Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

En nuestra entrega (senryu enlazados)

Sabrosos besos
dulces frutas maduras,
en nuestros labios

Labios ansiosos
encendidos en fuego,
¡Éxtasis pleno!

Éxtasis pleno
en nuestra habitación,
¡Nos gobierna Eros!

Eros se goza
en rosas y champán
¡Que linda entrega!

En nuestra entrega
tocaremos los cielos,
¡En plenitud!


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos reservados
leer más   
14
6comentarios 95 lecturas japonesa karma: 83

Fábula del Perro y el gato en romance

Era un perro que reñía
con el gato de la casa,
no lo dejaba tranquilo
por la tarde y las mañanas.
¡Ya el pobre andaba traumado
viendo su cara malvada!
Un día, el perro enfermó
y el gato solo pensaba:
"¿Qué pasó con este perro
que me odiaba con tal saña?
¡Por ningún lado lo veo!"
Y le preguntó a la criada.
Ella le dijo que enfermo,
muy grave, estaba en su casa.
Y el gato olvida rencores
y le aproxima una taza
con agua para que beba

y el perro le dijo: "Pasa...
¿Por qué, gato, tú me ayudas?"
Y el gato dio lección alta:
"Ayudando al enemigo,
recojo bendición grata
y un amigo yo me gano"
Se le acabaron las ganas
al perro de perseguirlo.
Y hoy comparten juego y cama.


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos reservados
leer más   
12
6comentarios 65 lecturas versoclasico karma: 94

*El invierno con sus manos frías* (poema y haykú)

El invierno

trae en sus manos frías

notas de melancolía.

Tus besos se hacen agua

pero su fuego perdura.


Duele más tu ausencia

en invierno.

El corazón se sienta congelado

en su banca solitaria,

sus fríos y escarchas

penetran el alma desolada

y llueve...

llueve en nostalgia de nieve.


Haykú


En el invierno,

cae escarcha en las ramas.

Congela sueños...



Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
10
5comentarios 93 lecturas versolibre karma: 81

Desde mis selvas

Desde mis selvas enmarañadas de arbustos y boas,
desde sus ríos caudalosos y sus jaguares voraces;
me llama una voz de cascada,
en voces certeras y largas
¡Tomad al hombre!
Atadlo.
¡Decapitadlo!

Ese hombre que un día vio la luz, en la inocencia original.
Que no ambicionaba nada más que vivir tranquilo.
Hoy se ha convertido en jaguar hambriento,
en águila voraz.
Tiene hambre, y no escatima en buscar presa para sobrevivir.
¿Dónde dejó humanidad?

En las orillas del río amazonas, todavía veo el verde.
Hasta que la ambición
le quite los ojos y le desgarre la piel.
La tierra llora sangre.

Poco a poco se apagan sus ojos verdes.
El hombre no ve,
y se auto suicida.

Me voy,
Este es ya, un lugar inhabitable...

*Autora: Edith Elvira Colqui Rojas - Perú - derechos reservados
leer más   
4
2comentarios 26 lecturas versolibre karma: 72

Mujeres del mundo (poema libre y Senryu)

Mujeres del mundo,

avanzan a paso gigante, vibrante.

Ojos, pestañas, cabellos, mente,

para la trasformación del orbe.

Fortaleza de ciclones,

inteligencia e intuición de acero,

¡Manos laboriosas que vuelan como palomas ligeras!

Valientes defensoras

de la justicia y la paz.

Mujeres del mundo:

útero semilla de vida nueva,

¡Árbol frondoso de entrega!

Mujeres sois un arte primoroso,

un emblema de coraje y de entrega,

rosa esplendorosa que brega y brega

¡Un nardo de bondades oloroso!

*Senryu:

La mujer bella

es luz y sol de entrega,

¡Transforma el mundo!

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
4
sin comentarios 36 lecturas versolibre karma: 67

Noche de pasión

Noche de Pasión.
Las copas de la seducción están servidas,
las velas del amor se prenden,
las cortinas se estremecen;
el lecho ansioso espera...

Noche de pasión,
desvestida de tapujos y ardiendo en loco placer,
derramando sus vinos decantados.
Sorbo a sorbo,
piel a piel.

La luna nueva nos mira
es cómplice del infinito goce,
en sus ojos blancos, hierve lascivia.

