Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Lirios y brea

No escarbes en las llagas que dejaste abiertas.

La sal cura todo, pero se paga con lágrimas que no merecen deslizarse por mi boca.

No agites más las campanas. Si doblan, que sea de alegría, no por aciago luto.

Llévate contigo esa gasa oscura, ese velo negro que tapa mis risas.

Quiero mi brillo y mi piel bruñida, mis manos colmadas de flores de abril.

Quiero la hierba anudada a mi alma, el viento y la calma, mis labios tintados de rojo y añil.

Llévate tu falta de tacto, tu lija, tu verdad rota a trozos.

Devuélveme mis luces sin sombras. Mis pedazos de azúcar.

Deja que marche entre espuma y mareas.

... Y arder hasta deshacerme de vida, prendida mi escarcha entre lirios y brea.
leer más   
8
sin comentarios 23 lecturas versolibre karma: 99

Haiku~ "Cian"

Pétalo azul
Los estambres brillantes
Brotan las ganas

leer más   
8
4comentarios 35 lecturas japonesa karma: 109

Senryu~ "Amarrados"

Estas horquillas
Amarran nuestros sueños
Broches amargos

...
leer más   
8
2comentarios 38 lecturas japonesa karma: 110

Al natural

Era una sábana de lamentos.

Mantas de esparto cubrían sus sueños.

Beber de sus labios le hizo descubrirse al natural.

Sobraba entonces la ropa. Faltaba piel donde bucear.

[...]
leer más   
16
10comentarios 90 lecturas versolibre karma: 108

Humo y miedo

Desaparecieron entre pañuelos de colores al vuelo.

Se habían prometido magia.

Encontraron la puerta secreta.

Jamás volvieron a cruzarse.

*
leer más   
12
7comentarios 82 lecturas versolibre karma: 111

Tus pigmentos

Tras veinte años marcándonos a pinceladas, llegas con tus acuarelas y tus temples, los óleos y pasteles.

Traes tu azul tranquilo e inquieto, mantengo mi tostado paciente y sereno.

Desgranamos la flor, descomponemos la hoja. Flotamos en su clorofila y morimos enredados.

Tu cuello erguido, mis ojos blandos.

Tu boca fluida, mi sonrisa enroscada.

Dibujo con los dedos, haces bocetos con los recuerdos, collage de papeles brillantes, envoltorios de vida sin puntos ni comas.

Y el reloj de arena no tiene cristales. No presenta embudos. Es un mar naranja estirado en el horizonte. Es un sorbo de té y cardamomo. Unas fresas maceradas en cerveza. Es jengibre al paladar.

Es.

Siempre fue.

Vuelves con tus pinturas.

Volé a mi lienzo. Dibujé mis días. Me diluí sin ti.
leer más   
12
13comentarios 133 lecturas versolibre karma: 102

Cuando agosto duerme

Llueven Perseidas.

Gotas de sueños.

Charquitos de deseos.


*
leer más   
13
5comentarios 88 lecturas versolibre karma: 98

En el filo de una aguja

Tamarindos retorcidos entre piedras y arena. El escultor del viento acaricia las palabras depositadas en los entresijos del subsuelo.

Raíces indómitas agarran los "te echo de menos" a punto de germinar, pero que permanecen en la penumbra.

Cubiertos de hojas secas, de restos de una vida en el filo de una aguja, guardan sus brillos modestamente.

El tiempo es un sastre que cose sin patrones, zurce bofetadas y remienda almas tristes, hasta lanzarlas al vuelo como cometas que rastrean las rachas de viento aventureras.

Las que las arrastran a playas en calma. A tierras húmedas. Al trasiego de aquellos que renacen abrazados a las horas vespertinas, llenas de calor.

A los días luminosos. A los poemas que se recitan con los ojos cerrados y sin papel.

A las ganas de sentir.

Invencibles.

Porque de eso se trata: hacer del corazón un ariete contra viento y marea.

Soy.

Siento.

Y sigo
.


...
leer más   
9
7comentarios 85 lecturas versolibre karma: 103

A salvo

Dio la vuelta a la hoja de morera, cansada de verla horadada a bocados.

Su haz, su envés, lejos de la desintegración intermitente. De la destrucción sin pausa.

