Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Haiku (la banca)

Ocaso gélido.
La banca bajo el árbol
de ramas secas.



@AljndroPoetry
2018-ene-19
leer más   
5
1comentarios 6 lecturas versolibre karma: 90

Senryu (otro universo)

A la distancia
de diez mil soles, tú.
Otro universo.



@AljndroPoetry
2018-ene-19
leer más   
7
1comentarios 39 lecturas versoclasico karma: 97

Realidad # xxxiii

Le he dado la vuelta a la página
de nuestra historia,
la he arrancado ya del libro de mi vida
imaginaria número treinta y tres;
la hice un bollo disformemente arrugado
y la he encerrado en un cofre
bajo mil cerrojos,
cuya única llave maestra
he lanzado al fondo de la laguna negra;
se la ha tragado el monstruo
que vive allí.

En su desespero
los precipicios despellejados
desde sus hondas profundidades
no saben si lanzarse en caída libre vertical
o deslizarse por un tobogán oblicuo
hasta los pináculos de mi alma
imaginaria número treinta y tres.

Que alguien me preste una desengrapadora
para desengrapar las grapas engrapadas
en esta boca rota tatuada en mi garganta;
boca que clama por vomitar
un grito que se ahoga
en las cataratas de enjuague bucal
que ciegan mi espiritu
imaginario número treinta y tres.

Los espejos ya no reflejan
los espejismos;
se ha esfumado el hálito de vida
que atizaba el aura de mi esencia
imaginaria número treinta y tres.



@AljndroPoetry
2018-ene-18
leer más   
20
6comentarios 75 lecturas versolibre karma: 121

Noche de luna (@horten67 & @AljndroPoetry)

La blanca luna
lunar del firmamento
brilla brillante,
opaca estrellas y astros
mientras canta a la noche.

Broche nocturno
prendido en este manto
luz azabache,
tu reflejo en el río
tiñe de blanco y plata.




@horten67 & @AljndroPoetry
2018-ene-18
leer más   
17
20comentarios 134 lecturas colaboracion karma: 102

Senryu (lunas miel)

De noche brillan
mil soles en las lunas
miel de tus ojos.



@AljndroPoetry
2018-ene-17
leer más   
13
4comentarios 45 lecturas versoclasico karma: 129

Laberintos de sonetos con mil memorias (@sarrd8r & @AljndroPoetry)

Los años fueron deshojando sus pétalos;
a veces lento,
a veces veloz como relámpagos sin trueno.
Como roedor de laboratorio
recorrí los laberintos de la vida
a tu búsqueda, siempre a tu búsqueda...
mas alguien me fue cerrando todos los caminos
hasta que mis neuronas de hombre-ratón
no supieron evocarte más.

En mi regazo recojo los años,
haciendo ramos de nostalgias,
solicitud de sondeo preso del recuerdo,
apagando la luz de tu mirar,
la voz exiliada al eterno olvido,
en estaciones que únicamente deshojan ahogos,
sonetos con mil memorias y un solo rostro,
escondiéndome tras la sonrisa celada,
zancadilla de la perpetua constante.


Las raíces se han ido secando,
el árbol de la vida
llora sus hojas y su tristeza,
sin copa se va quedando;
el río rebosa peces muertos,
sobre mi cabeza solo nubes plomizas,
tempestades y vientos huracanados,
no hay solaz, ni esparcimiento.
Sin ti: solo vacío, solo sufrimiento.

Decapando mi piel de barro
para acabar en el yerro de mis entrañas,
navío a la deriva por las olas de las dudas,
dique que vació el amor, brújula marcando la salida,
careo de mi felicidad con el pavor a peregrinar,
de no estar a la altura de tus ojos de miel,
espada sutil que deshuesa mi alma,
dejándome en el tártaro del abandono.




@sarrd8r & @AljndroPoetry
2018-Ene-17
leer más   
18
18comentarios 125 lecturas versolibre karma: 115

Senryu (soles, luciérnagas)

Se me apagaron
cada uno de los soles;
y las luciérnagas.



@AljndroPoetry
2018-ene-16
leer más   
18
3comentarios 64 lecturas versoclasico karma: 127

Senryu (drops from heaven)

From heaven those drops,
tears in the sky of your eyes,
your tender sadness.


@AljndroPoetry
2018-ene-15
leer más   
14
10comentarios 79 lecturas english karma: 113

Senryu (otoños sin ti)

Y me llovieron
tantos otoños tristes;
y nunca tú.



