Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Carta #1

Me como las palabras que no te dije
Me saben desvanecidas
Me dejan un sabor similar al de nuestro último beso
Me recuerdan que fueron buenas hasta el último momento

Extraño hablar contigo
Cargo con el peso constante
Similar al de cuando tienes un pendiente
Te aparece en la mente como alarma

Todo me recuerda a ti
Cualquier poema se trata de ti
Cualquier canción te menciona
Todos me preguntan donde estás

Si estoy bien
Pero estoy mejor contigo
Me lastima que pienses que te olvidaré
Que poco me conoces

Que poco conoces de como cambiaste mi vida
El tiempo que perdí quema un hoyo en mi corazón
Que poco conoces de como sufrí
Qué hay problemas que simplemente no puedes arreglar tu

Reconozco tu decisión
Espero que te encuentres bien
Espero que recuerdes que te amo
Espero que recuerdes que todo estará bien
leer más   
10
sin comentarios 51 lecturas versolibre karma: 105

Soledad

Soledad es más que ausencia
es presenciar el alma, tu alma
inerte
desnuda
flagrante
y tocar su piel
vibrante
febril
austera.
Soledad es compañía de lo verdaderamente intangible
trascendente
substancial
etéreo.
leer más   
14
2comentarios 51 lecturas versolibre karma: 124

Luna

Alejé por siempre mis fallidos intentos
de amar a una luna que lejos fulgura
la tome en mis manos con dedos de llanto
para sentir por fin su linda figura
rodé incesante sobre sus blancas brumas
contra mi piel arrullé, con fuerza, su encanto
por fin luna… nos pudimos amar un rato.

Charly
@pereiralibre
leer más   
12
7comentarios 50 lecturas versolibre karma: 133

¡Llora!

Tu lloras al pensar en mi,
yo, sonrío al saberlo
porque sé que nos volveremos
a encontrar.
leer más   
8
4comentarios 50 lecturas versolibre karma: 108

Amor

Qué ha quedado de este amor que un día fue mi todo?
Que fue rosa, pájaro y volcán...
Qué quedó de este amor que nació de mi silencio
Se alimentó de tus palabras, tus gestos, tus miradas,
Este amor onírico, con aroma
Petricor y tiempo de alba..
Este amor que fué anhelo perenne de libertad...
Qué fué de él? a dónde fue?

!Que triste,melancólico y desvalido amor!
Amor que se alimenta de migajas
Y se conforma con ausencias,
Amor carente de caricias, de encuentros y calor...
Amor que trasmutó en lágrima recóndita
Encerrada en un rincón,
De ésta anfora vacia
En que transformaste mi corazón.

Amor que siempre fuiste el espejismo
de eso que llaman ...AMOR.
leer más   
6
sin comentarios 50 lecturas versolibre karma: 94

Supera y sonríe...

Yo sé cómo se vive
con el miedo anudado a la garganta
ahogando cada suspiro.

Cómo se desvanece el aliento
que fue resuello por un instante,
para ver la cara a la tristeza
en el reflejo de una baldosa
mientras imaginas como hubiera sido,
si no fuera esta la puta realidad.

Yo sé cómo se llora sin lágrimas
para llenar océanos internos
en los que poner a naufragar las pesadillas.

Volar con el viento en contra
aun sabiendo que tus alas son de juguete
y avanzar es cosa de titanes,
que a dos metros sobre el suelo
la vida puede hacerte mucho daño
si no sabes abrir el paracaídas.

Yo sé cómo levantarse
cuesta cada día un poco más
aunque dejarse morir no entre en tus planes.

