Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Si te dijera

No tengo nada.
Mi garganta vacía se estremece
ante el rugir de un mundo infértil
que le hace mofas desde adentro.

Se disuelven los minutos
como los pétalos calcinados
de una margarita que murió de miedo.

Y el sol se hace polvo,
sus cenizas viajan sin casco
y estallan al caer en la tierra,
la tierra seca de este silencio.

Soy tan frágil…
Un pergamino que se desvanece
y agoniza por esculpirse en tu mirada
por ser río, y roca, y canción…

¿Qué harías tu
con estas gotas diminutas
que lloran por surcar tu espalda…?

¿Qué harías tú si te dijera …
Qué harías con tanta verdad… ?




Dee Dee Acosta
leer más   
16
20comentarios 90 lecturas versolibre karma: 101

En brazos del regreso

Tantos años fueron
en los que tus entrañas fueron mi casa,
y reíamos
y llorábamos
nos indignábamos
pero te amaba en gran silencio.

Hoy caminé por tu piel
me sentiste de nuevo,
te sentí
porque cada una de tus células
penetra en mi respiración.

Tu verdor de cielo mojado,
tus curvas frondosas
cubiertas de niebla
con esa grandeza
que me da vida,
que me protege
y me envuelve en cristales de rocío.

Tu blancura tan fría
como en esas mañanas de octubre
donde me empapabas las ansias
y me arrullabas los desvelos.
Y es curioso mirarte así,
con ojos de lejanía
y contarte que me he hecho unas alas
con cada una de tus gotas de tinta,
con tus palabras y tus fibras
porque para eso te conocí.

Hoy,
soy otra de tus aves,
siento más mío el trino
que se mece en tus hojas
y percibo con dulzor
tu perfume de juventud
en frascos ajenos,
el mismo que ayer brotaba
de mis pupilas encendidas;
esencia que se quedó impregnada
en todas tus maderas,
la corteza de tus vísceras,
la fuente de tu savia.

Eres tú
y soy yo.
Y nos sonreímos distinto,
nos pintamos los labios de añoro,
y nos pusimos rimmel de victoria,
de ciclos cerrados.

Te abrazo,
y te vuelvo a vivir,
me acaricias con tu aliento de siempre.
Siempre estarás aquí,
mientras yo vuelo.

Nunca antes supe
lo que se sentía volver a nacer.



Dee Dee Acosta

Una visita a mi alma máter (imagen)
leer más   
14
11comentarios 100 lecturas versolibre karma: 87

Convergente

Y es que las líneas
siempre convergen en un punto...

Y es allí
donde toda la luz creada
resplandece...

En miradas,
que se convierten en sonrisas;

Sonrisas,
que se convierten en besos

Y besos...
que se transforman en vida
y son vida
que crece, que nutre,
que sigue siendo luz
y se expande...

Cascadas que no se detienen,
cristalinas, resonantes
como piedras preciosas que cantan
y llenan la tierra de risas...




Dee Dee Acosta
leer más   
18
19comentarios 99 lecturas versolibre karma: 90

Correr o esperar

No sé si correr
detrás de esos faros que vuelan,
luces que titilan en la bruma
con aleteos de colibrí
y destellos fantasmales.

No sé si correr o esperar.

Esperar que vengan a mí
por aquello de la naturalidad
de los mundos que se revelan,
los rayos de luna que han llenar
los espacios vacíos de cada alma.
Un río que fluye, sin detenerse
sin caducar,
y que tarde o temprano
pasa por cada puerta.

Esperar y respirar.

Respirar y sorber el aroma
de cada uno de los colores,
de los fragmentos de vida
que revolotean en el lienzo azul,
para no llevar la mochila vacía
cuando me toque atrapar momentos.

Y entonces aprender

Que hay minutos para correr
y otros para esperar.
leer más   
20
25comentarios 123 lecturas versolibre karma: 93

Senryu

Nacen mil soles
de tus sonrisas vivas;
Luz que acaricia
leer más   
16
10comentarios 60 lecturas japonesa karma: 91

Müki

Cuevas rocosas
refugio a la marea.
Aire y salitre.






Dee Dee Acosta
leer más   
12
14comentarios 77 lecturas japonesa karma: 107

Blanco

Blanco.

Para creer, para entender
hay que pintarse de blanco.
Y no arrancarse la melanina,
sino envolverse en las nubes
rodar en la nieve,
y hacerse un agujero
de donde brote la tinta
y la savia oxidada,
dejando una estela en el asfalto
para que la cubra el manto otoñal.





