Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Los otros poetas

Dicen que cada vez que se inicia un poema
los escenarios se cambian
y empieza la agonía del verso robado
por esa lágrima de una historia inconclusa.

Dicen que en la poesía no hay finales felices
que los poetas terminan viviendo su fantasiosa osadía
que sus palabras rotundas
convierten la vida en una historia fallida.

Dicen que el verso debe leerse en sus mismos adentros
que nunca debe escucharse en voz alta
si así fuese no sería tu voz en agonía
una bendita poesía.

Dicen que el poeta oculta en sus letras
la vergüenza infinita de expiar una pena
yo solo intuyo que en cada letra de ellas
mi vida jamás será una prosa perfecta.

Dicen que un poema debe ser feroz y benigno
ya no recuerdo cuando este mundo
se quedó sin poemas y perdió su camino
tal vez fue el silencio al quedarse dormido.

Dicen que un soneto siempre será un sueño perfecto
yo solo intento llegar con mi barca
a la otra orilla del río.

Dicen que un poema hará arder a los libros
yo solo alcanzo a oler la humedad de los muros
que con su cantera rosa solo quiere detener el deterioro de la gente que vive, sufre y se muere conmigo.

Dicen que otros poetas vienen a ocupar tu camino
yo solo veo a un sendero de piedra sin fin o principio
por el cual las historias que siguen quieren caminar para encontrar algún día su propio delirio.


Poesía
Miguel Adame Vázquez.
08/11/2017.

A mi amigo Canet...
27
21comentarios 562 lecturas versolibre karma: 102

Tu sombra en silencio

Contemplo a la luz del fuego,
tu perfil dormido,
sombra cimbreante.

En la vigilia de tu éxodo
en pos de una nueva vida
o muerte.

Tu sombra,
compañera de viaje,
también me abandonará.

Con un tizón,
trazo el contorno de tu sombra
que me abrazará
cuando tú no estés,
en silencio.
14
4comentarios 346 lecturas versolibre karma: 78

Hasta mi último poema

Se alzaron los gritos en una noche de muerte
el miedo amagó con su desgracia,
y lo único que quedaba
la herencia de todos los sentidos
ya no pudieron seguir latiendo tranquilamente
en los pensamientos perdidos.

Me duele la sangre de los muertos
de aquellos que no fueron queridos
que solo les quedan sus plegarias de pánico
para descreer de este mundo escondido
vivimos ante un espejo de mil formas
de grandiosas letras prohibidas.

Quisiera poder condoler tu sufrimiento
pero ellos los otros, me están observando,
detestan a la enfermedad de la conciencia, la poesía
para ellos es como un rezago de tiempos anteriores
viejos sueños dorados
ocultos de los placeres más hipócritas.

Me estoy quedando sin invierno
mucho antes de que llegue la primavera
ya han emigrado las mariposas a los oyameles
y nunca más volverán a casa entre la niebla,
morirán en el intento de la noche
me hundiré simplemente con ella.

No entiendo porqué el sol cae con tanto aplomo
como queriendo marchitar de un tajo a las rosas,
pienso que algo se está quebrando en todas partes
y la oscuridad de la noche solo cala con su frío,
hasta el tuétano de mis huesos sientes las ruinas
de lo que fue el pasado en su abundancia.

Me enseñaste a contemplar a todos los árboles
hasta lo más alto de sus grandes historias,
me enseñaste a cantar quedo cuando baja la marea
y así poder borrarme en la nostalgia
hasta olvidarme de las penas
no importa que el silencio sea una noche bohemia.

Seguiremos intentando latir por esa poesía
sin importar cuanto nos duela
lo haremos hasta que sientas mi último verso
y yo estaré ahí
para ti para siempre
hasta mi último poema.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
06/11/2017.
17
15comentarios 337 lecturas versolibre karma: 95

Las cosas que siempre fueron gratis

A veces los delirios se transforman
en pedazos que ya nadie recuerda
se vuelven recuerdos de una vida vieja
donde el vestigio del pasado
nos deja un desenlace intraducible
de unas últimas palabras
que balbucean irreverentes la última esperanza
para no morir de un eterno tedio.

Dicen que el polvo que navega frente a mis ojos
fue alguna vez tu piel
vivió de sus propias historias,
hasta que la realidad finalmente la abrumó
con un cansancio casi inerte por el frío
que bajó las defensas que alguna vez amurallaron mis sueños
jamás pude volver a dormir con esperanza y no tener que soportar
ese mañana en el que se sueña con ser mejor.

