Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Pequeño Ángel

Esta mañana me despertó tú tío,
mi mejor amigo,
con la peor de las noticias.
Me dijo que te habías ido,
después de luchar durante tantos días.
No me lo creía,
tenía la esperanza
de seguir soñando
y despertar de esa pesadilla.
En ese momento,
tenía tantas cosas que decir
que se tropezaron las palabras
en mi boca y apenas
pude contestar nada
al recibir esa llamada.
Tras la alegría de ayer
cuando los médicos hicieron ver
que podía haber
una luz al final del túnel
y que se podía salir de aquel revés,
el destino, injusto y caprichoso hizo que
la luz esperanzadora se convirtiera en pared.
Una pared,
en la que todos hemos chocado.
Y ahora,
soltando un par de lágrimas a escondidas
te escribo esto
y te pido que transmitas
toda esa fuerza que tenías
a toda tu familia,
pero sobre todo
a tu tío Ángel,
a tu padre Álvaro
y a tu madre María.
Ángel amigo,
a ti que estas leyendo esto te digo
que siempre puedes contar conmigo,
si lloras o si ríes dime y yo lo hare contigo.
A ti pequeña déjame que también te diga una cosa;
no muere quien se va, sino quien se olvida.
Y como olvidar
la fuerza que tuviste,
lo que luchaste
con apenas unos meses de vida.
Como olvidar
esos preciosos ojos oscuros que tenían enamorados a toda la familia.
Desde aquí
te mando un centenar de besos.
Y tú,
cuídanos desde allí arriba.
Descansa en paz bonita.
leer más   
12
2comentarios 1770 lecturas versolibre karma: 62

Te regalo las mariposas

Te regalo las mariposas.

Y te regalo mi entereza;

Prometo, cuando todos celebren sonriendo, no llorar, sé que me golpeará tu ausencia, pero he estado ensayando un doble nudo en mi garganta y para todos sonreiré.

Te regalo mi voluntad;

Sabes que las fuerzas me fallarán y no encontraré, lejos de ti, una razón para levantarme pero prometo que haré
-con todo lo que se quebró dentro de mí-
un par de muletas para sostenerme y me verán en pie.

Te regalo mi silencio;

Llevo días convenciendo a mis excusas para no llamarte, ya he encerrado a mis motivos y le he cosido a mis argumentos una mordaza con los retazos de algunas promesas rotas que guardó crédula mi desgastada fe y esta vez tu nombre no escuchará mi voz.

Te regalo mi cordura;

Hoy para ti me vestiré de realidad, ya no te pediré como deseo y al cerrar los ojos haré de cuenta que no sigues ahí y hasta he plantado evidencias de "justa causa" para decirle a la esperanza que desde hoy está despedida.

Te regalo mi prudencia;

Juro que no volvere a hablar de ti con las estrellas y ya he prohibido a mis sueños que te traigan de madrugada.

Te regalo mi ausencia;

Sellaré con sumo cuidado todas las rendijas por donde mi recuerdo pueda colarse a perturbar tu indiferencia;

Te regalo mi esfuerzo;

Prometo trabajar muy duro para construir para ti mi olvido con la misma dedicación y entrega con la que alguna vez, te construí un amor.

Y solo por que sé que te gustaban,
te regalo las mariposas.
leer más   
28
2comentarios 1131 lecturas prosapoetica karma: 8

Oda al chocolate

Sin raza,
negro o blanco.
En polvo o a la taza,
de maestros y artesanos.
¡Chocolatero!

Sin género,
masculino y femenina.
Gay o hetero,
Bombón o chocolatina.
¡Fiestero!

Solo o acompañado,
con churros o con porras,
a veces especiado.
Apetece a todas horas.
¡Compañero!

Regalo para golosos,
amantes y enamorados.
Para encuentros amorosos,
fino y delicado.
¡Zalamero!

En tableta o de cobertura,
con almendras o caramelo.
Al bollo le da dulzura,
y a la tarta le viene al pelo.
¡Repostero!

Agasajo al visitante
cual “chocolate del loro”.
En la merienda del infante
de aquellos tiempos que añoro.
¡Refranero!

De otros placeres sustitutivo,
dulce o amargado.
Afrodisiaco y adictivo,
en virutas o modelado.
¡Placentero!

