Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Todos los días en la cuerda floja

Todos los días el hombre camina
en la delgada cuerda floja.
Todos los días está ante la vida y la muerte.

La muerte esa loba hambrienta
que abre su boca para comernos.
Pero a su lado crece,
la flor hermosa de la nueva vida emergente.

En la cuerda floja
toma las decisiones más importantes,
debe ser perito de lo arriesgado.
Nunca mirar para abajo, ni para atrás.
Le podría costar la vida.

El hombre,
juega con la vida y la muerte
diariamente
¡Y no se da cuenta!
Su vida pende de un hilo, de una cuerda,
y solo lo advertirá cuando se quede
sin nada,
y caído en el piso derrotado,
¡Cómo mendigo, desnudo!

Estando arriba se creía un Dios,
un héroe invencible.
Abajo caído de sus cuerdas,
se ve tan pobre y desolado
¡Cómo un simple humano!
Tocando la tierra de su realidad.

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
prohibida su cipoa total o parcial.
leer más   
2
sin comentarios 19 lecturas versolibre karma: 40

Agosto se viste de gris

Agosto se viste de gris

se balancea en la silla de la nostalgia

deshoja margaritas de olvido sin voz.

¿Qué aires se llevaron tu existencia?

Agosto es el mes en que te conocí

y en el que bebí de tus frescas aguas

¡Y cómo disfrutaba de tus oleadas!

Parecía que el cielo contigo se congelaba.

Pero poco duraron sus hojas frescas

el sol, el polvo, del desamor

sus hojas quemaban

y sola nuevamente me quedaba...

Pero agosto no murió en tu adiós,

agosto sobrevive en mi memoria,

besa mi mente por la noches,

me persigue con sus brazos de ternura cada día.

Porque agosto, vida mía,

lleva en su corazón impreso

el sabor inolvidable de tus besos,

la magia embriagadora de tus embelesos,

y la cálida sonrisa de tu nombre.

¡Cómo tu agosto, nunca he tenido otro!

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
10
6comentarios 67 lecturas versolibre karma: 111

Dedo olvidarte

Debo olvidarte,

del pétalo de mis rosas arrancarte.

El volcán de tus besos apagar,

aunque esté muriéndome de amor.

Aunque me queme todavía tu piel.

Aunque tenga que arrancarme el corazón con las uñas de los dedos.

Aunque me muera de pena en el intento

y salte al vacío feroz, sin ti.



¡No, no, ya no te debo amar!

Piedra dura, mi alma debe ser.

Titanio infranqueable para ti.


Que no te quede duda,

esta vez lo voy a lograr.


Sé que muchas veces lo intenté

que del altillo de la determinación muchas veces caí.

Pero esta vez estoy decidida

¡Basta de lágrimas acongojadas!

¡Basta de ilusiones con cara falsa!

¡Basta de amores sin sombrero!,

¡Yo no quiero eso para mí!


Tus migajas ya no me llenarán,

tus versos de amor ya no me eclipsarán.

tus canciones de amor ya no me emocionarán.

Todas tus campanadas enamoradas

al mar del olvido las tiraré.


No, paloma, ciega,

¡Nunca más seré!

¡Juro que en el libro del olvido te pondré!

Tu nombre de mi alma

con sangre lo borraré.

Adiós,

adiós amor de cliché.


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
10
4comentarios 68 lecturas versolibre karma: 105

Hombre de piedra

Hombre de piedra,
maciza carne,
duro corazón.
Alma que duerme.

Pulpa
mil veces lastimada,
ya no quiere tener piel.

Camina sonámbulo,
por los mapas del mundo.
No llora,
no habla, no siente.

Hombre inerte.
¡Pero está vivo!
Y aunque dice que no siente;
siente.

Prefiere forrarse
con capa de dureza,
antes que el mundo insano,
lo lastime.


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
12
2comentarios 49 lecturas versolibre karma: 111

Novia eterna

Novia eterna

quiero ser para ti,

ofrecerte mis velos

y mis rosales en blanco mar.



Cervatillo tierno,

retozando en tu mirar,

cascadas de agua

besando tu llegar.



Novia eternamente enamorada

de tu vino y de tu sal.



Gacela danzarina en las arterias de tu corazón.

Blanco lirio

suspirando entre tus trigales.



Nívea paloma,

volando siempre por tus ambarinas tardes.

Prisionera

de tus olas y tu mar.

Suspirando siempre en los puertos de tu mirar.



Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos reservados
leer más   
11
7comentarios 69 lecturas versolibre karma: 95

Soneto a la corrección

Buscar perfección, mejorar en todo,
nos supone siempre, pedir corrección,
aceptar errores, pedir opinión;
pues todo puede ser de distinto modo.

Jamás pretender ser sabelotodo,
ser mansos humildes, es buena elección;
aceptar errores, es todo un gran don,
pretender ser sabio, es estar beodo.

No aceptar los yerros, implica ser necio,
y si corregimos, nos enriquecemos,
y completamente nos desarrollamos.

No ser corregidos atrae el desprecio:
¡La mofa y la burla pronto comeremos!
Pensando que bien seguros estamos.

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos reservados
leer más   
5
2comentarios 26 lecturas versolibre karma: 76

Escalera al Cielo

Dicen que hay una escalera larga y blanca,
de nubes algodonadas de sueños de plata,
con murallas de oro puro,
adornada con piedras preciosas:
zafiros, esmeraldas, topacios, amatistas...

Que allí, no hay sinsabores, enfermedad, ni pobreza,
ni fatigas, ni llanto.
¡No la he visto todavía más buscarla yo quisiera!

Dicen que termina en un sol muy brillante,
con fuentes cristalinas que no se acaban nunca.

Un lugar donde abundan leche y miel,
donde todo es armonía plena,
¡Qué hermoso será habitar ese lugar!
Debe ser como vivir en el más hermoso planeta,
sin prisas, sin estrés,
donde los hombres se amen de una vez.

Me han dicho también que su puerta es muy chiquita,
para que los soberbios de gran tamaño no puedan entrar.

¡Cuánto misterio esconde la morada celeste!
¡Cuánta historia escondida!
¡Cuánta belleza fecunda!,
y mientras llego,
he de hacer mi propio cielo
aquí en la tierra...

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas - Perú - Derechos reservados
leer más   
12
5comentarios 61 lecturas versolibre karma: 90

Gira la vida (Senryu)

Gira la vida,
en ruedas concéntricas,
giramos todos

Elvira Colqui Rojas- Autora
leer más   
11
6comentarios 80 lecturas versolibre karma: 122

La noche con su cara cuadrada

La noche con su cara cuadrada,
dibuja en mis pupilas,
algoritmos y escala de números.

Sus ojos numéricos me miran fijos,
escrutan cada uno de mis movimientos.
La noche hoy se hizo cuadrada,
todo es número en sus espacios...

La noche cuadrada tienes sed
de mis versos,
quiere descansasr de sus operaciones matemáticas,
dejar sus ángulos y rectas
sus parábolas y sus hipotenusas.

Esta noche de verano
tan extravagante
y peculiar;
ella, mi noche, camina a pasos gigantes
para alcanzarme.
Me quiere tocar con sus manos gigantes.

Noche cuadrada, espigada
Llévate en tus tablas de resta mis penas.
Yo apaciguaré el desborde
de tus números y problemas,
en mis serenos versos.

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados/copyright
leer más   
11
sin comentarios 35 lecturas versolibre karma: 113

La noche con su cara cuadrada

La noche con su cara cuadrada,
dibuja en mis pupilas,
algoritmos y escala de números.

Sus ojos numéricos me miran fijos,
escrutan cada uno de mis movimientos.
La noche hoy se hizo cuadrada,
todo es número en sus espacios...

La noche cuadrada tienes sed
de mis versos,
quiere descansasr de sus operaciones matemáticas,
dejar sus ángulos y rectas
sus parábolas y sus hipotenusas.

Esta noche de verano
tan extravagante
y peculiar;
ella, mi noche, camina a pasos gigantes
para alcanzarme.
Me quiere tocar con sus manos gigantes.

Noche cuadrada, espigada
Llévate en tus tablas de resta mis penas.
Yo apaciguaré el desborde
de tus números y problemas,
en mis serenos versos.

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados/copyright
leer más   
4
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 58

Frente a la soledad

Frente a la soledad,
me descubro indefensa, niña asustada.
Sus largas cabelleras
son aterradoras.
Su noche, hilera oscura
y sus manos, ¡tan frías!

Frente a ella
estoy desnuda,
sin armas.

Me mira con sus ojos inquisidores,
me quiere abrazar apretadamente,
pero yo no me dejo,
¡No quiero hundirme en sus largos silencios,
ni sentir sus cirios de nostalgia!

Frente a esta soledad de hielo
que hoy me visita,
siento desparecer mis esperanzas como humo gaseoso.
Sus negros mantos quieren apagar mis ilusiones,
¡Pero yo no la dejo, no la dejo!