Y él todavía se preguntaba por qué se llevó las risas y los días de sol entre sus ramas.
leer más   
11
1comentarios 99 lecturas versolibre karma: 104

"Existo"

Era tan poco de convencionalismos, que se salió del mapa.

Atravesó los bordes de la piel cosida y viajó en vagones de laureles y selaginella, verdes eternamente.

Rodó por dunas electrizantes y florestas escondidas.

Durmió entre vapor convectivo, húmeda su piel, gotas de argán en los muslos y los pies, incansables a la carrera.

Jugueteó haciendo malabares con el tiempo, refrescante para las frentes sedientas de vida.

Y se enredó en la atmósfera, acurrucada en los recovecos del Argón y el Nitrógeno, hasta desperezarse entre los reflejos de las auroras boreales.

Buceó hasta donde los cachalotes chasquean sus pensamientos, y ascendió como un cohete hasta donde vuelan los albatros.

Allí surcó las ganas, las formas del alma, las caricias de la lengua cuando habla bajito.

Allí gritó

"Existo"
leer más   
20
22comentarios 176 lecturas versolibre karma: 89

El escalón

Estás tan lejos como lo estoy yo.

He saltado por aceras y calles con otras pisadas y otras lenguas.

Fragmentada y desvencijada estaba mi puerta, de abrirse y cerrarse tantas veces. Y la corriente entró llevándose todo.

Las maderas del dintel soportaban cada portazo que diste, hasta abrir las vetas de esas tablas. Filones metálicos en la aldaba, roma de llamar infinitas ocasiones.

Y mi sonrisa inquieta y nerviosa cuando venías impulsaba mis alas, que me hacían caricias hasta por los propios pulmones.

Pero aquí estoy. He brincado entre baldosas pequeñas. Muchas.

Diminutos azulejos de colores que me han llevado a otros lugares.

Al otro lado del escalón.

Y tú.

Tú te quedaste allí.

En mi boca. En mis ojos. En un papel.

En un instante.
leer más   
17
13comentarios 91 lecturas versolibre karma: 103

Cristales

Y a veces uno recoge sus pedazos y hace un mosaico.

Vidrieras del alma ensambladas con plomo.

Y entra la luz.
leer más   
18
22comentarios 112 lecturas versolibre karma: 90

Fiebre

Estornudaron promesas.

Se resfriaron entre expectativas.
leer más   
16
10comentarios 91 lecturas versolibre karma: 113

En los ojos, cerezas

Me sigue electrizando la piel el mero recuerdo. De un salto al vacío, enorme, surgió un mundo y aparte.

Caí, rebotando entre piedras vestidas de musgo, en la planta baja del planeta. El nuestro.

Era distinto. No tenía horas ni minutos. Tenía sonido de agua. De respiración tranquila, rota a veces por los pulmones llenos de besos, aéreos.

Era un planeta oculto. Ignoto. Sólo tú y yo sabíamos el camino. La puerta entreabierta entre Júpiter y Marte.

La temperatura se medía en las palmas de las manos, capaces de fundir la piel al natural. Sin conservantes ni colorantes.

Era del color de la menta. Sabía a limpio. Era suave, sin cortezas.

Era la lluvia a deshoras. Un amanecer de noche. Un mundo dado la vuelta. Sin costuras. Las sonrisas eran rojas siluetas.

Eran cielos trapecistas, madrugadas entre magia. Era viento fresco. Eran dudas, pero también certezas.

Era un mundo nuevo, pero ardía como las estrellas primigenias.

Eran vuelcos entre velas. Eran lenguas gemelas, labios incesantes. Eran sandías en las mejillas y en los ojos, cerezas.
leer más   
12
13comentarios 91 lecturas versolibre karma: 90

Me gustas, verano

Medianoche. Julio. Carretera en La Mancha entre rincones de siembras de maíz.

Cuando el sol se va a dormir, surge la hora mágica de aspersores traviesos.

Gotitas de agua juguetona que a las mazorcas les roban besos.

Huele a naturaleza despierta. Las hojas del cultivo son siluetas recortadas entre las estrellas y la luna, lunera.

Las espigas mojadas son bigotes de gatos curiosos que acechan la parábola de agua lanzada en la oscuridad.

Campos sedientos que beben sin cesar y devuelven olor a tierra mojada, satisfecha como el que calma su ansia en un oasis, como lucernas repletas de aceite que alumbraban en la antigüedad.