Chocolatero, fiestero,
compañero, zalamero,
repostero y refranero.
Pero siempre….placentero!
12
2comentarios 986 lecturas versolibre karma: 46

Coraje

Ese poderoso artificio que me sostiene
teme oír el llanto de mis huesos al romperse,
odia las bocas inútiles que no quieren moverse
y no liberan las voces que gritan en las sienes.

Anudo mi conciencia entumecida al pecho,
y con los dedos me deslizo por el alma.
Desato los designios divinos de la calma
y arranco de mí cuanto aquí he hecho.

Siempre de blanco y con la mirada perdida,
entre abrojos y flores camina la vida
protegiendo firme el corazón con la mano.

Y yo, camino a su lado decidida.
Sé que algún día sanará la herida,
y esta tristeza no habrá sido en vano.
leer más   
12
11comentarios 900 lecturas versolibre karma: 48

Las cosas que nunca le dije

Ahí estaba él, sonriente, despreocupado,
sin sospechar siquiera
con que fuerza estremecía mi mundo
con solo levantar su mirada hacia mí.

-y lo quise-

No supe explicarle cuanto lo amé
y es que el amor no se explica,
nunca imaginó cuantas canciones de amor sonaron en mi cabeza
con su voz como melodía
y sus palabras como letra.

-Y lo quise aún más-

Quise contarle del terremoto de pasiones
que estremecía mi piel
cuando accidentalmente me rozaba,
quise decirle
como se me oscurecía el mundo
con su "hasta mañana"
y como se volvía de insignificante el sol
ante la luz su "buenos días"

-Lo juro, quise-

Quise amarlo para siempre
y quise mil veces dejarlo de amar,
quise devolver el tiempo hasta sus brazos
y también quise hacerlo eterno
mientras estaba en ellos;
Quise morir en su piel
y renacer en un beso.

-Quise que fuéramos eternidad-

Fue tanto lo que lo quise
que aunque al final se fue,
nunca quise decirle adiós.
19
sin comentarios 896 lecturas prosapoetica karma: 54

Silenciosamente te borraron la memoria

Silenciosamente te borraron la memoria.
No importaron las huellas que el tiempo dejo como recordatorio en tu rostro.

Tampoco importó que en el pasado hubieras entregado todo por ellos.
Nada te quedo de un mundo que solo devoró tus energías consumiéndolo todo.

Tal vez la ansiedad fue su pretexto perfecto.
Porque ahora solo vas recorriendo los lugares que recuerdas con tu fiel perro.

Solo escuchas a lo lejos las plegarias falsas de casi todos.
De aquellos que solo les importa impresionarse mutuamente.
De los que van cuidando su karma como si fuera su único legado.
Pensando que solo se puede tener lo que se quiera con dinero.
Creyendo que basta con tener la mente en las virtudes del otro para llegar hasta la cima del cielo.

Soñando en tentaciones y olvidando que se debe aprender a enseñar a amarlo todo.
Olvidando que no debes olvidar lo que a todos ya han olvidado.

La historia se repite contigo.
Tú también hiciste lo mismo conmigo.
Silenciosamente también me borraron la memoria.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
23/01/2017.
15
6comentarios 770 lecturas versolibre karma: 54

El tiempo, el imperdonable capricho de la vida

El tiempo es imperdonable porque no olvida.
Es como las corrientes de agua que circulan con sus torrentes por el río.
Nunca serán las mismas, nunca regresarán ellas por el mismo camino.

El tiempo te enseña sus mejores lecciones.
Pero también te deja sus marcas.
Una a una se pueden palpar sus huellas porque no disimulan sus bordes.

No puedes regresar a la película de tu vida y recortar todo aquello que solo te daña.
Tampoco puedes ignorar a todos los minutos que vienen con sus propios desafíos y caprichos.

Con el tiempo no has ganado nada.
Pero tampoco lo has perdido todo.

Es con el tiempo que trasciende el balance que te deja el tener una conciencia que piensa.
También es el tiempo el resultado que remuerde por la angustia que muchas veces no es una angustia pasajera.

Son solo los segundos del tiempo los que impiden que unos ojos permanezcan permanentemente cerrados.

