Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

plano

he querido sentir
he buscado en los cajones
la imagen del verso
el descalabro en el cuerpo
ese recuerdo...

y sin querer,
el corazón plano,
liso y plano,
apenas un susurro de tibieza
una caricia áspera
una lágrima tensa

como un vegetal aniquilado
al que le van a quitar
la tierra

y el eterno latido
suspendido
en una pena
leer más   
11
3comentarios 41 lecturas versolibre karma: 100

Muerte al ocaso

Es una voz,
un aliento agrio
que engulle todo lo que pasa por su lado.
Hay demasiado lodo
enredado en las piernas
y el viento helado
comulga con la sobriedad del cielo
que se desploma
sin reparo
en cada sueño.
La indefensión es tan sublime
que al final forma parte de nosotros,
y no importa que nadie se preocupe,
que nadie nos pregunte,
porque hemos aprendido a llorar solos.
La sonrisa extenuada de tanta fuerza
no resiste
y sin embargo,
los pies rotos por todas las piedras
no desisten.

Piensas en cerrar la puerta
e imaginar que los días
no son charcos de cemento que devoran
las esperanzas sostenidas con alfileres.
Intentar vivir
cuando la argolla tira de nuestros pensamientos
hacia un sin sentido que nos aterra,
que pretende atarnos y dejar que muera
el ocaso que debería acunarnos
aunque fuera en nuestra más íntima miseria.
leer más   
22
19comentarios 114 lecturas versolibre karma: 110

Despojos bajo la luna llena (@DanielOPDD & @Pequenho_Ze)

Un camino plagado de circunstancias
para que al final sea la evasión
la que me lea la cartilla.
Baches fueron mentiras,
cambié las piedras por pastillas
ahora siempre amanece en lunes
Da igual como lo mires,
todo lo que no salió de mi boca
fueron mis orígenes.
Se han marchitado princesas,
he deshojado labios
pero todo lo que retuerza la metáfora lo pagaré con intereses.

Sin apenas comprensión,
ni deseos, ni vida, ni muerte,
recorro los caminos más inaccesibles de mi mente
para huir de las redes
que apresan mis piernas.
¿Es posible volar con siete mil cadenas
haciendo rozaduras en la piel?
El viento me quema
los versos tatuados en tu voz
simulando el incendio de una vida obtusa
atorada en un silencio amarrado al corazón.
Recojo las cenizas de todas las sonrisas
para venderlas al mejor postor.

Voy llorando por las esquinas
¿por qué tiene que inspirarme lo que me lastima?
hace un par de copas que te recuerdo
y ni falta que me hacían. Te reitero.

Y a mi lado camina tu sombra
completando mi espacio, mientras tú,
en tu trono de silencios, anestesias
la triste memoria que viste mis horas.

La muerte desnuda con manecillas cose el lienzo,
odiando a viejos dioses y amando a los nuevos,
todo fluye pero el río no cambia es el mismo agujero.
Puedes recordarme como quien casi te conoció
con una sobredosis de tiempo
en tu cerebro regado con la sangre
de las víctimas que no mataste pero que quisiste.
Tu boca en mi oreja diciéndome: esta herida no la cicatrices
metiendo el dedo en mi llaga como en mi ano
pretendiendo sacar oro
como si fuese un tesoro lo que me diste y ahora me has quitado.

Me falta camino
para ir destilando de mis lágrimas
el dolor que necesito para olvidarte.
Que me falta un nuevo dios a quien rogarle.

Y ahí sigues, con mi paso tras tus pasos,
llevando mi propio corazón en el costado
y encumbrando sus latidos en tu mejor sonrisa
mientras permanezco estático y ciego
bajo una losa de temblor y lluvia.
Me han quedado sólo palabras heridas
pintadas en mis manos.
Me sangran los labios si grito tu nombre.
Fui presa fácil de tu propio delirio...
Que esta muerte silenciosa sea el verdugo
de un tiempo enrarecido y monstruoso
que ahora tras tus ojos se descubre.
leer más   
42
8comentarios 118 lecturas versolibre karma: 110

Abrazando espinas (@sarrd8r & @Pequenho_Ze)

Vidas de sopas de sobre,
latidos de latas de conserva,
sueños desecados, salados,
abro los ojos al cenagoso presente,
catador de almas de punto y coma,
¿para cuándo rasgar ésta cortina
de emociones sepultas, estampadas,
en almohadas ajenas, intrusas de la fe?