@AljndroPoetry
2018-ene-15
leer más   
28
14comentarios 97 lecturas versoclasico karma: 117

SEPTEM PECCATA CAPITALIA V, VI (@MiguelAdame, @Alex_richter-boix, @Transmisor_d_Sinestesias & @AljndroPoetry)

V - INVIDIA -

Que le cubra una costra de sal
que le desatienda el aliento
que los pies se le hagan astillas
despierte rodeado de peces muertos
y se le rompa el cuenco de las manos
que su luz pase a ser mia.

Pincho y pincho con alfileres de tirria
la cabeza, los ojos, extremidades
y hasta el ombligo de este muñeco Vudú
que me he hecho a imagen y semejanza del vecino.
!Qué no soporto que en su maldito jardín
florezcan las mejores margaritas!

Cerrado el día, con la luna rajando el cielo
camina a la deriva cual figura de buey deshuesado
siseando, sonríe
saluda, me tiende la mano, [desgastada]
habla, es musical, cadencia, canción
y yo quiero ser él
y que él deje de ser él
y sólo yo ser armonía.

Y la noche me anega, y la luna me ciega,
mil vueltas en la cama, nada me sosiega,
no me aguanto su pasto más verde,
su perro más fino,
le alumbran los mejores rayos de sol,
la lluvia nunca lo moja.
Su mujer de medidas perfectas y ojos de cielo.

Soy la marca del descenso al mar profundo
mi piel me pesa, por no quererla,
por ser un puñado de deseos de un otro
de una lengua y palabras ajenas
que escapan a mi cacería ante un espejo:
vidrio pulido descarado,
reflejo infiel
que me va enterrando.

Me oprime el agobio de kilotones de rabia inventada,
se me clavan mil dagas de una desolación fantaseada,
esta camisa de fuerza no me deja tomar en mis manos
el regocijo que este mundo me brinda cada día,
solo puedo sufrir, porque a otros obsequia su alegría.


VI - AVARITIA -

No acabas de darme el brebaje
y ya siento ansiedad de poseer
de no desprenderme de nada
Materialista perfecta eres, ¡Bruja desquiciada!
mueves al alma con hilos de codicia...

Placer de tesoros escondidos es mi deseo
avaro desenfreno que carcome mi mesa
porque ella es solo mía
y bajo la miseria lo tengo todo
desde lo alto del brillo monetario tú no serás más nada.

¡Y nada, nada puede negárseme! nada hay, que no quiera poseer...
Nada, no hay nada más que mis ídolos de oro...
¡Nada puede faltarme, nadie con mi jerarquía!
¡Nada, nada de miserias en mi haber, ninguno de mis soles será escaso...!
Ninguna de mis noches probará la miseria.

Lo tengo todo, porque tu no tienes ya nada
es mio el sol que brilla en una ventana dorada
tus pensamientos son rastrojos sin vida
ante mí majestuosa palabra
soy el dueño de tu respiración apagada.

Pienso en... Cuantos cientos de denarios quedan por poseer?
¿¡Cuántos más en ésta perfecta existencia?!
Sin cederle uno sólo a la causa que no me beneficie!
En la frente llevo tres sellos grabados, tres sellos miden la vida:
"¿Cuánto poseo?"... "¿Cuánto cuesta?"... y "¿Cuánto gano?"...

Cuerpo avaro que todo lo posee en un día
tesoro persa que nunca más será afligido
monedas doradas que opacan tu brillo
deseo que quema formando un martirio
avaricia acabada, codicia que no tiene desquicio.


~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
SEPTEM PECCATA CAPITALIA
(V - Invidia, VI - Avaritia)
Mesa Compartida:
Miguel Adame, Alex Richter-Boix,
Transmisor d Sinestesias & Alejandro Poetry,
leer más   
21
49comentarios 252 lecturas versolibre karma: 106

Al otro lado del revólver

Al otro lado del espejismo
alumbra un sol negro...

al otro lado de la colina
una lluvia ácida brota del árido subsuelo...

al otro lado de la tierra prometida
las promesas son de vidrio irrompible
a prueba de balas de grueso calibre;
sin embargo,
todas están hechas trizas en el suelo...

al otro lado del mar
los iceberg de certezas
deshielan todas las fantasías;
los pingüinos ya no visten de etiqueta...

al otro lado del universo
la hondura del tiempo
y la dilación de la anchura
están hechas de la misma sustancia...

al otro lado de esta realidad
se calcula el límite
de cada individuo que tiende al infinito,
y el resultado es el TODO mismo...

al otro lado de la borrachera
más allá de los sembradíos de agave
y sus filosos aguijones,
la sobriedad agazapada
asecha mi vida...

al otro lado de la vereda
y en sentido contrario
estás tú,
y de este lado estoy yo;
y nos separa
la contradicción irreconciliable
de la paradoja...

al otro lado del revólver
estoy yo,
y de este lado
mi otro yo
está apretando el gatillo.



