Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Sequedad

Al ver el brillo de aquellos ojos me quedé.
Pero era un brillo fugaz.
En si, él ya era luz
apagada, muerta.
Allí, solo había un vago
intento por sobrevivir.
Él era agua turbia de jarrón
que hacía mucho fue limpia y clara.
De sus rosas que un día fueron fragantes
y frescas quedaban tallos agotados y rotos.
Sus pétalos negruzcos, dispersos por el piso
de a poco olvidó levantar.
Donde un día hubo sonrisas ,
ahora no había ni el intento por sonreír;
solo había muecas amargas,
y unos labios agrietados y sangrantes.
En aquellos ojos brotaban lágrimas,
que corrían en un rostro cubierto
de hendiduras que se corrían hasta el cuello.
De sus manos, ya no surgían caricias
solo movimientos bruscos y torpes
que herían más que acariciar;
de su voz, ya no sonaban dulzuras,
sino, palabras toscas y ofensivas que
azotaban y estremecian.
Y yo que creí ver un brillo en aquellos ojos
mas mi propia luz fue pereciendo,
fui deshidratando de a poco.
Mi sequedad fue tanta que corrí
buscando aguas de los cielos por cobijo
y luz solar que me alumbrara
¡ y no paré hasta encontralos!
leer más   
3
sin comentarios 12 lecturas versolibre karma: 25

Sol por cobijo

Sal de mi sombra alma mía,
sé tú misma,
por una vez en tu vida
deja de andar engañandote
¿que no ves que esta vida
es corta e irrepetible?
¡No te mientas, pisa firme!
No cubras el sol con un dedo,
no inventes puertas
que no existen,
porqué no habrá salida,
ni te cubras detrás de otros seres
dale vida, valor
a ese ser que tú ya eres
¡pues eres maravillosa,
fuerte, única!
No te pierdas en invenciones
que solo te dejan más vacía,
más perdida crece de una vez
¡sé valiente!
No te cubras en mi sombra
alma mía deja el rayo del sol
entre en tu vida
que ese rayo sea tu guía
no oscuridad, sino
¡luz de mediodía!
leer más   
17
9comentarios 56 lecturas versolibre karma: 99

Y aún

Te he buscando
en el mismo fondo
de un vaso vacío donde
un día hubo vino;
en los ríos secos
donde tu agua dejó surcos.
en las calles solitarias
donde no acaba de irse
tu recuerdo.
Te busco amado mío,
el más amado,
en las olas de un mar
que se lleva de golpe
la huella de tu pie sobre
la arena. Busco tu rostro
en caminos que no van
a alguna parte.
Te veo en poemas sombríos
donde no se da sepultura
a amores no olvidados,
me desgarran por dentro
y lloro una lágrima que
no logra caer de mis ojos.
Te veo en la luna celestina
que escucha mi lamento
y sabe mis secretos.
De mi día,
tu nombre es mantra,
de mi noche,
la fantasía de mi sueños.
Y así voy,
de la mano de tu lado
abrazandome al vacío,
repleto de tu recuerdo.
leer más   
20
11comentarios 80 lecturas versolibre karma: 112

Harsal

Hola,
vengo a visitarte para dejarte besos
de luz a tu ser atormentado.
Te quiero platicar un poco de mi,
de cómo soy y donde estoy.
Aquí donde estoy,
el tiempo no tiene edad,
el silencio tiene el leguaje del jilgero,
y el eco, es de querubines en concierto.
Aquí, la noche se abraza de la claridad y yo, juego con las estrellas en verdes praderas.
No dejes caer tus lágrimas por mi ausencia.
En éste lugar, angustias, dolores o penas no existen. Absuelve ya, tu corazón fracturado, ¡mira que yo te amo! Como si hubiera nacido.
No entendiste al dejarme ir que mi alma era eterna y siempre lo será, mas no te culpo.
Tú, no lo hagas tampoco.
Permite tu amargura y congoja desaparezca.
Te diré como soy, y como me llamo y así,
me abraces en tu seno.
Mis ojos son color miel parecidos a papá,
tengo risos suaves, igual que los tuyos,
mi piel es color oliva;
pero lo más importante,
mi sonrisa es amplia y mis brazos
los espera.
Mi nombre es Harsal
¿recuerdas lo que significa?
Amante, amor,
¡todo el que les daré cuando lleguen!
Verán, mis ríos cristalinos,
las cascadas y sus risas, montañas
y mis praderas.
Sin prisa, aquí espero.
leer más   
15
4comentarios 57 lecturas prosapoetica karma: 102