Artificialidades estrambóticas
se arremolinan ante mi rostro;
y ese sabor agrio en la lengua,
esa espera natural de la consciencia
que impide volver a ser.
¿Dónde está el remedio prometido
para olvidar los brillos superfluos
que acosan mi arraigada convicción?

En un acto desesperado por arrancarme
la piel de esta desolación, despedida
sin ayer, sin mañana, eterno segundo
de horizonte negado, eclipse de mis ventanas,
lanzo un brindis de rosas negras,
abrazándome a tus espinas,
calvario de la certeza que esta distancia
la puso mi garganta desgajada por tu condena.

Acabo cortando las palabras despacito,
para borrar cualquier señal
inequívoca en la frente.
Es un recuerdo clavado
en todo mi tiempo, en todo lo que vivo y siento.
No puedo evaporar los sentimientos
en pos del frío apostado en nuestras manos;
me dejo arder al calor de tu llama inexistente.



(imagen: Rose, Gerard van Spaendonck)
leer más   
22
14comentarios 114 lecturas versolibre karma: 110

Dulce

Era dulce.
Aquel tiempo en que nos adueñábamos de las tardes,
y nos describíamos las hojas
caídas de los árboles;
todo eran cuadraditos pequeños en tu pecho,
donde me acurrucaba
al son de un beso de aire que nunca se posaba
para no marcharse.

Tenía tu voz en mi oído.
Y me gustaba saber que me querías
y que un poquito,
yo también te quería.
No, no estoy triste,
no derramo añoranzas a destajo, no.
Llorar no se hizo para mí.
Pero era dulce saber,
era tremendamente dulce saber
que estabas ahí.

Fuimos enigmas a la luz de las velas,
espectros vacíos
buscando unos dedos con los que jugar.
Dos corazones atados
con un hilo tan delicado
que apenas se veía.
Fuimos. Éramos. Hemos sido.
-me pregunto si somos todavía,
si seremos siempre-

Porque era dulce despertarse con la poesía
sentada en tus labios.
Saberte entre mis brazos
siendo niebla,
al calor de una luz tímida en mi escote,
media sonrisa
y un beso con alas volando hacia el Norte.

Éramos sorbos de timidez
y temblor en la piel al servicio
del aliento.
Y era tan mágico saber que todo era silencio...
En el fondo, fuimos valientes.
Por enfrentarnos a la máscara que miente
y admitir
que sobre nuestras cabezas
pendían las promesas
que hacían silenciar nuestros latidos.

Y ahora,
que la noche coge ese cariz taciturno
y gris,
ahora que la noche susurra los versos al vacío
dime, ¿sigues ahí?
tenemos el cielo partido en dos
y no podemos cruzar al otro lado.
Pero sí, ambos lo sabemos, ahí estamos.
En nuestro silencio agrietado,
detrás de las luces,
por una calle estrecha de recuerdos
que nos dan la mano y sonríen con nosotros.

Y son dulces.



(Sweet; Cigarettes after sex
www.youtube.com/watch?v=pZ31pyTZdh0)
leer más   
24
18comentarios 133 lecturas versolibre karma: 105

I és que tu....

m'atrapes
em trenques
em parles
em deixes
em mires?
em reptes
em talles
em canses
m'estripes
em mates
em puges
m'asseques
em calles
em toques?
m'acotes
m'esquerdes
em cremes
em busques
em soltes
em buides
m'assetges
m'agafes
em penses?

em beses

em guanyes
11
6comentarios 61 lecturas catala karma: 103

37 siglos en un día

no sé cuánto hace que te lloro
¿nos han robado los colores?
tengo un mar opaco
un lluvioso ocaso
y arena en los ojos

huelo a piel muerta
a beso suicida por falta de labio
y rozando la vida
una áspera caricia
en la llaga abierta

es una esperpéntica función
la de vernos destinados al olvido
y masticar el barro
y ser sólo un desgarro
atado a la razón

no sé cuánto hace que te lloro
y ni siquiera estoy segura
de si te lloro a ti o a mi propio corazón
27
32comentarios 158 lecturas versolibre karma: 112

Pasos

No se llora en el cielo,
aunque el silencio esté asustado
de tanto llanto aferrado al pecho.