El tiempo te juzga porque sigues arrebatando a la noche un pedazo de sus sueños.

El tiempo es invaluable.
No escuches cuando te dice al oído que te equivocaste, porque él también se equivoca a diario.

No desperdicies el tiempo derramándolo como si no valiera nada.
Úsalo para algo mejor en ti.


Poesía.
Miguel Adame Vazquez.
25/01/2017.
17
2comentarios 759 lecturas versolibre karma: 51

Me gritas Indio por mi piel morena

Me gritas Indio por mi piel morena.
Tú gachupín que juzgas a quema ropa mis raíces de tierra negra.
Mi sangre trae su propia historia con un par de océanos con los cuales se divide la gloria.

Y solo el cosmos que dio la fuente de la vida fue el alimento a mi memoria que tú nunca podrás tener.
Aunque trataste de robar la esencia de la verdad de mis antepasados que escribieron la historia.

Me gritas ladino porque no nací en un solo continente blanco.
Pero te digo que el Latinoamericano tiene el amor en su estirpe, en más que un solo banano.
Somos imagen y semejanza de Dios al igual que ustedes también lo son.

Mis antepasados siempre serán los mejores juglares de todos los tiempos.
¿A dónde iremos Nezahualcóyotl poeta de tierra blanca?

Desde que contemplábamos las bóvedas celestiales con observatorios amamos la vida y lo verde del campo que alegre se respira.

Mi abuela amaba la tierra descalza y con sus cantos ancestrales me arrullaba.

Me gritas indio por mi piel mestiza.
Yo solo te grito que no soy mejor que tu. tampoco soy peor que tu.
Soy perseverancia.
Soy pasión.
Soy vida.
Soy Indio Mestizo.


Poesía
Miguel Adame Vazquez.
15/03/2017.
leer más   
13
4comentarios 717 lecturas versolibre karma: 59

Caracola Mix ba’al

Ubicua /

Germinas/

impetuosa secuencia/

fecundo aliento helicoide /

cíclico background virtual reverbera semejanza/

la ostentación del tesoro del micromapa espiral expandiéndose/

a macroescalas destellantes, aurea cadena de las joyas de Indra, entrelaza la inmensidad/

El Péndulo ondulatorio esparce orden de patrones precisos, lluvia de eslabones configurando la escalera del Nautilos elevándose al cielo del enigma./

Voraz absorción de pixeles, autorretratos revelados exponencialmente en cada curva de sí mismo, redimensionan el lienzo, desbordando el mar toroideal como diseño holográfico del entretejido en la sináptica red fractal: El todo siendo todo/

Oscila infinita, desnuda y de ella emerge arte de proporción divina: Pentáculo omnipresente, “El Hombre de Vitrubio” de Da Vinci; el dodecaedro del “Misticismo Nuclear” de Dalí; en el resguardo de los perros Fu, el símbolo de Osiris: “La Flor de la Vida”; nanotubos; pirámides; cúpulas geodésicas y en el tornillo que las sostiene enroscando /

una sola sustancia, exhalación de polvo estelar, herencia genética propagándose en espiral dialéctico símil al camino arterial de una hoja que descubre la radiografía del árbol o bosque en resguardo por las cornamentas aurales de gemelos irradiados en la propagación energética de un átomo o el sistemas solar, constelaciones absorbiendo energía y expulsando imagen y semejanza, análoga en cualquier GIF de las redes neuronales o de los cúmulos de galaxias, la proyección de una misma cara observada bajo la macrolente de la geometría sagrada del multiverso, en un laboratorio/

la bóveda celeste interpreta el vuelo del halcón al ritmo rapaz del enfoque sorpresa; impasibles corrientes en colisión girando derviches remolinos, es El Mevleví de las Olas; el cadente rastro, desliz de venus; en cámara lenta una planta danza al compás movimiento del caracol de la vida; en escala filotaxica la disposición armónica de ramificaciones en los brazos del universo: ADN, venas, flora y cauces de ríos, como alma de guitarra creando belleza vibratoria en cuerdas generadoras del influjo, líquido sonido nutriente de corazones logarítmicos palpitando melodías en girasoles y margaritas, cada brana confluye con algún habitáculo de Fi colmando precisión ilimitada, la perfecta naturaleza, molde en telarañas, corales marinos o en la manzana al unir las intersecciones del símbolo pitagórico donde emana infinito indigerible coloreando una impresión en la contraída pupila humana, conjugándose como luz perdida en la oscuridad de la escurridiza evolución./

