Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Fotones

Y todo gira como fotones bailando claqué.

Dejó atrás la amalgama de deseos pendientes. Cataratas de tiempo mojaban su pelo, sabía a moras, olía a flores.

Abrazada al sol, estornudó pimienta y volvió a correr.

Siempre correr.
leer más   

etiquetas: vivir
2
1comentarios 15 lecturas versolibre karma: 40

Deja que vuele

Despeinada, con venas abiertas por guantes. Aplausos del abrir y cerrar de ojos.

Bufandas al viento, farolillos que llegan con aires de marzo.

Giros, piruetas, pasos de baile. Caen uno detrás de otro, entre pentagramas de primavera, de puro vivos, rotos.

Tardes de sol y amistad, refugio de comisuras rizadas, las líneas curvas le decoran la cara.

Idas y venidas, confesiones de cerveza y terrazas. No quiere lastres, sólo color en sus pies y pestañas.

Como flor de amaneceres, viajó tan lejos en las páginas de lo que no está escrito, que rompió de golpe los límites. Sembró mañanas. Germinó su alma.
leer más   
11
10comentarios 93 lecturas versolibre karma: 105

Letras en el buzón

A veces pienso que las cartas sin acuse de recibo se pierden en precipicios de olvido. Acantilados oscuros que todo lo tragan. Hasta la luz.

Letras bordadas en cuartillas blancas. Ellas solitas, con tantas cosas por dentro. Tantas frases perdidas. Destiñen azul.

Sobres lacrados con ese golpe justo de saliva. Entre adulzado y amargo, se queda grabado en la punta de la lengua (ay, la lengua, cuántas ansias te callas).

Hoy quiero escribirte. Ni urgente. Ni certificado. Ni ordinario. Sólo correo de mí a ti. Ese que no abarca códigos postales. El que llega de puntillas, cuando se abren las ganas.

En esta misiva te explico que vivo. Te cuento mil cuentos (lejanos, cercanos, sin prisa y sin tiempo). Te despido con hojas, susurros de cedros.

En la posdata, invisible, te confieso que vuelo.
leer más   
9
4comentarios 60 lecturas versolibre karma: 99

Galletas que erizan los huesos

Bocados dulces. Bocados salados.

Partidos con las manos, son trozos de vida. Nos los llevamos a la boca como si no hubiera un mañana.

A veces añadimos especias, canela en rama y miel de caña. A veces virutas de sal, que descolocan a cualquier paladar confiado.

No tengo tiempo de esperar al horno. Mi dedo apura los restos de masa, se me van los segundos. Suena la campana.

No quiero tocar más escaparates. Ni tarta congelada. No.

Quiero morir besando el tiempo. Quiero galletas que me ericen los huesos. Quiero comerme el horizonte. Quiero guardarme la receta de la inmensidad, hecha , hecha yo.
leer más   
11
6comentarios 59 lecturas versolibre karma: 93

Tatuajes de tinta y saliva

Abriéndose paso a base de pespuntes de piel, la aguja inyectaba tinta en un lienzo en blanco.

Expectativas, ilusiones, historias y abrazos de mil maneras pueden caber en un pequeño dibujo.

Besos rodados, besos soñados, besos imaginados, besos robados, besos en bucle, uno detrás de otro, se iban grabando en color negro en la memoria.

Acariciaban las agujas con regusto afilado. Sentada, la impaciencia esperaba, ansiosa, en un banco.

Al fin se reveló el universo particular. Asomaba al día un diminuto tatuaje. Tan grande que en él cabían deseos, estrellas, ecos, energías, constelaciones. Tan pequeño. Tan poco. Y tanto.
leer más   
13
17comentarios 103 lecturas versolibre karma: 97

Tormentas de arena y fuego

Abrasan cuerpos, destapan los trucos bajo el sombrero.

De la mano te llevo a través de las dunas. Los pies descalzos, las manos desnudas.

Como el que muere de sed, esperamos impacientes las primeras nubes. Cargadas, henchidas. Rosadas, plomizas.

Rompió la tormenta, y por fin empapamos los ojos, los labios, las palmas, los dedos.

Oasis de palmeras abrazan los miedos. Los amansan. Hasta convertirlos en pequeños granitos de arena que caen y se amontonan, se pierden en la inmensidad.