A veces la ansiedad aprisiona a los desvelos
con tantas ganas para no despertar jamás
que pintamos un cuadro lleno de ilusiones por lograr
las cosas cambian sólo porque tienen que cambiar,
nadie dejará de sujetar tu cuello amoratado
simplemente por una débil piedad
tienes que huir antes que las marcas
no se puedan borrar en realidad.

A veces las sombras dejan caer su suave velo
y nos muestran quienes realmente nos creemos,
tenemos miedo de olvidar nuestros sueños
por descuidar nuestro desvelo
desalineando nuestro cuerpo pensando que con eso
distraemos al cuidador de las poesías
a el amante de los versos
pero eso simplemente no sucede porque la prosa no tiene dueño.

A veces, solo a veces no es siempre
y rogamos olvidar todas las ofensas que se acumularón
como craneos en el caos del invierno
queremos quedarnos solo con lo que es bueno y saborear lo bien que se siente
intentarlo de nuevo aunque esas sean nuestras últimas palabras escritas
de una mirada que disimula no poder ya leer
nos hemos quedado sin el tiempo para comprar las cosas que siempre fueron gratis.



Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
16/11/2017.
19
21comentarios 305 lecturas versolibre karma: 102

Bambú

El bambú creció
queriendo solo llegar al cielo,
expandió sus horizontes
hasta donde alcanzo su propios versos
llenando con su follaje el universo.

Hoy absorbe la luz que oscurece a otras plantas
no le importa que el viento y el frío sacuden sus ramas
el bambú crece echando sus raíces profundas
ocultándose de los ojos que solo quieren
ver más allá de las hojas que reverdecen en calma.

El bambú vivirá por muchas generaciones futuras
será el escondite perfecto para huir de las llamas
el sol no penetrara ya más allá de sus fuertes y flexibles brazos y si es preciso aguanta con calma
la nieve que escurre por sus hojas largas.

El bambú nunca dará fruto
ni caerá presa de las plagas
es fuerte su legado y extenso
así que nada le roba el placer de existir
en donde no crece nada.

El bambú tiene historias
que algún día serán contadas
su amor crecerá
conforme encuentre el equilibrio de vivir
sin importarle ya nada.

Yo quiero ser como el bambú que canta acariciando
a él firmamento en una noche estrellada,
yo quiero como él extender con el viento su lira impregnada de bellas palabras.

Yo quiero ser como el bambú
cuando el tiempo tenga que pasarse de largo
y se detenga a escuchar esas historias
que alguna vez salieron sin prisa
de un mundo seco sin habla.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
18/11/2017.
16
14comentarios 299 lecturas versolibre karma: 96

Hasta el silencio brilla

Hasta el silencio brilla
en donde no hay respuestas
¿qué hicimos para que nadie nos escuche?
¿qué hice para que hasta el viento
sople triste recordando a mi memoria?

Somos pasajeros de un espejismo sin consuelo
tal vez por eso nunca comprendemos
la huida del calor del dulce hogar
antes de que el frío de invierno
llegue en primavera.

Fui como despojo de una marea alta
que azota con la fuerza de las verdades
me quedé atónito ante la zozobra del tiempo
que se encuentra casi enfermizo
para ganar la partida al último recuerdo.

Un día de estos será para siempre
por lo menos para el agobio
ya no será más desventaja
nos volvemos invisibles
para unos ojos que no quieren vernos.

Hasta el silencio brilla en estos lunes
que son más lentos que cualquier otro día de la semana
en ellos duele la rápida mañana
que no se compadece al vernos juntos intentándolo todo por nada
nos hemos vuelto invisibles.

Poesía
Miguel Adame vázquez.
14/11/2017
28
19comentarios 296 lecturas versolibre karma: 96

Tu amor me hace olvidar

Cuánto cuesta sentir un vacío
cuando ya no tienes nada que sangrar
porque tú corazón está completo
en una noche fría en la cual solo tienes
que cerrar los ojos y sentir el calor
de ese cuerpo que te ama a la par
de la luz que se conjuga con una oscuridad
que en la quietud de su calma se adormece
descansando simplemente una vez más.

Es más fácil escribir historias rotas que contar
los secretos que te hacen amar para poder
vivir sin esperar nada a cambio
¿Acaso no lo hacemos a diario?.
Enséñame a olvidar en esa oscuridad
para poder pasar por alto las heridas
esas que nunca han significado mucho para otros,
a ti nunca te ha importado demostrar
cuánto en esta historia nos hemos amado.

