Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Arcilla

El sol aún no se oculta
la lluvia aparece a cantaros
tengo la miel de tu ternura
te vivo en voz alta
venida de la noche insomne
el musgo de tu presencia
es alegría en estos vientos

quiero dibujarte versos
en los campos abiertos
en el reloj sin horas
prendido del alma
fraguando la arcilla
con el olor de nuestro suelo

las aguas con duendes
en su mar intenso
un lugar lleno
de tardes con trigales y
luceros con un amor sencillo,
un amor entero.
leer más   
6
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 69

Horizontes

Aun no entiendo como provocas esto en mi, sin siquiera tocarme mi cuerpo se estremece.
Es tanta la energía que de tu esencia emana que se hace difícil controlarla.
Sólo quisiera contigo recorrer todos esos lugares que tu sabes son prohibidos.
Detrás de la línea del miedo se encuentra el destino, el mismo que a su paso va recogiendo trazos.
Y quiero que vueles libre hasta que nuestros horizontes se vuelvan uno.
leer más   
5
1comentarios 25 lecturas versolibre karma: 65

Felicidad

Tú lees mis labios, yo te los recito.
Incapaz de mirarte a los ojos hasta en nuestras fotos.

El malo del cuento salvó a este niño inocente
de princesas malas que sólo querían otro sirviente.

Con cada derrota y a las malas entendí
que el desdichado muere por otra y el poeta de por si.

Cuando la felicidad no es suficiente,
la incertidumbre domina el alma,
no hay respuestas en tu mente
y sólo en la muerte encuentras calma.

Allá donde los filósofos son adictos a la cicuta
y las garrapatas no frenan en pasos de culebras.
Donde son devorados los leones por las cebras
se encuentra la felicidad que es la más cara de las putas.

Estoy condenado a muerte en un lugar al que no quiero ir
pero al menos en el infierno los demonios no son tan malos como aquí.
4
4comentarios 25 lecturas versolibre karma: 54

¿Qué sería…?

Olor a lluvia,
A ciudad, a ensueño.
Lo que esperabas del presente
Se disuelve en esas gotas,
Iluminadas por los faros.

¿Qué sería de la vida
Sin el perfume del deseo?
Ese que da vida y motivos
Para abrir los ojos.

Aroma a brisa,
A verdad, a recuerdo.
Lo que añoras de las risas
Se esconde tras la niebla
Que empaña las ventanas.

¿Qué sería de la vida
Sin la calma que prosigue
A la melancolía?
Esa que da paz y confianza
A cada paso.

Esencia de luz, de abrazos
De anhelos.
Lo que serena la tormenta
Es lo mismo que te pone
una sonrisa en los labios.

¿Qué sería de la vida
Sin el brillo de las miradas?
Ese que ilumina el cielo
En una noche estrellada.
leer más   
3
2comentarios 25 lecturas versolibre karma: 45

Aurora no está.

Llevo meses preocupado pensando
en dónde estarás sentada
observando, tal vez, a algún transeúnte
& comparando la escena
con la Nº 47 EXT. TERRAZA CAFÉ. ATARDECE
de Con faldas y a lo loco.
Llevo meses preocupado pensando
en que estarás sola en tu ciudad,
que quizá no escuches a Bill Evans
al otro lado del río, cuando caen
las temperaturas a 5º C.
Te escribí en sendas ocasiones
confesando que me asusté,
que la debacle de Dolly
estuvo demasiado próxima,
pero prometí estar ahí &, ¡vaya, mírame!
Me suscribí a la magia
que me otorgaba un tipo
de 120 kg, con la faz de mafioso
& oficina en la 2da con Sta. Soledad.
Me pasaba tus relatos en un sobre
por un par de caramelos sin marca.
Llevo meses preocupado pensando.
leer más   
3
sin comentarios 25 lecturas versolibre karma: 43

Tacones

Los zapatos con tacón
aspiran a levantar el vuelo
olvidando la función
para la que fueron concebidos.

Me atraen las mujeres
que no necesitan de ningún tipo de ayuda
para elevarse un palmo
sobre el asfalto.