@AljndroPoetry
2018-Ene-15
leer más   
21
11comentarios 101 lecturas versolibre karma: 119

Reminiscencia de invierno (parte VII - final)

Ese lunes por la mañana Salvatore llama a Alessandra camino a su trabajo. Le dice que es vital conversar esa misma tarde. Le pide que salga temprano y que lo acompañe al parque pues tiene cosas muy relevantes que contarle sobre su viaje a Monterrey. Alessandra queda sorprendida de saber que él anduvo en Monterrey el fin de semana y le dice que ella también tiene información muy extraña que compartir con él sobre una charla que tuvo con doña Juana el día sábado. Alessandra no tiene que rogar mucho a Claudia para que la cubra esa tarde; después de lo que ambas vivieron en la cocina de doña Juana, sabe que es crucial esa cita. Salvatore por su lado, pasa muy mal rato rogando a su jefe que le deje salir temprano, una vez más; inventa alguna cita inesperada con el IRS, y en Estados Unidos ese es siempre un tema de respeto; de mala gana, el jefe accede. En el parque, los copos de nieve caen con una tristeza, como si tuvieran el augurio de que esa tarde, alguna hermosa historia de amor, podría acabar. Alessandra y Salvatore caminan de la mano, se miran fijamente a cada rato mientras lo hacen; ninguno comienza tratando el tema grave que necesitan abordar. Hablan de nimiedades. Se preguntan del trabajo. De como van las ventas en la pastelería. De como están los clientes de Salvatore. Finalmente se sientan en una banca, respiran profundo y Alessandra le cuenta todo lo sucedido donde Juana. Salvatore por su lado, le cuenta los increíbles hallazgos de Solomon en los archivos de Remembrance. Ninguno de los dos quiere dar crédito a las historias que cada uno cuenta y a la increíble coherencia y consistencia de ambas. Alessandra llora mientras cuenta su parte, las lágrimas caen al suelo como granitos minúsculos de hielo. Salvatore tiene una cara de aflicción imposible de esconder. Ambos deciden ignorar todo lo que han investigado. Simplemente no pueden dar crédito que el uno o el otro se haya hartado de la relación y del intenso amor que vivían.

Los meses pasan volando. En menos de diez días Alessandra rompe definitivamente con Salvador, su prometido. Le cuenta que ya sabe toda la verdad y Salvador no opone ninguna resistencia. La abandona de inmediato, sin drama. En menos de un mes, ella se muda al apartamento de Salvatore. El mes siguiente dan rienda suelta a su pasión. Las noches no les alcanzan, pues el deseo y el amor les desborda. Los primeros meses son de idilio total, se enamoran tan profundamente, como nunca antes lo habían estado. A partir del cuarto mes, algo empieza a ir mal. Todo lo que investigaron meses atrás empieza a hacerse realidad, inclusive una realidad más dramática que lo que les habían contado. Alessandra desarrolla paulatinamente una codependencia muy intensa y maliciosa. Empieza a tener un comportamiento compulsivo, obsesivo y controlador. Salvatore la ama desesperadamente y aguanta con valentía todo lo malo que se viene. Sus encuentros sexuales no menguan ni un ápice a pesar de todo. Una tarde cualquiera de sábado, volverían al apartamento a las tres de la tarde y pasarían desnudos hasta la media noche, devorándose el uno al otro, con o sin coito; y la cantidad y calidad de sus orgasmos es algo fuera de este mundo.

A los seis meses todo ha concluido. Salvatore se ha mudado de ciudad, ha puesto una orden de restricción contra Alessandra. Ha viajado a Monterrey a hacerse un borrado voluntario de memoria, olvidar a Alessandra y todo lo que tenga que ver con ella, otra vez. Alessandra pierde toda cordura, literalmente. Se le diagnostica algún tipo de demencia. Es recluida en un centro especializado para recibir el cuidado y tratamiento que corresponde. Claudia se encarga de todo. Las ganancias de la pastelería son suficientes para cubrir con esos gastos y aunque no lo fueran, Alessandra es su amiga del alma. Sufre mucho por ella. La visita todos los sábados sin falta. En cada visita, Alessandra le cuenta sus delirios de relación con Salvatore, una que aún no termina; le cuenta como él la visita a escondidas todas las noches, se mete a su cama y le hace el amor toda la madrugada. Y siempre se despide diciendo que la ama con toda su alma, que pronto la rescatará de esa clínica, que ya casi desbarata toda la organización de Remembrance, y cuando concluya, ella será liberada y vivirán felices para siempre. “Salvatore, te amo”, es lo que ella siempre le dice al verlo salir por la puerta de su habitación.