Autor: Ninfa Loza.
leer más   
7
5comentarios 673 lecturas versolibre karma: 6

Nunca dejes de intentarlo de nuevo

Se vale abandonar las naves
en un solo olvido
Se puede enloquecer,
pero no quebrarse

Se vale ser feliz con el dolor,
pero nunca abandonar la belleza
que nace con la vida

Se vale vivir en una soledad perfecta,
en un mal recuerdo de domingo

Pero nunca se vale
dejar de intentarlo de nuevo.

Siempre valdrá la pena
persistir nuevamente
en ese bendito anhelo.


Poesía
Miguel Adame Vázquez.
22/06/2017
.
poesiasmigueladame.blogspot.com/2017/06/nunca-dejar-de-intentarlo-de-n
leer más   
25
16comentarios 666 lecturas versolibre karma: 82

Poesía eres tú

Fuiste más que solo el resultado de una voz apagada.
O el inútil intento de acallar a un cielo que cruje en plena tormenta.
Tus letras siempre fueron más que solo un texto en cuatro paredes que se derrumban a cada verso de su triste incomprensión.
Nunca serás canción porque tu poesía fue siempre más profunda que los sentimientos que flotan en la primera línea de la vanidad que es efímera.

Tal vez solo te alcanzo la vida para aliviar un poco el nudo de agonía en su garganta.
Tal vez solo terminaste siendo un pensamiento pasajero en un enjambre de emociones que solo atinaron a equivocarse una vez más.
Tal vez solo fuiste un espejo roto en el vacío de su misma superficialidad que siempre los acompaña.
Tal vez solo te equivocaste al creer que podías ser el vocero de las voces que nunca se atreven a expresar su llanto.

Tal vez solo eres aquella sensación que satisface al delirio para sentirse un poco amado.
Tal vez solo seras esa última estrofa iracunda que se esconde en el temor de los gritos que no conocen.
Tal vez solo conseguiste el recuerdo de una vida cuando todavía era primavera.
Porque nunca te alcanzó el corazón para controlar en él todos sus tristes latidos.

Así que profanaste a la memoria contando historias.
Alimentando al ego diminuto.
Soñando que podías cambiar al mundo con tan solo unas cuantas palabras hermosas.
Tal vez solo fuiste para muchos una poesía prohibida.
Tal vez para otros solo un sin fin de letras rotas.

Para mí siempre serás un poema grandioso.
Un soldado fiel a los recuerdos que reconstruyen la esperanza.
Un proverbio sabio que al leerlo te lleva a un paraíso grandioso de consuelo.
No eres tan solo un montón de palabras en un mundo repleto de oscuridad.

Eres mucho más que solo eso.
Y la historia contará una a una todas tus aventuras.
Que en un verso se atrevió a contar.
Poesía eres tú.


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
22/05/2017.
17
6comentarios 659 lecturas versolibre karma: 77

¿Te acuerdas cuando eras feliz?

¿Te acuerdas cuando eras feliz?

No te importaba que te vieran a mi lado.
Te era muy indiferente las miradas ocultas de las sonrisas falsas.
Mis caricias en tu rostro eran un aliciente para tu hermosa alma.
Mi amor te hacía verte más radiante.

Nunca el tiempo fue lo suficientemente fuerte para poder alejarme de delante de tu presencia.

Las palabras pronunciadas por mi boca solo atinaban a expresar cuánto te amaba.
Era como un sueño que invade de noche y te lleva a imaginar los más sublimes deseos.

Mi corazón te amaba.
Lo hacía con pasión y locura.
Mi mente te vivía noche y día.
Podía escribir millones de versos en un solo día.
Mis ojos que nunca han mentido.
Te decían lo mucho que te necesitaba.
Nuestros cuerpos eran uno solo en la soledad que es la vida.

Pero algo cambio de repente.