Tú eres más que esa fuerza que muchas veces
se ha atrevido a soñar en las noches
queriendo desafiar a un desvelo
olvidado las asperezas que detienen
a mi vida en este juego que no sabemos ganar,
ha pasado el tiempo y nada ha cambiado
he tenido que acostumbrarme alegremente
a interpretar tus felices silencios
!Cuánto me ha llenado de fuerza el poder contemplar tu mirada eterna!

Tú amor me hace olvidar lo innecesario que es
la poesía triste cuando se apodera de mis sueños
esos que no se atreven a revelar
el infinito que se escribe en todos mis desvelos
que no son nada sin un viaje contigo en pleno vuelo,
siempre he sabido que esa sonrisa tuya
apenas se atreve a asomarse bajo la profunda belleza de tus ojos discretos,
así lo has preferido al sonreír
con una alegría oculta en tus adentros.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
25/10/2017.
17
15comentarios 265 lecturas versolibre karma: 79

Vale más un poema que.... (@_Sejmet_ & @Pequenho_Ze)

Luciendo un ego triste y una rima
endeble, ponen leña ante mis ojos.
¿Ven fiebre entre mis muslos o cerrojos?
Las trampas de lascivia me dan grima.

El cuadro ardiente la atención lastima,
y no hace fuertes unos versos flojos.
Aquí no hay interés en sus antojos;
abrillantad el alma y no que gima.

Caricia carmesí en mis mejillas,
con garbo, pulcritud, refinamiento.
Sacad la teoría y la agudeza.

Y si queréis que tiemblen las rodillas
probad con otro tipo de ornamento,
esa elegancia de la sutileza.
leer más   
23
31comentarios 263 lecturas versoclasico karma: 79

Me había olvidado de amar

Esta mañana descubrí
que una parte de mí se había marchado,
no sé si será una ausencia duradera
pero su silencio me arrancó el dolor tan rápido
que no he podido terminar de asimilar su partida.

Se ha cerrado un ciclo
y no me daba cuenta cuál era mi papel,
simplemente viví dejándome arrastrar
por la melancolía de unas letras que lloraban
y pedían tu clemencia.

Tarde comprendí que en este tiempo
no necesitaba el papel de víctima
esa soledad que me había acompañado
en el pasado ya había emigrado
con su vacío y mentira partiendo de mi lado.

Me había olvidado del sabor del amor,
como aquella esencia que me cuido
cuando nací y vi la luz antes que el día,
me había olvidado de lo bien que se siente
dejar pasar los segundos con tu rostro recargado
en mi pecho sin pensar en nada en absoluto.

Esta mañana descubrí
que no se necesita ser un poeta
para decir cuanto te amo
solo basta con sentirlo y no dejarlo pasar
cuando simplemente va llegando.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
26/10/2017.
14
5comentarios 261 lecturas versolibre karma: 75

Atardecer

El sol oculto avanza con nostalgia
recuerda un pasado de hermosura
donde los sueños vuelan con ternura
de un gran amor que en la vida perdura

Tal vez nunca me será más sencillo
cerrar los ojos y volver al nido
solo quiero un viaje que sea sensato
con un amor que perdure conmigo

Quiero dejar aquello que nos mata
y como un lastre impide que vivamos
libres del invierno que no inspira

Volare eterno en tus puros recuerdos
siendo más que esa idea que cambió a tiempo
el sol se oculta huye de mis lamentos.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
27/10/2017
13
9comentarios 257 lecturas versolibre karma: 94

La luz de la esperanza

Nos hemos desesperado tanto
que borramos la luz a la esperanza
silenciando el tenue estruendo de una vida
esa imagen insólita de vivir sin el pasado
no se puede dibujar en la memoria
ese tiempo que pasó de prisa
y que por nada se borra.

Si tan solo vieras
como un pequeño puñado de palabras
pueden lograr un milagro
podrías ver a esa neblina asustando
a todas las dudas que inquietas
preguntan si el sol mantendrá su pacto eterno
para salir de su guarida esta mañana.

Tienes que renacer como aquel recuerdo del paraíso perdido
que algún día volverá a florecer con los olivos
si tan solo te dejaras tocar por el amor
abandonarías esa falsa creencia que el amar mata
solo tienes que abrir los ojos del anonimato que distrae
y disfrutar de lo maravilloso que es sentir la vida
cada vez que te esfuerzas por aferrarte a tener calma.