Si el sueño avanza, la vida retrocede.

No se pueden ver nuevos amaneceres
si en la punta de los dedos sólo hay alfileres
para cosernos los párpados.
Golpear el vacío,
consentir vivir bajo el peso crudo
de una entidad marmórea que jamás pedimos.

Y en cada nuevo intento
descubrir que un nuevo velo ha cubierto
las fauces de un tiempo
que siempre sale ganador.

¿Es el abismo un ruido ensordecedor
que acota los pasos
hacia la verja de deseos inaccesibles?

Paso por mi garganta el filo del verso
para poner fin a la vida vendida,
pero hay caminos que no tienen retorno
y ahora,
por mis venas,
sólo corren escombros.
leer más   
22
17comentarios 116 lecturas versolibre karma: 101

Un susurro tácito

un desastre
una rotura branquial
y el aire roto

espectro de tu sombra
caminas y revuelves
tus propios cajones
buscándote

quieres ese camino,
el que lleva al mar,
a la brisa de Otoño,
el que acaricia con cierta frialdad
para que sientas el calor
hecho llamas
por dentro

pero hay hierros
rejas altísimas
que acotan tu propia voz

bramidos que forman diques
que no te dejan ver
siquiera lo que estás viendo

sólo hay un tiempo,
sólo un corazón que lleve tu nombre
y lo sostenga

te grita la memoria,
pero hace mucho tiempo que aprendiste a hablar bajito
para que nadie te oyera

y ahora,
un susurro tácito
y patear al infortunio
con el viento que te queda
leer más   
24
7comentarios 97 lecturas versolibre karma: 105

Sin oponer resistencia

Sentada en un taburete azul,
con una taza de café entre las manos,
los ojos pegados al cristal de la ventana
miran un cielo abstracto
que parece querer desplomarse sobre nuestras cabezas.

Son duras las caídas,
son silenciosas, y aunque no dejan heridas,
sí dejan cicatrices
que me hablan cuando me miro al espejo.
Se ven en el fondo de mis ojos,
en las puntas de mis dedos,
en los labios cortados que intentan sonreír
escondiendo una canción entre los dientes;
nuestra canción, una canción cualquiera
que me recuerda
que los corazones también pueden romperse
y parecer enteros.

Yo no estoy rota, sólo algo quebrada
y ligeramente vacía;
agitada en una confusión
que se sienta en mis rodillas a mirarme
dispuesta a devorarme.
Y no opongo resistencia.
Sin tener siquiera ganas de vengarme,
me dejo ensimismar por los recuerdos
que ya no dejan sombra en las paredes
de mi cuarto.

-Me faltan palabras.
Me pregunto si sientes también
que te faltan palabras...-

Es como si lloviera en el vacío
que ha dejado tu voz en esta casa.
Qué difícil morderse los labios
cuando los gritos apuntan hacia una niebla espesa
que se atora en la garganta.
Qué difícil sonreír a lo mundano,
a la cordura que acecha tras la puerta,
cuando mi aliento cuelga de una nube
que nunca se aleja.

Sentada en un taburete azul,
con una taza de café entre las manos,
me doy cuenta que se dibuja un velo gris
que amenaza con una lluvia eterna.
En este paisaje falta una mirada
y una azotea...

Con media sonrisa adormecida, me levanto,
camino despacio por el pasillo largo
hasta llegar a la puerta de mí misma.
Muerdo el miedo,
araño una esperanza espeluznante
que grita mitades de poemas.
Apago las luces una a una.
Me propongo vengarme del destino
perdiendo la noción de aquello que se va
habiendo sido tanto
y sin nunca haber sido.