Ya mi mano no era una mano deseada.
Tampoco mis abrazos eran un calor que te reconfortara.
Mi piel ya no era el deseo de tu lujuria bendita.
Mi sol ya no era tu sol que iluminara la sonrisa.
Mis palabras eran para tus oídos solo letras necias.
Te volviste sorda para mi boca.
Y ciega para mí alma.
Me tenías de frente y no me querías ver cómo buscaba la forma de poder agradarte.
Me humillaba para que me amaras y solo conseguía tus infamias.

Y los días empezaron a ser días muy largos.
Y la soledad se convirtió en mi única compañera.

Las noches interminables a tu lado.
Se convirtieron ausencias solas.

Mi amor que el corazón derramaba a cántaros.
Se fue secando al llenarse de amargura.

Y todavía te atreves a preguntarme
¿Que pasa con mi vida?

Ahora mi rostro no refleja la alegría.
Soy solo un pedazo de dolor que llora por tu presencia vacía.

Pero en esta historia de nuestras vidas.
Todavía no se escribe la última letra.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
02/12/2016.

poesiasmigueladame.blogspot.com/2016/12/te-acuerdas-cuando-eras-feliz.
17
1comentarios 635 lecturas versolibre karma: 57

Déjame

Déjame recorrer tu cuerpo con una sola mirada
Y recordar tu aroma dando un suspiro.

Déjame llenar tu vacío que es más grande que el entero mundo.
Y sanar de amor los muchos atardeceres húmedos que lloraron al ver tus sueños caer hechos añicos al suelo.

Déjame acompañar a tus libélulas nocturnas que dejaron atrás su vuelo a cambio de poder evitar el trago amargo de la soledad y la desdicha.

Déjame volver a ver tu sonrisa que desnudo mi alma.
Y simplemente seguir haciendo como si no pasara nada.

Déjame sentirte con un abrazo tibio.
Para engañar a mis ojos.
Y que estos no revelen con la luz mis verdaderos motivos.

Déjame dormir hasta saciar mis desvelos.
Y despertar sin tu sonrisa solo dibujada en mis sueños.

Déjame seguir viviendo en la rutina estéril en donde la música es mi única musa.
Porque yo te seguiré escribiendo a millones de estrellas.
Hasta que una de ellas se fugue del cielo y pueda iluminar nuevamente a mi cuerpo.

Déjame vivir un día más por lo menos.
Porque así sabré que ha valido la pena todas mis noches esperando por ti en desvelo.

Déjame poder recordarte intacta.
Justamente como simplemente yo quiero.
Y vivirás eterna en todos mis versos.
Te escribiré siempre sublime.
Como mi único sueño.
Nadie podrá robarte de mi corazón.
Porque eres mi único recuerdo.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
24/05/2017.
leer más   
17
2comentarios 611 lecturas versolibre karma: 66

No sé

No sé…

No sé si puedo atreverme contigo,
arriesgarme y lanzarme al vacío.
No sé si estarás para recogerme si caigo,
sentirme segura, sin miedo al olvido.

No sé si puedo enamorarme de ti,
entregarte mi corazón sin medida.
No sé si confiar en tus palabras,
cuando no puedo creer tu mirada.

No sé si puedo arriesgarme a amarte,
quererte con mi alma rota y dolida.
No sé si me mientes o me engañas,
si me ocultas lo que sientes, si no hablas.

No sé si puedo entregarme al deseo,
cuando mi alma insegura desconfía.
No sé si odiarte o abrazarte y besarte,
olvidar todo y cerrar mis heridas.

No sé…
41
14comentarios 610 lecturas versolibre karma: 46

El dolor sigue ahí.

El dolor sigue ahí
Intacto.
Punzando en las heridas más frescas de una desdicha.
Sin olvidar el trauma que causó a la memoria que nunca olvida.

El dolor sigue ahí
Viviendo de la imagen que grabó en cada una de tus palabras.
Conservando cada golpe que sembró a tus emociones.

El dolor sigue ahí
Con el mismo fulgor que lastima a tu tierno amor propio.
Jugando con cada momento que marcó a tus sueños.

El dolor sigue ahí
Es tan real y vivo como cuando tus manos eran pequeñas y no podían sujetar la manija de la puerta del mismo tiempo.

El dolor sigue ahí
Merodeando a las calumnias que sepultaron tu ego.
Esperando devorar los restos de tu última esperanza de lograr algo bueno.