¿Cómo escuchar ese silencio que en el aire te envuelve?
no lo sé todavía, no lo sabré con el bullicio de las aves del campo
que en su estruendo despiertan del letargo que aturde la calma
de una noche invadida de estrellas lejanas
innumerables todas ellas
para aquellos que nunca aprendieron a contar las alegrías
cada vez que la pena embarga.

No quiero nada para mí
solo un anhelo
un mundo en donde no seas más que solo una víctima
en donde la eternidad llegue con el tiempo
porque te prometí versos tiernos
que hablaran de la fuerza que da el sentir vivir
bajo la plenitud hermosa de haber hecho todo lo bueno.

Nos hemos descuidado tanto
que perdimos la pista de nuestros bellos recuerdos,
hoy será diferente mi historia de vida
dormiré satisfecho con tan solo saberlo
vendrán tiempos mejores con el aire de invierno
nada tendría sentido en esta vida sin la luz de la esperanza
yo te amé porque tú me amaste primero.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
10/11/2017.
15
7comentarios 253 lecturas versolibre karma: 87

Crónica anunciada

Crónica de un sin fin de desvelos
que arriesgaron sus pensamientos
para poder encontrar a una verdad desquiciada
por la esencia de los peores suspiros negados.

Así fue el afán por tratar de entender la piedad
con la que tus ojos miraban,
nada son ellos para tratar de observar
lo intrascendente que puede ser una falsa moral
frívola y engañada.

Me he pasado la vida descubriéndote
tratando de explicar la tristeza de tu mirada,
cuan solaz he sido al ignorar tu grandeza
queriendo volver ese recuerdo en un objeto
que logre apaciguar el vacío de no tener nada.

Nunca contuvieron tu rebelde sinceridad apasionada
esa pizca sensible y romántica de tu elocuencia
plagada de improvisaciones que nunca se limitaban
a tratar de entretener por compromiso a las palabras.

Nunca lograron encontrar en tu relato
la crónica de tus memorias,
murieron todos sus intentos de asomarse a tu adolescencia
que paso volando entre un perdón innecesario
por esa mirada penetrante
de lo que verdaderamente fuiste
en esta gran carpa de una crónica anunciada
por un mundo atroz.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
30/10/2017.
14
15comentarios 244 lecturas versolibre karma: 77

Nos encontraremos de nuevo

Cuando la memoria falla
crece un inmenso deseo por pronunciar
aquellas palabras modestas
esas que el acto cotidiano vivió como herencia de este tiempo
que nos llega envolviendo con la sombra de un presente
que siempre sueña con nunca pasar.

Cuando la naturaleza nos llama
no existe espacio en donde la historia nos juzgue,
para eso se tendría que ceñir a la muerte
y esa es una voz intocable que ni los sentimientos
más intensos pueden disolver sin un dolor
que en el intento no nos mate de tajo.

Cuando observo al margen los hechos
tratando de dar explicaciones a todos
aunque nadie en su odisea me las pida,
en ese momento, siento la culpa
de un corazón que se ha dado cuenta
que ante el abismo la vida misma se fuga.

Tengo miedo que la vida no me alcance
para contar lo que siento
así que le robó al sueño su tiempo
y a los días, a esos ya no los nombro
solo los observo con la esperanza que el reloj silencioso
que todo nos cuenta quiera mirarme de lejos.

Con los años los caprichos anidan y se rompen
aunque regreses con la esperanza de verlos
estos serán como los últimos días el alba
ya no podrás distinguir a la noche que fue tu guarida
los días habrán enfermado, dejándote de rehén
a algunas horas y esas ya no volverán nunca de nuevo.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
01/11/2017.
leer más   
15
10comentarios 242 lecturas versolibre karma: 94

Hay

Hay unos labios borrados
tras el cristal empañado
hay gemidos
llantos rotos
calles con charcos

Hay diez yemas agrietadas
sobre un antiguo piano
Hay una melodía muriendo
Y una mirada clavada
entre notas que resbalan

Hay un lamento en la rama
sobre un árbol ya secado
Hay un pájaro sin canto
entre párpados cerrados

Hay palabras sepultadas
sobre un silencio anunciado
Hay unas bocas selladas
sobre lenguas afiladas

Hay huellas de pies descalzos
entre pétalos mutando
colores desafinados

Hay un pájaro en la rama
con sus alas desplegadas...


