Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Bambú

El bambú creció
queriendo solo llegar al cielo,
expandió sus horizontes
hasta donde alcanzo su propios versos
llenando con su follaje el universo.

Hoy absorbe la luz que oscurece a otras plantas
no le importa que el viento y el frío sacuden sus ramas
el bambú crece echando sus raíces profundas
ocultándose de los ojos que solo quieren
ver más allá de las hojas que reverdecen en calma.

El bambú vivirá por muchas generaciones futuras
será el escondite perfecto para huir de las llamas
el sol no penetrara ya más allá de sus fuertes y flexibles brazos y si es preciso aguanta con calma
la nieve que escurre por sus hojas largas.

El bambú nunca dará fruto
ni caerá presa de las plagas
es fuerte su legado y extenso
así que nada le roba el placer de existir
en donde no crece nada.

El bambú tiene historias
que algún día serán contadas
su amor crecerá
conforme encuentre el equilibrio de vivir
sin importarle ya nada.

Yo quiero ser como el bambú que canta acariciando
a él firmamento en una noche estrellada,
yo quiero como él extender con el viento su lira impregnada de bellas palabras.

Yo quiero ser como el bambú
cuando el tiempo tenga que pasarse de largo
y se detenga a escuchar esas historias
que alguna vez salieron sin prisa
de un mundo seco sin habla.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
18/11/2017.
16
14comentarios 299 lecturas versolibre karma: 96

El último secreto

Basta con abrir el cajón de tus recuerdos
para darte cuenta del desorden
que ocasiona tú pasado en una culpa
que se apega para bien morir.

Yo no seré uno más de tu colección de culpas,
vives como si solo estuviéramos aquí
para consumirlo todo
hasta dejar simplemente de existir.

La familia para ti siempre fue un teatro de sombras
verdades y mentiras
relatos de una infancia carbonizada
por unas cuantas imágenes que no se olvidan.

Tal vez necesitarás millones de años
para convencerte que ese enojo
te llevará a convertirte
en eso que tanto te molesta.

¿Yo quién soy para juzgarte?
nunca seremos pensamientos exentos
ante la mirada inquisidora de aquel que quiere
aprovecharse de tu locura.

Nada me cuesta amanecer honrando a la vida
he visto cómo el cáncer llega con el crepúsculo
de los asuntos pendientes
que solo hacen amanecer en las tinieblas.

Solo me preocupo por vivir y dejarte vivir
maltratando a nuestros miedos
hasta conseguir envenenarlos
con la esperanza suficiente para poder partir.

El milagro de la vida amanece
sin la oscuridad de una noche
que se siente cómoda en las tinieblas
ahí es donde entro con un salvavidas que no sé usar.

Nadie me entreno para soportar
el terrorismo de tu mirada
que renuncia a seguir luchando
porque restas a todos chantajeando voluntades.

Yo sobreviví a los mismísimos dolores
que te corrompen sin ninguna prisa aparente
yo te enseñaré calladamente
que el último secreto es amar para vivir.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
17/11/2018.
16
14comentarios 231 lecturas versolibre karma: 106

¿Me ves ?

Aquí estoy
mírame bien
¿Me ves ?
Estoy huyendo de mi adiccion
desenganchándome
Ya no siento
Ya no habito instantes
ahora construyo muros
Invento líneas
creo vacíos
ya no hay momentos
huyo de ellos

Ya no sueño
ni despierto recuerdos
Ya no avivo fuegos
ni pálpito
ni vibro
ni espero nada
ni a nadie

Mírame
¿Me ves ?
Ya no tiemblo

Mira mi piel
ya no sangra
ni se eriza
ni transpira

-Lo he logrado -

Me he desinfectado con cada puñado de arena en los ojos
y llanto de cemento en el cuerpo
¿Pero ves ?
Quedé perfecta
dura
lisa
sin grietas
no hay tiempo
ni aroma
ni esencia
ni nada


Mírame bien
¿Me ves ?
Grábalo en tu mente
Siéntelo en tu piel,
pero lento, despacio
tatuado en tu pecho
y guarda este momento
por siempre
para el recuerdo


Porque esta que ves
no soy
ni seré
nunca
-yo -

Recuérdalo

@rebktd
leer más   
20
12comentarios 173 lecturas versolibre karma: 94

El mayor secreto

Hay secretos que tiñen la vida
de un color que nunca se borra,
que duelen en los rincones apartados
de los ruegos que nunca callan.