Noche de pasión sensual.
Inicia el rito de amar y ser amado:
Me sorprendes con tus armas de seducción,
tu voz, tu olor, tus gestos, me atrapan en sus fauces.
Respondo con abrazos y besos de rosas tiernas,
te llevo al jardín de mis encantos,
¡Enciendo tus hogueras!
Presto, besas mis pétalos, mis tallos,
todas mis curvaturas...
¡Arden mis praderas!

Nos fundimos en caricias excitantes,
somos un río de entrega desbordante.
Nuestras pieles desesperadas se buscan, se llaman.

Al tacto de tu cuerpo mi ser se estremece,
al roce de mis labios te incita Eros.
Llueven nuestros gemidos a raudales,
hay coincidencia, empatía, comunión de almas,
¡Cielo tocado!

Noche de pasión,
noche de gozo pleno
en caricias liberadas.
Nuestras pieles corceles desbocados,
se queman ansiosas, en hogueras apasionadas.
Gime el clímax en nuestros vasos.

La noche cierra su boca serena
bajo el alba de la satisfacción plena.
Descansamos en un mar de mariposas
serenas.
Amanecemos,
en abrazos de palomas tiernas.

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas - Perú-Derechos reservados
leer más   
2
sin comentarios 37 lecturas versolibre karma: 40

El caballero y la dama (relato de época)

Corría el siglo XVI, en un castillo de Inglaterra, vivía una dama hermosa con su rey, los que administraban tierras muy ricas y en su holgura, celebraban espléndidos banquetes y fiestas, pero al sobrevenir la amenaza de la guerra, tuvieron que reclutar a sus mejores soldados y caballeros fieles, para defender su reino. Los caballeros se alistan para la guerra y en ceremonia solemne, los despiden entregándoles su armadura. En la entrega de la última armadura el caballero rojo se queda prendado de la belleza de la dama, esposa del rey, y observa, que ella, no le es indiferente.

Terminada la cruzada, viene el caballero de la guerra el rey ofrece banquete y el caballero pide permiso al rey para sacar a bailar a la dama y entre baile y baile dialogan, y surge el amor: ¡Oh, bella dama, disculpe usted mi atrevimiento, pero es usted tan hermosa y tan distinguida que mi alma vibra con su belleza! -Noble caballero os agradezco sus palabras, pero el rey nos mira.

Luego de esta fiesta el caballero concierta una cita con la dama y ella lo busca en un bosque alejado y allí él le declara su amor: "Hermosa dama la he citado a este bosque lejano, para decirle que yo a usted la amo, desde que la vi ese día en el balcón de su castillo, con su rosa en el cabello y su mirada tan dulce, no la he podido sacar de mi mente.-¡Oh! dulce caballero sus palabras a mí me engalanan, pero es muy arriesgado este romance!-Yo sé mi dama bella que el honor al rey es lo primero que mi fidelidad al rey apremia. ¡Lo he pensado muchas veces, te lo juro! Pero donde manda el corazón, la razón se apaga. Y hoy solo sé que mi alma, a usted reclama.-¡Oh, Amado caballero, a mí también me pasa lo mismo que usted! ¡Yo me siento tan confundida!
Y así ambos amantes, luego de aclarar sus dudas, y dejarse vencer por el amor mutuo se entregan al romance, en sublimes caricias. Este será el inicio para sus continuos encuentros amorosos, unas veces frente al río y otras veces en el puente de las rosas, etc. -Ambos se aman. Y viven plenamente el amor. Hasta que un día el rey anuncia misión de guerra y tiene que partir, por lo que cita a la dama para su despedida, en una carta: “Amada mía. Tengo que irme a la guerra, a tierras lejanas. Te espero en el puente de las rosas alas 6pm.

Tu amado: Arturo. “La dama acude a la cita y el caballero envuelto en suma tristeza le cuenta de su viaje y que se comunicarán por cartas pero le dice también si cayese en la guerra muerto no llore su partida. Que siempre la llevaría en su corazón. Ella con el alma rota también está con los ojos llorosos, pero le da ánimos para que cumpla si misión: “Vaya usted mi caballero, cumpla la misión de su rey, que yo aquí lo espero, aunque pasen los años "

Y así se comunicaban por cartas.