Somos halcones libres. No volvemos a ninguna mano cetrera. Ningún lienzo de cuero curtido nos pesa en las plumas.

Charcos mágicos en mitad del desierto. Los genios de las noches, cargadas de estrellas. Pintadas de ternura.
leer más   
8
6comentarios 75 lecturas versolibre karma: 107

Gotitas

Entre mis pestañas atisbo el sol. Como una persiana rayada.

Miro entre gotitas.

En ellas caben alegrías y penas. Cabe sal. Cabe energía que vuela.

Observo.

Amplifican la luz, como latigazos solares. Matizan la vida, entre brillos prendida.

Me cuelo entre gotitas.

Curioseo el mundo. Sus idas. Sus venidas. Sus lentitudes, sus prisas.

Oteo y diviso.

Son lupas de almas. Superadas. Hundidas. Lanzadas. Vividas.

Y entre tanto vistazo me juego lo mejor de los segundos, los que no llevan amarras. Los que no marca el reloj, sino las ganas. Los quiebros del destino, el tiempo rasgado, tiempo divino.

Y entre tanta lente de agua diminuta, yo sé que no me olvidas.
leer más   
10
11comentarios 80 lecturas versolibre karma: 107

Un bombón ardiendo en el Polo Norte

Cristales de hielo entre chocolate líquido. Caliente. Suave.

Impactos de escarcha entre borbotones hirviendo de azúcar.

Las antípodas del desprecio sobre la caricia en la nuca.

Agitas mis sentidos y pones mi mundo (¡el universo!) patas arriba.

No distingo si es noche cerrada o nos sacude el día.

Si ceno hiel o pruebo almíbar.

Así de loca me traes. Así de fuerte me giras.
leer más   
10
6comentarios 78 lecturas versolibre karma: 95

Islas marcianas

Auroras boreales y verdes caricias. Tumban universos.

Silencio. Sólo se escucha moverse el pulso. Frío. Tanto que la brújula estalló en mil cristales.

Islas desiertas en órbitas marcianas. Rumbos nuevos, caminos complejos.

Empujo mi maleta, cargada de notas. Un biombo, una flor, un libro y cien retales.

¿Qué habrá en ese horizonte? Ramas nuevas en bosques densos, ocasos violetas en frascos de chamanes, piruetas de bocas que corren a encontrarse.
leer más   
6
6comentarios 55 lecturas versolibre karma: 78

Por qué

Por ti.

Por mí.

Por mi acueducto de lágrimas.
leer más   
4
sin comentarios 32 lecturas versolibre karma: 53

Sicomoros egipcios y cafés pendientes

En esta mirada mía, viajan:


Alquimistas de sueños

Globos aerostáticos

Bombas de vida

Cantos de cisne

Telescopios dorados

Sicomoros egipcios

Nenúfares aéreos

Tréboles azarosos

Besos helicoidales

Saltos mortales

Cafés pendientes

Ese café. El que nos prometimos con el roce de los dedos. El que quema los labios, callados. El que me amarga y me endulza los escalofríos. El que me eriza la memoria, pensando que vuelves.
leer más   
10
10comentarios 89 lecturas versolibre karma: 102

Te olvida mi cuerpo, te piensan mis huesos

La forma quieta del océano. Visto desde el espacio, pareces una balsa azul que me abraza. Yo, tu tierra fiel.

De noche te cuelas por la mirilla de Orión. Me electrificas los sueños.

Despego los pies del suelo, lucho por sacar los tuyos del barro. El salmón que pierde fuerzas contra la corriente del río, pero que acaba desovando. Ofreciendo vida a cambio de muerte.

Acaricias mis desvelos. Mimas mis más (y mis menos).

Mueves cada lágrima, embotellas cada sorbo de angustia, atrapas cada susurro perdido. Aparcas en mis sienes y mi frente.

Corcheas desnudas en el tarareo de tus besos (y tus versos). Así me siento, aunque solo quede en el recuerdo. Como el café, que amarga con placer pasado el tiempo.

Te olvida mi cuerpo. Te piensan mis huesos.
leer más   
2
2comentarios 49 lecturas versolibre karma: 40

El árbol que quiso volar

Corteza áspera y frutos amargos. De formas extrañas y colores raros.

Eras el árbol desconocido. De ramas gruñonas y hojas largas.

