Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Puertas y ventanas

Puertas y Ventanas.

Abrirlas siempre con valentía y coraje
nuestros cuerpos altares con dignidad
que todo ser es único y sagrado.
Puertas del alma abiertas para dar y nunca rechazar el amor.

Ventanas soleadas de cristales esperanzas de luz
abiertas a la libertad y la tolerancia
buscando y encontrando la paz.

Puertas, ventanas de solidaridad abiertas a la compresión
la cultura, mentes prodigiosas del hombre en el Planeta
ríos creativos, inventos del cerebro humano sin fin. Des- alambrar el cuerpo para gozar, y nuestras mentes para ser feliz.

Sed valientes
abrir puertas y ventanas
de nuestros cuerpos
y amar.


Doors and Windows.

Always open them with bravery and courage
our bodies altars with dignity
that every person is unique and sacred.
Doors open soul and never refuse to give love.

Sunny windows crystal light hopes
open to freedom and tolerance
seeking and finding peace.

Doors, windows open Solidarity Compressive
culture, prodigious minds of man on the Planet
rivers creative inventions of the human brain without end. Des-wire the body to enjoy, and our minds to be happy.

Be brave
open doors and windows
our bodies
and love.
leer más   
6
sin comentarios 33 lecturas versolibre karma: 70

La flor

Vives en un vaso con un poquito de agua;
y víctima de mi miedo, te he arrancado para sentirme,
menos triste.

Te maté porque te necesitaba;
y cuando corté tu tallo, en aquel parque,
sentí en mi pecho, el dolor de una puñalada.

Mas no podía irme sin ti,
hubiera añorado tu compañía;
y, tal vez -¿porqué no?-
el muerto hubiese sido yo:

¡Ah!

Te amo y por eso te maté.
leer más   
6
sin comentarios 44 lecturas versolibre karma: 76

Marinero sin mar

Como marinero sin mar navego en el aire,
donde mis olas surcan majestuosas.
Y desde el arado alado
vacío mis ojos para veros,
y sin ellos viajo a la cima de un olvido penetrante.
Como un gran surco arado profundo
dejando en él la semilla
del amor.
leer más   
9
4comentarios 57 lecturas versolibre karma: 100

Nunca se muere sí

Dicen que si recordamos a los muertos, nunca mueren, y si perduran en nuestro cerebro están vivos. Hoy en mi siesta de tarde, recordé una familia de mi niñez, era un matrimonio sin hijos que vivían en el pueblo de mis padres. La roca de la sierra (Badajoz). No tenía hijos, pero yo cada vez que iba a su casa, eran vecinos de mis tíos, tenia unos 8 años, me regalaban tal cantidad de abrazos y besos, que mi alma y espíritu volaban al infinito. Los recordé hoy, sus voces, sus gestos de cariño, sus abrazos y sus maravillosos besos, aunque difuminados sus rostros están en mí memoria, su ternura, su delicadeza y amor.
No recuerdo bien sus nombres, aunque después de 60 años, mi cerebro los dibuja como PAULINA Y MIGUEL. Si es verdad eso de que recordándolos no mueren, mis amigos, están muy vivos en mí. Se lo contaré a mí hija, para que esta pareja, que vivieron juntas, VIVAN siempre en ese fino hilo de la vida y la muerte.
leer más   
2
sin comentarios 36 lecturas versolibre karma: 34

A los jóvenes de hoy

A los jóvenes de hoy.

Agua de vida como el aire
que todos bebemos y respiramos.
Deseos de estar en medio respirar
las adversidades llenan las heridas.
Con las bofetadas del viento en contra.
Somos amor y sentimientos
en medio de esta lucha diáspora
virgen jóvenes indignados
caballeros de guerra sin armas
pero si una causa.
Os apoyo en vuestra verdad
y razón.
No paréis de andar
valientes soldados
sin pistolas
para matar.
Sé libres.
leer más   
3
4comentarios 53 lecturas versolibre karma: 42

Lisboa

LISBOA

Lisboa del alma desnuda de Pessoa y los delirios de Saramago, empujando las mentes libres
monumental ciudad bella entre las bellas del mundo
mármoles donde el sol refleja su poder y arte.
Lisboa de la cuchara de palo y la taza de plata
con olores a caracolas y algas
los dos ríos fluyendo hacia el Atlético
el mejor horizonte
al nuevo mundo
Lisboa adelantada
al futuro
nuevo.
leer más   
2
sin comentarios 52 lecturas versolibre karma: 35

Breve

Tan corto viaje
Tus labios hacía
Los míos
Un
Beso.
¿Porqué
Lo hacemos
Tan larguísimo
A
Veces
Amor.?
leer más   
5
sin comentarios 46 lecturas versolibre karma: 57

La mitad del día

Cuando el día te lo dividen, y el hombre se cree un dios, es entonces cuando todo retrocede y llega el abismo.