Dee Dee Acosta
leer más   
18
17comentarios 76 lecturas versolibre karma: 106

Los Amantes del Plenilunio (Jotabeí - Con @rebktd @horten67 @AljndroPoetry & @raulrib2 )

El último gemido de la tarde
se aleja de las nubes con alarde

Un cárdeno reflejo se dibuja
y el índigo villano que lo empuja
observa con su luna de burbuja
al par de enamorados al que embruja

La noche y su secreto de alma clara
oculta un resplandor que se declara

detrás de una cortina que resguarde
el beso en un silencio que no cruja
tentando al vendaval que los separa


Cauce eterno del inmenso horizonte,
que acuna al tenue sol en su desmonte,

divisa a los amantes a lo lejos,
matizando su nimbo de bermejos,
coloridos rubores y reflejos,
que hacen a los ojos brillar perplejos.

El astro ardiente yace en el ocaso,
sueña con las musas en el parnaso,
allá donde residen, en su monte,
y del amor empiezan los cortejos,
desnudo cada amante al cielo raso.


Dulzura en la mirada del amante
dulzura de caricia desbordante.

Ternura en los dos cuerpos enlazados,
pasión en los besos siempre soñados,
furtivos en una noche encontrados,
momento de pasión, seres amados.

Testigo mudo del trance la luna
que con su brillo les arropa y acuna.

Contado el escaso tiempo restante
para seguir con cariños buscados,
gozar de lo que tienen por fortuna.


Es la luna un lunar en las estrellas
y su doncella es la más bella entre ellas

va besándola con sus tiernos besos
contemplándola en dulces embelesos
y le planta dos o tres besos de esos
la recorre con sus dedos traviesos

la abraza y sostiene en sus fuertes brazos
noche clara, se enredan en sus lazos

los luceros alumbrando sus huellas
se acarician los amantes confesos
la hierba es lienzo; sus cuerpos, sus trazos.


En el jardín de ensueño se han amado
De rosales su encuentro perfumado

Enlazando su piel en el latido
Y la luna en hechizo ya cumplido
Se retira del acto que es prohibido
con el sol, la razón ha amanecido

La promesa en la piel es impregnada
Y en jardín ya su miel es derramada

Se despiden en beso apasionado
Suplicando universo compartido
Implorando a su luna enamorada…


La aurora ha transmutado con fulgores
la faz en que conciben sus amores.

Producto de un siniestro encantamiento
su amado es desterrado al firmamento
lo mira en las estrellas con tormento
exilio que sin ella es sufrimiento

Y sólo el plenilunio lo regresa
Se aferra el corazón a la promesa.

-Te ruego, mi adorada, ¡No me llores!-
-¿Y cómo enmudecer al sentimiento?-
Pronuncia en sus sollozos, y lo besa.


Distancia que a sus fuerzas las agota
espacio que a sus deseos derrota.

Amarse con los ojos sin mirarse
soñarse en las estrellas sin tocarse
sentirse con la piel sin abrazarse,
besar en pensamiento sin rozarse.

Buscando sobre las nubes su faz,
sintiendo su presencia tan tenaz.

El dolor en sus rostros se denota,
el sabor en sus labios sin besarse,
no se olvidan del amor contumaz.


Mefistófeles calma a la doncella,
susurrando mentira blanca y bella,

a tu amado te puedo devolver,
a sus brazos, sus besos y querer,
con un pacto sellado con poder,
con tus ojos tan dulces lo has de ver.

La doncella con gusto su alma entrega,
un cometa nocturno se asosiega,

y en la noche, destella aquella estrella,
un cometa la besa por doquier,
y la dicha le llena, le sosiega.


El conjuro es el fin de aquel tormento,
la pasión el principio al sentimiento,

esas lágrimas plenas de pureza,
las de aquellos que anhelan la belleza
de su amante, patrón de sutileza,
el feliz colofón de la tristeza.

Él, gozoso regresa, espera ufana
ella, cual luz solar a la mañana.

Y es la brisa de un suspiro el aliento,
que mantiene el amor con más firmeza,
acercándolo presto hacia el nirvana.


Transparente y volando ya el latido
Penetrante e incesante ya ha vencido

Es su unión plenilunio reflejado
en destino de cielo plateado
El sentir de sus almas ha cruzado
dimensión de un destello inexplorado

Es la paz y la calma del amor
Susurrando gemidos y clamor

Es vibrar en un mundo inadvertido
que en dorado los hilos ha enhebrado
deshaciendo prejuicios y pavor


Y si un día divisas en el cielo
resplandor de deseo y terciopelo

Ya sabrás que avistaste a los amantes
que recorren con besos desbordantes
universos, planetas tan distantes,
sus fulgores palpitan deslumbrantes.

