Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Hilo (in)visible

Marioneta en escenario imaginario
y los hilos
que se enredan
en mis manos
y desde el pecho
siento un nudo
que me aprieta
que me Inventa
una historia
casi perfecta
Y lo sería si este mundo se moviera
si gobernaran más las almas
que los cuerpos
si las manos se vacían
y se limpian
estoy segura
que hasta pétalos
de rosas
lloverían
pero es que el cielo
lo dirigen unos pocos
y en su doctrina
el respirar
pasó a la historia
ahora la moda
es llevar contigo
siempre la soga
pero que sean los fieles
los que practiquen
su teoría
Mientras ellos
bien que se adornan
sus Olimpos
con mis flores
y se inhalan los Rosales
a millares
y es que
es curioso
el poder de sus pulmones
que aunque lo busques
no encontrarás
en su exhalar
aroma a rosas


-Y yo -
( una de tantas
y de pocas otras muchas
marioneta atea
en escenario
imaginario
Que alguien me explique
siendo invisibles
cómo aún existen ...

@rebktd
leer más   
21
20comentarios 159 lecturas versolibre karma: 93

Las Alas Rotas

Al final, tú y yo atravesamos
el sendero equivocado,
sólo nos quedan
las alas rotas
de un corazón disecado.

Se apagaron los abrazos,
se ahogaron las caricias,
se marchitaron las miradas,
naufragaron los besos
y no tenemos puerto
donde anudar el deseo
en la madrugada.

La vida salta al vacío
desde la séptima herida.
Ceniza se llama el color
que destiñe el porvenir.

Los latidos cruzaron
el olvido con el semáforo
en rojo,
mientras un mar de lágrimas
escuece en nuestros ojos.
leer más   
14
9comentarios 87 lecturas versolibre karma: 85

El Amor es para siempre

El amor es para siempre
aun en la terquedad que todo lo clarifica
el amor es como ese segundo
que no se piensa al oírme.

Te prometí amarme
nos quedamos en el intento de una promesa airada
aunque nunca faltaron los suspiros que enloquecidos terminaron en un tumulto que se confundió con el frío.

Hace tanto tiempo
que escribí para ti este verso
que las hojas amarillas del texto
disimulan sufrir para no verlo.

Ahora solo siento como llega el frío a mi cuerpo
lo respiro congelando el deseo
son historias tristes que nadie paga para soñarlas
pero que se incrustan perforando tus sueños.

Tal vez siempre soñamos con tener un gran amor
¿Que es una fantasía que ama?
¿si no existe el esfuerzo
en todas las mentiras que hablas?.

Fue muy tierno ver cómo el corazón muere
con esa canción de cantina
como siempre no me alcanzaron las lágrimas
para consolar a un amor en ruinas.

Estamos acostumbrados al odio
que todo lo olvida
aunque ha estas alturas de la vida
nos hace falta más el sol que las caricias

Ellos quieren ver perdida de mi rostro a la sonrisa
no me importa arrugar un poco a la vida
con tal de no darles el gusto
de verlos burlarse de mi huida.

A veces solo tenemos que dejar pasar por alto
el concepto de la piedad
y conformarnos con un poco de calor de aquella lámpara que en las noches nos ve leer con pasión.

El amor es para siempre
aunque a veces el amor es muy lento
no es tan rápido como la muerte que enrojece a los ojos misterio es tu cariño que no supimos cuando se fue.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
22/11/2017.
13
1comentarios 82 lecturas versolibre karma: 89

Injuria, locura...¿Sísifo?

la vida nos enterró vivos
mas nosotros recreamos lo que fuimos
pues al separarnos olvidó dios
que es imborrable la pasión
de los ojos
olvidó que ésta resurge en la penumbra
(y en los sueños compartidos)
olvidó que se revive en los besos que las bocas
pronuncian desde el delirio
sobre los ojos lo olvidó todo
olvidó que también besan
que acarician que penetran
olvidó que solemos ser curiosos
y una y otra vez jugamos
inertes con déjà vu
que entre sueños y suspensos
las miradas se tropiezan
y que todavía en la calle
(aunque tarde)
se recuerdan
olvidó que si los ojos se tropiezan con las bocas
y las bocas con alientos
que a su vez tropiezan con sueños
de una vez y por todas
el hechizo queda nulo
y la sensación retorna
casta y férrea
(aunque ya no sea oscuro)
leer más   
11
4comentarios 81 lecturas versolibre karma: 87

Haiku III

Puse las manos
sobre el pecho del cielo.
Le ericé la piel.