Pero un día llega la aciaga noticia que el caballero Arturo murió en la guerra y la bella dama cae en tristeza, se encierra en su cuarto y llora amargamente. De pronto un escudero le toca la puerta de su cuarto y le dice que hay una carta para ella, entonces, se levanta apurada y lee con emoción la carta. En ella, él le dice, que nunca la olvidará, que está seguro de perecer en la guerra, pues los enemigos los superan en cantidad. Pero que nunca perecerá el amor que por ella siente, que visite el puente de sus encuentros, que su alma siempre en amor, allí vivir, desde ese día todas las tardes va al puente de las rosas, lleva flores en sus manos y las suelta en el lago, las mira hasta que desaparecen con la corriente y se consuela recordando a su caballero. Allí lo siente todavía vivo y lo recuerda con cariño.

Luego regresa a su castillo, ya muy fortalecida y tranquila.

Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
3
2comentarios 33 lecturas relato karma: 59

Tus ojos (Serventesios)

Tus ojos dos luceros muy brillantes,
que iluminan el manto azul del cielo,
tus ojos esas gemas destellantes,
infinitas que yo mirar anhelo.

Son luceros que encandilan mi alma,
me llevan a gozar algarabía,
le dan a mi corazón, blanca calma,
están llenos de magia y fantasía.

Ojos que me encarcelan en su luz.
Se roban prestos, mi paz y mi calma,
y que encienden amor en su trasluz,
que inundan presurosos toda el alma.

Tiernos ojos, en manantial de antojos,
cubiertas de brillos de gran amor.
Ábranme ya sus celestes cerrojos.
¡Regálenme su luz y su calor!

*Autora: Edith Elvira Colqui Rojas - Perú- derechos reservados
leer más   
14
4comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 87

Besarte en lunas verdes (Poema surrealista)

Quiero besarte en lunas verdes,

en árboles lozanos renovados,

y pastos verdes, suaves y delicados.


Sentirás mis besos de manzana,

tu cuerpo se prenderá, como una llama.

Volarán las cometas del amor

y los peces saltaran de los ríos;

tu corazón estallará en la pradera

haciendo ritos de gozo.


Quiero besarte, besarte en lunas verdes,

para tenerte en noches rojas,

desangradas en pasión...


Ábreme ya tu corazón,

que mis lunas verdes se acaban.


Mis labios se tornan también verdes,

su huella quedará estampada en tus mejillas,

cual sello de pradera.


De mis cielos caen escarchas,

de mis ojos vitrales verdes

que te miran con amor.


Vamos al monte Vesubio,

y estallaremos en la entrega.

Nuestros follajes entonces,

se abrazarán en fusión de cuerpos,

volarán todas sus hojas,

por los aires incoloros,

y se estacionarán en nuestras pieles.


Abriremos la fontana,

beberemos aguas nuevas.

Nuestro amor, se teñirá de verde,

y nuestro futuro, de esperanza...


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
11
8comentarios 74 lecturas versolibre karma: 92

Hijo querido (acróstico)

Hijo querido, cuando eleves tus banderas al mundo
Ingrato, necio y duro,
Jamás dudes en luchar con todas tus fuerzas y perseverancia.
Obtén tu medalla en la batalla bien librada.

Quiero verte hecho un árbol primoroso
Un halcón sin miedo al mañana y al agrio fracaso.
Eres un avión, un ave de alto vuelo.
Recoge en tus manos mis enseñanzas,
Insértalas en tu corazón.
Dios guarde todas tus empresas.
Ofrenda al mundo siempre lo mejor de ti.

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados/copyright
leer más   
8
8comentarios 65 lecturas versolibre karma: 90

Amándote desde otra dimensión

Estoy en otro cielo,

y desde acá te miro

diáfano y completo,

no hay arruga en ti,

no hay mancha que nuble el amor.

Desde estos

mis altos aposentos,

te veo inmenso,

como un titán,

o un Goliat valiente.

Y me siento a gusto

contemplándote

una y otra vez.

Desde mis vitrales

todo se ve ¡tan bello!

Siento que te puedo amar

más completo, porque te amo

aun cuando no me sientas,

ni sepas que estoy allí.



Te amo

desde las distancias

que me alejan y me acercan a ti.

