Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Nosotros

Si eres luz, olvido de sombras, acaso
silencio en la mirada,
si cae tu ropa, bendigo el otoño,
si llega la noche, temo al alba,
y eres tú y soy yo, brotando en la libertad
que nos roba los miedos.

etiquetas: poema, amor
1
sin comentarios 12 lecturas versolibre karma: 20

El dolor era un lugar extraño

El dolor era un lugar extraño,
miras el equipaje, las camisas dobladas,
el pañuelo de seda,
un adiós que ocupa poco lugar,
acomodas un libro para las esperas
entre jerséis vueltos del revés,
una niebla de verano te respira,
sabe un poco a café y amores fugaces,
ríes, como quien sabe reír las verdades,
cuando marchas hay mucho de confesiones propias
y el destino no es la absolución,
abre la ventana quien la abre,
muere el que muere,
es silencio quien es silencio,
te sientas al borde la cama
con la nostalgia de saber que no es tu cama
pero si los sueños,
después te levantas, cierras la maleta,
el dolor era un lugar extraño.
8
3comentarios 76 lecturas versolibre karma: 94

Los ahora

Mirarte de frente, darnos cuenta que somos
una solicitud de espacios, luego sentirnos llegar
de la impaciencia, después habrá otros después,
calla, sólo estamos mirándonos.

Los ahora son imprudentes, irreflexivos, casi ajenos,
porque están llenos de arrebatos de otros tiempos,
tienen hambre, muerden, viven, son capaces de amar,
son lluvia entre el sol, abrazan, acarician, prometen,
calla, sólo estamos mirándonos.

Nada cede a la furia de la vida, la verdad es una mentira,
un ocaso que permanece como un instinto de los días,
es la vida, es la emoción que sobrelleva la ropa,
no importa la palabra, el grito, el silencio,
sólo estamos mirándonos, calla,
después habrá otros después como este ahora,
calla.
12
3comentarios 60 lecturas versolibre karma: 113

Trastero

El amor llega a ser como un viejo trastero,
lleno de lo que hubo,
pero no abras su puerta
porque puede que esté nuestra dicha
hablando con la soledad
y una de las dos siempre sale y se queda.
15
1comentarios 42 lecturas versolibre karma: 99

Equilibrista

Tierra,
nadie mira, saltas,
un segundo en el aire, distancia,
caes,
se desvanece la nada,
astillas de musgo sobre una rama,
el silencio alado de la última ave,
el gris del viento, evaporado, sobre un charco,
la presencia desnuda de una pregunta,
es un segundo la respuesta,
al caer,
tierra,
tierra abierta, rota,
equilibrista entre sombras chinescas
hilado en el tiempo,
posándose
en un sepulcro de palabras.
12
3comentarios 69 lecturas versolibre karma: 95

Lucha

De qué paz vienes, tan armada,
a esta tierra de hombres conquistados,
con la cruz preparada para enterrar la vida,
sementera de luz, hastío, tiéndete aquí,
en este ahora con aire de silencio y vacía
tus palabras en la yerba donde reposa la impaciencia
y luego mata, pero hay tiempo aún para desnudar mentiras,
para saber quiénes no somos antes del combate,
guerreros de lluvia, amantes de soles apagados
dime de qué paz vienes con tantas soledades en las manos,
escucha brotar la raíz de cada pétalo en las flores de la rabia,
escucha, sin escucharme a mí, tan sólo habla si puedes
mientras las sombras afilan el hacha y el verdugo reza,
de qué paz vienes tan armada, de qué paz.
10
3comentarios 35 lecturas versolibre karma: 101

Realidad

Lo significativo del absurdo,
cuelga una palabra en el viento,
pasa una rama, como un nada del aire
y la palabra se vuelve hoja y cae,

vuela, remolino entre piedras, vuela
leve, sólo ante quien lo observa,

un rayo de nieve en las manos acaricia la verdad,
de la sombra el agua es el libro que nos lee,
no bebas porque entonces tendrás sed,

detente, no hagas caso, sigue,
no olvides que estás solo,
que los demás están viviendo.
22
11comentarios 82 lecturas versolibre karma: 109

Exégesis

Eva, la serpiente, la manzana,
el paraíso de los días,
el mordernos los arrepentimientos;
si existiese el pecado
sería no ver florecer los almendros.