Hay secretos que duran como el universo en su infinita creación,
hasta que nada se puede hacer para olvidarlos,
no existen secretos que se guarden por siempre
viven hasta que la memoria los olvida con la muerte.

Hay secretos que emergen
cada vez que se ahoga a un valiente silencio,
como aquellas flores que tuvieron que llorar
en un florero hasta que envejeció y murió su esplendor.

Hay secretos que guardan palabras desoídas
hasta que protestan en la vergüenza de su falso vivir,
son secretos que quieren conocer la verdad
y se desnudan en la vana inmoralidad de su propio odio.

Hay secretos tristes,
como la soledad que nunca termina
de un poeta en sus lamentos
que siente el abandono cada vez que se pone el alba.

Hay secretos que habitan la protesta
de no tener un amor ardiente,
que miran con su profunda fuerza hasta descubrir
que el recelo no los deja decirlo todo.

Mi mayor secreto no vive en la fría madrugada,
tampoco extraña la profunda noche
que pronto se acaba, mi mayor secreto nunca lo sabrás
lo olvido cada vez que nazco en la mañana.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
20/11/2017.
leer más   
25
9comentarios 163 lecturas versolibre karma: 96

Hilo (in)visible

Marioneta en escenario imaginario
y los hilos
que se enredan
en mis manos
y desde el pecho
siento un nudo
que me aprieta
que me Inventa
una historia
casi perfecta
Y lo sería si este mundo se moviera
si gobernaran más las almas
que los cuerpos
si las manos se vacían
y se limpian
estoy segura
que hasta pétalos
de rosas
lloverían
pero es que el cielo
lo dirigen unos pocos
y en su doctrina
el respirar
pasó a la historia
ahora la moda
es llevar contigo
siempre la soga
pero que sean los fieles
los que practiquen
su teoría
Mientras ellos
bien que se adornan
sus Olimpos
con mis flores
y se inhalan los Rosales
a millares
y es que
es curioso
el poder de sus pulmones
que aunque lo busques
no encontrarás
en su exhalar
aroma a rosas


-Y yo -
( una de tantas
y de pocas otras muchas
marioneta atea
en escenario
imaginario
Que alguien me explique
siendo invisibles
cómo aún existen ...

@rebktd
leer más   
21
20comentarios 159 lecturas versolibre karma: 93

Utópica distopía de la realidad

Nos empeñamos en creer
que este plano existencial infinito
que llamamos universo cosmos firmamento
alguna vez dio a luz a una roca incandescente
que al enfriar su núcleo ardiente
y en el más improbable y remoto
de los improbables eventos del azar
dio paso a la vida...

vida que plantó e izó su bandera de victoria
sobre una esfera anegada de materia inerme
hace tantos millares de milenios mileniales...

vida que forjó su camino que luchó tenazmente
para no extinguirse ante la espeluznate adversidad
de un cosmos que había nacido muerto...

vida que floreció, se esparció, se multiplicó,
evolucionó y hasta al universo mismo
casi en su totalidad entendió...

y también maliciosa, envidiosa, desidiosa,
mentirosa, menesterosa,
homicida se volvió...

y por la muerte la vida fue acechada
y por la vida misma la vida fue acechada
y por la ineludible inevitabilidad del omega
la vida fue acechada.

Pero la realidad es que no hubo nacimiento...

gestación sí, sí la hubo,
preñado quedó el universo de un engendro
que por millares de milenios
se proclamó la guinda del pastel
de la creación...

¿creación?

¿qué no había sido un accidente del azar?
un golpe de suerte de dados cósmicos cargados,
un as bajo la manga del vacío,
un vacío y una nada
que misteriosa, mágica, cabalística y místicamente
contenían desde ya al todo...

un todo
donde cabía la vida y la muerte a la vez,
el amor abrazado del odio,
la envidia encamada con la piedad,
la materia en comunión íntima con la antimateria,
la oscuridad anudada a la luz en un nulo claroscuro indefinible,
la crueldad de la mano con la misericordia...

un todo en una nada...

insisto, que no hubo nacimiento
solo gestación...

y el cosmos arrepentido del engendro aberrante
que germinaba en sus entrañas
decide abortar;
abortar la vida, abortar la muerte,
abortar el alfa, abortar el omega,
abortar el tiempo, abortar la eternidad,
abortar y absorber,
consumir, concentrar, compactar
un todo categórico
en una nueva nada y vacío absolutos...

y los creyentes y los escépticos
y los fanáticos y los antifanáticos
y los que creían en todo
y los que creían en nada
y los que estaban a favor
y los que estaban en contra
y los que estaban en contra de los que estaban en contra
volvieron todos al zigoto vacío primigenio.