Cristina Díaz Aragón.
De la colección de haiku "De la lluvia, el invierno y otras tragicomedias".
leer más   
14
6comentarios 78 lecturas versoclasico karma: 88

¡Muerde el rollo!

Al fin acabó la semana,
la boca despedazada,
los órganos vitales escondidos,
los andenes descansando
y las vías ya limpias
de sudores varios.

Reptando llego a la nevera
rezando que esta se abra sola
y que cualquier alimento sólido
caiga en mi boca.

Sigo el camino en modo culebra,
a sangre fría
atraco al mando de la televisión,
hago un gran esfuerzo
y embarco en la nave sofá.

Pongo una película, la que sea,
porque si pienso
en las que me he montado esta semana
soy capaz de salir otra vez.

¿Qué necesito?
¿una Aspirina?
¿un Lorazepam?
¿una manta?.

¡Muerde el rollo!
todo está tal y como lo dejé
pero hay un inconveniente,
¡ya no vivo aquí!.

Me he equivocado de llaves
y por defecto de camino,
no sé como he llegado
a la casa que un día abandoné
y dejé sin pintar.

Me largo reptando a dos por hora
no vaya a ser que los habitantes lleguen
y crean que he decidido regresar.

¡Vaya tela!
aún hay un desierto que cruzar
para llegar hasta mi almohada.
leer más   
14
6comentarios 77 lecturas versolibre karma: 86

Helada

Estoy aquí, fingiendo que miro tus paisajes
Y que te bebo en un café,
Porque en la distancia hace frío, Y aquí,
donde dejaste mis huesos sepultados
a veces te respiro.

Tu olor se derrite y entibia mi alma
Le ayuda a deslizarse sobre riscos,
a escapar de la niebla.
Por más alto que llegue
Tratando de quemarme en el sol,
Cuando se acaba tu esencia, me congelo.

Sigo aquí, como me dejaste
Gélida al tacto, de semblante entumecido
Con la piel hecha nieve, los labios quebrados
Y todo el cuerpo estremecido.

No estás, ni siquiera
Para contarme cómo lo has hecho
Cómo he de romper este hechizo
O si será mi destino perecer en el hielo.
leer más   
17
12comentarios 75 lecturas versolibre karma: 94

La sonrisa de la Tierra

Reconozco que casi siempre he vivido como un cobarde. Recostado en las arenas finas de un reloj. Tiempo sucio, enfangado, ese vivir sin darse cuenta, por automático, por resignado, por no elegido y porque solo pasa por encima como río fangoso, ensuciándonos, pero sin arrastrarnos por la vida.

Nada crece en los suelos arenosos, drenan con demasiada facilidad, la vida no se detiene en ellos, pasa por sus gránulos reteniendo solo tiempo. Tiempo sucio. Vivo con la obsesión de vivir y acumular historias, pero mi naturaleza no es la de vivirlas, sino contarlas. Contar historias no vividas. Escuchar, observar y acumular memorias de otros. Me sorprendo con ésta idea cabalgando sobre mi duermevela cuando abro un ojo perezoso y observo los bulbos en flor que se han abierto estos últimos días sobre el alféizar de la ventana.

La sonrisa de la Tierra, así es como una expresión china denomina a las flores.
Su belleza radica en que carecen de esperanza.
La esperanza crece con el mañana,
y el mañana nunca existe para las flores.
El presente es su esencia.
Deseo ser flor.
Flor efímera.
Presente.
leer más   
12
11comentarios 74 lecturas prosapoetica karma: 90

Clavos en el Cielo...

Sea entonces...
este calvario de cinco clavos para crucificarme en aspa.
Cinco puntas de lanzas que ahogan mi respiración.
Un penúltimo gemido antes de esta muerte
llena de plegarias y ningún antojo,
donde, azumbradas mis ganas,
tiemblan mis misterios
a Tu Mano,
Mi Señor.
Tú.

.../...