@rebktd
leer más   
28
15comentarios 237 lecturas versolibre karma: 97

El silencio es el culpable

Me dijiste que el silencio es el culpable de la ausencia de tu voz esta mañana,
que en la cúspide de una montaña habitan deidades que los antepasados crearon como un montón de rocas cubiertas de heno y que en los acantilados las mentiras resbalan por todas las preguntas sin voz.

Me dijiste que silencio te pesó tanto como la propia muerte de los cientos de inocentes que no tuvieron la oportunidad de escuchar ante el dolor que es cómplice de aquellos que se han teñido de odio el alma
y que no volverán con la esperanza de escuchar
los murmullos de la arena que baila a la orilla del mar.

Me dijiste que el silencio de la luna
cuenta el tiempo que queremos seguir viviendo
en la deriva de nuestras propias traiciones y lealtades de ese drama efímero que se entusiasma
con tener un poco amor que brote en esa noche errante al querer esconder de tu sombra a su propio ego
que se aferra a no decir nunca su propio nombre.

Me dijiste que el silencio es el dueño de esa soledad que nos enferma con los años llenos de un sabor a derrota cada vez que te encuentras a solas con tus palabras pobres y rotas por una furia que el silencio simplemente vacío.

Me dijiste que el silencio es una capa fina y transparente de odio que deambula sigiloso por toda tu memoria,
gravitando las ideas y robándose todas,
hay que armarse de valor para comer silencio
cuando se llora de puro sufrimiento y prefieres callar y no escuchar el silencio que te puede matar.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
05/11/2017.
18
14comentarios 235 lecturas versolibre karma: 83

Quizás necesitas volar

Quizás fue el cansancio
que en un hastío iracundo
transformó en un rencor rabioso
tu tristeza que alegremente se trastorna.

Quizás ese es fue tu verdadero rostro
sin máscaras y sin verdades ocultas
sin preguntas con respuestas mudas,
sin sonrisas con una doble cara.

Quizás no te importó respirar la soberbia
pues fue más fácil abandonar la sonrisa
con un adorno falso que parece a un gorrión alegre
que ama cantar en las mañanas.

Quizás eres ese ayer que en mi recuerdo divaga
feliz porque no te importan mis poesías
que son como un montón de palabras
sin gracia como frases bonitas que agradaban.

Aquella muerte lo ha cambiado todo,
se robó aquel lindo orificio que hacía eco en tu mejilla cuando tu rostro sonreía,
secuestró tus sueños en fantasías perdidas,
solo te dejo un rencor como flor que se marchita.

He perdido la memoria, ya no recuerdo el sabor
a gloria de aquellos días maravillosos
que fueron amorosos y eternamente
felices con las cosas sencillas.

Vuela nuevamente en aquel avión de papel que te construí esta mañana, corre frente al mar y las gaviotas para que la brisa fresca del mar espante a las olas que deja que el viento cuando revolotean los sentimientos por aquel gran ladrido del perro que alguna vez amamos los dos.

Estoy seguro que nuevamente ganarás la guerra
sin tan siquiera pelearla,
si solo te propusieras vencer al cansancio
este sucumbiría ante tu voz.

Quizás no has escuchado todas las veces
que he querido oírte, se te olvidó vivir en ese instante quieto que como un momento te marcó para siempre
con las huellas de la arena en el mar que con sus penas borró tu intento de ser feliz de nuevo.

Olvida todo ese pasado que te atormenta y vuela nuevamente en ese avión de papel como cuando eras una niña,volverás a ser feliz querida mía
solo olvida a él cansancio que te quiere cambiar la voz.



Poesía
Miguel Adame Vázquez.
28/10/2017
20
11comentarios 234 lecturas versolibre karma: 99

El último secreto

Basta con abrir el cajón de tus recuerdos
para darte cuenta del desorden
que ocasiona tú pasado en una culpa
que se apega para bien morir.

Yo no seré uno más de tu colección de culpas,
vives como si solo estuviéramos aquí
para consumirlo todo
hasta dejar simplemente de existir.

La familia para ti siempre fue un teatro de sombras
verdades y mentiras
relatos de una infancia carbonizada
por unas cuantas imágenes que no se olvidan.

Tal vez necesitarás millones de años
para convencerte que ese enojo
te llevará a convertirte
en eso que tanto te molesta.

¿Yo quién soy para juzgarte?
nunca seremos pensamientos exentos
ante la mirada inquisidora de aquel que quiere
aprovecharse de tu locura.