Ven mujer

Mujer, hoy,
tus ojos recatados no los quiero.
Hoy, dame pasión,
frenesí, vehemencia.
Esos ojos modestos,
son los que amo
en cordura, en prudencia.
Hoy, dame de esa mujer
que tú eres;
en momentos de locura
de lascivia. Que de ti,
¡yo quiero todo!
Tu dulzura, ternura,
equilibrio, y tu cordura.
De eso me alimento
día tras día. Hoy,
quiero a la mujer
llena de fuego,
arrebato y de deseo.
Que me atrae,
me enloquece, me tortura.
De ti, yo quiero todo
amada mía.
Quiero el suave toque
de tu dedo en mi mejilla,
que se vuelve exigente;
que más pida.
Quiero el susurro
de tu beso, en beso suave.
Y, ¡ese beso pasional
que da mordida!
Quiero manos entregadas
que dan vida, que hoy recorran
por mi espalda,
me atraigan a tu viña,
de uvas frescas, y suaves guías.
Que mis manos, recorran tu viñedo,
que tu vino me embriage bajo lunas.
Que dé, de beber a mis sequías.
Hoy, de ti,
tengo sed amada mía.
Deja tu mirada de recato.
Esta noche deja surja,
¡lo que de ti palpita!
leer más   
16
3comentarios 51 lecturas versolibre karma: 108

Te traigo

Te traigo,
el entorno de mis caderas
para que en mí hagas mella,
y la curva de mi cintura,
para que en ella dibujes prosas.
Te regalo mi cuello,
también mi senos,
para que tus labios dejen tu historia.
Mi piel entera,
será, tu sábana blanca
en ella déjame tus fríos,
tú, llevate mis ansias.
No olvides mi boca que te llama
permite que tu lengua
reconozca mis huecos
y me cubran de besos.
Llega a mis oídos,
allí deja tus versos.
Visita,
palmo a palmo mis caminos,
sin olvidar, que mi cuerpo
es solo tuyo...
leer más   
18
11comentarios 69 lecturas versolibre karma: 99

Soy las gotas

Enraizado de mi memoria vives,
en vano he tratado de sacarte.
Lucho en inútiles quimeras y
un amor añejo que no acaba.
Dejé de combatir por entenderlo.
No dudo que me amaste, en mi savia
te adherirte, de mí hiciste lar.
Sorprendente para mi fue tu
llegada, entrando hasta arrecifes
en mi entraña. Sacudiste la estructura
de mi vida. Tu presencia, fugaz y transitoria
se enclaustró en la cavidad de mi pecho.
Que llegaras lo acepto. Que no te vayas,
no lo entiendo. Tú, quizá mi nombre
no recuerdas, de tu boca quise oírlo
antes de irte. Te diré cual es mi nombre
si olvidaste. Si en tu alborada, observas
gotas de agua arropadas en las hojas,
notarás, notarás son rocío...
leer más   
30
21comentarios 119 lecturas versolibre karma: 112

En aromas

Porque yo me cubro en jazmines
y azahares; aromas íntimos y suaves
que despierten tus sentidos
para que a mí te acerquen.

Dame tu mirada ,
color tierra, la segura.
La que sabe lo que quiere.
Entrégame lo sutil de tu brisa.

Desnuda mi piel de sedas y de linos.
Explora, gusta de canelas y vainillas.
Libaras pétalos de rosas
como suaves nubecillas.

Toparás en olas bravas y blancas espumas
habrá un reposar de arenas cálidas
serás mar bravío, tu marea
gravitará a mi cómo a su Luna.

Porque yo me arropo en sándalos y jengibres
solo para que tus mareas me visiten...
leer más   
17
9comentarios 126 lecturas versolibre karma: 118

Un alma

Te hablo
desde el lenguaje
de un alma, el mudo,
el callado,
el que dice todo.
Desde ese lenguaje
que deja en beso
cual murmullo de los siglos.
Te hablo, desde ese espíritu
que ve la vida como una
siempreviva.
Te habla el alma
de sonrisa amplia
y vista clara y profunda.
La que no ve límites,
menos fronteras, la inmortal.
Un alma, mi alma
la que solo conoce
el vocablo del amor fresco
como el rocío de alborada,
tan puro, como su esencia misma.
Te hablo desde esa alma
la que ve solo luz, en oscuridad.
La que danza entre nubes,
y se cuelga de estrellas.
El alma, que no sabe
de un cuerpo, sus dolores
o envejecimiento.
Ella viaja con la luz,
se pasea del brazo del viento.
Sus amantes son
el mar y el sol saliente.
Toma agua de lluvia fresca,
de arroyuelo del vientre,
de su madre montaña.
Se une al canto
de la alondra y el jilguero.
Te habla mi alma
busca encontrase con la tuya,
a que te le unas
en sonrisas y no llantos
a que jueguen con las gotas
del rocío, den saltos
bañandose en cascadas
por el mundo,
nadar con sirenas y delfines.
Esta alma es tan grande
que abarca los confines
de este mundo.
Esta alma, mi alma,
te habla, y desea que tú
la escuches.
leer más   
21
20comentarios 106 lecturas versolibre karma: 102

¿Melancolía?