Mi Señor,
aquí tienes mi Cielo... para ser lluvia sobre Tu Infierno…


Os presento algo que yo denomino "Oración de Pecado", pues no son lo que parecen.
15
4comentarios 71 lecturas versolibre karma: 86

Todo está escríto

La sangre en mis manos
sangre repetida,
ya derramada por otros asesinos
sobre los lienzos antiguos
en manuscritos oprobiosos,
en la letra escarlata
salpicada en ropajes femeninos,
ocultos a los ojos
de los inquisidores.
Mi sangre no existe,
no es nada más que agua
que todos beben por igual,
mi manantial interior
ya fué derramado por otros,
esculpido en cavernas,
tallado en madera.
Solo Dios es original,
y eso es por que no existe
si no creo en él.
Sudan mis manos y mi frente
en busca de algún verso original
alguna estrofa inédita,
y me conformo con un sueño
que es de todos los poetas,
que tu sangre tiemble
cuando leas un poema.
leer más   
7
sin comentarios 67 lecturas versolibre karma: 95

La Paz

Hay estrellas en el suelo,
Y caminos en el cielo.
En el Alto un agujero,
De alivio, paz y sosiego.

Hay una sombra en el pueblo,
Porque tapa el Sol un cerro,
Es un cerro gigantesco,
De los dioses de otro tiempo.

Hay también muy poco viento,
Hay fatigas y hay jadeos,
Falta el aire, sobra esfuerzo,
Hay bastante desconsuelo.

Hay en sus calles acervo,
También mucho movimiento,
Opinión, levantamiento,
Hay desarrollo, hay progreso.

Hay también mucho arquitecto,
Todo aquí vale de cerco,
Levantando emplazamientos,
Sin mesura y sin acuerdos.

Hay una cebra en el centro,
Hay tres perros callejeros,
En la cuesta un cerdo suelto.
Conducir es un jaleo.

Hay juventud, hay talento,
Hay historia en el museo,
Pero el futuro es incierto
Porque aquí nada es perfecto.
12
6comentarios 66 lecturas versoclasico karma: 92

Poder ganar

Inmaculado insomnio que bosqueja
un paraje somnoliento
en donde no existe la maldad.

Que ama arrebatar las horas a la noche
como si la madrugada fuera solo un privilegio
de la última hora en la que podré respirar.

Como conformarme con el frío
y quedarme varado con el último suspiro
de un domingo en una plaza más que desierta.

Como ignorar esas máscaras
que nunca sonrien
cuando la vida les zozobra.

No me bastará con actuar
lo suficiente creíble ante los otros
para recordarles lo importante de amar.

Nunca dejaré que la violencia de la noche
se acerque a mis recuerdos doblegando a mi mente como un testigo mudo de lo que no pudo lograr.

Amo mi lúcida manera de poder olvidar
las impresiones de una vida
que nunca volveré a recordar.

Soy un vocero alegre que llega con el viento
un boceto incierto que siempre lleva consigo
el deseo de poder ganar.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
22/11/2017.
10
2comentarios 66 lecturas versolibre karma: 90

Confiesa

Tiremos las cartas sobre la mesa
digámonos ya las cosas de frente
a mi la mentira no me interesa
Confiesa lo que tú corazón siente

Invítame de tu amor a ser presa
bésame que tu mirada no miente,
sé que mi cercanía te embelesa
negarlo no puedes seguramente.

Desde que llegaste a mi te he querido
yo necesito en mi vida un amante,
un caballero decente y aguerrido

Fue suficiente mirarte un instante
sintiendo que la vida nos a unido
y que mi alma sin ti andaría errante.

Las letras de mi alma
10
4comentarios 65 lecturas versoclasico karma: 84

Que sí, te quiero

Apenas conocía de qué forma sucedían las cosas
Intentaba concentrarme sobre cómo todo cogía cuerpo a través de lo que veía
Las preguntas del pasado, las respuestas del futuro, la desmedida sincronía
Reconocí cada pasaje de mi memoria hecho contracorriente, y lancé el ancla sobre tierra firme para resolverlo
Encontré en medio de la multitud y su locura, el lugar más alto, donde el cielo se vuelve un manto y la ciudad duerme tranquila.
Pero las mariposas que me acompañaban volaron a nuestra ventana compartida, atraparon el último rayo del atardecer y encendieron tu cara y tu sonrisa.
Fue cuando despedí al miedo, o deje que me lo quitaras de encima
Me sentí afortunado, me entregué una y otra vez y una y otra vez entendía qué era aquello de la vida
¿Esto puede ser malo? Me hubiese preguntado, pero en serio, que ciegos estamos.
Guardé las palabras para después, me fundí en el lila sobre mis ojos, y en los colores de tu piel que ya sólo podía ver mi piel.
Abrí el lugar que dejaste en mi corazón
Y lo limpiamos un rato
Me sacudí la tristeza
Y me sacudí los problemas que no eran míos.
Me dormí una vez más en medio del humo, de ti y mi embriaguez; y desperté para decirte que siempre hemos estado bien cuidados
Me reí contigo, supe que aquí, o donde fuera, te vería igual de lindo.
Quise decirte que era mejor dejar los recuerdos para gente que no pudo vivirlos
Y que buenas historias hicimos.
Agradecerte los buenos deseos, reconocer que te voy a pensar muy bien
Y si te hiciste como quién no quiere la cosa, la pregunta de si te quiero, déjame decirte como quien siempre quiso la cosa que sí, te quiero.
leer más   
6
2comentarios 64 lecturas versolibre karma: 66