Seis meses atrás, esa noche de domingo, Salvatore llega casi en automático a la casa de Solomon, al sucio y lúgubre sótano donde vive. Por el camino lo asalta la incertidumbre, la ansiedad, el desespero. No puede creer que su historia con Alessandra no acabe de comenzar, que ya tengan esa historia previa. Esa historia tan extraña, y que inclusive ni esa historia es verdadera, según lo que Solomon le ha anticipado por teléfono. ─Tú y Alessandra nunca han estado juntos. Nunca se conocieron en verdad. ─le dice Solomon─ todo comenzó con un concurso que ambos ganaron en alguna red social, alguna encuesta que llenaron y salieron favorecidos con unas vacaciones de ensueño ─Solomon continúa relatándole ese mecanismo que Remembrance utilizó en el pasado, unos tres años atrás, cuando su tecnología estaba en versión beta. Y le cuenta como las dichosas vacaciones de ensueño eran en realidad una prueba beta de implantarles los recuerdos de unas vacaciones. Que coincidentemente Salvatore y Alessandra eligieron Milán como destino de su viaje vacacional. Lo que Remembrance hizo sin su autorización fue agregar la experiencia de romance fugaz, y para que ésta fuera más intensa cruzaron sus dos personajes. Cada uno había sido la experiencia romántica del otro. A decir verdad, había un buen nivel de seguridad en la experiencia, estaba garantizado que el romance sería superficial y temporal y que sembrarían en ambos un sabor de haber sido algo bello, pero que no iba a tener trascendencia alguna. Tiempo después, algo inaudito ocurrió. Los recuerdos sembrados en cada uno de ellos empezaron a crear nuevos recuerdos, unos que no fueron implantados, y que obviamente tampoco correspondían a ninguna realidad. Esos nuevos recuerdos incluyeron la continuidad de su relación de vuelta en Estados Unidos. Y un breve periodo de un año en el que se amaron con una intensidad, como ninguno había experimentado en su vida real, al punto de hacer planes de casarse. La relación ─en la virtualidad de sus nuevos recuerdos─ sin embargo, se deterioró porque Alessandra desarrolló una obsesión maliciosa y un síndrome de bipolaridad que hizo que continuar juntos fuera poderosamente peligroso para ambos. Si bien la relación que su cerebro inventó a raíz de los recuerdos primarios implantados no era 100% idéntica para ambos, los puntos de coincidencia eran asombrosos. En la vida real, dos personas no recuerdan una relación 100% igual tampoco, cada quien le ve sus matices y la ve a través un cristal distinto. Todos los participantes de la prueba beta eran monitoreados quincenalmente por personal calificado de Remembrance y al detectar esa anormalidad los invitaron a ambos, cada uno en fechas distintas, a realizar otro viaje a Remembrance, donde se les contó la verdad de lo que les acontecía y al descubrir ambos que todo era una farsa creada en su cerebro, optaron por un borrado total de toda la experiencia: De los recuerdos que nacieron espontáneamente, del viaje original a Monterrey, de las vacaciones inventadas en Milán, del romance fugaz, de todo lo concerniente al tema. Y para hacer verosímil todo el tema y liberar de responsabilidades a Remembrance les pidieron que grabaran los videos falsos en que ambos confirmaban haber tenido una relación real, que se tornó dolorosa y decidieron borrarla de su memoria. Alternativamente, había unos video reales de todas las sesiones que habían tenido con ellos; estos últimos eran ultra-secretos y estaban encriptados con criptografía cuántica, indescifrable para el mortal promedio; mas no para Solomon. Como parte de los servicios de borrado, Alessandra optó por el detalle de conocer un nuevo novio de inmediato, alguien que sagazmente la conquistara y le propusiera matrimonio, y que tuviera un nombre similar al de Salvatore. De allí surgió Salvador. Por su lado, Salvatore optó por que le sembraran un desgano y apatía total hacia una nueva relación, prefería quedarse como un lobo solitario. Doña Juana y algunos otros personajes, eran personal de Remembrance, que se aseguraban de lo verosímil de las historias, y ante el encuentro inesperado de Salvatore y Alessandra, activaron un plan “B” que hiciera creíble la cuartada de Remembrance en todo el tema ─¿Tienes una memoria USB que me prestes? ─pregunta Salvatore─ cópiame allí todos los videos por favor, me los llevo para revisarlos nuevamente con calma esta madrugada ─. Solomon hace la copia y lo despide con un efusivo apretón de manos, de alguna manera le había cogido cariño a Salvatore ahora, a pesar de la falta de empatía que caracterizaba a Solomon. Salvatore regresa a su casa, conduce con mucha calma, como sedado, como hipnotizado. Los videos vistos pasan por su cabeza una y otra vez, dando punzadas en su corazón, cada vez más fuertes. “Alessandra, te amo”, susurra mientras conduce por la larguísima autopista que lo lleve de regreso a su hogar vacío, un hogar donde Alessandra, en la realidad, nunca tuvo parte.


