Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Lo Que Queda

Mi equipaje
se ha perdido
para siempre.

Sólamente
me quedan
dos letras
en mi abecedario:
t-ú.

Y un corazón
que no encaja
en mi pecho,
para susurrarte
al oído
la verde melodía
de un te quiero.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
19
14comentarios 132 lecturas versolibre karma: 145

Donde Hubo Fuego

Uno podría ampararse
en Montaigne y decir:
“Mi vida estuvo llena
de terribles desgracias
que nunca sucedieron”.

A veces, la verdad
coincide con la mentira,
y siento las horas vacías
contra un cielo agujereado.

Frente al espejo,
miro que los buenos tiempos
pasaron a la velocidad
de un terremoto.

Yo te llamo,
o no,
tal vez sólo
pretendo ubicar
el naufragio.

El único latido
de mi vida
fue haberte conocido,
pero ya no se abre
la madrugada,
ni se estrecha el abismo
entre tu voz y la mía,
ni se enciende el novilunio
que nos devoraba
con la mirada.

Donde hubo fuego,
no siempre quedan
cenizas,
también se recuerda
el olvido.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
16
20comentarios 129 lecturas versolibre karma: 141

Nostalgia

Una noche
me dijiste
que extrañabas,
que no podías respirar,
que te levantabas
con una mano
en la garganta
y un recuerdo
tembloroso
sobre la espalda,
y que tus grietas
eran una humedad
petrificada.

Te engañas si crees
que la nostalgia
es un tiempo
para volver al dolor.

A menudo,
yo siento nostalgia
del presente,
nostalgia de aquellas
noches contigo,
cuando todo era alegría,
espuma y deseo,

y el futuro
todavía era la inmensa
expectativa
de saberse querido.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
14
7comentarios 78 lecturas versolibre karma: 141

De Luz Y Sombra

Mientras hablabas,
descubrí algunos
de tus secretos.
Nos íbamos conociendo
esquivando un sonido
de nieblas.

Recuerdo
que tus ojos añoraban
una primavera
que los encendiera,

y te dije,
con doble filo,
que los ojos brillantes
almacenan luces
como la arena blanca
bajo un cielo
desordenado,
y tienen el sabor
a besos de otras bocas.

La noche
llegó a puerto
con ventanas encantadas,
y con vistas
a amaneceres rojos.

Yo deseaba
quitarte los cristales
de los labios,
pero tú querías
devolver el tiempo
para hacer de ti misma
la soledad.

Y, por supuesto,
la luz no prospera
en corazones
que fabrican sombras.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
19
10comentarios 74 lecturas versolibre karma: 131

Prueba De Fuego

Nunca
compartí tanto
con un amor
como lo hice
contigo.

Tal vez,
por cobardía,
miedo,
cansancio,
o todas esa cosas
que el amor deja
después de la tormenta.

Contigo
llené mis ojos vacíos,
abrí las puertas
cerradas de mi pecho,
prendí fuego
al frío de la noche
y viajé a ciudades
que tenía clavadas
más allá del alma
y la memoria.

Pero una noche
que tú y yo
no éramos
nosotros todavía,
dejaste de ver
complicidad
para decir
prueba de fuego.

Desde entonces,
crecen espadas
en mi garganta,

y allí,
en la prueba de fuego,
el amor manchado
de rutina
va a durar muy poco,
ya lo sé,
tan sólo la ilusión
del momento.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
15
12comentarios 123 lecturas versolibre karma: 121

Aunque Tú No Lo Sientas

En alguna ola
dormida
de aquella playa
que no acaba nunca,

estarán las canciones
que nadie conoce,
el miedo convertido
en alegría,

la piel frágil
entre las sábanas
de la noche,
la asignatura
de amor en ciernes,
el primer beso.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
18
18comentarios 138 lecturas versolibre karma: 125

Pequeña Trinchera

Si una noche
me alejo
de los ojos
de todos, de la nada,
no lo hago de ti.

Tú eres
lo que más quiero
oir cuando quiero
estar en silencio,
ebrio de mí.

Tú eres
el lenguaje callado
de la música.

Blanca, negra, corchea, semicorchea…


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
16
7comentarios 70 lecturas versolibre karma: 113

Fallen

Mi vida es hacer un otoño.