Te cortan alas, cerebro, orejas, piernas, ojos, brazos, nariz, quedándote tan solo ese tronco vivo, como los rabos de los reptiles cuando los matan, creyendo que son venenosos.

Un día, sin horas, sin minutos, sin segundos, ni décimas de él, es como un nacido sin nacer, porque lo destrozaron antes, mucho antes, del alumbramiento.

Troncos humanos, que se retuercen sin vida, pero se mueven bailando la danza de la muerte.

Aún queriendo vivir, te invitan continuamente y a diario a tu propio entierro, no quieres pero te lo facilitarán hasta gratis, con sus flores y coronas mal olientes, ¿ habrá coloridos y flores que huelan tan mal, ? hasta canciones, sermones, templos perfumados de inciensos pero sin día, ni vida.

No, nos damos cuenta, pero sin saberlo nos restan y dividen nuestras vidas.
leer más   
2
sin comentarios 41 lecturas versolibre karma: 21

El aire y su lengua

El aire y su lengua.

Quiero que el aire te bese con su lengua afilada
acariciando tus mejillas con su saliva
rocié su liquido suavemente sobre la piel
sonrosada y limpia.
Sabor a melocotón como de una fruta prohibida.
El beso de Judas.
La serpiente pecaminosa
de esta vida.
Cuchara de mármol.
Palomas de arenas.
En un desierto
exiliado.
Un hombre
solitario
camina.
Y
el
aire
le
B
E
S
A.
leer más   
13
4comentarios 72 lecturas versolibre karma: 97

Rosa viva

Rosa viva.

Pusiste una rosa en mis manos
tenía una única espina
se me clavo en mis dedos
la sangre asesina en forma de
coagulo
llegó a mi cerebro
y el corazón
dejó de latir,
rosa de muerte bella
con color de vida
me dejaste
sólo
morir.
leer más   
12
sin comentarios 66 lecturas versolibre karma: 104

El sol sale para todos

El sol sale para todos. III

Sus manos sus herramientas. 3ª Parte

Un día se enteró de una noticia, muy preocupante y triste José se marchaba de la ciudad, dejaba la tienda donde tanto sintió y sufrió, amó hasta la extenuación total del ser, otra vez la impotencia de la no solución al problema salvaje de sentir y amar.

Volvió a los recuerdos de su niñez, ese maravilloso campo extremeño, que siempre lleva impregnado en su cerebro y piel, salidas de excursión, al salir de clases. Pues en esa finca del terrateniente forastero y la señorita extremeña, heredera del lugar, donde los jornaleros esclavos de Franco, se ganaban el poco pan que llevaban a sus chozos- hogares, al final de la jornada. Había una gran capilla para misa de domingo, un cortijo palacio para los dueños y colegio donde las niñas y niños iban a clases a diario, y los señoritos calmar sus conciencias.

Las niñas y niños como él y sus amigos hicieron la primera comunión allá por el año 56, eso si después de hacer un pacto de honor entre todos, para no delatar al cura, los grandes pecados que tenían todos. Ese recuerdo lo añora y lo valora con plenitud y cariño, pues hubo una fiesta infantil, con comida extra y golosinas. Esa tierra de los valles alineados de los olivos y el magnifico bosque mediterráneo y la vid, cuando los pájaros nidifican en Primavera, y la soledad del tiempo no tiene hora ni edad.

Está sin aliento degollado en la sombra se va su vida y su vivir, ahora será imposible seguir se le cae su alma, no sabe que hacer, un dolor sin calmante, sin solución alguna.

Tiene que aprovechar el tiempo que le queda y acelerar todo, sus ojos a partir de hoy, tienen que hablar más que nunca, con la fuerza de su mente amará sin límite alguno.

El tiempo con una gran tormenta de lluvias y truenos, los rayos le ciegan sus ojos y el agua le hace aun llorar más, solitario, roto, frustrado, destruido, vació, con tanto que dar, se quedará tan solo como un desierto sin agua, sin respirar, sin vida.

Al cruzar la calle, ensimismado, distraído, y casi ciego, un autobús lo arroyó y sus ruedas pasaron doblemente sobre su cuerpo virgen.

Fin.
leer más   
4
sin comentarios 37 lecturas relato karma: 38

El sol sale para todos

El sol sale para todos. II

Sus herramientas sus manos. 2 ª parte.

Esas manos que trabajaron los campos, recoger algodón, como aquellos esclavos en América, aceitunas, como los andaluces de Jaén, como dijo el poeta, y los famosos tomates, extremeños, y la vendimia.

Manos que tocaron vísceras de animales en matadero, lavarlas, despiezarlas y esa sangre, que le recordaba las matanzas de las guerras y los asesinatos, faenas que ningún niño debería hacer, y se hacia sin pudor alguno.