FIN.


@AljndroPoetry
2018-ene-12
18
14comentarios 145 lecturas relato karma: 115

Senryu (besos miel)

Mi mundo entero
el aire de tu boca;
tus besos miel.


@AljndroPoetry
2018-ene-12
leer más   
20
5comentarios 107 lecturas versoclasico karma: 107

Palabras y garabatos

Se me cae un racimo
de palabras
sobre el blanco papel;
garabatos,
piezas
de rompecabezas,
o células muertas
de mi piel.

Tu nombre,
el mío,
tu historia,
la mía;
vórtices,
vértices,
remolinos;
curvas concavas
y convexas
imposibles de casar.

No hay musas,
no hay versos,
no hay lira;
ni ríos,
ni bosque,
ni mar,
ni pajarillos;
no hay sinfonía,
ni melodía...

no hay poesía.



@AljndroPoetry
2018-ene-12
leer más   
17
13comentarios 120 lecturas versolibre karma: 113

Senryu (infinito)

Es que a infinito
me sabes; corazón
de lluvia y viento.



@AljndroPoetry
2018-ene-9
leer más   
21
8comentarios 85 lecturas versoclasico karma: 121

Senryu (cabálgame)

Sí, sí, cabálgame
hasta el sol. Rompa el alba
tu lecho miel.



@AljndroPoetry
2018-Ene-9
leer más   
13
4comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 114

de Venus aMarte

Yo es que soy de Marte
en busca de una vereda
de losas de luz lunar
o de una jungla
de lianas de polvo sideral
que me lleven hasta allá,
hasta ti.

Y galoparé por las avenidas plateadas
de las estelas de cometas
en lomos del centauro de Sagitario
hasta llegar allá, a Venus,
hasta llegar a ti, mi Venus.

Y eclipsaremos
todas las lunas satelitales
y todos los soles astrales
con el fulgor de nuestros besos
de millones de lúmenes de intensidad;
y nos bañaremos en la tina
de leche tibia de la Vía Láctea
con los pétalos de luciérnagas
que tintineen
desde la poética oscuridad
de la bóveda celeste.

Tú y yo.
Venus y Marte.
Sinfonía cósmica.



@AljndroPoetry
2018-Ene-10
leer más   
16
13comentarios 104 lecturas versolibre karma: 111

Senryu (soles)

Llena de soles
mi universo interior;
amada mía.


@AljndroPoetry
2018-ene-8

leer más   
23
16comentarios 138 lecturas versoclasico karma: 123

En el núcleo

Estoy aquí en el núcleo
de este sol de mi existencia.
Me siento denso y decadente
rodeado de este plasma brumoso
que me impide ver con claridad
que hay más allá de un quinto
de radio del astro que me habita.
Una estrella que no alumbra, ni entibia,
sino que abrasa y consume
con la intensidad de más de diez mil
millones de grados Kelvin.

E inmerso en esta temperatura
de mil infiernos,
yo siento frío,
una gélida sensación de vacío,
de una ausencia,
la falta de una presencia,
la carencia total de esencia,
la víspera de la muerte
de un océano de pétalos
cuyas margaritas no natas
se encuentran en peligro de extinción.

Y estando aquí ya no me acuerdo:
si soy humano o soy sol,
si soy frío o soy calor,
si soy polvo o si lo fui o lo seré,
si soy mortal o soy un dios...
y es quizás, todo eso, simplemente,
sea parte de la misma ESENCIA.



@AljndroPoetry
2018-ene-7
leer más   
26
24comentarios 170 lecturas versolibre karma: 134

Senryu (el tren)

Ya se ha ido el tren.
Duermen mis sueños blancos
sobre los rieles.


@AljndroPoetry
2018-ene-5
leer más   
13
5comentarios 78 lecturas versoclasico karma: 126