Jamás hubo nacimiento
ni vida, ni amor, ni odio,
ni cronos, ni infinitud;
fue todo una quimérica fantasía alucinante,
el anhelo de un firmamento imaginario
que soñaba con el ser y existir;
la utópica distopía onírica
de una deidad tortuga mitológica
que flota sobre el líquido amniótico
de la inexistencia absoluta.



@AljndroPoetry / xi-17
(@SolitarioAmnte)
15
17comentarios 150 lecturas versolibre karma: 117

En crujidos

Desde que tú te has ido,
no nacen margaritas en las piedras
y tirita la ilusión apuñalada en ambos ojos.
Tengo en las venas todavía
los restos del atardecer
que nos llenó los dedos de besos,
y aunque sea poco,
llevo demasiado tiempo
detenida en un espacio baldío
donde las luces se quiebran
al son de mi voz rota
que grita tu nombre
y lo deshoja.

Ahora es un dolor tan preciso
que rompe los papeles
y afianza una eternidad miserable
mientras rasga un corazón
cansado de latir consigo mismo.
El frío anega la nada que me queda
y la luz me clava sus uñas en la frente;
me deshago temblando entre preguntas
¿llorará también el sol ausente?

-la Z se esconde y no responde,
la A oculta el rostro incomprendido-

Como si no tuviera piel,
siento todavía el sueño arder en carne viva
y me arrastro por dentro llevando conmigo
lágrimas grises y flores aturdidas
que en su momento hicimos arder.

Cómo deshacerme de la estupidez
que ancla en mis dedos tantos versos ahogadizos...
sin quererlo querer,
estoy deshaciéndome en llorosos crujidos.
20
27comentarios 142 lecturas versolibre karma: 84

Porque te quiero

Hoy me atrevo a soñar despierto
hoy yo quiero seguir creyendo
hoy el corazón palpita lento
hoy, yo, por ti voy viviendo.

Volveré, hoy, a reír sincero
volveré, hoy, a mirar al cielo
volveré, hoy, a soñar que vuelo
volveré... porque te quiero.
leer más   
13
5comentarios 137 lecturas versoclasico karma: 80

Tres mil millones de brutalidad

Cada cierto tiempo me atraviesa un tucán
dejando tras de sí un gorjeo primitivo.
Su voz monótona reverbera
en la vasija que es mi cuerpo,
hasta instalarse en un quebrado.

La fragilidad me define.
Si diese un grito,
me rompería.
Por eso callo.

Es sólo cuestión de tiempo,
sibila alguien tras mi oreja.
Pero nunca hay nadie.
Sólo manchas sobre las pupilas.
Una llama azul sobre la palma de la mano.

A medida que el tucán se distancia de mí,
lo oigo hundiéndose sordamente en un mar verde.
Desaparece,
transformado en una bandada de mariposas.
Decenas, cientos, miles.
Alas nacaradas,
turquesas, verdes blanquecinos,
azules metalizados, destellos,
chispazos naranjas, violáceos,
purpúreos, carmines,
un incendio de colores en la foresta,
ascendiendo,
descendiendo,
el orden dentro del caos,
alzándose entre glaucos,
esmeraldas y frondosos paisajes.

Allí, en ese mundo,
soy tres mil millones de brutalidad.
Tres mil millones de pares de bases enlazadas,
con la finalidad de ordenar lo imposible.
Mi brutalidad pisa una orquídea.
Treinta y cuatro mil millones pares de bases,
reducidas bajo una bota.
Treinta y cuatro mil millones pares de bases,
de información para moldear la belleza.
La mía, la partitura que me compone,
cabe en uno solo de sus cromosomas.
¡Uno!

El mio es un ADN mal zurzido,
una producción rápida
falta de diseño.
Un recorte de genes mal hilvanados.
No hay sublimidad en la forma.
La naturaleza se ha detenido en la belleza,
ha invertido tiempo:
seleccionando,
escogiendo,
filtrando,
hasta dar lugar a la delicadeza de las flores,
la finura de las mariposas,
la graciosidad de las aves,
la magnificencia de los árboles,
la lindeza de las ranas,
la preciosidad de los helechos
y su despliegue esplendoroso,
de una beldad infinita.