También aquí somos la semejanza,
el uno en el otro, crucificados.
12
13comentarios 59 lecturas versolibre karma: 114

Habitaciones vacías

Las habitaciones vacías de los hogares que no has tenido
están llenas de ti, por los ventanales sucios donde la luz
penetra como instantes conjugados entre el azar de los días
y un poco de todo lo que silencias, nombres, calles, juegos,
mandarinas de invierno, el sabor del hielo en las manos,
lo inhóspito de lo no vivido, la ternura que te queda
y lo peor que te ocurre es que aún estás vivo
y sueñas con hogares.
11
sin comentarios 48 lecturas versolibre karma: 101

Patria

Igual que un niño se fatiga en el juego,
la vida,
igual que cuando amas,
un niño no sabe que su patria es la infancia
en donde enterrará todo su futuro.
El final de una tarde de verano
con tormentas que saben a esencia de flores apagadas
un relámpago es la certeza del miedo,
no por el trueno, ni la lluvia, ni por el barro,
es por no regresar a casa, es por no regresar a la muerte.
Igual que la vida se fatiga con el tiempo,
un niño pierde,
igual que cuando amas.
11
8comentarios 62 lecturas versolibre karma: 93

Quédate

Vete paisaje, huye de mí,
amor de olas, ya te escribí ayer,
obstinado en la espuma verde, en tus ramas de bruma,
en el musgo espinoso de amapolas heladas,
vete de aquí que escrito estás,
joven recuerdo, ahora,
vete,
que callado esta el vacío de las sombras
y nada éramos anteayer
vete, alas de tiempo, raíces de libertad, vete.
3
sin comentarios 44 lecturas versolibre karma: 49

Mermelada

El café frío,
las tostadas quemadas,

la mermelada sobre ti,

por lo menos
algo está en su sitio.
7
sin comentarios 23 lecturas versolibre karma: 98

Oleaje

En el puerto, de noche, los barcos bailan
sobre un espejo de bruma y melancolía,
el alma del mar es un rumor ávido de tiempo
que te mira si lo miras y te escucha si callas,
las gaviotas duermen en su propio vuelo y respiras
y el alma del mar también lo hace, respira y vuela,
no hay parte que no pertenezca al desasosiego
porque es parte de la muerte y parte de la vida,
danzan los barcos, danzan, en una aparente calma
y se deslizan tus pasos por los huecos de la partitura,
soledad de luna, las farolas tilintean como campanas
y hacen brillar la sal mojada del aire y respiras,
vuelves a respirar y el alma del mar hace lo mismo
y baila, se mueve como los barcos, como tu silencio,
esperando, como tú esperas, a ser en ella el oleaje.
13
7comentarios 60 lecturas versolibre karma: 115

La cesta blanca

Lleva una cesta con niebla
y una rosa con escarcha
y unas campanas de luna
en el pecho refugiadas,
en el mar tiró la niebla
y las olas la besaban.

Roja, herida de olvido,
moría la madrugada
en aquella cesta blanca,
en aquella cesta blanca.
12
2comentarios 87 lecturas versolibre karma: 96

Caos

El hielo en la ventana, raíz de invierno,
dibujaba algo similar a un corazón,
dentro de la habitación, los amantes,
eran verano;

el tiempo es un caos.
15
sin comentarios 38 lecturas versolibre karma: 102

¡Joder!

¡Joder!
No me mires,
no te acerques
¡No!

ɐpıʌ ɐl sɐɔoloɔsǝp ǝɯ ǝnbɹod

perohazlosiempre
23
13comentarios 144 lecturas versolibre karma: 95

Somos

Fragmentos de lluvia,
rosas de alambre, labios retorcidos,
el aire inexacto, viento, algo que concuerda
con lo que no pensamos,
luminaria de bruma, sobrecoge la estancia
de una idea en unos ojos, el vacío transparente
de una lágrima, algo se difumina, apasiona,
tilintean los silencios y la sombras,
todo y nada acude, caricia violenta,
la verdad, la mentira, el cabello lánguido
de la noche nos espera, férreo, inhóspito
y acudimos, sin embargo acudimos,
fieles al desencanto.
12
6comentarios 76 lecturas versolibre karma: 105

No

¡No!
Ama como lo mayor que puedas odiar,
como la muerte del amor
y muerde y rabia mi cuerpo,
como si fueses un perro salvaje deshabitado de carne;

así, Sí,
4
2comentarios 59 lecturas versolibre karma: 58

Cosas que no ves

Hay cosas que viven,
que no ves,
que nunca imaginaste,
que te vistes y te vas

y la ropa que no te pones se queda triste.
4
sin comentarios 48 lecturas versolibre karma: 72

Oración

Hay ciudades que tienen piernas al sol,
una pizca de sensatez cuando se desnudan
y dejan los ropajes en un banco enfrente de la noche,
tienen un silencio en la espalda que araña a las uñas,
una mirada de holocausto entre rosas y crepúsculos
y someten al deseo de estar entre sus calles
como fantasmas de otras ciudades que nunca visitamos,
hay muerte cuando se peinan en la sombra de los arces,
una oración de sensaciones entre piedras de piel,
hay ciudades que nos llevan al futuro sin apiadarse de nosotros
y se conmueve cuando vivimos.
14
4comentarios 78 lecturas versolibre karma: 125