Fue allí en el vertedero, donde todos los adolescentes semi-esclavos llevaban los residuos y la porquería de las casquerías. Un intento de violación, la violencia del mayor sobre el menor, las vejaciones y tocamientos.

Desprotegidos en esa maldita época de la impunidad y la barbarie, otro ataque a la vida incipiente y debilidad del niño-adolescente.

Por un momento recordó cuando se cayó en el silo de trigo vació en el campo, mientras jugaba al fútbol con sus amigos recordaba su caída desde 4 m, entró de cabeza dio la vuelta campana y se sentó en el suelo, después de pasar un circulo de 60 cm y superar un altura de pared, que le dobló las piernas hacia tras y entró por el agujero oscuro, donde los niños, tiraban, palos, piedras, latas vacías, maderas, y el liquido orines de ellos mismo. Al caer pedía auxilio, auxilio, a la vez consolaba a los de arriba, diciéndoles que se encontraba bien, que no le había ocurrido nada, quedó sentado de culo, ¨un milagro¨

Volvió a nacer, y eso le animaba, por todas las cosas que actualmente le ocurrían, le aliviaba algo su pasado, su presente es frustran-te y doloroso, sin salida, atrapado en un túnel eterno y sin solución.

Le consuela sus noches, esa noches donde por las calles, salía a mendigar con su amor imposible, algún beso o caricia de su amado, era su compañero ese que se dejó querer sin más, le partió el corazón a pedazos y su alma quedaba triturada con sus miradas, nunca pudo ser feliz, se lo impedía las leyes establecidas en esos momentos de locura y rabia.
Sus lágrimas las limpiaba en el oratorio de su iglesia, allí donde sabia que todo estaba prohibido y penado, siempre se sintió en pecado mortal, tan solo le consolaba, sus masturbaciones diarias, a pesar de saber que los curas, y esa maldita religión, le coartaba ser feliz cada día.
Conoció a santos, a falsos creyentes, y algunos de ellos lo adoraron y se enamoraron de él, no entendía nada estaba sin rumbo, las contradicciones en su diario vivir, lo volvían loco.
A todos los rechazó, pues él solo vivía para José, su libertad y su vida, aunque no se dejara tocar ni un pelo, ni una caricia, se conformaba con verle, olerle, rozarle, mirarlo, sonreír le, y hablar con el de sus inquietudes, era feliz dedicándole escritos llenos de poesía con dolor y rabia. Aunque irremediablemente José, solo se dejaba amar, en la mayoría de las veces, y en las distancias.

Sus manos sus herramientas.
Continuará…
leer más   
2
sin comentarios 45 lecturas relato karma: 23

El sol sale para todos

El sol sale para todos. I

En aquellos años él estaba desierto, se sentía niño franquista y explotado, era la época del desespero la agonía y los desengaños, siempre cogía con sus manos, las herramientas de trabajo, aunque muy joven tan solo 9 años ya sabía del dolor y la pena, sus angustias y su soledad le acompañaba, estando junto a sus padres y hermanos, pero triste y recogido en sus pensamientos.

Un ser delicado y bello tierno y deseado, asustado, por su sentir desde hace 3 años, el tiempo cuando su mente empezó a sentir sus primeras emociones y felicidades furtivas, escondiéndose, sintiéndose culpable cada día, tan extraño y extranjero se sentía, que sus delirios e imaginación le transportaba, a un paraíso falso y sin ley.

Allá en los campos extremeños donde vivió de niño, el experimentó la sensaciones más bellas, juegos con sus amigos, ese paisaje lleno de olores salvajes, y ese olor a tierra mojada cuando pasaban las tormentas de verano, el tacto de los cuerpos nocturnos, las primeras caricias furtivas los besos, con los primeros escarceo y primarios del sexo.

Su educación fue mermando pues, no tenía tiempo, y el poco tiempo que fue a las clases, fue maltratado por sus profesores y tutores, tenía pánico ir a la escuela, por ese motivo no aprendió nada en las aulas, estaba el verdugo, con su palmeta y frustraciones, para desahogarse con los más débiles e indefensos. La faena le ocupaba la mayoría de las horas del día, su jefe le daba de comer casi a diario en su casa, era su salario y unas cuantas monedas que llevar, como ayuda a la casa de sus pobres padres.

A los 14 años, cuando aprendió a escribir y leer, se leía todo lo que le caía en sus manos, cuentos, libros, periódicos y revistas, aturdido y sin salida, dormía poco y su diversiones nulas, le gustaba la música, el baile, el arte, la poesía, sintiendo gran dolor por todo los que sufrían a su alrededor. Nunca entendió porqué le pasaba eso, era joven y los de su edad se burlaban de él, jamás le animaron los mayores, al revés se oponían a sus sentimientos más profundos y cotidianos, lo ridiculizaban y marginaban, no era como ellos, amaba a los vecinos, los amigos, hombres y mujeres, animales, la naturaleza y sus paisajes.
Como carne apaleada, muchas preguntas sin respuestas, andaba solitario por las calles de su ciudad, volaba con su imaginación a lugares remotos, lleno de luz con su verdad.