Y en medio de tanta hermosura,
mis apenas tres mil millones de brutalidad
alzados sobre sus piernas,
contemplando la inmensa serpiente
de aguas turbias que secciona la selva.
Me sigue la (ci)vilización del necio.
El lenguaje del salvaje.
El bestia se ha armado con regla,
escuadra y compás.
Artilugios rígidos.
Estrictos.
Para tomarle la medida al todo.
Instrumentos incapaces de plasmar
un mundo que se retuerce y se quiebra.
Un mundo en contante transformación.
Uno que se reinventa cuando se le altera.

El punto es incapaz de percibir la línea.
La línea no puede concebir el plano.
El plano nunca entenderá la tridimensionalidad de la esfera.
El continente, el cuerpo nos pone fronteras.
Dicen:
las líneas paralelas no se cruzan.
Nunca,
aseguran.
No sólo se cruzan,
sino que se unen,
cerrándose una sobre la otra,
abarcando el infinito.
En hélices de belleza
con un alfabeto simple:
adenina (A)
citosina (C)
guanina (G)
timina (T)
cuatro bases nitrogenadas,
cuatro anillos químicos,
para escribirlo todo.
Para dar forma a todo.
Incluso a mis tres mil millones de brutalidad.
leer más   
16
18comentarios 136 lecturas versolibre karma: 95

No dejes para mañana lo que puede doler hoy

Quien quisiera dejar parapléjico al recuerdo,
Que no se moviese más de la cama
Y poder avanzar sin un corazón tan hermético.
Afecto.
El afecto vendrá cuando todos mis canales estén abiertos.

No dejes para mañana lo que puede doler hoy.

No tengas asignaturas pendientes,
En una ocasión hablando con un superviviente de cáncer
Me comentó que:
Al enfermo se le ha de dejar estar enfermo,
Y estoy de acuerdo.
¿De qué sirve teñir tu cara con una sonrisa mientras cargas toneladas y toneladas de piedras?
Podrás avanzar unos metros, pero tarde o temprano tus manos vencerán frente a la carga.
El ver todos tus males por el suelo será un trauma.
Escucha.
Si tienes que llorar llora,
No te lo guardes para dentro,
Si reprimes todo y lo escondes bajo la tierra,
Te crecerá una planta de guerras internas.
¿Cómo combates eso?

Así que siéntate, escúchate
Las personas no solo tenemos derecho a estar bien,
También lo tenemos a estar mal, concédete ese derecho.
Busca la paz.
Entiende que todo duelo conlleva varias fases.
Desahógate.
Piensa en como llevaras tantas piedras,
Cuales te llevaras y cuál será la manera,
Y cuantas despeñaras ladera abajo.

Es irónico, nos enseñan la teoría de la gravedad
Pero no nos enseñan que las lágrimas han de caer,
Parece que lo lógico es arrestarlas en el lagrimal.
Cuántas de ellas viven en cautiverio por el que dirán,
O por el
“los hombres no lloran”
O el
“tenemos que ser fuertes porque tendremos que aguantar un parto”
O aquellos hipócritas que dicen “sé tú mismo” para más tarde decirte “deberías sonreír más”

Ya basta de criminalizar a quien no se siente abrazado
por alegría.


Disfruta mañana lo que no puedas disfrutar hoy.
Mientras pases el duelo grábate estas palabras:

Hay que dejar de ver la vida como una balanza
Donde pesa más lo malo y verlo como una catapulta;
Donde lo bueno sea un contrapeso y lo malo
Sea la munición que se lanza.


Si lo consigues tal vez nunca más necesites este poema.

LGR
leer más   
17
6comentarios 134 lecturas prosapoetica karma: 101

Haiku I

Bajo la lluvia
no me acuerdo de cantar,
solo me vierto.

Cristina Díaz Aragón.
De la colección de haikus "De la lluvia, el invierno y otras tragicomedias".
leer más   
10
13comentarios 130 lecturas versoclasico karma: 92

Enigma en tus ojos coral

En ese brillo
de tus ojos coral
cual ancho y hondo océano
yace el enigma
que da vida en un soplo
e inspira hoy al poeta.



