Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Senryu

Quise volar,
pero rotas mis alas
duele el intento.
3
sin comentarios 10 lecturas versoclasico karma: 40

Senryu

Es mi silencio
refugio envenenado
de mi tristeza
14
6comentarios 63 lecturas versoclasico karma: 92

Después de la fiesta

Por solidaridad debía acercarse hasta su casa. No sentía amor por ella, pero se sabía culpable de haber invitado a tanta gente a la fiesta. Le ayudaría a arreglar los desperfectos, demostrándole así, su entrega y colaboración. En la vida hay que asumir responsabilidades. - Pensó
Desde la verja del jardín resultaba evidente el descontrol de la noche anterior. Entró, y el golpe del portón le sobresaltó cerrándose a su espalda. Un extraño silencio y una ligera brisa le estremeció. Desde el porche, el cadáver de ella vestida de novia avanzaba hacia él.
No había sido buena idea volver en plena resaca...





Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/06/17/escribe-tu-relato-de-junio-iii-palabras-d
14
18comentarios 116 lecturas relato karma: 113

Tan sólo un préstamo

Siente mi piel la luz del nuevo día.
Consciente del instante regalado,
se acompasa el latido y en mi pecho,
se culmina inflamándolo de vida.
Inabarcable Universo
donde brota mi pequeña existencia.
Una mota de polvo que gira y gira
junto a otras diminutas realidades;
unidas todas, en un engranaje preestablecido;
tal vez pensado, tal vez planeado...

Pero entrampados en fútiles
y mezquinas realidades,
descuidando esta existencia regalada,
despreciamos amar la esencia compartida
con nuestros hermanos de vida.
Omitimos que toda nuestra existencia
es un préstamo; que pasa rápido.
Olvidamos que la deuda, es la vida.
Ésa, que tú y yo; no importa el día, da igual la hora,
tendremos que devolver.
13
14comentarios 87 lecturas versolibre karma: 105

Payaso triste

Rogaría valentía y talento
que entendiera tus puntos suspensivos.
Aquellos que congelan el momento,
la risa y la caricia; tan esquivos,
muriéndose en un abúlico y lento
padecer de finales corrosivos.
Puntos suspensivos que son ocaso
de este amor con semblante de payaso.

Payaso de torcido y triste gesto...
¿qué queda tras tu mueca de indolencia?
Si la espalda es el rostro superpuesto,
y el tiempo desnudó la convivencia
vistiéndose de invierno descompuesto...
¿qué queda…? si hasta muere la paciencia
¡¿Qué queda cuando ya no queda nada?!
Sólo frío, sobre mi piel helada.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/06/10/escribe-tu-relato-de-junio-i-con-las-pala
11
10comentarios 77 lecturas versoclasico karma: 97

Pánico

Una tormenta de inseguridad y miedo le invadía y barría por dentro como un huracán. Consumido en la soledad de su camerino se veía incapaz de asumir su futuro más inmediato. El concierto debía comenzar y seguía sin reunir las fuerzas necesarias para salir al escenario.
"Un ídolo del rock&roll nunca puede mostrar debilidad frente a su público" – Le dijo su mánager mientras tiraba sobre la mesa unas cuantas papelinas.
Hoy el pánico era más fuerte y unas rayas de coca no serían suficientes.
Una pequeña pistola brillaba en su mano; la metió en su boca y cerró los ojos.





Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/06/03/escribe-tu-relato-de-junio-i-con-las-pala
13
14comentarios 77 lecturas relato karma: 90

Volver

Aquella intensa luz que borró hasta su propia sombra, le hacía sentir liviana, sin una historia detrás que pudiera recordar; sin pasado y en un presente ambiguo, casi intangible. Quizá el tiempo había dejado de existir; ¿o tal vez nunca existió?
A pesar de la confusión que experimentaba, no tenía miedo; se sabía segura y protegida. Pero algo cambió; sintió un súbito calor y, recordó lo que era el fuego. Un flash cruzó su mente y también supo, que antes había vivido y conocido el miedo; el pecado y la muerte. Entonces, alguien golpeó sus nalgas; lloró… y de nuevo olvidó.
Debería volver a aprender a vivir.





Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/05/27/escribe-tu-relato-de-mayo-v-con-las-palab
11
8comentarios 100 lecturas relato karma: 83

Si pudiera

Crepitando los fuegos arderán calcinados,
al pulso de sus llamas de embrujo cautivados,
palabras silenciadas, deseos liquidados;
poemas asfixiados por versos censurados.

Las brasas que quedaron de instantes consumidos,
rescoldos y cenizas pidiendo ser vividos.
Historias incompletas, destinos pervertidos,
quemados en la hoguera se mueren afligidos.

Cautiva de las sombras, prisión de mi ceguera,
me atormentan recuerdos esculpidos en cera;
errores perpetuados por mucho que doliera.
Por ti cambiaría si volver atrás pudiera.
16
21comentarios 114 lecturas versoclasico karma: 113

Anocheciendo contigo, vida

Cuando un anochecer y un amanecer se unen, el Universo de la Vida cobra todo su sentido.
En sus manos acoge serena, a ese pequeño ser que amanece a la vida.
Blanco, puro y sin mácula, contrasta junto a su piel gastada, cuarteada por el tiempo y las batallas.

- Niño mío, yo te guardo.
Tu corazón naciente, pegadito al mío ya cansado. Así, latiendo juntos. Tu entrando y yo saliendo, en ese minuto regalo, que nos da la vida, para decirnos hola y adiós, entre besos y abrazos.

- Me gusta estar entre tus manos. No me dejes, necesito que me muestres el camino que debo tomar para no caer.

- No tengas miedo, estoy aquí para entregarte suavemente a la vida. Tu vida.
Será como si de un vals romántico se tratara. Acunadito mi niño, sin prisas; suave y dulcemente, meciéndonos juntos.

Después me iré, porque mi vida ya la recorrí. Las arrugas y los surcos de mi piel, reflejan el camino andado. Los sueños cumplidos, los que pasaron de largo. Las alegrías y las penas. Las soledades a solas y las compartidas, que son las que más duelen. Los silencios, las ausencias, los miedos, los dolores.
Lo que disfruté y lo que me ilusionó. Todo lo que aprendí y lo que olvidé. Todo lo que amé y lo que me amaron. Lo que entendí y lo que no logré entender.
Porque, ¿Sabes una cosa? Nunca llegarás a saberlo todo. Nunca aprenderás lo suficiente, para desterrar el dolor de tu corazón. Porque niño mío, vivir duele.

- Entonces llévame contigo, no quiero sentir dolor.

- No, mi niño. La vida es hermosa y has de vivirla. Tu corazón está preparado para sentir y amar la vida. Deja que crezca en ti ese amor y únelo con el de las personas que te rodean y con el de las que están por llegar a tu vida.

- Y tú, ¿Por qué no te quedas siempre conmigo?

- Yo ya viví, mi niño. Este es el testigo que te entrego, ahora es tuyo.
Que cuando tu piel se escriba de arrugas como ahora la mía, puedas decir... He vivido y ha sido hermoso.



Publicado en "Gente Yold" el 10 de Septiembre 2016
9
6comentarios 118 lecturas prosapoetica karma: 83

Saboreándote

Amor a las finas hierbas;
perifollo y cebollino,
estragón y perejil.
¿Es Albahaca o es tomillo
lo que me hace estremecer?
Dulces aromas percibo
a tu paso junto a mí.
Agudizo mis sentidos
y en tu dulce compañía
me entrego a ti y no concibo,
no volverte a respirar.
Soy salvaje en mi delirio;
con pasión sigo tus huellas
pues nunca ha de ser delito,
que yo beba en tus aromas.
Entre mis ganas elijo
que además de tus fragancias,
degustaré y no declino,
el sabor que con tus besos
vestiré nuestro destino.
Pura ambrosía que apuro,
como copa de buen vino.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/05/20/escribe-tu-relato-de-mayo-iv-la-tripulaci
15
22comentarios 124 lecturas versoclasico karma: 101

Caperucita va armada

En su mano la plata fulgurante
de una bala que espera amenazante.