El dolor sigue ahí
Pecaminoso
Evitando la bondad que nace en tus adentros.

El dolor sigue ahí
Matando poco a poco y en silencio a todas tus expectativas de poder nacer de nuevo.

El dolor sigue ahí
Sin ocultar las verdaderas intenciones contigo.
Nunca le ha importado el tener que dañarte.
Para el dolor nada de ti es nuevo.

Venzamos el dolor con un poco de amor y comencemos de nuevo.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
25/05/2017.
leer más   
17
12comentarios 606 lecturas versolibre karma: 78

Erase una vez en luna llena

Dicen que en octubre
brillan las mejores lunas llenas
que deambulan los sueños en ellas
revelando la vida y cubriendo con amor las penas.

Dicen que en octubre
no se pueden ocultar más ya las sombras
y que las miradas sueñan con ser cómplices
de un pasado que solo se aleja.

Dicen que en octubre
podré contemplar mis versos desnudos
libres de tantas mentiras
que quieren ahogar a mis letras.

Dicen que en octubre
el espesor de la bruma disimula tu ausencia
y que en la oscuridad de la noche
en su premura el amor simplemente me llega.

Dicen que en octubre
brillan las mejores lunas llenas
yo solo sé que desde ese otoño pasado
somos solo uno amando en veinticinco primaveras.

Erase una vez una historia sencilla
hermosamente contada por la luna llena,
han sido años maravillosos
llenos de una vida contenta y plena.


Poesía
Miguel Adame Vázquez.
10/10/2017.

A mi amada compañera de toda la vida, por nuestros veinticinco años inseparablemente juntos ganando todas las batallas.
34
42comentarios 596 lecturas versolibre karma: 81

¿Y quién cuidará de ti?

Has llorado casi toda una vida sin saber porqué.
Tú tristeza es como cuando empieza a llegar la noche en tu misma mañana.
Días buenos y días malos son solo parte de una historia prohibida.
No encontraste o no quisiste encontrar una salida que te condujera a la paz tan anhelada.

Tu vida siempre fue una historia de medias cuartillas.
En donde tus ojos hinchados por no poder dormir fueron una huella imborrable de la desdicha que vive en tu forma de sobrevivir.
Es triste saber que no todos pueden ver la tristeza que se acumula bajo tus hombros cansados.
Pero es más triste saber que solo la ignoran.

Tu hermosa sonrisa ahora es solo una anécdota llena de dolor y melancolía.
Porque siempre deseaste compartir tus sueños con quien tú corazón amaba.
Ese amor era capaz de detener el tiempo con tan solo un abrazo sincero.
Pero el amor voló sin retorno a otro nido.

Quisiste esperarlo sin el sabor de una angustia que deja al corazón detenido.
Pero siempre fue demasiado tarde, porque eras tú y no él quien estaba atada a otro cariño.
Siempre para ti fue mayor el amor de una hija a su madre.
Tal vez solo fue el designio imborrable de los que decían decirse ser tus hermanos.

Tú fuiste la elegida por el favor de su desgracia para cuidar los años que le quedaron de vida.
Lo aceptaste sin reparos, como quien lo desea de buena gana.
Nadie te dijo que quién te otorgó el privilegio de vivir el don de la vida te acompañaría hasta el ocaso de todos los tiempos.
Ahora tu cuerpo ya no resiste más por retener tanto amor guardado solo para otros.

Y como un maleficio tu carne empezó a morir poco a poco.
Esa fue tu respuesta sin ninguna palabra.
Ahora solo te resta preguntarte si morirás antes que tu amada madre.
Ahora solo me pregunto entonces, quién cuidará de ti.


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
16/04/2017.
17
10comentarios 589 lecturas versolibre karma: 70

Cuando me amas

Cuando me amas
el mundo se ilumina,
mis letras son más bellas,
hablan palabras de amor.

La mirada llena de luna,
la sonrisa embellece mi rostro,
mis labios te anhelan,
la boca sedienta de ti.

El corazón acurrucado en tu abrazo,
mis manos deseosas de caricias
que hablan silenciosas,
borrando las dudas sin gritos,
erizando la piel de sentir.