No tener fuerzas para rendirme
no es solo una frase disuasoria
que estimule mis latidos,
le añado un supera y sonríe
que vaya deshaciendo el nudo
y con miedo, alguna vez, miro la vida y sonrío.
leer más   
14
5comentarios 47 lecturas versolibre karma: 132

Cuentos y Leyendas VII (a @Letizia)

Desde los griegos hasta nuestros días
todo el mundo habla de un continente,
de una civilización avanzada, perdida;
ya en sus "Diálogos" Platón decía

Que en verdad la Atlántida existió,
y cuenta la leyenda que se hundió;
tal vez por un cataclismo,
como ningún otro antes visto,

Por la caída de un meteorito,
o tal vez, como es todo cíclico,
por una cruenta y olvidada guerra
de la que no existe un registro.

Y hasta que te conocí en Poémame,
así también estaba mi yerma vida;
-en medio del saber y la nada-,
mis días y noches, aciagos pasaban:

En nada creía, ni con fama soñaba;
tan solo poesía y relatos escribía;
mitos y leyendas en mi cama leía:
Minotauro, Medusa, Zeus y Apolo,
héroes, oráculos y también pitonisas.

Ese era mi sustento: libros y ciencia,
música romántica, pelis de tal guisa;
lenguas muertas, o sánscrito estudiaba,
burdo software sin propósito creaba,
noticias a diario en redes comentaba,
pero un mundo real, sobre todo, anhelaba.

Sin embargo en medio de la tormenta
esa que uno espera y luego se lamenta
-rogando para que fuera solo un aguacero-,
tus ojos en mi vida, fueron como luceros,

Tu voz en medio de ese caos atroz
tus palabras dulces, tu aliento,
mis promesas, esparcidas al viento
y luego, la espera, este tormento.

Sabes que falta muy poco, tan solo días,
-y como genialmente Lope de Vega decía:
"En el trato y en el tiempo,
nadie tenga confianza, porque pasan
sin sentir, y se sienten cuando faltan"-,
y mi única esperanza, es que tú nunca,
nunca más, me hagas tanta falta...
leer más   
12
10comentarios 47 lecturas versolibre karma: 152

Desprotegidos

Ese saber que podemos cuidarnos
y desprotegernos;

también al mismo tiempo.
13
sin comentarios 45 lecturas versolibre karma: 149

Tesoros de verano (relato)

Sentada frente a la ventana pensó lo mucho que había cambiado todo. No quedaba nada de lo que recordaba haber vivido en su infancia. No era sólo su edad, era el mundo.
Recordó, saboreando con placer, aquellos maravillosos veranos de su niñez. El mes de julio al pueblo con los abuelos. Los baños en el río, las barbacoas en el patio lleno de plantas. ¡Cómo se enfadaba la abuela si rozabas las flores! Jugar en la calle hasta las tantas, sin importar horarios. Y luego en agosto a la playa. Solo 15 días, papa decía que salía demasiado caro pasar el mes entero. La arena de la playa, los chapuzones en el mar, jugando con Marcos en la tabla. Las paellas del chiringuito. Casi podía oler todos aquellos aromas.
Ahora, a sus 65 años, sola en el mundo. En un mundo que no reconocía. Donde ya apenas había estaciones. El cambio climático había hecho estragos en los últimos 300 años. Habría preferido morir que vivir todo aquello.

- Señora María – dijo el médico - siento comunicarle que hemos detectado una enfermedad de reciente descubrimiento, muy grave y de la que aún se desconoce la cura. Ya sé que la noticia es terrible, pero hay esperanzas. Como sabrá, el gobierno acaba de aprobar la hibernación para enfermos con enfermedades como la suya. Se espera despertar a los pacientes cuando se halle la cura. Su enfermedad está entre las aprobadas para ser costeada por el estado.

Aquello fue como un mazazo en el alma. Quedarse con los suyos y morir en breve o dormir hasta…..¿quién sabia hasta cuándo?
Sus hijos se empeñaron en que aprovechara la oportunidad, hibernar estaba al alcance de muy pocos, aún era muy caro, y ella podía.

- No seas tonta mama – decía su hija Ana – quien sabe, igual tenemos un golpe de suerte y podemos hibernar alguno. ¿Te imaginas encontrarnos después de 100 años? Te queremos mucho, y aunque sabemos que quizá no podamos volver a verte, si te mueres ya sí que no te veremos nunca más.