Te amo

desde otra dimensión,

la dimensión

en que solo seas tú:

con virtudes y defectos,

con aciertos y errores.



Desde a quí

siento que te puedo amar

más honestamente

y de forma más real.

pues, te amo

así cómo eres,

sin tenerte que cambiar.



Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
10
4comentarios 72 lecturas versolibre karma: 89

¿Qué fue de ti amado? - soneto con estrambote

¿Qué fue de ti, mi amado, sol del día,

que encendías tus besos en mil llamas

y feliz retozabas en mis ramas

haciéndome tan grata compañía?


¿Qué fue de tu mirada que llovía

en frescas ilusiones en sus gamas,

encendiendo pasiones en sus tramas

logrando cautivarme en lo que hacía?


¿Será que te marchaste con tus velas

a nuevo puerto en nuevas sensaciones,

olvidando el amor que te brindé?


Si es así mal amor, no soy novela

que leas cuando quieras por montones,

Si tienes que marcharte, ¡pronto, ve!


Sin ti no moriré.

Buscaré nuevos valles inspirados,

¡Es mejor mantenernos alejados!


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos reservados
pe.ivoox.com/es/que-fue-ti-amado-soneto-estrambote-audios-mp3_rf_26292
leer más   
9
6comentarios 85 lecturas versoclasico karma: 95

Amor por computadora (relato romántico)

¡Acéptalo Belinda, si te puedes enamorar por el chat!
- "Pero si no conoces a la persona como te vas a enamorar, yo no creo en esos amores pasajeros y volubles, esperaré hasta que venga a mi vida el hombre indicado"

A sí contestaba Belinda a su amiga Rosy pues no era partidaria de este tipo de relaciones en donde las personas sólo se ven en pantallas.

Ella era una mujer conservadora y un poco tímida, pero tanta fue la insistencia de su amiga, que acabó convenciéndola y decide "probar suerte”.

Es así que una noche, luego de realizar sus actividades cotidianas, coge su laptop, se encierra en su cuarto y se pone a buscar amigos. Luego de varias conversaciones y descartando personas del computador, le impresiona un hombre que tiene buenos modales, aparentemente sincero y lo mejor de todo, vive en su país -"Con tantas cosas que pasan una nunca sabe"
-Es así que conectan, se preguntan sus nombres, edades, gustos y la conversación se hace muy amena. Las horas parecen minutos cuando conversan, los dos se identifican, ríen y congenian muy bien. Se encendía la llama del amor...

Todas las noches, el ordenador eran el lugar perfecto para sus conversaciones y poco a poco sin quererlo, el bichito del amor les fue rondando. Ya se les había hecho costumbre comunicarse por el chat y terminaban su trabajo temprano para contactar.

-"Tenía razón mi amiga, no se puede ver a la persona pero se le puede apreciar por lo que habla, porque allí se ve su personalidad y su corazón y eso, eso me está pasando con Luís ¡Dios mío!, ¿Me estaré enamorando?

Se preguntaba Belinda, pues ese ser que llegó su vida la estaba inquietando y sentía ganas ya de conocerlo, de saber más de él, ¡de abrazarlo! Es así que una noche en el ordenador le insinúa inteligentemente una cita. El accede y conciertan el día y la hora.
- ¡Al fin lo conoceré!, ¿será guapo como la foto?, ¿Será realmente amable como parece?...

-Ya pasó media hora y Luis no viene,
Estaba murmurando esto cuando se le acerca un hombre muy apuesto y bien vestido que le dice: ¿Eres Belinda?
- Ella muy nerviosa le dice que sí y el la saluda con un tierno beso en la mejilla y luego un poco nervioso pero alegre y vivaz, le dice -Eres como me lo había imaginado - Era lo quería escuchar y él se lo había dicho, su corazón comenzó a latir fuertemente y se ruborizó y Juan le dijo “No tienes por qué avergonzarte eres muy bonita y dulce, vamos te invito un café en lugar lindo que conozco allí conversaremos más a gusto.

Belinda no lo podía creer era el tipo de persona que había esperado toda su vida, (Tenía ya treinta y ocho años sola, porque no hallaba "un hombre interesante" y había perdido esperanza de encontrarlo) Y ahora el destino se lo ponía al frente. Ella que era tan racional, tan conservadora, sintió el impulso de dejarse llevar por primera vez por este bello momento.