Cuando me amas
mis días son segundos,
la vida es un suspiro,
el tiempo eres tú.

Mi alma se eleva hasta el infinito,
se impregna de polvo de estrellas,
brilla llena de luz.
Cuando me amas…
15
3comentarios 587 lecturas versolibre karma: 44

Las últimas lágrimas se fueron al cielo

Las últimas lágrimas se fueron al cielo,
alcanzaron la luz que destella fulgores
en una oscuridad que se inunda
de un vacío impaciente.

Ahora miramos el cosmos
cómo sencillos mortales,
ignorando la grandeza de Dios,
como si fuera ajeno a nuestra naturaleza humana.

Hablamos de Dios en la hora que duele,
cuando la palabra es un gesto afligido,
cuando amamos con la ternura de una cría
a su madre en la ausencia del calor
y el arropo del frío.

Hablamos de Dios con odio y martirio,
como si solo fuéramos un hijo perdido,
olvidándonos de él cuando en la carne
reflejamos un deseo marchito.

Hablamos de Dios en las horas
de un recuerdo que tuerce a la conciencia
porque no sabe cómo sanar en el olvido.

Pronto estaremos mirando
el mar en su azul envidiable,
sintiendo el cálido abrazo del sol
cuando acaricia al frío.

Pronto tendré el pretexto perfecto
para olvidar en un rincón mis pensamientos,
ahí las últimas lágrimas no tendrán
el tiempo de evaporarse para regresar
como un río y regar a caudales a la mejor
versión de mi tierno cariño.

Solo el cosmos es un silencioso testigo
de la grandeza eterna ante las últimas lágrimas
que se fueron al cielo.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
01/08/2017.
22
13comentarios 586 lecturas versolibre karma: 103

El silencio

El vacío llenó el silencio de mi cuerpo marchito
fueron tantos los momentos que se fueron rompiendo
que nunca me di cuenta de ello,
lentamente se fueron convirtiendo en cenizas
y arena que se acumula en el reloj del tiempo.

Sí que me rendí sin oponer resistencia,
no soporté a ese cansancio que con tanto
peso recayó sobre mí rota adversidad,
nunca aprendí a disimular a todas esas preocupaciones
que tenuemente me fueron extinguiendo.

Mutilé sin remordimientos a todas las preguntas
que me incomodaban
y que no me permitían saberlo todo
fue lo más sabio ante la duda que amarga
solo me quedé con las palabras que son valientes,
ellas nunca dudaron ni un ápice en desnudarse
de la vergüenza de una intemperie impaciente.

Tal vez solo fui testarudo y en mi necedad repetí
los mismos errores de siempre,
tal vez esta vez fue diferente,
yo mismo recogí todos los pedazos
que la incertidumbre dejó regados por todos
los pensamientos que no soportaron
así como así simplemente perderme.

No puedo comprender por qué tú a veces te vences,
yo también he estado muchas veces
en ese último lugar de un precipicio infinito,
sin ninguna luz que me enseñara el camino
para no caerme de frente,
nunca vacilé en el sacrificio con tal de que tú
pudieras respirar nuevamente.

Se nos acabó el tiempo y a diferencia de ti
yo nunca le vi el caso de tener que lamentarme
por lo que no pudo ser, por lo que no fue,
nunca supe a ciencia cierta por qué los otros
quisieron que tú fueras de esa manera.

Ya no tiene caso recordarlo, seremos historia,
definitivamente solo un relato que se cuenta
entre los rumores vanos,
una anécdota que se evapora en los segundos inmediatos,
eso seremos ahora que a nadie más le importa
el desenlace de nuestra poesía rota.

Solo me queda las ganas de saber un poco más a ti,
antes de que me convierta en un poema
que vivió en el breve espacio entre tus ojos
y la única verdad que se atrevió a desafiar a la costumbre que con tantos siglos se apoderó
de mi perseverancia sin tan siquiera parpadear.

El vacío seguirá llenando el silencio de mi cuerpo marchito, lentamente se irá convirtiendo
en cenizas y arena que se acumulan
en el reloj del tiempo de lo que pudimos ser algún día
y nunca más lo fue.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
10/09/2017.
18
6comentarios 583 lecturas versolibre karma: 84
« anterior1234