Nada me cuesta amanecer honrando a la vida
he visto cómo el cáncer llega con el crepúsculo
de los asuntos pendientes
que solo hacen amanecer en las tinieblas.

Solo me preocupo por vivir y dejarte vivir
maltratando a nuestros miedos
hasta conseguir envenenarlos
con la esperanza suficiente para poder partir.

El milagro de la vida amanece
sin la oscuridad de una noche
que se siente cómoda en las tinieblas
ahí es donde entro con un salvavidas que no sé usar.

Nadie me entreno para soportar
el terrorismo de tu mirada
que renuncia a seguir luchando
porque restas a todos chantajeando voluntades.

Yo sobreviví a los mismísimos dolores
que te corrompen sin ninguna prisa aparente
yo te enseñaré calladamente
que el último secreto es amar para vivir.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
17/11/2018.
16
14comentarios 231 lecturas versolibre karma: 106

Hasta que el silencio se vaya de frente

Creí que las sobras eran ya un pasado perdido
que tus días volaban libres por la pradera de la vida
que el silencio ya no ocultaba más
a una ira iracunda y desenfrenada.

Cuán equivocado estaba
el tiempo no borró las heridas infligidas,
solo las disfrazó con sonrisas fingidas
el dolor inaudito solo se arraigo con el olvido
con la desdicha enmarcada en el peor de los martirios.

Creía que con solo mirar frente
sin dejar de ver el sol en el horizonte
nada desgarraría tu voz en el tiempo que siempre viene
ignoré tus lamentos profundos
creyendo ser tu héroe de un solo mundo.

Pero el silencio siguió avanzando
ahogando sus gritos
nada hice para poder impedirlo
el silencio se apoderó de tu propio miedo
uno a uno ahogó los sueños en sus propios lamentos

La vida puede ser oscura y sin dicha futura
pero la tuya apenas empieza
no escuches a esa voz que solo te atormenta
te quiere consigo en la tierra revuelta
en el fondo oscuro del olvido eterno
donde ninguna caricia de amor nos llega.

Vive
grita muy fuerte
hasta que el silencio se vaya de frente,
lucha lucero que alumbran a todos mis días
dame fuerza para poder seguir amando
de nuevo este día.

Poesía
Miguel Adame Vázquez
02/11/2017.
20
15comentarios 227 lecturas versolibre karma: 84

Romper el silencio contigo

Ven conmigo a ciegas,
con las manos extendidas...
Hay un camino precioso
repleto de flores bordadas,
de hojas doradas, besando
cada uno de nuestros pasos.

Quiero que lo veas;
que comiences el paseo
silenciosa, rodeando mi cintura,
pintando de escarlata
el lazo de un temblor, que une
mi corazón a tus caricias.

No hacen falta palabras,
en lugar de la voz
hay un ábaco de estrellas.
Deslizaremos los deseos,
los destellos por el cielo
uno a uno, con la yema
de los dedos.

Rozar la poesía a tu lado
con el pecho al descubierto;
es el sonido que busco,
el instante perfecto.
La timidez del soplo
adentrándose en mi oído...
quiero sentirme libre
y romper el silencio contigo.
leer más   
24
29comentarios 217 lecturas versolibre karma: 96

Cámara frontal

Cámara frontal

Me cansé de ser empático,
Tengo la planta del pie en carne viva de tanto ponerme en los zapatos de los demás.
Hoy no me he puesto en ellos, me he puesto en tus pupilas,
Y me he visto a mi.
Tiritando, entonando un “no pasa nada” mientras un trozo de glacial se desprendía.
Me vi más cerca del psiquiátrico que del gimnasio.
Vi como estaba estancado en el tiempo,
como un reloj de cu-cut que al llegar a en punto
el pájaro no quiere salir por miedo.
Notaba que todo mi cuerpo se matizaba, no había ya ningún brillo ni nada donde se reflejase la luz.
Había sufrido un apagón.
Mire para arriba y empecé a entender varias cosas,
Los mismos hilos que me ahogaban también eran los que me movían,
Cualquier acción contraria sería pagado con la asfixia emocional.
Las listas de espera para un transplante de identidad son demasiado largas, casi ni reconocía mi nombre.
Cometí un error.
Me mudé a la piel de alguien que aprovecho el momento para destripar la mía.
Que duro es tener que consolar a alguien por hacerte daño.
Y entonces entendí que el inicio de este texto era erróneo,
sigo siendo empático,
pero tengo miedo a las personas.
19
18comentarios 214 lecturas prosapoetica karma: 87
« anterior1234