Son finales escritos.
leer más   
12
16comentarios 119 lecturas versolibre karma: 112

Calor de olvido (@sarrd8r & @Pequenho_Ze)

Alquilo calor por falta de leña,
ascuas huérfanas de tu oxígeno
crepitando en el silencio de tu partida,
mientras amasas la vida en corazones,
el mio se escarcha abrazado a la soledad,
silbando tu nombre en cada sístole.

No es que no quiera, es que me quema,
mirar en las paredes tu silencio,
sentir el frío vistiéndome el presente,
ahora me hace de hogar un páramo yermo,
bajo un cielo absurdo que se hace velo negro
cubriendo de cenizas éste invierno.

Cenizas de ésta lava que no se apaga,
incendio en los que acaban o tal vez empiecen
nuestros mundos bipolares,
de palabras paridas en el arco iris
del umbral de tus despedidas
y mi necesidad de esperarte,
sin el gris de la muerte, del olvido.

Frenesí de copos de ceniza

Recoge de mis labios los colores,
tomo de tus manos los delirios,
demos vida a ese beso en las entrañas,
vistamos de presencia este vacío.
Es mi alegato de amor contra la pena:
cambio el gris de esa llaga cruenta,
por la muerte del olvido.
leer más   
23
14comentarios 113 lecturas versolibre karma: 105

Mai no diré

la veu
que vol aixoplugar-se de les hores
m'obliga a fer dels mots una sentència

no pronunciar-ho no fa que no sigui,
però m'aterreix un
que vol agafar el lloc més alt
de la meva consciència

em cuso els llavis,
però si en rebel·lia se m'obre la boca
només diré el teu nom;
desconec el significat de la paraula morta
10
7comentarios 71 lecturas catala karma: 111

Ganamos la guerra

Me agarro a ti
y respiro.
Te siento latir
en medio de una tristeza serena.
Me sonríes desde el otro lado
de la magnificencia de la memoria.
Aunque no lo parezca,
ganamos la guerra, princesa,
ganamos la guerra.

Y qué extraña paz pensar
que nos dimos todos los gestos,
todas las palabras
y aprendimos
que la vida no termina en un silencio.
Que pensar en ti es saber que existes,
que esta tormenta no nos nubla el cielo,
que ahora vivo con el doble de intención.

Porque me agarro a ti
y respiro.
Y el aire llena de tu aroma
todos los recuerdos que atesoro
y que nunca asolará el olvido.
Y aunque es duro arrastrar la pena,
aunque es un peso crudo en las entrañas
que al tomar aire hace crujir el corazón,
esta pena lleva tu calma a mis ojos
y el agua se convierte en un bautismo
de un camino distinto
contigo en la cima de mi amor.

Y a pesar que mi vida se ha quedado huérfana,
no han logrado arrancarme
ni un mísero pedazo de corazón;
pues ahora vivo con el doble de fuerza,
ahora en mi pecho laten dos.
19
11comentarios 110 lecturas versolibre karma: 109

Y vive nuestra caricia

Lo leo en tus ojos.
Hay un adiós esperando en la cornisa de los días.

Tiemblo,
tiemblas,
y nos acurrucamos en nuestra vida
para que no la oscurezcan.

Pero es débil la luz del candil,
son débiles las palabras
que se rompen cuando intentas pronunciarlas.
El roce de los dedos
no sabe aportar milagros,
el amor no entiende de ocasos forzados
y nos anochece el tiempo
en nuestras manos

Hay tantas estrellas en el cielo...
qué gana la muerte con robarme la mía,
la tuya,
la nuestra?
Qué gana la vida
con esa crueldad
disfrazada de ley
si la ley es vivirla?

No hay rebelión
ante tan inmensa fuerza que desgrana
con absoluta pasividad
las horas y los días.
Hemos caído
en un mundo donde los gritos
son silencios anclados
a un amor herido de gravedad.