Ayer,
una tristeza espontánea
y, tal vez, protectora,
migró para establecerse
en mis ojos rugosos,
mientras los días
se vestían de oscuro
más temprano.

Habían unas grietas
grises en el cielo,
que lloraban cuchillos
destemplados
sobre las aceras húmedas
y amarillentas.

También,
un suelo encharcado
arañaba los árboles secos,
y las hojas muertas
eran arrastradas
por el viento
hacia el olvido.

Hoy,
tengo un noviembre
arqueado en el pecho.
Quería que supieras
que tengo las cenizas
recluidas en las entrañas,
y el corazón encallado
en un mar de lágrimas.

Mi vida es hacer un otoño.



©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
14
8comentarios 93 lecturas versolibre karma: 124

Túnel Del Presente

Me hablo para enterrar
esta ausencia
que me acompaña,
me hundo para apagar
esta noche
que me quema.

Quiero ser algo más
que mis horas
de desconsuelo.
¿Cómo te arranco
de mí para siempre?

Hace mucho tiempo
que te vas
pero te quedas,
tu abrazo
es una descarga eléctrica
que me persigue,
y tu mirada
las huellas del pasado
que atraviesan
el túnel del presente.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
11
13comentarios 102 lecturas versolibre karma: 134

La Breve Distancia

Me alejo para ver
si consigo besarte.
La breve distancia
avivará el deseo.
Tal vez esta noche,
tal vez mañana,
quizá nunca.

Me basta con saber
que tienes la valentía
de dejar las puertas
abiertas
a posibles dolores
y futuros placeres.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
20
11comentarios 94 lecturas versolibre karma: 112

Mi Última Venganza

Quiero hacerte daño,
anclarte a tu barco
hundido,
abrigarte con el frío
que acumulan tus ojos.

Quiero hacerte daño,
llevarte al charco
de cenizas
petrificado
que existe en tu pecho.

Quiero hacerte daño,
no hay paso atrás,
que esté presente
en tu vida
no es razón
suficiente
para que me descuides.

Es necesario que lo sepas,
hay un ruido suspendido
en la mañana
pero ya es de noche,
no sé qué hacer
con estas ansias negras
de olvidarte,
de apagarte,
de repudiarte.

Quiero hacerte daño,
no lo tomes a ofensa,
porque tu amor
debe morir
para que yo viva.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
17
8comentarios 215 lecturas versolibre karma: 111

Está Lloviendo

Quizá,
llorar sea otra manera
de estar derrotado.

Amanece.
Hay una lágrima
que desemboca
en un recuerdo
y, detrás de ti,
un sigiloso agujero
que anuncia el olvido.

En breve,
seré todos los besos
que nunca has dado.

Todo aquel que vive
en un pozo de desolación
tiene algo que decir,
pero tú tienes el silencio
empuñado en la garganta.

Este amor
nació herido
de muerte,
y murió
en la plácida orilla
de un agónico
ya no quiero verte.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
15
8comentarios 106 lecturas versolibre karma: 110

Tiempo Pequeño

Espera,
no te vayas.
Quiero arrancarme
estas palabras
de la garganta.

Tú eres esencial
para mis días
y mis noches.
Eres ese lugar
que quiero
y no puedo estar,
pero que voy siempre
que necesito salir
de la tenebrosa claridad
de estas húmedas paredes.

Espera,
no te vayas.
Quiero hablarte
con los ojos
exhautos de tristeza.

Ojalá
me entiendas.
Tengo presente
que, algún día,
ya no quedarán
más oportunidades
para volver a empezar.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
14
7comentarios 130 lecturas versolibre karma: 111

/Dubrovnik. Silencio Turquesa/

Tengo días
que se rompen
con sólo un suspiro.

Mi verdadero propósito,
es secarme estas lágrimas
y detener el verano
contigo.

Todas las noches
son mentira,
salvo las noches
que brotan de tus ojos
para iluminar los míos.

Compréndeme,
tengo un dolor
amaneciendo
en mi pecho.

Sólo por curarme
en tus labios,
vale la pena
haber nacido.