Los luceros amándose en lo eterno
y su luna rebosa por lo tierno

y lo grácil del trazo de su vuelo.
Les regala sus visos tan brillantes,
a su amor, plenilunio sempiterno.





@rebktd
@horten67
@AljndroPoetry
@raulrib2
& @DeeDee

Jotabeí
leer más   
25
65comentarios 310 lecturas versoclasico karma: 116

Chöka (Otras dimensiones)

No describimos
las horas no nacidas.
En nuestra fábula
mil posibilidades…
Y fueron fuego
las otras dimensiones.
Dime si tú
llegaste a verme etérea;
si te vestí
las manos de futuro.
Cierro los ojos
y cuento las mil luces
que no tuvieron alma.






Dee Dee Acosta
Jun.01/2018
leer más   
21
28comentarios 164 lecturas japonesa karma: 106

Contracorriente

Qué bonita primavera
la de este invierno...
¡Y ya lo sé!
Un amor que nació a destiempo
no se cuelga en las manecillas
ni baila en la traslación,
sino en sentido contrario
¡Qué ocurrente!
¡Qué rebelde!
Qué feliz este amor...
leer más   
11
10comentarios 99 lecturas versolibre karma: 108

Senryu

Complicidad
de llave y cerradura,
nuestras miradas





Dee Dee Acosta
Jun.01/2018
leer más   
17
8comentarios 53 lecturas japonesa karma: 104

Tú o las caracolas

Momento de lago negro
cuando tu verbo se hace piedra
¿cuántas arenas de cielo
caben en tus bolsillos? (Para mi)
Para mi que te doy lo azul
con la sal de los siete mares
con la miel de veintiséis reinas.

Dime, si siempre tú
O habrá vacío…

¡Ay! Si pudieran hablarme
tus labios de ola pétrea
¡Ay! si pudieran besarme
tus gaviotas en vuelo,
tu luz de abril.

Pero no ¿No por siempre?
O quizás mañana
porque tu voz es el paradigma
de puntos equidistantes
entre mi verdad
y la interrogante
del tsunami en mis sábanas.

Dime, si siempre tú
o bailo en la sepultura
de cuerdas que no se tensan,
de pájaros que no trinan.
Dime, que mejor yo
me arrullo con caracolas.




Dee Dee Acosta
May.30/2018
leer más   
13
13comentarios 93 lecturas versolibre karma: 104

Conocerte

Qué buen sabor el de conocerte
justo antes del amanecer,
cuando no vivían las estrellas
y la inexistencia se paseaba entre nosotros
nadando con sus colas blancas
y su pulso iridiscente.
Nunca te toqué los latidos
cuando eras real
cuando te extrañaba
sentada al otro lado de tu luna
y los próximos minutos de mi hoy
te mordían los labios.

¿Dónde estaban tus ojos
que iban tan iluminados?
Vistiendo de verdad el universo
llenando de vida los planetas vacíos,
tropezando con mi figura etérea
en un bosquejo desnudo
de nuestra humanidad compartida,
de nuestra desnudez esbozada.

¿Mis manos?
Siempre estuvieron aquí
a cuatro mil quinientos pársec
de tu parpadeo fugaz.
Palpando los segundos
y los granos de polvo estelar
que se acumulaban en un rincón
de nuestra página de eternidad.

Qué buen sabor el de conocerte
y catarte en esta copa de olvido
deleitada en la creencia
de que te veo por primera vez.





Dee Dee Acosta
May.28/2018
leer más   
14
14comentarios 86 lecturas versolibre karma: 115

Inconcebible

Un instante vacío, raído, eterno…
Olvidado, guardado en el cajón
siempre presente, siempre sangrante
sin vísceras, sin razón.

Que salta al abrir la cesta
como una cobra vengativa
que te mira y te hipnotiza.
Hiel, que torna la sangre
en una oruga verde y congelada,
petrificada para siempre.

Momento glacial
que nunca existió
que vaga en polvo nebuloso
sin encontrar nunca su morfología,
su propósito, su valor.

¡Acalla! Su voz de silencio tétrico
de humo, de calabozo,
de sarcófago.
Que cada ave que canta
desvela su inexistencia
agujereando su rostro a picotazos,
su carne de nada carmín
se resquebraja.

Cadenas y cerrojos,
enviado al fondo del mar
de donde nunca debieron salir
sus manos de sal.
No concebido,
muerto y desintegrado.