Asumo la despedida,
pero que el tiempo se detenga
y haga de nuestra caricia
la más hermosa eternidad.
leer más   
26
13comentarios 183 lecturas versolibre karma: 114

Ombres

Em comença a rossegar per dins
el desig de tancar la persiana.
De vestir-me d'obscuritat
i ofegar-me el cos en una pell callada.
Em trenco a cada somni que dibuixo
amb els ulls clucs
i els llavis molls de nostàlgia.

Que diferent el món quan sé que em faltes...

Apago el llum i deixo les peces al llit
configurant una silueta que es difumina
quan cau la nit.
Sé que em toca dormir en aquesta cambra
que mai no hagués volgut veure'm patir.
Segueixo suposant que seguiré existint
quan els poemes morin arrossegats
per un cadàver que farà història.

Jo no puc ser indiferent a les ombres...
al fons de mi, ja en sento la planyívola cridòria.
19
4comentarios 100 lecturas catala karma: 90

Cuando llueva

arranco tu nombre de mis labios
tus ojos de mis ojos

como para cerrarla
acaricio la grieta
-la siento, la noto...-

anidas en un corazón
que jamás aprendió a cerrar puertas

y lloro

pues a pesar de todo

que no dejaré de mirarte cuando llueva
leer más   
18
4comentarios 75 lecturas versolibre karma: 94

Grito

Vaciarme.
Sacar la porquería acumulada,
quedarme completamente hueca,
vacía,
no sentir nada.

Como un cielo nublado que no tiene ganas de llover.
O un susurro apagado por los ruidos de la gente,
de las calles.
Pasos de aire.
Como un miedo incesante
y unas terribles ganas de correr,
lejos, muy lejos,
hacia ninguna parte.

Un punto extraño,
un momento que me lleva a sumergirme
dentro de mí misma,
pero no tengo espacio
y acabo por ahogarme.

Grito.
Una mano.
Un abrazo sin cuerdas, sin preguntas, sin respuestas.
Una mano
que no quiera entender
lo que ni yo misma comprendo.
Grito.

¿Me dejarías tu mano unos minutos?
¿Me darías un poco de tu fuerza?

Creo que me cae mal la Primavera.
leer más   
17
12comentarios 113 lecturas versolibre karma: 93

inerte

llevo la vida prendida al corazón
con alfileres
no hay palabras que me vistan
ni albores anunciando un nuevo tiempo

rezar no es para mí, soy de fe inerte

-por eso no te ruego-

pero desde que...
[vacío]
dispongo coronas de versos en el jardín;
pues cada margarita amarilla merece su entierro
leer más   
21
9comentarios 98 lecturas versolibre karma: 114

Letra a O

la herida tornasolada y silbante
ha dejado mi alma muda

siento el acecho
de cierto pánico cuando cae la madrugada
y esa mueca en los labios
que no sabe borrarse

-los besos no llenan agujeros mortuorios
abiertos en canal
a cada lado del alma-

no hay anestesia en las palabras
para calmar una angustia que se agarra
a la paredes de mi cuerpo

quiero que vuelva a ser blanco
tu ovillo de corrientes de aire;

agárrate fuerte a mi vida,
salgamos al baile otra vez
leer más   
21
12comentarios 113 lecturas versolibre karma: 100

Nuestra estrella

Es un pequeño espacio,
escondido entre ilusiones espumosas
y sueños cosidos a las piedras.

A pesar del tiempo pasado,
de olvidos simulados y perezas,
-cada minuto denso como una vida,
cada hora como un siglo de tristeza-
los lugares se han ido reduciendo
hasta convertirse en cuevas adheridas
a nuestros sentimientos.

No queremos ser débiles,
pero se hace difícil que los vientos
no echen por tierra
todos los momentos
dibujados en las retinas;
la palidez de nuestra esencia
convertida en míticos emblemas
que alzamos en señal de rebeldía.
Pues sabemos que detrás,
viviendo de noche y dormitando de día
brilla nuestra estrella.
leer más   
23
4comentarios 83 lecturas versolibre karma: 109