Danzando sobre las aguas

En un duermevela provocado por los tranquilizantes y analgésicos que le habían suministrado, su pensamiento iba y venía envuelto en una nebulosa extraña.
Entre imágenes inconexas, se recordaba jugando a los trabalenguas con una niña de hermosos ojos azules, que en una especie de danza flotante, daba saltos sobre un suelo escondido unos centímetros por debajo del agua.
De repente, la niña se paró frente a ella y mirándole con ternura le dijo: "Sólo bailo por ti."
Una lágrima resbaló por su mejilla, mientras intentaba grabar en su memoria la imagen de esa niña interior, que soñó tocar el cielo con su danza, y que hoy, tendida en una cama de hospital, luchaba por volver a caminar.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2017/11/19/escribe-tu-relato-de-noviembre-iv-margari
12
4comentarios 63 lecturas relato karma: 105

Le diría

Un casi recién nacido
me observa entusiasmado
desde el otro extremo del vagón.

Posa sobre los cristales
sus manos inocentes
que nada conocen,
y los pies candorosos
sobre la poca paciencia de su madre.

Contempla ese cielo desmedido del que huimos
mientras se me engastan el rugir de las horas
en un bosque de recuerdos hechos humo.

El niño se ríe.
Me mira de nuevo.
Se vuelve a reír.

Y yo me digo que podría decirle
todas esas cosas que no sabrá
hasta dentro de unos años.
Que, a veces, el empeño
se convertirá en ceguera
intentando encontrar aquello
que ni sabrá que buscaba.
Descubrirá que
no sirven de nada las búsquedas
porque al final nadie
termina por encontrar nada.

Le contaría que cuando todo sea jaleo
y montañas de preguntas por desmembrar,
quizás alguien levante la mano
y quizás las cosas que daba por sentadas
quizás vuelvan a ponerse de pie.

Podría decirle que, un día,
entre mucho cuento y patraña,
plantará una enredadera en el jardín
para así crecer paciente, aguerrido, honrado,
y ser querido y querer mucho
antes de estamparse contra este mundo
tantas veces vacío.

Podría explicarle que, un día,
la verdad se plantará en su calle
y esperará implacable para,
después, despojárselo todo,
incluso la inocencia, incluso la paz.

Podría decirle entonces que,
ese mismo día, esa misma verdad,
le hará arrodillarse entre sollozos
para no tener que morir entre sus brazos.

Y le diría que, a veces,
la vida será así
y que debe estar preparado.

Le diría tantas cosas,
que el niño se vuelve a reír
y yo prefiero callar.
leer más   
8
5comentarios 63 lecturas versolibre karma: 95

Jardín de Locos (Trilogía Luz en la Selva )

La selva
que flanquea
que atrapa
que me traga a cada paso
que muele mis rodillas
y mis miedos

el camino
que divide esa selva
que me lleva consigo
su canto
crujir de piedras
su aliento de polvo
su voz: melodía de aves

el Silencio
el ocaso
y la brisa
suspiro de árboles
gritos del alma

la noche
nubarrones
sobre plano obscuro
estrellas se asoman
admiración de mortales

el Dolor
corta mis pies
surca el pecho
el ardor me inunda

y ese temor a lo sagrado
a lo que va más allá
a lo poderoso
a ese Edén:
jardín de los Sueños
Jardín de Guerreros...
Jardín de Locos...
*******************************

2017
Transmisor d Sinestesias©
leer más   
11
5comentarios 60 lecturas versolibre karma: 96

Su boca

De una nube me he colgado
para algún rato mecerme
y dormido me he quedado.
Soñé que mi amor llegaba
em su concha como Venus
entre las espumas blancas.