Todavía tengo sueños prendidos en mi tintero,
todavía hay estrellas detrás de las nubes negras.
Todavía puedo renacer,
en la aureola de mis metas y proyectos.

No, ahora ya no estoy sola,
estamos juntos: yo y mis sueños por lograr.
Unidos espantaremos esta soledad de piedra.
Ella se irá arrepentida:
¡Fuera soledad que me aterra!
¡Vete de mis veredas!
En esta casa,
ya no hay lugar para ti,
¡Recoge tus chaquetas!


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
11
9comentarios 93 lecturas versolibre karma: 110

No le temo a la muerte

Yo no le tengo miedo a la muerte.

Hemos tenido una lucha cuerpo a cuerpo.

Y no ha podido conmigo.


Ayer me miro por la ventana

me quería coger de la blusa y llevarme a su casa.

Pero yo le he sonreído burlona.

Y hasta la he invitado a bailar un tango.

¡He visto su cara tantas veces!

Que no me asusta su capa oscura y sus dientes de plata.

Ni su guadaña brillante, afilada.


En la vida me he conducido siempre en blanco.

Y ahora puede venir con bulla o sentada.

Que yo aquí la espero sosegada.


¡Muerte si tienes que venir,

entra a mi casa!

Cumple tu misión y vete tranquila.

Yo no te temo,

conozco todas tus pisadas...

* Autora: Edith Elvira Colqui Rojas - Perú - derechos reservados
leer más   
14
8comentarios 99 lecturas versolibre karma: 89

El alma da vida al hombre (Ovillejo)

Vive la vida con calma
el alma,
ya vive,sueña enseguida,
da vida.
Que todo siempre le asombre,
al hombre,
en todo deje su nombre.
Y viva esta vida plena,
vida que siempre le llena;
¡El alma, da vida al hombre!

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados-copyright ©
leer más   
13
4comentarios 67 lecturas versolibre karma: 99

En mi casa

En mi casa tengo puertas
que se abren hacia al cielo,
dos pajaritas de plata que te llevan a lo eterno.

En mi habitación tengo ventanas
que te devuelven los sueños.
Dos estrellas doradas pintadas de ilusiones.

En mi patio tengo un jardín
que transforman lo malo en bello;
un arcoíris de veinte colores
para que veas el mundo de amores.

¡Enemigo mío!
¡Enemigo mío!
Ven a cenar a mi casa,
te preparé ricos manjares,
y también jugo de fresa.
Es mi casa puerta abierta,
aquí no existen los rencores.
¡En casa pacificada todo el mundo es de colores!

En mi casa tengo mirra,
que hacen que la gente se ame,
y tengo unas canastas
que continuamente está llena de flores.

Toma todo lo que tengo en mi casa,
te lo regalo,
gratis, de balde,
lleva todo sin pagar.

La vida es gratis,
la alegría y el amor también.

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú- Derechos reservados/copyright ©
leer más   
12
5comentarios 58 lecturas versolibre karma: 107

Tu amor

Tu amor, hace tiempo
que dejó de ser amor,
ya no besa cálido en su flor.

¡Nos alejamos tanto!
Tú estás en la tierra del desinterés,
y yo volando en tus planetas, ilusionada.

Tus besos perdieron el brillo del oro
en la escombrera del tiempo.

Se marchitaron tus caricias
en el paroxismo del tedio.

Tu amor, espejo ciego,
sombra y fantoche de cariño.
Duerme en su pasión invisible.
Ya no late su corazón
junto al mío.

¡Y cómo duele su agonía!

Regurgita apatía en sus fauces,
hundido en el cieno
perdió autenticidad.
Solo hace pésimas parodias,
esperando la última estocada
que lo aniquile en su función final.

No te preocupes,
yo pago la cuenta.
Yo doy el primer paso:
Vete,
no te retengo.
Si el amor ya no llueve,
es mejor que el viento se lo lleve.

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados-copyright ©y safe creative
leer más   
13
2comentarios 59 lecturas versolibre karma: 95

La vida es un aljibe (poema filosófico)

La vida es un aljibe,

un aljibe insondable, profundo y hueco.

En sus recónditas paredes

hay agua

que nos sacia,

pero a veces también nos ahoga.



Un aljibe viajero,

donde queremos saciar nuestros instintos y pasiones

nuestros deseos y sueños...

Pero sus profundidades a veces nos limitan

nos hacen ver

¡Tan pequeños!