Ahora estaba allí 300 años después, sola, con unos parientes a los que no conocía y en un mundo donde ya no había veranos en el pueblo ni en la playa. El sol era tan peligroso que salir fuera durante las horas de más calor estaba prohibido.
Si cerraba los ojos, casi podía sentir el roce de la mano de su madre cuando acariciaba su cara. Podía percibir el aroma de la piel de sus hijos el día en que nacieron. La imagen de su compañero junto a ella. Le perdió pronto, desapareció un día de abril. Un infarto dijeron.
Solo quedaba soñar, soñar con aquellos veranos donde un simple chapuzón en el río o en la playa constituía todo un tesoro.



Hortensia Márquez


(envié este relato para participar en el I Concurso de relato corto “Sueños de verano”, patrocinado por la Escuela Cursiva y organizado por Libros y Literatura., no ha ganado, ni es finalista, pero si ha sido seleccionado para formar parte de la antología que se editará)
8
6comentarios 45 lecturas relato karma: 130

Septiembre

Esta noche yo te escribo
no sobre el final de una historia,
te escribo
en lo que pienso y digo,
en cada línea
y respiro de la memoria.

Esta noche no te escribo un verso
y aunque no somos
ni Romeo ni Julieta;
son felices
los claveles y las violetas
si nos dan su canto
en este universo.

Te escribo
no con tinta en un papel,
te escribo entre aquellas palabras
con las que vivo,
contigo al viento mío
y una flor
de papel.

Este día
yo te escribo en mi mente,
te escribo entre las gentes
y el vivir del mundo.
Y aunque no somos
príncipe y princesa;
entre lo azul no hay tristezas
cuando un par de almas
se encuentran
en el mundo.
leer más   
7
sin comentarios 44 lecturas versolibre karma: 97

Olas

Olas del mar que golpean la roca,
la curten, la adoran y la conforman.

Te haces agua poderosa cerca mío
y piedra fuerte soportando este camino.

Eres mi roca como has querido,
la que firme ha soportado mis estados,
la que a tomado sobre si todos mis males
y los destruye con su golpe esperanzado.
leer más   
12
4comentarios 44 lecturas versolibre karma: 144

Háblame

Habla, háblame...
Aunque sea en un susurro
y la verdad lastime,
como cristal afilado
que sin piedad desgarra.
Aunque sea inexplicable
y la lengua se enrede,
en un rugoso y retorcido enjambre
de palabras y excusas deshilvanadas.

Habla, háblame…
Clavando el verde de tus ojos de frente;
sin más mentiras, sin más afrentas.
Permite que resuelva el misterio
de mis noches en vela;
despeja la bruma que envuelve,
mis incertidumbres y mis negros temores.

Habla, háblame...
Que un corazón sólo puede latir entero
y he de recomponer los pedazos,
que poco a poco
y sin pudor despreciaste.





Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/09/23/escribe-tu-relato-de-septiembre-iv-la-loc
13
6comentarios 44 lecturas versolibre karma: 135

¿Cómo se aprende?

Puede que la debilidad de los huesos
y la sudoración de las manos
hagan temblar mis pupilas
y convulsionar mi pulso
no acertando la diana
esa macabra y cruel diana

O tal vez sea mi mente
esa mente que se niega
con la rotundidad de mis latidos
a teñir la luna de negro
a sesgar alientos en flor
y a llenar mi boca de sangre

Porque sin locuras ni embriaguez
me pregunto:
¿cómo se aprende
a disparar a la vida
mirándola a los ojos?