Ya en el café las dos almas se hacen cada vez una, y el corazón de Belinda se siente muy pleno. Late cada vez más, ¡Había encontrado su alma gemela y él le correspondía!

Terminada la conversación disfrutan juntos de un romántico paseo por la ciudad, se sientan en una banca, intercalan afectuosos diálogos a luz del clima fresco al llegar la despedida Luis estampa un tierno beso en la frente de Belinda, ella enternece de amor, quisiera besarlo, abrazarlo. Pero hay que guardar compostura-Hay tiempo para entregarle todo mi amor-Por ahora se contenta con mirarlo tiernamente, sin palabras. El responde con una mirada dulce de complicidad.
Prometen volver a verse.
En el corazón de ambos llameaba fulgurante, la llama viva del amor.

Ya en su, casa, Belinda tiene que replantear conceptos-
"Ahora me doy cuenta que si es posible enamorarse a través del ordenador, yo buscaba un hombre especial toda mi vida y quien diría que en mi laptop lo iba encontrar, ahora sólo quiero ser feliz y disfrutar este bello momento que ojalá se prolongue con el tiempo y podamos llegar a madurar esta bella relación.

Belinda entendió entonces que el amor llega en cualquier lugar y momento y cuando toca la puerta hay que dejarlo entrar, quizás haya llegado el amor indicado.

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados de autor/copyright ©
leer más   
3
sin comentarios 48 lecturas relato karma: 42

Soneto al tiempo

Tiempo huraño no vueles, ¡y detente!
encapsula mis horas de alegría,
no te lleves mis sueños en tu frente,
déjame disfrutar de un largo día.

No aprisiones mis alas ten presente
que tengo muchos sueños todavía
¡Aparta tus agujas de mi mente!
sin ti, feliz, contenta quedaría.

Mi corcel desbocado, no perdona,
avanza, sigiloso e imparable,
con sus pasos gigantes, vagabundos.

En el espejo mira y nos cuestiona,
dejando su tortura inevitable;
acaba las riquezas en segundos.

Edith Elvira Colqui Rojas- Perú-Derechos reservados
leer más   
14
12comentarios 103 lecturas versoclasico karma: 87

Solo contigo

Solo contigo el beso se hace rosa,

mis sentidos se alborotan,

saco agua de la roca.



Solo contigo

el verbo explota en conjugaciones de amor,

exploro tus espacios, latido a latido,

beso a beso.



Solo contigo el corazón hace ebullición

en bombeos ansiosos,

suplicando más y más.



Solo contigo viajo a marte,

conquisto Venus y Saturno.

¡Vuelo en ondas eléctricas de paz!



Solo contigo mis latidos se aceleran

en desordenado compás.



Solo contigo Apolo de mis sueños

se prende la chispa del deseo,

entonces tus caricias se hacen cielo,

tus besos mariposas que levitan

y rozan mis telares en ritmo excitante.



Solo contigo me fundo en energía de amor,

atrapo la luna entre mis dedos,

escalo las muralla alta de los rojos deseos.

Conquisto roma en tus avernos

y me sacio plenamente en tus laberintos.

¡Extasiada!



Autora: Edith Elvira Colqui Rojas - Perú - derechos reservados
leer más   
13
6comentarios 78 lecturas versolibre karma: 89

No me dejes amor (soneto heroico)

Mi buen amor, pretendes hoy marcharte,
¿Y dónde irán tus manos delicadas?,
A dónde tu alma y piel purificadas,
que obligan, siempre, siempre, recordarte,

Amar, vivir, soñar al adorarte,
en miles almas plenas y soñadas,
pasión en dulces ansias tan doradas,
que se gozan felices en amarte.

¿Por qué palomo, tarda en escucharme?
Por ti, corté mi pecho en esa flor.
Mi bien, ¿por qué no quieres ya mirarme?

Penar en mustio llanto, en un dolor...
Porfiando tantas veces en dejarme,
¡Es la condena triste sin amor!

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados.
leer más   
16
10comentarios 116 lecturas versolibre karma: 96

El lustrabotas

Como todos los días al rayar el alba, Juan sale a trabajar.
Tiene un hermano de cuatro años, muy juguetón y una madre enferma por quien velar.
Coge su caja con betún, cepillos y trapos y sale a la calle, buscando su destino, luchando por sobrevivir.