Otras veces,

queremos apoderarnos del aljibe

que sea para nosotros solos

¡Qué otros no beban de él!

Entonces nuestros baldes se derraman

y nos mojan y quedamos ¡Tan solos!



La vida,

ese aljibe que lo tiene todo

para ser felices,

pero a veces su muros están velados,

para los que no entienden que lo cotidiano, lo simple,

rebosa de aguas de felicidad.



La mañana por ejemplo

es el símbolo del amor de Dios a los hombres,

como si nos dijera:

"Mira, todavía confío en ti y te regalo esta alborada

para que la aproveches y seas feliz"



Ay, la vida,

aljibes misteriosos,

complejos,

escabrosos,

pero tan simples,

si miramos todo con balance, ecuanimidad y calma.

Y sobre todo,

si sabemos compartir el agua

de nuestro aljibe con los demás,

¿Para qué morir ahogados con tantos baldes?



Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
10
2comentarios 60 lecturas versolibre karma: 87

Se suicidaron las palabras en mi tintero

Se suicidaron las palabras en mi tintero

llora la inspiración su desconsuelo.

Muere el verso crucificado en su madero,

arrastra las gruesas cadenas del tedio


Muere el verso solitario,

sin pañuelitos de compasión.

Su inspiración hace luto.

El verso, el verso perdió su norte,

su cadencia, su ritmo,

sus metáforas modernas.



Es un fantasma,

sin corazón sin alma,

solo vaga con la mirada perdida

pero ya no habla.

Ahora yace,

lánguido, agonizando, letras desérticas.


Y callará su voz melodiosa,

y dormirá su sueño en nubes de descanso.


Mi verso, ayer fue virgen mozuela, llena de vida,

hoy solo es pluma escondida

en cartas de despedida.


Sálvate verso amigo, sálvate,

no mueras tan pronto,

bebe paz, descansa un poco,

reposa...



Luego,

resucita de tu letargo

¡Resurge!



Volverás nuevamente con tus vestidos coloridos

y con ímpetu juvenil remozado.

Bailarás nueva danza de alegría en mis tinteros.

Se acabó tu tiempo de desierto y sequedad

llegan para ti,

veranos nuevos.



Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
16
10comentarios 71 lecturas versolibre karma: 92

Soneto a la soberbia

La soberbia es montaña deslumbrada,

en donde el propietario es un gran necio,

y mira a sus hermanos con desprecio,

sin advertir jamás su cruel bajada.


Y caerá a pedazos su morada,

del ególatra, tonto, rudo, recio,

que se hará acreedor del vil desprecio,

su pobreza será ya demostrada.


Quedará solitaria esa ave altiva,

espejsimos sembró en la casa tierra,

no tuvo fundamento su delirio.


Aquel que de soberbia se motiva,

soportará su propia muerte y guerra,

la soledad será su vil martirio.


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
17
13comentarios 88 lecturas versolibre karma: 103

Mujeres del mundo (poema libre y Senryu)

Mujeres del mundo,

avanzan a paso gigante, vibrante.

Ojos, pestañas, cabellos, mente,

para la trasformación del orbe.

Fortaleza de ciclones,

inteligencia e intuición de acero,

¡Manos laboriosas que vuelan como palomas ligeras!

Valientes defensoras

de la justicia y la paz.

Mujeres del mundo:

útero semilla de vida nueva,

¡Árbol frondoso de entrega!

Mujeres sois un arte primoroso,

un emblema de coraje y de entrega,

rosa esplendorosa que brega y brega

¡Un nardo de bondades oloroso!

*Senryu:

La mujer bella

es luz y sol de entrega,

¡Transforma el mundo!

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
11
2comentarios 80 lecturas versolibre karma: 92

LA MAÑANA (Soneto Alejandrino)

Prendía la mañana, su pecho celestial,

en su voz desvelada susurraba cantares,

con sus ojos de niña, sonreía a los mares,

levantaba a las plantas, con su magia especial.


Las aves elevaban su vuelo de cristal,

veneraban al día con sus finos altares,

y el sol aparecía con sus bellos collares;

la alborada preciosa, si cicatriz de mal.


La gente recibía sus besos luminosos,

y avivaba sus ansias de trabajo en el campo,

¡Iban a laborar, inspirados, contentos!


La mañana risueña, de vestidos garbosos,

irradiaba vigor con su brilloso lampo;

proyectaba un paisaje, salido de los cuentos.


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados/safe creative
leer más   
10
8comentarios 87 lecturas versolibre karma: 104