Sentía un amor prohibido sin fronteras ni vallas, ni alambradas, sin barrotes de hierros, que le frenara, él es feliz por dentro en secreto, no puede exteriorizar sus sen tires, está desbordado de amor, bellista por fuera y por dentro, entiende ahora esas miradas furtivas, que esos mayores le dedicaban a su paso, comprende todo lo que sucede a su alrededor, pero sigue su tristeza en soledad, se siente único, cree que no hay nadie, nada mas que él, en esta tierra inhóspita que le ha tocado vivir, con guerras, odios y hambrunas.
Sus herramientas sus manos.
Continuará…
El sol sale para todos.
leer más   
4
3comentarios 73 lecturas relato karma: 66

Os quiero

Os Quiero.

No penséis que no os quiera.
Jamás me enseñaron a dar un abrazo ni un beso.
¡Si os quiero!
pero los sentimientos con los resentimientos se mezclan
no salen los abrazos y los besos
pero os quiero muchísimo.
Salen las rabias y los recuerdos
son mis mayores enemigos
con ellos camino
no me dejan
ni tampoco olvido
la vida liviano tormento vivido.
Ensanchadme la ternura
mis manos os quieren
deseando aprender
las caricias, los besos, los abrazos,
os quiero
mi coraza
es de plástico
romperla de un tirón
de
amor
os quiero.


Piedehierro. Leerlo de arriba a bajo y de abajo arriba. Da una sensación de Paz.
leer más   
10
6comentarios 101 lecturas versolibre karma: 98

Estoy

Estoy triste por ti.

Nos clasifican
nos invaden y vulneran.

Estoy melancólico.

Nos marginan
nos desprecian.

Estoy desesperado.

Nos atacan
nos menosprecian.

Estoy dolorido.

Nos dejan vivos
nos torturan.

Estoy agonizando.

Nos asfixian
nos esclavizan.

Estoy muerto.

Descansando de una crisis
que no entendemos.
leer más   
6
sin comentarios 54 lecturas versolibre karma: 71

Mí correo

Mí correo

Correspondencia humana
aquella que nos dan sin saberlo
con nuestras presencia
colocada en su sitio.

Energía presente de un ausente
perfecto en mentes sanas
yo contigo juntos.

Es tu soledad no elegida
te abruma, te asesinan

¡Llámame!
voy en un sobre
con sellos
de caricias
y besos.
Tú.
leer más   
5
sin comentarios 38 lecturas versolibre karma: 57

Hoja seca

Hoja seca.


Las piedras son más blandas y flexibles
cuando lloras niño
cuando se rompen las estrellas
cuando el polvo sangrante de las cadenas.

Siguen deteniendo vidas enteras.

Destrozando el alma
destruyendo la primavera.

Los niños hoy lloran
todos juntos lloramos
porque el sol le ha derretido
su caballo de cera.

La angustia
la pena.

El dibujo que hice a aquel joven
en una hoja seca.
leer más   
12
3comentarios 83 lecturas versolibre karma: 98

Profundo

Profundo.

En mi alma habitan tus recuerdos
en mi mente tu talento
en tus sonrisas me cobijo,
siempre que te deseo
cierro mis ojos y te encuentro
memoria y recuerdo de un
beso.
Sereno camino de tu sonrisa
da me una mirada en mis ojos.

Cielo imaginario de sueños
da me un abrazo sincero
razón de mi pensamiento.
profundo.
leer más   
9
1comentarios 51 lecturas versolibre karma: 83

Sentir

Tu piel
acariciada.
Sentir al otro
en inmensa
felicidad
prolongada.
Abrazarnos.
Acariciando.
Besarnos.
leer más   
15
sin comentarios 63 lecturas versolibre karma: 101

Allá

Allá donde el hombre llora
donde se reconoce ser
viajando a través del tiempo
sin horas,
Allá en las nubes donde sueña
sin sueños,
donde llora sus horas
en tumbas de fiestas y flores
hombre invisible quedando huellas
en el aire.
Lejos, paso a paso sin caminar,
huyendo del miedo, ese que le resta
hasta la muerte,
Allá en la barca sin remo ni
agua,
arañando la tierra con sus uñas y manos,
ojos cristalizados de sal
acuosos y bañado, miserias, dolor y dudas.
Hombre, desnudo carne apaleada,
esclavo manipulado,
sin desarrollarse,
allá en el horizonte vacío.
leer más   
11
4comentarios 67 lecturas versolibre karma: 88