prolonga mi castigo.

Esperanza en que sus ojos
me miren de otra manera,
como dos estrellas negras
que anhelan tocar mi tierra.

Esperanza de que un día
Cupido la fleche a ella
y por fin Sofia Sabiduría
quiera ser mi musa eterna.

Esperanza de que roce
sus labios de miel y seda,
que me eleven hasta el cielo,
que se enciendan mis tinieblas.

O esperanza de que muera
mi esperanza por tenerla.
Esperanza si no llegas,
no prolongues mi condena.


(Dibujo de mi Autoría :-) )
4
3comentarios 44 lecturas versoclasico karma: 66

Mi Vida

En este oscuro lugar aguarda algo sombrío
Lamentos, llantos, sollozos y mediocridad
Esperando los recuerdos los cuales envidio
Solo pienso buscando la triste realidad

De repente empecé a perder el equilibrio
Era la muerte llamando para la verdad
Me dio la mano sin mostrar alguna piedad
Luego desperté me di cuenta que yo estaba ebrio

Comencé a recuperar toda la razón
La cual el tremendo golpe a mi me despedazo
El lugar oscuro solo era mi corazón.
leer más   
9
4comentarios 44 lecturas versolibre karma: 103

Tomando conciencia

Hubo un hombre en una época que con el nacimiento de su hijo se le iluminó la vida, encontraba que tenía más sentido el despertar cada mañana y el vivir por y para alguien, para colmo su niño era una estampilla, quería estar donde su padre estuviese e ir donde su padre fuese, éste lo llevaba a todos lados donde pudiera, se había echo costumbre llevarlo en sus hombros e ir cantando los dos por las calles, los años transcurrían colmados de felicidad, cuando el niño contaba con 5 o 6 años el patio de la casa era un batallón de "soldaditos" de plástico de cada lado a tirar con una bolita entre carcajadas, los veranos se metían los dos en una pileta de lona jugando a ver quien aguantaba la respiración más tiempo o simplemente se sentaban en el agua uno al lado del otro a conversar por horas...Los años seguían pasando y padre e hijo tenían cada vez una relación más estrecha donde parecía que la risa y los juegos reflejaban sobremanera la felicidad de ambos, incluso cuando más grande, 11 o 12 años encontraron pasiones en común como la informática, compartiendo todos los medio días después de comer y a la hora que el padre llegaba de trabajar el uso de la computadora con juegos en común o con lo que el padre pudiese despejar dudas sobre la misma...Si hay algo que no se detiene es el tiempo, aquel niño fue creciendo y tomando distintas decisiones y caminos que lo transformarían en hombre, toda aquella felicidad compartida había quedado atrás, era difícil comprender que aquel niño que lo miraba con tanta ternura y admiración necesitaba transitar su propio camino en donde uno podía intentar solo la dirección, pero que el transito debería realizarlo solo.Aún hoy sigo viendo a mi niño con una sonrisa en el rostro producto de algún chiste mio o alguna payasada suya, sueño con sus 5, 8, 12 años, y me despierto llorando por aquello que ya no volveré a tener, anhelando lo imposible...Hoy mi cachorro tiene su propio cachorro y armará su propia historia, trato de aprender día a día que la vida va mutando y si no aprendemos a mutar con ella el sufrimiento es muy grande, trato de ver día a día como encajar en este nuevo esquema donde su felicidad sea la mía sin que mis ojos llenos de lágrimas me impidan ver la posibilidad de seguir disfrutándolo en otras facetas, donde sus hombros se ocuparán con una nueva generación.
1
sin comentarios 43 lecturas relato karma: 20

La mudanza de la mosca

Aquí nada se interpone,
aquí todo cobra sentido,
aquí es donde construyo
mi palacio, mi cárcel.

Pero esta vez no estoy solo.
Una mosca se para sobre la bombilla,
proyectando en el techo la silueta
de una nave estrellada en la Luna.