Dee Dee
May.28/2018
leer más   
18
23comentarios 117 lecturas versolibre karma: 97

Romance sin título

Cuando te vi en el desierto
te miré sedienta el alma
quise llenarte los cántaros
de nieve acaramelada.
No me contaste tu historia
yo la rimé en tu mirada
hilándola con el trino
del ave que la llevaba
en su pico con primor
al nido en que la enhebraba.

Tanto el verdor de tus ojos
como tu risa lozana
hizo temblar en suspiros
a mis entrañas de lava.
Vi que subía hasta el cielo
y de tu mano tomada,
el agua y miel en la tierra
eso ya no me importaba.

Eras ocaso de versos
nubes doradas, bordadas.
Siguen tus rayos de sol
avivándome la calma
por eso mantengo en pié
esa premisa jurada
de no revelar jamás
cómo esta historia es llamada.





Dee Dee Acosta
leer más   
14
21comentarios 130 lecturas versoclasico karma: 112

Tanka (Retrato)

Grácil retrato
tu tez en mi memoria.
La tenue imagen
de un suave paraíso
pintado en mis anhelos.
leer más   
15
18comentarios 79 lecturas japonesa karma: 96

Cetrino/Tornasol (Con 20 palabras)

En un baile etéreo
se conjugan mis recuerdos
reflejados como un arrebol
de latidos melifluos
en el cielo de mi soledad.

Y allí estás tú.
He llegado a ti
entre deseos sonámbulos;
me veo inmersa en tu efervescencia,
tu iridiscencia como serendipia
que revolotea inefable,
la más dulce epifanía.

Desde entonces
te busco en cada aurora,
y ese instante silente
me lleva a una época inmarcesible
de limerencia e incandescencia
que atrapa con elocuencia
mis sentidos perdidos
evaporando mi oscuridad
con tu luminiscencia.

Sólo allí te encuentro,
en ese cosmos efímero
y me despierta lacerante
el saber que tu olvido
ha sido el cetrino desenlace
de mi ensueño tornasol.




Dee Dee Acosta
May.23/2018


www.youtube.com/watch?v=SA38lZEyTzE&feature=youtu.be
Muchas gracias por la propuesta @PatVe !! :)
leer más   
13
13comentarios 107 lecturas versolibre karma: 101

¿Correspondido?

A millones de pasos, a un milenio su beso
mi secreto distante, mi deseo dormido
si pudiera tocarlo, desprenderlo del nido
y volar a su lado, conquistar su regreso

En el tronco del sauce, con un pálpito impreso
en el cielo talado, con el sol malherido
se refugian sus notas, el celeste sonido
de sus lunas virtuosas, del amor que profeso

¿Hallaré su camino?, ¿Sorberé sus caricias?
Con mis alas de fuego, mi vapor de papel
Emprendiendo mi vuelo, navegando en la bruma

Si volviera su rostro, vendaval de delicias
¿Miraría mi ensueño?, ¿Bebería mi miel?
Me consumen temores, el dilema me ahúma

Voluntad que se esfuma
Con las olas de dudas, sin verdad, sin certezas
Con incógnitas mudas, sin vestigios, sin piezas.




Dee Dee Acosta
leer más   
22
24comentarios 157 lecturas versoclasico karma: 112

Cimiento y movimiento

Estás en los ladrillos
cimentando las construcciones antiguas
de cuando el sol besaba
los silencios marinos;
los de las madrugadas,
de lluvias y castañas
de pájaros y otoños.
Todo naranja,
todo azul.

Tan azul como las gotas
de las yemas de tus dedos
con burbujas de champagne
y calor atrincherado.
De verdad y de futuro
porque desciendes
desde las estrellas
para erigirte en mi mundo
y aterrizar en mis hojas secas;
Para ser tú.

Lo sólido, lo de siempre
lo verde de las copas
lo fuerte en las raíces
los rayos amarillos.


Mi roca : mi movimiento
mi ancla : mi vértigo
Tú.
leer más   
18
18comentarios 99 lecturas versolibre karma: 103

Tersura sidérea (Jotabém)

Piel de universos etéreos
manto de azules aéreos

Roce de grácil desierto
velo de lunas cubierto
campo de pétalo abierto
viso de trueno despierto

Y bailo sin gravedad
en la luz de tu verdad

Son tus repliegues sidéreos
para mis velas el puerto;
mar de tersa claridad.




Dee Dee Acosta
May.19/2018
leer más   
18
14comentarios 116 lecturas versoclasico karma: 97