Haces de la tristeza tu musa;
del alquitrán formas versos,
del gris oscuro tomas su color,
conviertes lo dulce y fresco
de las gotas de lluvia
en lágrimas amargas en tus ojos.
La grandeza del silencio
lo tomas como tortura.
La oscuridad de la noche
la haces tu compañera.
Traes amores no olvidados
y los riegas en tus versos,
los desentierras de tu pecho,
te recrea el dolor de su recuerdo.
En cada letra, la melancolía deja su huella,
te leo, y no comprendo tu tristeza,
la vida te ha dado tanto.
¿Porqué no tomar el beso
y bienvenida del alba?
¿Porqué no apreciar el canto
del ave temprana y llevárselo hasta el alma?
La belleza existe, hasta en la sublime
caricia del viento,
en pisar descalzo la húmedad del pasto,
en la lluvia, que da vida a tu rostro y cuerpo. Quizá, un día de estos dejes que las mariposas
y el color de la rosa y su aroma visiten tus versos; y permitas, que rayos de luz y el calor
del sol guíen tu pluma.
leer más   
17
8comentarios 113 lecturas prosapoetica karma: 101

El Jardinero

El solo sonido de tu risa a mi ser
convierte en espasmo,
y las rosas a tu paso se marchitan.
El soplo del viento, receloso
no comparte de tu encanto,
y alza tu vestido para robarte caricias.
Yo, con flores en mis manos,
antes, de tanta belleza hoy,
exiguas me parecen.
Afásico y atrofiado en mi sitio
permanezco, ajena cada mañana
vas matándome de a poco.
Más, gozo hasta el delirio
de tu paseo rutinario.
Tus afables ojos posas en azaleas
y gladiolas, cierras tus ojos,
escuchas, las avecillas tempranas.
Jamás, a mi lado miras.
Yo te observo, bebo,
de tu candencia, la elegancia
de tus pasos.
Mis manos duelen, por palpar
tu blanco cuello.
Y mis labios, por algún beso robarte.
Más permaneces ajena,
a mis súplicas sin habla,
a mis ansías silenciosas,
a mis miradas que llaman.
¡Cruel mujer, criatura amada,
todo el jardín te reclama!
Como quisiera ser árbol y a mi
sombra te acercaras,
o ser el agua de la fuente donde
tus delicados labios pasas.
Deseo ser la húmeda tierra,
que tus píes descalzos gozan.
!Mujer como sufre mi ser, más,
mi sufrir no lo cambio solo por verte de paso!
leer más   
14
5comentarios 118 lecturas prosapoetica karma: 102

Pensar en ti

Pensar en ti,
es recoger con mis labios
el frescor del rocío
de madrugada.
Eres la respuesta
a la fantasía de noche
en horas calladas.
Pensar en tu mirada,
es ver el resplandor
de lejana estrella;
o luz de esperanza al final
del túnel.
Eres,
el sosiego de mis pesadillas.
Llevar tu nombre a mi boca,
es el sonido a la mejor
melodía.
Traer tu voz a mi oído,
es acariciar
el vacío de mi entraña.
Volver a vivir tus besos,
es bálsamo
donde mi piel descansa.
Pensar,
en lo íntimo de tu abrazo,
es arribar a la cima
prometida, es danzar
de júbilo en las nubes.
Traerte a mi, es dejar
a mi alma busque
su destino;
y mi cuerpo, su camino.
Hacerme a tu paso,
es, caminar a un crepúsculo
seguro, y a un abrazo en
alborada.
leer más   
23
5comentarios 104 lecturas versolibre karma: 96