En la cesta está el arma requerida
y un licor, elixir que cedió el druida.
Que si el lobo aparece, prevenida,
le hablará con su voz desinhibida.

No es la historia del libro la que cuento,
pues la niña le dio con mucho tiento

una vuelta valiente y trepidante,
que en justicia también es merecida.
Ese lobo, por fin, tendrá escarmiento.





Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/05/13/escribe-tu-relato-de-mayo-iii-la-escritor
21
26comentarios 130 lecturas versoclasico karma: 107

Eras... tentación

Me atrapabas...
como hiedra que amarra y enreda el corazón.
Como seductor indiscreto y desatado,
asaltabas los montes de mis indecisiones,
conquistando mis quietudes.

Pude dejarme llevar por tierras ignotas.
Y sentirme invulnerable a la angustia de perderme.

Olvidar mi serena estabilidad,
mi centro seguro y palpable.
Jugarme en una mano la partida entera.

Apostarlo todo...
corazón, Alma y piel a cambio de nada.

Pero oculta y cubierta de musgo,
amilanada y recortada por recatos aprendidos,
ya no daba más de sí.

Cobardía que mide y sopesa,
que calcula y que frena.

Eras mi peligro, mi tentación.
Mi lobo en las noches de luna llena.
Indómito caballo de bellas crines,
que me lleva veloz
conquistando apasionadas locuras.

Y yo retuve las riendas.
Sin extensión posible
cerqué tu trote salvaje y te aparté de mí.

Ya no hay luna,
ni noche que arriesgar, ni montes que trepar.
Fuiste lo que quise que fueras,
tan sólo una sombra de lo que pudo ser.

Ahora... solo quedan recuerdos;
también reproches que no me perdono.

Y porque duele...
de mi memoria te tendré que arrancar.
16
16comentarios 101 lecturas versolibre karma: 95

Desde la distancia

Con las manos en los bolsillos de su gabardina y el sombrero calado hasta las cejas, caminaba lentamente por la calle.
Llovía con fuerza pero no le importaba. En el suelo se formaban grandes charcos, que buscaba intencionadamente pisando fuerte sobre ellos.
Paró frente a un escaparate, donde una pantalla gigante, emitía un vídeo musical que no podía oír.
En la imagen reconocía a la cantante bailando una coreografía muy sexy.
Dos bailarines le acompañaban y sujetándola por debajo de los brazos, la levantaban una y otra vez.
Sonreía recordando lo poco que pesaba; prácticamente una pluma para aquellos dos fornidos y musculados muchachos.
Cuando estuvieron casados, él podía llevarla en brazos por toda la casa, hasta acabar en la piscina los dos, entre arrumacos, pasión y deseo.
¡Qué lejos quedaba ya lo que fue su vida...!
Lo había perdido todo, su trabajo como actor, su familia, sus amigos; a sí mismo y sobre todo a ella.
Ese último viaje le alejó para siempre.
Ajustado el cinturón de seguridad, el avión emprendió su vuelo a ninguna parte. Una explosión, una luz muy fuerte cegó sus ojos, y se acabó.
Ahora vagaba bajo una lluvia que no le mojaba y entre unos charcos que no salpicaban sus pantalones.
Y mientras, ella, bailaba tras un cristal.
10
10comentarios 82 lecturas relato karma: 101