Insisto ¿cómo se aprende?
leer más   
13
6comentarios 43 lecturas versolibre karma: 150

La sangre de mis versos

De seis rosas una quedó marchita
y latiendo bajo mi pecho.
De seis rosas una murió y sus espinas
hacen que mi sangre siga viva
para ser la tinta que emane de mis muñecas
para escribirte mis últimos versos.
De seis rosas una se sacrificó
para secarse lentamente lejos de ti,
siempre lejos, esperando el día
en el que sus hermanas secas
vuelvan a ser humo y cenizas
dentro de mi cuerpo.
Eso será cuando tú las regreses a mí,
después de encontrarte dibujados
un lagarto y un corazón con mi sangre,
pintados en el suelo.
Allí los alimentarás con tus lágrimas,
cada vez que salgas de tu casa.
Y da igual que se hayan borrado
con el agua y con el tiempo.
Tú siempre sabrás que, con mi vida,
quedaron dibujados allí, en tu memoria,
durmiendo entre tus recuerdos,
sin que puedas olvidarlos,
siempre con el sabor de un último beso.
leer más   
4
sin comentarios 42 lecturas versolibre karma: 49

Espera

Silencio en las almas
El amor no da tregua
saber de los beSOS
Mi cuerpo en espera.


No llega tu carta
Mi mano su entrega
Humedad en mi vientre
Soñadas tus piernas.

Mi lecho maldice
Las horas tan muertas
Que te hagan volver
Porqué nunca llegas?
leer más   
10
2comentarios 42 lecturas versolibre karma: 118

Cuando amas

Cuando amas más
de lo que puedes pronunciar
entonces
inventas un lenguaje nuevo.
El mío comienza
con tu nombre.
leer más   
9
4comentarios 39 lecturas versolibre karma: 130

"Mi dios de porcelana"

Ayer se me rompió mi dios de porcelana,
se cuarteó en mil añicos,
en mil pajas mentales,
acaso saben los dioses que los encerramos en porcelana,
definitivamente, categóricamente,
todo tiende al caos
hasta los dioses,
es la verdad absoluta de ahora mismo
el pasado y futuro existen por el caos,
¿es el caos nuestra religión?
¿y qué somos?
¿meros reparadores del caos?
¿para qué?
¿para buscar la eternidad?
¿para quién?
¿para otra gente
con sus dioses de porcelana?.

Pero al destriparse en pedazos,
un pájaro azul se posó en la ventana,
mira que si las estatuas,
mira que si la porcelana
tuvieran un espíritu comprimido,
un alma maternal vigilante,
ya tengo otra verdad absoluta de ahora mismo
tranquilizadora,
reparadora,
suspiro largamente aliviado,
mi dios no deja nada al azar,
pero ¿quien cojones me ayuda a recoger tanta porcelana?...

www.youtube.com/watch?v=oqOp70ZQdkk
leer más   
8
7comentarios 39 lecturas versolibre karma: 115

Austral es mi destino…

Cuando vuelva,
de los australes lugares
Contaré
historias interminables
de cómo el gélido frio
se escapó por la ventana
y como
las grandes montañas
arrojan sus cenizas al mar.

Chile,
está en mis aromas
de café criollo
en los relatos
del navegante que te surcó
en las vendimias
de arrabales
y en cada recodo
de tu veraniego puerto.

Sueño con el azul
de tus calles
con los pedernales
que adornan las costas de Valparaíso

Y así como Rubén Darío
y Andrés Bello admiraron tus paisajes
yo siempre estoy de regreso
el mapa de la vida
me da señales

Austral es mi destino…

“Nunca podré olvidar que allí
pasé algunas de las más dulces horas de mi vida,
y también de las arduas, pues en Chile
aprendí a macizar mi carácter y a vivir mi inteligencia”

>>>>>>>>>>Rubén Darío
leer más   
13
6comentarios 39 lecturas versolibre karma: 147

Suspira mi corazón lágrimas del alma y sonrisas de los sueños

Entre los recovecos del alma me siento a observar el mundo, a dejar mi vista volar mientras las nubes pasan de largo lentamente por la gran bóveda celeste. Quisiera averiguar el por qué de la existencia, pero creo que solo atino a levantar castillos de naipes de un futuro que se sostiene tambaleante ante la necesidad perenne de no dejar de soñar nunca, aunque puede que nunca lleguen a cumplirse dichos sueños.