"Musas, blasfemias y trincheras"- Ícaro Carrillo (Ediciones Zerkalo)
leer más   
3
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 30

Fe

- Arrodillaos ante mí y seré piadoso. Si lo hacéis, os prometo una muerte rápida y digna, pues no existe fuerza en este mundo ni en ningún otro que os pueda salvar de vuestro destino - ordenó el general victorioso a su prisionero, Ergalian Fritz, líder de los rebeldes.

- ¡Solo me arrodillaré ante Dios!- contestó Ergalian Fritz con la cabeza alta y con un brillo desafiante en sus mirada.

- ¿Dios? No veo por aquí a ese al que tanto amáis - le replicó el general, furioso por el desafió de un hombre que apenas podía mantenerse en pie.

- El puede verlo todo, y estoy seguro que me protegerá pase lo que pase. Podéis acabar con mi cuerpo, pero no con mi espíritu.

- En ese caso, no me queda más opción.

Tras hacer llamar a dos guardias, Lord Egmont, general de la caballería Real, se retiró a sus aposentos, desconsolado y cabizbajo. No podía quitarse de la cabeza la mirada de su antiguo compañero de armas, desafiante hasta el final, aún a sabiendas de la horrible muerte que le esperaba. ¿Sería tan fuerte el poder de ese nuevo Dios? Se preguntaba una y otra vez mientras observaba la estatuilla votiva con la imagen de Odín, padre de los dioses.

etiquetas: microrrelato, fantasía, relato corto, mitología, historia, antiguedad
3
sin comentarios 24 lecturas relato karma: 43

Dedicado a tí, amor

Nos miramos atrapando el tiempo entre nuestras pupilas. Luego, vino el beso más dulce y suave que jamás había sentido. Fue en ese instante cuando comenzó la verdadera historia de mi vida. Hasta ese momento solo había existido en la nada, atrapado en un mundo exento de la luz que tú me diste.
2
sin comentarios 24 lecturas prosapoetica karma: 30

Valle del alma

Qué fríos y descalzos los pies en el patio de luz,
cuántos recuerdos de tantas vidas olvidadas
en un solo desván al que ya nadie sube.
Las manos sabias de la yaya
aun sobre la madera barnizada del sillón,
y los niños que un día fuimos
aun corretean por el pasillo
con las rodillas sucias de alegría.
Ahora me siento frente a la lumbre de diciembre
y me paso metida en el Jerte todo el agosto.
Imágenes de un pasado que ni tanto conozco
en todas las paredes de los cuartos
y los acordes de una aprendiz de guitarra
ahora suenan en las esquinas de todo el Valle.
Si subo la montaña hasta el puerto,
me gusta contemplar ese punto más lejano
donde mi tierra parece terminarse.
Es ese el lugar al que siento que pertenezco.
Y cuando llega la hora de marcharme,
me llevo el aroma de cereza entre los dedos todo el año,
porque así se que, cuando regrese,
mi hogar seguirá teniendo su puerta abierta,
como lo ha estado desde que nací
y hasta el día en que me muera.
leer más   
5
1comentarios 23 lecturas versolibre karma: 66

Cuatro patas y un ladrido

Te veo ahí echada,
con tu pelo alborotado
como de costumbre,
con los ojos llenos de magia
y repito mil veces en mi cabeza
que soy la chica
más afortunada del mundo.

Tienes el alma llena de pureza
y acortaría mi vida
por verte mover la cola,
de lado a lado,
cinco minutos más.

Nadie se imagina
lo que llegas a hacer por mi
teniendo patas en vez manos
noto como intentas acariciarme
cuando estoy triste,
incluso parece que me hablas
cuando me siento sola.

No existe nada más bello que un animal.
Sin maldad alguna en el corazón
y con todo el amor del mundo para regalar.

Vulnerables, que aun siendo castigados
con la mayor mezquindad del mundo
siguen siendo fieles a su familia.

Porque eso eres
mi familia.
4
sin comentarios 22 lecturas versolibre karma: 65

Me contaba la vida

Me contaba la vida que entonces
habría un ahora como este,
sombrío de otoño, con rosas que saben
a mañanas pasajeros, a últimas copas,
En aquellos tiempos vivía, tal vez en un beso,
desnudando la lluvia entre un cabello de sal
y, puede, que con nostalgia de futuro,
ahora, es la noche incipiente la que escribe,
como una hoja más cayendo entre el viento
sin importar la tierra donde se pose,
sin que importe la cama donde duermas,
sin que importe el nombre de quien amas.
Me contaba aquel tiempo qué entonces
y, ahora, conozco la verdad que desconoce
el ahora de tantos ahora.
Me contaba la vida que entonces
y ya no la escucho, tan sólo intento sobrevivir
a otra noche, como si fuese el comienzo

de todo lo que termina.
5
1comentarios 22 lecturas versolibre karma: 81

El tiempo en ti

A veces me siento como
invierno
muerto y dejado llevar por la corriente

Otras, en cambio, soy de otoño
marrón,
pálido y muerto hasta un suspiro.