Pequeño mensajero

Pequeño colibrí
que alegre bates tus alas al viento,
y a la ventana de mis días llegas,
rompiendo mi silencio ceniciento.
Traes color y aromas de romero;
hermoso colibrí
de mágicas plumas iridiscentes,
que mueves dibujando en un patrón
de infinitos deseos envolventes.
Mi alféizar iluminas,
y entrando directo en mis pensamientos
ya eres dueño de todos mis tormentos;
incumplidos deseos
devaluados en tristes gimoteos.
Mi pequeño adivino,
vuela con ellos hacia su destino.
Que si no he aprendido a decir "te quiero",
lo harás tú, mi adorado mensajero.
Y te entregaré el sueño;
tu victoria es mi empeño
que por mi cobardía en ti delego.
Dile por mí... "te quiero"




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/05/06/escribe-tu-relato-de-mayo-ii-la-periodist
21
27comentarios 140 lecturas versoclasico karma: 105

Despierta corazón

Corazón que lates lento
bajo el peso de una herida,
que abrasándote la vida
te condena al desaliento.

Pudo ser que ya olvidaste,
que vivir es el presente
y el pasado es seca fuente
de una luz que ya apagaste.

Corazón que lates lento
acelera tu latido,
levanta el vuelo del nido
y vence tu abatimiento.

No hay razón tan insalvable
que obligue a morir en vida.
¡De qué sirve si en la huida
tu dolor es inmutable!

Corazón que lates lento
despierta de tus infiernos,
prende el sol a tus inviernos,
pon tu cielo en movimiento.

Ven a hablarme corazón;
cuéntame cómo sería,
recordar en noche fría
cómo amarse con pasión.

Corazón que lates lento
buscaremos la salida
de un letargo sin medida.
¡No te rindas!... Yo lo intento.
27
34comentarios 221 lecturas versoclasico karma: 105

Dodoitsu

Barco velero fue
de tus mentiras lleno;
hundiéndose en lo oscuro,
de mi retrete.
20
10comentarios 94 lecturas japonesa karma: 118

(Hombres) Lobos

Lobos saliendo de caza
al acecho y sin clemencia
tantean su frágil presa,
que al descuido de su suerte,
caerá en sus crueles garras.

Marchita y triste amapola
que al cerrar tus mustios ojos,
pétalos entumecidos
por miedo y llanto aturdidos,
sin enfrentar la agresión
no hay Justicia que te ampare.

Para ver rielar tu imagen
refulgiendo entre las sombras,
la luna en su desafío
delatando al malnacido
su fulgor quiere entregarte.

Que se sepa tu infortunio,
que se atienda tu dolor,
pues ya no es noche de fiesta
cuando aparecen los lobos,
al acecho y sin clemencia.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/04/29/escribe-tu-relato-de-mayo-i-la-actriz-ali
22
14comentarios 106 lecturas versolibre karma: 115

Dodoitsu

De ley es que al tropiezo
con tus propios cinismos,
tu medicina pruebes
justo al caer.
15
16comentarios 69 lecturas japonesa karma: 118

El legado

Un antiguo manuscrito y un incunable eran admirados por el conde, mientras el bibliotecario observaba horrorizado, cómo acariciaba con sus larguísimas uñas un delicado grabado.
- Son ejemplares de un valor incalculable, le ruego extremo cuidado. - Dijo casi en un susurro.
El conde levantó sus ojos del pergamino clavándolos en el atemorizado empleado de la biblioteca.
- He tardado quinientos años en encontrarlo; nunca lo volverás a archivar.
De entre las amarillentas hojas extrajo un papel que leyó en voz alta: “Con este legado dominarás el mundo de los vivos llenándolo de infinita oscuridad”
El bibliotecario tembló ante las palabras del mismísimo Diablo.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/04/01/escribe-tu-relato-de-abril-i-jose-luis-de
14
8comentarios 101 lecturas relato karma: 94

Tanka

Muere en la boca
lo que callan los labios.
Eres silencio
ahogado y secreto
Tú, mi niña silente.
23
16comentarios 114 lecturas japonesa karma: 112