Me roba una migaja de pan,
sacia su sed con mi silencio.
No nos conocemos, no nos saludamos,
somos distintos pero iguales.

Entró por la ventana y se quedó aquí
buscando a alguien con quien conversar.
Sé que le parezco simpático porque
compartió su soledad conmigo.
8
1comentarios 43 lecturas versolibre karma: 105

Esa otra persona en mi

Todavía estoy
cruda. La mujer dentro
de mi no quiere
aplazos. Desgarrarse
el pelo, cortarse las
venas. Sentir aquí el
golpe de los besos y
el dulce moretón tras
el coñazo. Yo... sólo un
cobarde mudo.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
13
2comentarios 42 lecturas japonesa karma: 90

De barro

los días de mi vida están hechos de barro
guijarros fluorescentes a la orilla
de un deseo innato
que no sabe gritar más que con letra escrita

tumulto de palabras agolpadas en los ojos
y una voz callada que esconde
-cierre de candados-
verdades desconocidas e irreductibles

noche perpetua en los ojos
manos que mueren al nacer el día
leer más   
14
4comentarios 41 lecturas versolibre karma: 108

alas de angel

Cuantas lunas nacen,cuantas violetas sufren ,cuantas estrellas se apagan,cuantas sirenas se enamoran,cuantas vidas gastare, sin poder entender la realidad de este mundo ,cuantas veces seras lobo ,cuantas veces seras sierbo ,y para volver a sentir nuestro amor ,devo quitar mis alas .
leer más   
4
1comentarios 40 lecturas prosapoetica karma: 69

Yo deseo ser:

Lo que tus ojos ocultan en tu memoria,
Lo que mi conciencia te habla en pensamientos.
Una imagen muy adentro, que parezca el detalle que te haga encantar al hablar conmigo. Deseo proyectar tu mente al amor de mis inspiraciones, al momento de mis peticiones, en un viaje sin final. Llenar el vacío de tus emociones con poder meditar y amar lo que eres como mujer.
Porque yo decido mirarte cada día y quitarte la parte negra de tu alma y darte la felicidad a tu rostro, cuando se siente aburrido. Ser parte del detalle de tu dibujo plasmado en tu rostro a color.
Ser la inocencia de una alma tatuada en tu interior y no fracasar en la conquista de una mirada soñadora. Cada mañana ser viajero de tu conciencia al retractar tu rostro con mis ojos, ser el colector de frases bellas para hacerte niña de inspiraciones con las ganas de vivir cada momento.
leer más   
4
1comentarios 39 lecturas prosapoetica karma: 45

Pero siempre estuve muerto

Tal vacío abismal no sólo habita en mi almohada,
también en mi pecho, también en mi mente.
Las acolchadas plumas de porcelana me recuerdan a una felicidad
que tuve en mi pasado y que ahora adolece mi presente.

Dulce mirada, pupila fúnebre color nube,
¿Por qué te despides de la anhelada alegría?
Si tanto la quieres no la dejes ir entre llantos.
Sé muy bien que la cicatriz se quedará por siempre;
y que la niñez, a través del retrovisor, es una hórrida agonía.

Amargura, ahora que te conozco tanto, no sé porque huyes.
Yo no quiero decirte adiós y menos ahora que hemos hecho nuevos amigos
desde que Llanto se marchó dejando una sequía en nuestros corazones.
Hoy siento que no necesito a nadie más,
no quiero al sol, detesto el viento, aborresco el suelo
y desprecio a todas y cada una de las estrellas.

Todas, todas y cada una de éstas cosas me recuerdan a cuando era niño,
todo brillaba, la infinidad era un azul cerúleo bañado en caramelo
y derrepente ese caramelo llenó de caries mi techo estrellado,
ensució mis blancas vestiduras con su maldad azucarada
y mancilló un pedazo de mí,
haciéndome descender en el más oscuro cielo silente.
6
2comentarios 38 lecturas versolibre karma: 65