Pero hoy, hoy en cambio,
me siento ausente de ti;
sin respiración.

Me siento lejano, quizá distante.
Me siento distante, quizá de ti.
Me siento de ti, quizá hoy
Me siento hoy, quizá en la vida
Me siento en la vida y quizá
solo quizá
en
la
muerte.
leer más   
6
sin comentarios 22 lecturas versolibre karma: 78

Retazos

El roce ansiado de tu voz en mi oído que ya no volveré a escuchar, sobre nuestra ventana mi cabeza descansa mirando anochecer. Quiebra la noche si no te veo, susurra la noche en un velo de nostalgia, cierro los ojos y al despertar una sonrisa que me ilumina ¿Eres tú quien me mira? ¿Quien en triste ausencia me hiela mi alma y quema por dentro? Siento el peso de tu mirada. Miro al cielo. Es un sueño.
Vivo momentos que no llegan. Rezo silencios que gritan tu nombre y ensordecen mi alma.
Te miro, dentro muy dentro de mi y ahí te veo. Tu sombrero de ala ancha, un velo que cubre tu cara, mirando al suelo. Tan solo tus ojos verdes rasgan el cielo, corrompen el negro. Negro amanecer, negro cielo, negro futuro, negro vestido y negro tu pelo.
No existe distancia que separe mis pensamientos de tu cuerpo, detengo futuros si retengo pasados en mis recuerdos. El tiempo se detiene en cada suspiro, en cada momento, con cada susurro de almas y besos. Rozando mi pecho tus dedos, rozando mi alma silencios, besos que erizan mi piel.
Caricias que apenas me tocan y me hacen vibrar. Ruego en silencio volverte a mirar. Volverte a ver ese es mi deseo, noto tu presencia en este cuarto, en esta noche que se vuelve eterna, extiendo la mano, apenas te siento te quiero tocar. Tan solo la distancia, el tiempo, el olvido, tengo miedo a ese olvido que poco a poco llega, no quiero olvidarte, es la distancia en mi memoria la que nos separa, nos separa pero alejarnos no puede.
4
sin comentarios 21 lecturas prosapoetica karma: 39

Retazos - II

Fuerte como un doble latido fue un sueño viviendo lento, atrapando cada momento, surcando el mar con su elegancia, recuerdo el Viento en mi pelo cuando el mar, el barco, el aire y yo eramos uno, sintiendo esas caricias del viento en el océano, rozando y alcanzando el cielo con los labios para así saciar mi sed de aventuras. Naufragando en sus manos me encontré sin remedio en ella me perdí, recorriendo el mapa de su cuerpo, siendo música de agua, sonrisa eterna en la que perderse, escuchando su eterno son al romperse. Desperté los sentidos en mi lucha contra el viento, en la madrugada me perdí en sus pensamientos, siendo furia y calma, sereno y tormenta, brillando siempre en mis ojos cual relampago. Recorrí cada palmo de su alma con mis lamentos.
Sintiendo la bruma que de nuestro mar llega calmada, lenta, pero inexorable alcanzando nuestro mundo, cubriéndonos. Que pase el otoño y se lleve las hojas, que arrastre nuestras almas impías, que el invierno nos acoja, que nos de cobijo en su frío manto y esas nubes negras no sean más que un mal presagio y tras el, un dulce despertar de cuerpos y almas, tras el invierno abramos corazones, sintiendo el aroma que de este nuestro mar llega, sintiendo el peso de esa brisa salada, de ese sol que nos embriaga. Amanecer de primaveras en nuestros corazones. Rompiendo las puertas de nuestro despertar. Rasgando el abrigo para albergar esa brisa esperada de este mar nuestro. Ya llega nuestro despertar en este verano, el sol, dulce sol que saluda hoy resucitamos.
3
sin comentarios 21 lecturas prosapoetica karma: 32