-¡A dos soles la lustrada caballero, dejo zapatos limpios como espejo!

-¡Oye muchacho, lustra mis zapatos, que queden bien limpios!

Muriendo a su infancia, Juan tuvo que dejar el colegio. Pues no le alcanzaba para los gastos de su casa.
Su madre vende golosinas en la puerta de su casa y cuida a su hermano pequeño.

- "Unos años más de trabajo y regreso al colegio,tengo que estudiar para trabajar en algo mejor, comprar las medicinas de mi madre y llevarla a un buen doctor, también para los útiles de mi hermanito que el próximo año irá al jardín".

Con estas esperanzas, Juan trabaja hasta muy tarde, con la sonrisa en el rostro cansado y la barriga medio vacía gritándole siempre su pobreza.

Lustrando zapatos y botas en una Lima indolente y sorda.

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados/copyright ©
leer más   
7
2comentarios 47 lecturas relato karma: 75

Diez Haykus para el día de San Valentín

En primavera,
enamorados besan,
¡Apasionados!

Cae la tarde,
pasean muy contentos,
¡Enamorados!

Luna redonda,
brilla el amor eterno,
entre sus ojos.

Noche estrellada,
hay besos y caricias.
¡Vinos de amor!

Cuántos suspiros,
arrancará la luna,
¡A los amantes!

Amor por siempre,
se juran entre besos,
¡Felicidad!

Las rojas rojas,
los osos de peluches,
¡Se venderán!

Noche estrellada,
Yo te juro que te amo,
¡Príncipe amado!

Enamorados,
en un cielo estrellado,
¡Juran amor!

Entre suspiros,
ya se entregan la vida,
¡San Valentín!

Autora:Edith Elvira Colqui Rojas - Perú

*Todos los derechos reservados***
(Se lo dedico a todos los enamorados del mundo)
leer más   
12
10comentarios 101 lecturas japonesa karma: 87

¡Cómo quisiera ser piedra, para no sentir!

¡Cómo quisiera ser piedra para no sentir!
¡Cómo quisiera ser ave para volar y no verte pasar!
¡Cómo quisiera arrancarme este amor que siento por ti!
Cómo quisiera ocultarlo en el fondo del mar.

¡Cómo quisiera helar,
esta pasión, que me quema por ti!
Este volcán que se vuelve contra mí;
este sentimiento que no puedo apagar.

Sin permiso, un día entraste a mi corazón,
lanzaste lazos de amor y
prendaste mi corazón.
Lo encarcelaste,
lo hiciste tuyo.
¡Tuyo mi amor!
Y te lo llevaste.

¡Devuélveme mi vida,
deduélveme mi corazón!
Te lo pido, te lo pido por favor...

¡Cómo quisiera borrar las aves del pasado!
¡Cómo quisiera haber sido sólo un espejismo en tu vida!
Un suave viento, en los hoyos de tu piel.

¡Cómo quisiera,
no amarte con locura!
Para alejarme como nube...como pluma.

Cómo quisiera,
olvidarte en otro puerto.
Despedirme al fin,
de todos tus restos,
Pero no puedo,
¡No puedo,
no!

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas- Perú -
Derechos reservados de Autor
Tema en 'Poemas de Amor' comenzado en Mundo Poesía por Edith Elvira Colqui Rojas, 29 de Diciembre de 2015.
leer más   
6
8comentarios 62 lecturas versolibre karma: 65

Buscándote amor de mis amores (soneto)


Si te buscaba, amor de mis amores,
en mi jardín, callado te observaba,
mi espíritu feliz se contentaba
sintiendo ya tus mágicos olores.

Esas fragancias beben tus candores,
recuerdan cuan enamorado amaba.
Esos besos que siempre te entregaba,
calmaban mi pasión entre las flores.

Esos jardines tan hermosos, bella,
serán las huellas del amor muy puro,
¡Hermosas brisas de felicidad!

Querida, brillas tú como la estrella,
yo te amaré por siempre, ¡te lo juro
ante Dios, que te digo la verdad!

*Autora: Edith Elvira Colqui Rojas - Perú
copyright ©
leer más   
15
10comentarios 88 lecturas versoclasico karma: 89