Envíos de primavera

Dejé, el viento me arropara en su susurro, me otorgó en rima tiritante el canto del cedro, olmo y pino; me dieron para ti, sabiduría del tiempo y del silencio sus secretos. Tambien, cada uno te deja su sapiencia. En mis ojos, del jardín de la vida, te traigo el color de las flores, el azul de la esperanza, del sol su fulgente, y el carmín de la rosa. Al vértice de montaña llevé mi paso, de allí tomé un poco de hielo, que mi labio fresco ahora te deja. A la mar y su orilla sumergí mis pies, de ellos recibe un poco de arena, de mis dedos toma sus espumas, el mar te envía una caracola, dijo, que al cerrar tus ojos nena mía, te llegará un canto melodioso de sirenas. Al río, en la Alameda llevé mi cuerpo, de sus aguas cristalinas recibe su pureza. Al saber, que en mis brazos estarías, canarios, jilgeros y ruiseñores a través de mi oído te dan sus trinos, ¡que se eleve tu alma al escucharlos!
Una paloma blanca de su pico da un olivo, y te desea quietud para los tiempos. Del exterior, he reunido sus aromas; de la gardenia, el jazmín y madreselva, toma su perfume. Amor mío, que la sabana de algodón, sean las nubes, tus sueños bóvedas celestes, tus mañanas primavera, que todo dolor de tu cuerpo desvanezca.
leer más   
16
12comentarios 98 lecturas prosapoetica karma: 91

En ti

En ti, viví afable fantasía
en tu océano mi mar navegó.
De tus travesías
me palpé cada colina.
Fuí viajera de tu suelo,
inhalé, la fragancia de tu brisa.
Sentí, la tibieza de tus aguas,
y el calor de tu sol.
En ti, ví verdes horizontes,
el dorado atardecer, el cobijo del alba.
Contigo, viví el éxtasis de un beso
que dirigió a la gloria.
De ti, supe que manos saben
guiar a frescos campos,
o llevar a agitación.
En tu canto varonil,
vibré en suave espasmo y bebí
de ésa voz, cual árido desierto.
De ti, tomé la entrega de tu abrazo.
Duda no tuvo vida,
y mí ser halló su lar.
leer más   
18
10comentarios 75 lecturas versolibre karma: 105

Te pregunto poeta

Tú, poeta, que con tus versos
logras mi ser me arrastre
hasta el fin de mis sentidos;
letra a letra, palabra a palabra.
Poeta, el ras de tu alma, a la mía encuentra.
Haces tu hogar en la cavidad de mi pecho.
Lo hondo de tus palabras penetran en el fuego de mi hoguera, y me baño,
en el frescor de tus aguas.
Tu prosa, es la madre de mis sueños,
fácil me conduce a la fantasía, al ensueño.
Tú, poeta, en suavidad, intensidad o melancolía me atraviesas directo al corazón, cual daga furtiva, o aromático pétalo de rosa.
Sangro, en éxtasis, en agonía,
por el llanto o canto de tu verso.
Incomprensible es mi sentir por tus palabras. Dime, la razón poeta.
Dime el porqué, mi ser por ti suspira?
leer más   
18
18comentarios 116 lecturas versolibre karma: 92

Amor. Mi primavera

Amor. Mi primavera

Naciste en abril,
y como abril serás mi primavera,
verano, otoño aún invierno.
Eres mi inicio y nunca parte de mi fin,
fuiste el despertar inocente
de la ilusión de un tierno beso,
y como botón de rosa en delicado toque
tomaste mi tallo, y aspiraste mi aroma.
Mi jardín te dio sus gotas de rocío.
Mis tiernas mariposas, que en mi adentro
hacian nido, por ti, tomaron vuelo buscando tu boca donde saciar su sed.
Mi plumaje,
de joven jilguero en ti tomó color,
y su canto, en tu canto, la melodía encontró.
Eres mi agua fresca de abril,
y mi tibia lluvia de junio.
Mi verano en ti halló fresca mañana,
donde descansar, tu rama,
densa y segura, de cedro fuerte,
a su sombra me acogió.
Mi labio sediento, en tu boca se sació de lo fresco de tu fuente.
Mis gotas de sudor, las bebieron tus labios,
tus dedos recorrieron mis mapas dunas y senderos en apacible madrugada,
y en noche de pasión.
Mis otoños en ti, siempre tiene la esperanza de una nueva primavera, mis hojas secas, para ti, son parte de mi esencia, donde siempre hay vida. Mis ramas vacías en ti reverdecen y dan fruto.
Tu hoguera cubre mis fríos, tu semilla hace germinar mis flores nuevas, mi mejor flor.
Mi invierno en ti toma calor,
mi hielo evaporas, formas corrientes de agua cálida donde se baña mi ser.
Eres raíz fecunda,
cimiento firme, dónde crece mi hogar.
Eres mi eterna primavera en ti,
siempre florece mi flor.
Roma Luna
leer más   
15
12comentarios 73 lecturas versolibre karma: 101