@AljndroPoetry / xi-17
@SolitarioAmnte
leer más   
23
14comentarios 130 lecturas versoclasico karma: 109

-Dejando huella -

“La huella de un sueño no es menos real que la de una pisada.”
George Duby



Sueño
Sueño que rompe en mi pecho
oleaje de un mar despierto
que se envuelve
en fuerte viento
y abre mis alas en vuelo

Sueño
Sueño que mi alma libera
y hasta mis manos
él llega
dejando de ser anhelo

Sueño
Sueño que se pinta eterno
y aunque se pare mi tiempo
él ya es un sueño perpetuo



@rebktd
leer más   
25
12comentarios 129 lecturas versolibre karma: 94

Me enamore de un poeta

Me enamore de un poeta
si, de un poeta y soñador
de esos que en cada verso
te dan un beso de amor.

De esos que te entregan el alma
en cada línea que escriben
donde te hacen el amor un día
y en el siguiente te olvidan

De esos que liberan
el sentimiento en cada poesía
la disfrazan con rima
para que lleve sintonía.

Me enamore de su sentir
plasmado en rimas y versos
me enamore de la forma
en que me mete, en sus letras

Ese poeta que puede hacer
poner sus manos en tu piel
robarte todos los suspiros
y rozar tus labios con su miel

Me enamore de un poeta
porque en sus líneas me vi
en ellas, amada me sentí
y en las mismas, me morí.

Solo quisiera ser yo
La musa de su inspiración
La que cause tal amor
que admiramos con pasión.

Las letras de mi alma
21
13comentarios 127 lecturas versolibre karma: 95

La Palabra Rompe Silencios

Calla deja oír del universo sus sonidos
no formes hoyos negros de profundo mutismo
que nos puedan dañar.

El mundo gira tan de prisa que caminamos con la oscuridad
sin sonidos sin palabras sin darnos cuenta
que un halo de luz ilumina nuestro andar.

Noches frías y días perennes mudos
callando gente, callando mundo, gente enmudecida por silencios
que se comen como gangrena sus palabras.

El universo conspira y calla, no se escuchan sonidos
ya nadie utiliza el lenguaje, la web no deja que parlen
la comunicación se ha perdido, nadie lee más de tres palabras
nadie se asombra si una nota escucha,
sólo reina hermetismo dueño es el silencio.

Hoy éste mundo es mudo el silencio desmorona la voz
caen las palabras como granos de fina arena en un árido desierto
aunque lo neguemos, aunque no lo queramos ver.

El silencio mató a la comunicación.

Aún vive la certeza que no será eterno hay palabras escritas en papel
recitadas y cantadas al viento, versos en paredes, poesía en la web,
miles de sonidos formando palabras en hiberno.

Nacerán generación de nuevas voces deseosas de hablar y escuchar
labios decididos, que romperán barreras de silencio.

La palabra habla, canta, grita, siente,
infinitas veces callará al silencio, eternamente,
haciendo que se vuelvan a escuchar
siempre las voces en nuestro universo.

MMM
Malu Mora
leer más   
16
20comentarios 126 lecturas versolibre karma: 90

Paseo entre la ventisca

El cielo se volcaba delicadamente sobre el suelo en un movimiento lento y fluido.
El mundo había quedado reducido a un torbellino de cenizas blancas que borraba el horizonte.
Todo parecía estar suspendido en la nada.
Tu estabas a mi lado pero el espacio entre nosotros parecía cada vez mayor.
Más espeso y etéreo al mismo tiempo.
Simplemente se difuminaba lo que había entre nosotros.
Eramos pura ventisca arrastrándonos el uno al otro.
Subiendo y bajando,
arrojándonos,
de un lado para otro,
de aquí para allá,
contra un paisaje que desaparecía en cada uno de nuestros arrebatos.

Cuando la tormenta arrió estaba sólo.
Caminé por un campo de nieve sembrado con cabezas de caballo.
Sus lenguas congeladas colgaban pintorescas de unas bocas grandes y grotescas.
Era un espacio virgen y estéril.
Muerto.
Allí donde la razón y la palabra son imposibles.
Ese punto en el cual se desata la tragedia.
Al cerrar los ojos no reconocía a quien veía.
¿Eras tu?
Temo que fuese otra persona.
Me aterra pensar que he olvidado tus facciones.

El desenlace de la tragedia carece de toda importancia.
No se sobrevive a ella,
lo que resulta es algo completamente nuevo,
distinto a lo que había precedido.