Las raíces te llegaban a lugares ocultos, perdidos. Pocos duendes las habían visto.

Pero yo, diminuta, me colé por tu tronco y llegué a la copa.

Descubrí que, bajo esa coraza de madera y tierra, tienes savia que brota.

Y ojos mansos.

Cálidas las manos y corazón -sí, corazón- blando.

Perdiste, en algún momento, tu capacidad de echar el vuelo. Decidiste, en lugar de eso, dar sombra y frutos en invierno.
leer más   
11
14comentarios 86 lecturas versolibre karma: 90

Muros de obleas

Cinceles de rocas, ladridos heridos.

Qué sientes, qué tocas.

Teloneros del absurdo, rapsodas del vino.

Qué callas, dónde flotas.

Nos estrellamos una e infinitas veces en una cicatriz de arena, en un muro de obleas.

Las manos partidas rozan mareas. Te alejan. Me libran.

Los llantos se duermen. Se van las mentiras.

Qué apuestas.

Yo, mi vida entera.
leer más   
4
6comentarios 52 lecturas versolibre karma: 67

Corazones opacos

A M A R

Se queda grande para tantas bocas, que tienen que partirlo en trozos. Pedazos minúsculos que solo caben en corazones del tamaño de un guisante.

Corazones de trapo.

Corazones que tocan con guantes.

Se queda enorme para aquellos que se mecen en columpios de lija. Para los ciegos sin escrúpulos, los que no ven aunque tengan sanos los ojos.

Corazones de talco.

Corazones de látex.

Se queda inmenso para los que vociferan a las puertas del alba. Los que usan y tiran. Los que empapan con lágrimas las noches de otros.

Corazones opacos.

Corazones errantes.
leer más   
16
4comentarios 88 lecturas versolibre karma: 100

Aviones de espuma

Trotamundos de espigas. Funambulistas del sueño.

Equilibristas de abrazos. Astronautas de carcajadas.

Éramos todo lo que sueñan los niños. Cohetes de plastilina, barcas de corcho.

Aviones de espuma, hierba mojada.

En nuestro cosmos, íntimo y secreto, dos pájaros compartiendo alas.
leer más   
13
16comentarios 126 lecturas versolibre karma: 101

Relámpago

Entraste por una rendija. Clavel curioso en la solapa del viento.

Te fuiste como un relámpago. Con carga eléctrica. Puro estruendo.
leer más   
15
2comentarios 53 lecturas versolibre karma: 120

Estallan costillas azules

Como quien espera agua en boca agrietada, las palabras se agolpan en la punta de la lengua.

Listas para romper. Preparadas con impaciencia. Atraviesan costillas azules, duermen en camas en vela.

Susurran

Gritan mudas

Van cargadas de tantas cosas que quedaron por sentir, que caminan lentas.

Aún les quedan ocasos dorados por beber hasta que se decidan a vencer los ecos.

Igual, para entonces, ya no tienen nada que decirte.
leer más   
14
4comentarios 70 lecturas versolibre karma: 105

Conjuros mágicos y cuencos de barro

Cuatro tablas mal puestas.

Es lo que queda de la choza de risas. Refugio de pastores, los de rebaños de caricias.

Tiro piedras al río. Darán aún más vueltas. Acabarán pulidas.

Como mis ojos. Bruñidos de tanto mirar.

Engobe rojo en las asas de mi cuenco de barro, que sostiene, entre vapuleos y brisas, la mejor de las pócimas.

Conjuros y fórmulas mágicas. Las que sólo conocen los mirlos (y yo).

Aquí guardo el secreto, la receta. Un día, cuando la niebla empape de nuevo el bosque, te diré al oído, muy quedo, todo lo que sé (y todo lo que siento).
leer más   
12
14comentarios 87 lecturas versolibre karma: 101

Orbitas lejos

Que se arrancan de cuajo los últimos posos de ganas.

Caen a pedazos las ilusiones, cuando yo subo, tú bajas.

Rajo

Quemo

Pulverizo

Aplasto lo que queda de mentira hirviendo.

Lanzo

Parábola violenta en el cielo

Allí, entre el parpadeo de los aviones diminutos que siguen su rumbo en la noche, orbitas solo.

Aquí, entre abrazos rojos de granadas de invierno, sigo riendo.
leer más   
9
11comentarios 82 lecturas versolibre karma: 88