Sorprendido y desorientado, saco una nueva mano de cartas, a ver si así, de algún modo, logro vislumbrar el porvenir como una baraja de tarot que señale ilusiones entre las brújulas que marcan el norte que me hiciste perder.

La helada cae en la madrugada; al tiempo que la noche oscura e impertérrita dibuja siluetas difuminadas de vanos intentos de atrapar lo que ya no tenemos. El cigarro reposa sobre una botella vacía de plástico, sumergiendo sus cenizas en cúmulos de fracasos que adornan la habitación. Las paredes supuran rastros de melancolías y aún de este modo, descifro crítpicos laberintos que tienen por centro a mí mismo.

¿Dónde está lo que todos buscamos?

Las metas.

La felicidad.

Las fuerzas para seguir luchando cada día.

¿Dónde está todo eso?

Que alguien me lo explique, porque yo hay días en que no soy capaz de percibir entre la neblina del horizonte todos esos pequeños detalles que dan color a la cotidianidad.

Y la rutina se ha apoderado de mi triste paleta de grises,
y el lienzo solo arrastra simples tanteos de sonrisas,
pero hay alguna luz entre las sombras
y las tinieblas ya no cubren tantos túneles de ida y vuelta como el recuerdo que vive entre los sincorazón y sus negros ojos sin alma.

La tormenta ha dejado la calma tras la tempestad, y el temporal ha traído cientos de piedrecitas cristalinas a la orilla,
pero ni la suerte
ni el azar
se han subido a las olas
y la arena ya no perdura las huellas de todos los pasos que dimos hasta encontrarnos
entre sus palabras y sus caricias.

No sé muy bien a dónde quiero llegar, quizás ahí resida el principal problema. Quien no sabe qué quiere no va a ser capaz de alcanzar nada. O puede que lo sepa, y no me atreva. En ambos casos hay poco que hacer más que suspirar mirando a través de esa ventana que nos muestra todo un mundo que no somos lo suficientemente valientes de explorar entre los equilibrios funambulistas de las aspiraciones y los sueños.

No he atrapado a la felicidad eterna todavía entre las manos,
pero no me he cansado de intentarlo,
al menos no todavía
hasta haber triunfado por y para conmigo mismo,
y con la vida
celebrarlo.

Mientras tanto, camino
con las manos en los bolsillos
y el cuerpo tatuado,
al tiempo que de mi cuello se balancea
el recuerdo constante que me obliga a no darme jamás por derrotado.
7
1comentarios 38 lecturas versolibre karma: 115

vibración en tu sínfisis púbica

Tus palabras son
toques fugaces
de la eternidad
en la profundidad de mi alma,

mientras trato de navegar por las
minas terrestres y los
relojes rotos, intentando
dar sentido al infinito,

pero sabes que nunca nos enseñaron a
pensar más allá,
de la serpiente en el jardín de Edén,

la noche corre en nuestro
torrente sanguíneo y
nuestro corazón está hecho
de rayos de luna,

en lugar de correr
aprendimos a bailar
con las sombras
a devolverte la sonrisa
sin parpadear
en el vacío infinito,

tienes alas de ángel,

puedo ver el sol en tu sonrisa
mientras la luna se asienta en tus ojos,
por la vibración en tu sínfisis púbica,

el cielo y el infierno
derretidos juntos
es el campo divino
aún no muy definido por ella en
enésimo grado haciendo que
sus bordes sean más nítidos para
el placer,

enviando luz caliente, al hormigueo
de ambas arterias de mi corazón.

La lluvia rebota donde una vez se asentó la
luna y se ilumina llenando el vacío
con miedo,
todo lo que puedo recordar es el olor a
a tu piel, justo después del fuerte estallido
cuando las nubes cantaban la canción más alegre,
y me despertaba cubierto de sudor.

Che-Bazan.España
leer más   
7
3comentarios 38 lecturas versolibre karma: 110
1234» siguiente