Grillos saludan al cielo. Es su pantalla de cine: "Orión" en cartelera.

Camino en recta infinita, el amarillo y el verde están arropados por una sábana oscura, juguete perfecto de polillas y luciérnagas.

Me gustas, verano.

Me gustan tus noches. Tus paseos. Tus viajes.

Me gusta tu gesto al reír, porque suenas a noches vivas y largas. A geranios regados. A jazmines y césped caliente.

Me gustan tus dedos en mi pelo.

Tus helados a deshoras.

Tus ventanas abiertas cuando caen las estrellas y tu brisa en los pies descalzos.

Suenas a cabello alborotado, a sillitas a la puerta de la calle. A vecinos cómplices. A encuentros inesperados.

Me suenas a conocer caras nuevas y ciudades viejas, pero a estrenar en el alma.

Al volante hay kilómetros de olores.

Sigo entre el asfalto y el maíz. Los aspersores han mojado las cunetas, han salido de su zona de confort.

Me gustas, verano. Porque contigo, soy yo.
leer más   
14
12comentarios 89 lecturas versolibre karma: 97

Nos fuimos

Bailo en la oscuridad. Como un nenúfar se abre mi alma con un solo roce. Y cae disuelta entre tintes de noche.

Y se agolpan los deseos y el olvido, en pugna por ver cuál de ellos me arrastra hasta que crujan mis ganas.

De pasos turquesa y de sombras cobalto. Así es mi memoria. Serpentea en surcos de voces, en susurros de bosques, en relojes de arena.

Y te vas.

Y me voy.

Nos fuimos.
leer más   
19
10comentarios 98 lecturas versolibre karma: 108

Sin agua

Me cuelo girando por el desagüe del mundo. Alguien le ha quitado el tapón al mar.

Es una cadencia dulce. Lento flotar curvo.

Mis manos se entrelazan con besos no dados y risas perdidas. Bajo y subo.

Y Coriolis me empuja al revés. Me desvío de la recta porque me gusta complicarme.

Me enredo entre palabras sinuosas que se quedaron atrapadas en el paladar. A un paso de salir a borbotones.

Me gusta quemarme.

Me acunan las corrientes de agua. Cierro los ojos. Sueños licuados. Suave sentir del pulso.

Y ya ves. Se fueron todas las gotas que hay en el mar.

Sólo queda sal. Puñados de escamas y un corazón lleno de recuerdos ocultos.
leer más   
17
21comentarios 115 lecturas versolibre karma: 103

Abismo

Se hizo añicos
al caer de boca
a su olvido.

...
leer más   
20
15comentarios 133 lecturas versolibre karma: 101

¡Pies, para qué os quiero! (colaboración con @horten67)

Hay pies ligeros, pies de plomo y pies en polvorosa.

Caminos largos, caminos cortos y enredaderas de baldosas.

Hay pies que dan traspiés, y caminos que son destinos.

Pies que pisan firme pero con suela de seda, pies que danzan de puntillas y con mimo.

Hay caminos que son teatro, que son pura fantasía.

Caminos de barro, caminos de flores y caminos de vida.

Hay pies que son guía y rumbo, pies que marcan y nos ayudan.

Hay caminos que no llevan a ninguna parte, caminos sin retorno y caminos de ida y vuelta.

Hay huellas con aroma a campo de amapolas y pájaros libres.

Y sí, hay huellas indelebles, imperdibles de emoción en el pecho.

Hay senderos de gloria y cunetas de vergüenza.

Hay trocitos de viento adheridos a los tobillos, ligeros como pompas.

Hay corazones viajeros y besos que ponen el mundo patas arriba.

Bienvenidos a la vida, piececitos. Hagamos camino al andar...


Estos versos son un guiño a todos los pasos que nos llevan a cada uno de nosotros por mil caminos distintos. La magia surge cuando nos cruzamos en el viaje con personas fantásticas, como mi amiga Horten.
leer más   
18
28comentarios 175 lecturas colaboracion karma: 116

Tan esponja

Liviana, permeable y suave.

Eran tan esponja, que se llevó todas las lágrimas del universo y se las devolvió al mar con acuse de recibo.
leer más   
16
12comentarios 98 lecturas versolibre karma: 97