Pienso a menudo,
caminando todavía entre esas cabezas congeladas,
en el camino,
el sendero que nos llevó ha despojarnos del lenguaje y la conciencia.
Sin ellos estamos ahora incapacitados para todo.
Entramos,
jugando como quien no quiere la cosa,
en el espacio de la incertidumbre.
Nos dejamos llevar,
y ahora, aquí, en este páramo helado y vacío,
intento volver la vista buscando un paisaje familiar.
Sólo veo cabezas equinas de rostros esperpénticos y lengua frías.
La palabra es imposible para ellas.
Aquí estamos todos mudos.
Un pajarito de las estepas,
posado sobre mi labio,
se ha llenado el buche con todo mi lenguaje.
leer más   
14
15comentarios 122 lecturas versolibre karma: 89

Chisporroteando

Dame un verso de tu boca
que te rimo con locura,
de mi corazón estrofas,
y estribillos de ternura.

Una ducha calentita
de palabras enlazadas,
una hoguera que crepita
chisporroteando tu mirada.

Chisporroteando tu mirada,
chisporroteando tu mirada…
más lo digo, más me excita
pues tu amor en mí palpita
y se prende a llamaradas.

Se me empaña la conciencia
al perderme en la mirada
de esos ojos color crema,
de esa risa perfilada…
desprendiendo la pureza
que no entiendo y que me atrapa.
leer más   
21
11comentarios 111 lecturas versolibre karma: 95

Decidme, dónde pongo este silencio

Vería tus ojos, tus ojos, tus ojos.
Martín Lucía

Tendí las sábanas y las vi
agitarse y elevarse como gaviotas.

Anne Sexton



Porque voy a tener que pediros cobijo
para un silencio,
he venido despojada de palabras.
Solo traigo las esquirlas de las horas
de una noche de vigilia.

Muerdo el ansia con el ansia.
Qué poco sirven los sueños para amainarme
las olas…
Fijaos en mi pecho.
He sembrado dos gazanias a la espera
de sus manos.
Fijaos en mis labios.
Tengo por faro un lunar encendido
para que pueda encontrarme.
Fijaos en mi vientre.
Rumorean mariposas cada vez que veo
su nombre.

Decidme, dónde pongo este silencio;
pero callad, callad que solo puedo
oír su voz.
17
10comentarios 108 lecturas versolibre karma: 91

Yerta

Y es el mar
que escupe algas vivas
en la arena muerta.

Y es el viento
que invade el crepúsculo
con grito silencioso.

Y es mi vida
que sin ti,
es una vida yerta.
11
6comentarios 106 lecturas versolibre karma: 88

Historias Comunes

Una historia tan vieja como el amor, tan común como el sentido.

Lucía es la libertad, su cara risueña digna de los elfos del bosque. Sus ojos sonreían más que su boca, su cuerpo libre de prisiones, su corazón a galope tendido entre la libertad y la inconsciencia de la despreocupación. Su mirada con hado en el infinito, quemando todo presente.

Héctor es el sentimiento, sus ojos mentirosos no engañan a nadie. El aire limpio del soldado de primera línea, apretando los dientes contra la adversidad, incontenible en su decisión. Su meta es alcanzar aquello que se le niega, con la determinación del toro ante aquel trapo encarnado que lo desafía. Su corazón encharcado de Lucía, se acelera ante el rumor del nombre de su elfa libre, de ojos azules como un mar de esperanza, de su cuerpo danzarín. Héctor contiene la respiración por su amor, recogiendo cualquier atisbo de interés, de atención, dándole forma de anhelo, para no desahuciar su esperanza.

María, hermana mayor de Lucía, es la paz del lago al atardecer, sus ojos almendrados dulces como su miel. Su rostro de ángel resplandecía cada vez que Héctor se paraba, la cogía de la mano y clavaba sus ojos mentirosos en el nido de sus sentidos. Su sonrisa encerraba un gramo de tristeza, no quería un amigo, quería que su corazón estallase en serpentinas en los brazos de su soldado.

Mientras Lucía era libre, Héctor, cual domador de caballos, la perseguía con la insistencia con la que el mar se estrella contra las rocas. En tanto, María, recogía su espuma, la contenía en pequeños frascos, cual fragancia etérea de valor incalculable, esperando que su soldado se refugiara en ella…

O quizás Historias no tan comunes…

Lucía y Héctor tienen seis años, María ocho…
leer más   
9
5comentarios 105 lecturas versolibre karma: 84
« anterior1234