Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Escapada

He abandonado nuestro nido de amor.
Clausuré mi refugio sin previo aviso
y llevé al desguace dos bicicletas.
Jubilé a los abrigos más viejos.

He desocupado de botellas mi despensa
y desconecté la nevera para siempre.
He donado las vituallas,
de mi eterno racionamiento y tiré
los ceniceros, el incienso,
las velas perfumadas.

Desalojé con dolor mi cuartito
y nuestra cama quedó tan fría,
cómo aquellas noches de verano,
en que prendíamos fuego al edredón.

Ya entregé las llaves al herrumbre.
He comprado un boleto a lo desconocido
y olvidado una calle, un edificio, un barrio.
Todo para desconectar
de tu vida, mi vida.

Nuestro olor se ha quedado impregnado
en el buzón, el pomo y el telefonillo,
en el quicio y los goznes de las puertas,
en todo lo metálico.
Siguen allí, las huellas de nuestra lujuria.

e indelebles, fosilizadas, eternas,
las magnitudes de nuestros secretos,
...y todo lo sudado.
leer más   
3
sin comentarios 22 lecturas versolibre karma: 32

Soneto No. 7 "De Madrid al cielo"

Soneto No. 7 "De Madrid al cielo"

La Habana capital de los cubanos.
París ciudad de luz...y Roma eterna.
La gran manzana grácil y moderna
Atenas cuna fue, de ciudadanos.

Condal, la gran ciudad de Barcelona.
de Dios, Jerusalén...Pekín prohibida.
cerveza tiene Múnich por bebida
Lisboa blanca, encierros en Pamplona.

Madrid de la chulapa y su pañuelo;
de muros, fuegos, aguas y bondades
que evocan a un país plural, mestizo.

Madroño en su blazón, azul, castizo
y puertas con canciones sin edades
¡Que sepas que es Madrid! portal del cielo.
leer más   
2
2comentarios 41 lecturas versoclasico karma: 28

Soneto No.2 "A la loquita"

Soneto No.2 «A la loquita»

La novela serial, mental, suprema,
con actores chiflados y sin guiones,
a los dos superó la estratagema
del libreto cargado de borrones.

Expulsada la musa del poema
y sumada a mi lista de canciones,
ha logrado meterme en un dilema:
prolongar o frenar los culebrones.

El licor a traición me desubica.
Bilis, hígado, truecan sus funciones
por rencor que el recuerdo les triplica.

Te echo tanto de menos, mi loquita,
me dejaste bajón y depresiones
y un dolor que en tu sexo finiquita.


Copyright 2017
leer más   
5
2comentarios 49 lecturas versoclasico karma: 48

Momentos

Momentos
(A Glen)

Oh, que encanto tus bragas,
tan minúsculas.
¡Qué locura!
Colores del arcoíris
cada día.
¿las negras con sus ligas?
en ocasiones especiales,
cuando mi desatino o la torpeza,
obligan a romperlas.

Me pierde tu álbum de fotos,
todo blanco y negro:
posiciones circenses,
diferentes alcobas,
unas cuantas tomadas por un fulano
que conociste en Paris,
¿las otras?...no se quién,
fotos locas,
calientes,
inolvidables,
nostálgicas,
excitantes,
todas memorables.

¿Donde guardas la llave del pequeño baúl?
no podría decirlo,
sabemos que hay esposas,
un látigo,
una máscara,
varios metros de cuerdas,
y extraños artilugios
aún por descubrir.

De tus pulcros espacios
me trastornan tus rosas,
las esencias, los óleos,
los perfumes, fragancias,
las velas olorosas.
Me embriago con incienso,
jengibre,
pachulí,
canela,
cedro,
sándalo
y flores de jazmín.

Pero: si sales de la ducha,
solo con tus tacones
- cual Eva sin su parra-
dispuesta a cometer
tanto y tantos pecados,
todos originales,
me quedo ese momento.
Olvidamos las bragas
y sus tantos colores;
las fotos, los fulanos,
las esencias, las flores,
las llaves, los candados,
las velas y sus olores,
fundimos nuestros cuerpos,
y este instante fugaz
lo volvemos eterno.


Copyright 2017
leer más   
11
sin comentarios 47 lecturas versolibre karma: 75

Parto

Parto

Vivo en una casa nueva.
Es igual a una mujer
embarazada y con dolores,
a punto de alumbrar.
Yo, soy ese niño que vive dentro
y espero salir al mundo para probar la dulce leche de tus pechos.
Me ha sido vedado ese alimento
hace ya mucho, mucho tiempo,
casi desde el mismo momento en que fui concebido.
Me he nutrido por un cordón
qué nos une en tan larga distancia.
Y aunque he sobrevivido a la polución,
a los viajes en el tiempo
y a los discursos políticos,
espero la señal de Dios,
o del universo.
pero más que nada, a la mía propia
para asomar al mundo por segunda vez.
y renacer.
y re-intentar un vínculo terrenal con aquella mujer ausente.

Quisiera una llegada por cesáreas
y alejarme definitivamente
de la pegajosa sangre que me cubre,
del malsano silencio en su interior
de las vísceras que me aprisionan
y de la interminable oscuridad.

Copyright 2017
leer más   
4
sin comentarios 30 lecturas versolibre karma: 38