@Alejandro P. Morales.
leer más   
18
11comentarios 105 lecturas versolibre karma: 115

Fado Abandonado

Mi corazón tiene ojos
que miran hacia al pasado,
más una nube de tristeza
en el pecho mutilado.

La mano de la nostalgia
acaricia mi espalda,
llevo un naufragio invisible
por los rincones de Alfama.

Es una sombra que brilla
mi dolor desgarrado,
el llanto es otro silencio
en mis párpados inundados.

Si pudiera encontrarte
con la misma mirada,
en Coimbra no vería
las cenizas del alba.

Lisboa, rúas empedradas
para mis pasos desgastados,
tu recuerdo es el quebranto
de este fado abandonado.


©Alejandro P. Morales.
(Oporto, 2018)

**********************
Dulce Pontes - Cançâo Do Mar
www.youtube.com/watch?v=v_2fyB4dj4U
leer más   
21
9comentarios 78 lecturas versolibre karma: 130

Insurrección

Me dijiste que tu vida
era un soplo de viento,
que lo único que sabías
del amor
es que era pasajero.

Me hiciste creer
que el amor nadaba
en la incertidumbre,
que tenía raíces
imperfectas y caducas,
y que tú tenías
la razón y yo la culpa.

Me niego a aceptar
tus fracasos
como excusa.
Aunque el amor
sea perecedero,
no debe pasar en vano.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
20
6comentarios 118 lecturas versolibre karma: 102

Con impunidad

Puedo mentirte,
decirte que el amor
es eterno y no duele,
que me inundas de alegría,
que tu boca
es mi canción preferida…

Puedo engañarte,
decirte que te echo de menos,
que prefiero estar contigo,
que nada en este mundo
me hará olvidarte…

Puedo deshabitarte,
romper los muros
de este silencio,
y llegar a olvidarte
en una hoguera
de besos pasajeros.

También,
puedo defraudarte,
decirte que una tarde
me viste y no te devolví
la mirada.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
17
6comentarios 158 lecturas versolibre karma: 96

Para un naufragio

Lo sabía desde el principio. Estaba convencido. No te culpo, al fin y al cabo, era yo quien te buscaba sabiendo que me despreciarías por no alcanzar tus expectativas doradas, y porque nunca verías en mí con los ojos abiertos lo que yo era capaz de ver en ti con los ojos cerrados.

No te guardo rencor, aunque tu marcha sonó como un temblor agónico en mi pecho.
Pero sigo respirando. Pronto te engullirá la terrible maquinaria de toda esa gente arrastrada por un sistema atroz de usar y tirar. Usarás y serás usada, olvidarás y serás olvidada, rechazarás y serás rechazada…

Probablemente, una madrugada, te quedes mirando a la nada sintiendo el frío de los barrotes de la celda que habita en ti, y descubrirás que regresaste a donde nunca te habías ido.

Me recordarás aunque te pese, porque todas las noches de tu vida soy yo.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
3
sin comentarios 36 lecturas prosapoetica karma: 29

Fuego helado

De todas las maneras
de demolerme,
es decir,
con las manos cerradas,
con un viento oscuro
en la mañana,
con una soledad estancada,
con una sombra
de invierno clavada
en las entrañas,
con un vacío lleno
de tu nombre,
con un frío derramado
en mi cama…

De todas las formas
de hacerme daño,
amor mío,
elegí la de mancharme
los ojos de culpa
por jugar a tu espalda,
sin reparo,
con una nube
pasajera
de fuego helado.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
7
2comentarios 63 lecturas versolibre karma: 82

23.30

Esta es la hora
en la que surcas
mi memoria
sin sentido alguno.

Si ya no eres,
si ya no estás…
¿por qué vienes?

Hay un silencio
debajo de mí
que habla
de amores acabados.

Quieres quedarte
porque nadie te amará
tal cual eres,

quieres que cierre
mis ojos llenos de grietas,
porque ahogándome
el pecho es la única
manera que conoces
de arreglar tu arsenal
de desastres.

Quieres llenarme
las noches de claridad,
pero yo soy otro yo.

Vienes con sed
de mi boca,
pero han pasado cinco años
y tú y yo
somos tres desconocidos.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
15
10comentarios 76 lecturas versolibre karma: 91