De Madrid al cielo

“ De Madrid al cielo” empezó a tener sentido esa noche mágica en la azotea de mi casa.
En esa noche nos acompañaron copas repletas de estrellas, candelas que iluminaron miradas cargadas de palabras sentidas que no necesitaron ser pronunciadas, el viento nos regalo una brisa cálida magnética que nos atrajo sumergiéndonos en una explosión de piel con piel e iluminados por la luna llena la noche se hizo eterna. Hasta que el amanecer nos sorprendió y nos trajo la luz del sol para descubrir que nuestra vida en Madrid tendrá magia sea de noche o no.
leer más   
2
sin comentarios 21 lecturas relato karma: 33

Mirar al Sol

Admirarte en las alturas
Es saberte dañino,
Ver que deslumbras aurífero
Que son pérfidos tus prodigios.

Es quererte y no intentarlo
Es mirar al sol.
Enceguecer de ansias
De temores, de desengaño.

Espectros pardos
que deambulan sordos en mi visión;
Irracionales, caprichosos
así huelen tus virtudes.

Tomo mis gafas,
Con recelo me sumerjo
escapo de tus destellos
y escéptica auguro tu oscuridad.
leer más   
3
sin comentarios 20 lecturas versolibre karma: 39

Don Nadie

Soy Don Nadie,
me despojo de nombre,
me despojo de rostro,
pero no de mis latidos,
no me despojo
del hombre que liba
sus sentidos,
para salvar su aliento.

Soy Don Nadie,
quien araña su corazón
para que sangre el amor,
quien en el fuego
de sus sentimientos
abrasa todo mañana,
quien se abraza al compas
de un suspiro.

Soy Don Nadie,
el Nadie de su alma
transparente, prófuga,
que cada aurora
arranca la daga
de la certeza,
el Nadie, que nadie
ni despide, ni espera…

Amén
leer más   
6
sin comentarios 20 lecturas prosapoetica karma: 86

Señora mía

Señora, señora que riega las flores,
¿qué hace tan laboriosa esta mañana?

"Don Juan, hilando vidas,
lavando mis sábanas".

Señora, señora que se alimenta de mis dones,
¿qué hace tan trajina por estas cuadras?

"Don Juan mío, acabando mis días,
enamorando mis piernas cansadas".

Señora, señora de mil amores,
¿qué hace con una moneda en sus manos blancas?

"Mi Don Juan, alabando sus poemas
que yo quiero pagar con mi alma".

Señora, señora por favor y de mis canciones,
¿por qué está tan llorosamente feliz y enamorada?

"Don Juan, ¡porque yo lo amo
con todas mis fuerzas y ganas!".

Señora, señora mía y de millones de sabores,
¿qué quiere de mí y de mis historias mágicas?

"Ay, Don Juan. Yo quiero de usted
todo su origen puesto en esta mi vida, tan desgraciada".

Oh, señora mía,
no tema por mi lance de boca harta.

"Oh, Don Juan. Béseme
hasta que Dios diga 'basta'".

© 2017 Elías enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
4
sin comentarios 18 lecturas versolibre karma: 72

La Luna del Cierzo

Me contaron que era fiero,
que su aliento cortaba
vidas y rostros,
que en su frío arraigaba
la exhalación de los sentidos.

Pero el Cierzo agitador
de corajes y aceros,
arrastró luz de una Luna,
de nombre virgen
y de alma en un suspiro.

Sus haces lúcidos
trenzan mis sentidos,
me arrebatan las entrañas,
mi corazón se ensancha,
son de frialdad impía.

La Luna del Cierzo,
luz que exhala runas,
hiende sentidos y raciocinios,
frunce espacio y albedrío,
mescolanza de amor y olvido.

Amén
leer más   
5
1comentarios 17 lecturas versolibre karma: 62

Fractales

Y ahí estaba
Yo; de nuevo,
Metiéndome en tu piel,
De rodillas
Como rogando
Al cielo
Tú.

...

Y ahí estabas
Tú; de nuevo,
Entregándome tu piel,
De pie
Como concediendo
El deseo
Yo.
leer más   
6
sin comentarios 16 lecturas versolibre karma: 90
1234» siguiente