Hemos corrido a jugar
Como chiquillos traviesos
en bolas la blancura lanzar.
Cuando estaba distraido
me recordó el primer beso
ese que nunca se olvida
con un besazo tremendo

Aunque yo ya estaba preso
Cuando la quise abrazar
jugando a que la apresara
ella se escapó riendo.
Cuando la pude alcanzar
casi me la como a besos
sin dejarla respirar.

Se removió en los brazos,
me consiguió despertar
y que curioso allí estaba
besándome sin parar.

Al notarme sorprendido
picarón ¿en que soñabas?
preguntó con picardía.
Y cuando se lo conté
me volvió a besar con ganas
y por su boca otra vez
muy gozoso me perdía
leer más   
9
2comentarios 60 lecturas versolibre karma: 82

Enjambre de supersticiones

Libro: Bailar junto a las ruinas (2017)

Domingo de tomar té con masitas con
un espantapájaros analfabeto, en un jardín
de platos rotos y vergüenzas por el estilo.

Domingo de aprender que es mejor
no cortarse las uñas para arañar
los indescifrables pasillos de la memoria.

Domingo de infamias imperceptibles, y
de quedar mano a mano él y yo, un
insomnio invicto que se niega a jubilarse.

Domingo de canciones desconsoladas, de arrojar al
almanaque una procesión de gritos transpirados
con meticulosa e insoportable parsimonia.

Domingo de vanidades primerizas, romances
embalsamados, de dos y dos sumando seis
generaciones de rendiciones aromáticas.

Domingos de asalto a caricia armada,
de caligrafía en llamas, de procesos de erosión,
de protobiontes, de exhaustos picaportes.

Domingo de querellas apresuradas, de
acariciar el pelo al letrero que anuncia la
capitulación de un escultor tenebroso.

Domingo de reconstruir papeles locuaces, aunque
desgastados, de estrangular audacias invisibles,
de disecar un enjambre de supersticiones.

Domingo de estudiantes de arte dramático
vestidos de negro, de inviernos que se
acurrucan bajo la escalera para pasar el otoño.

Domingo de reverberaciones y palafrenes,
de perseguir caricaturas en los copetines,
de acariciar novedades cubiertas de rocío.

Domingo de viajar en un avión de
párrafos displicentes, de muecas de disgusto
sobre las que es sencillo resbalar.

Domingo de recitar epigramas que se desdicen
a sí mismos; de trenes estrafalarios, que
detienen sus caprichos en andenes polvorientos.

Domingo donde un hilo de lluvia cae
sobre un libro abierto, en el momento
en que una efeméride envejece.

Domingo de mezclar ruegos desabridos con
agravios en cautiverio; donde la eventualidad
gobierna, aunque no se responsabiliza.

Domingo de escalones desordenados, donde soñar
con mariposas transparentes al costado del camino
es recubrir al espanto con mala hierba.

Domingo de signo de interrogación amarillo
sobre fondo negro, de esconder bajo
la manga dos relámpagos y un ruego.

Domingo en que la lucidez encubre el
puñetazo de lo inalcanzable, y las porciones
descocidas de un gesto que no pudo centellear.

Domingo en que cada hora viene con su
insurrección de nomenclaturas, y con
la crisis existencial de una bestia milenaria.

Domingo, jarrón que empieza a quebrarse llegando
la tardecita, amplificando las ganas de tirarle arena
en los ojos a la inevitable rutina que vendrá.

Será cuestión de desabrigar esperanzas, de hacer
fondo blanco con una taza de café con poca
azúcar… Porque el lunes ya ha tomado su lugar…
11
2comentarios 59 lecturas versolibre karma: 97

Nadie

La habitación vacía,
unas telarañas juegan a ser espacio,
la luz del mediodía resquebrajada en otras luces
y el eco de la oscuridad recogido en el suelo,
como sombras chinescas del olvido,
también la calle se quedó vacía,
vacía de manos,
vacía de caricias,
la complicidad del viento te lo recuerda,
como si fuese todos los labios que has besado,
como si ninguno hubiese existido,
como si fuese la misma habitación,
como si fuese las telarañas
12
5comentarios 59 lecturas versolibre karma: 86
« anterior1234