Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Gota a gota, la planta

Gota a gota sale el agua de la regadera que sostengo.
Riego una planta que quiero que crezca hasta el cielo
y le canto canciones
porque quiero que entienda que ella es mi sueño,
sueño de amigo eterno,
el sueño que llama a la tierra,
que hace creer fuerte a esa planta que riego.

La rama, el hijo y el fin del mundo para ella, la tierra seca.
El agua que regaba ya no moja la planta entera.
Le canto canciones que no he compuesto, momentos
que por su amor muero, coraje sin sentimiento.
Sangra la savia que lleva por dentro,
florece hermosa a la luz del cielo
y su olor que lleva el viento ya no es con el que sueño.

Gota a gota no sale el agua, gota a gota se marchitó el sueño.
leer más   
5
3comentarios 39 lecturas versolibre karma: 68

Mi lágrima

Ojos que miráis mi alma,
que entendéis mi voz sin yo usarla,
que miráis la vida desde la zanja
en el que este mundo intenta enterrarla.
Corazón que dais sin mirar qué pasa,
que os partió en cachos cuando todo falta,
latidos lentos por una llamada,
por una sonrisa que me hierve el alma.
Cuerpo ya destrozado de luchar con fuerza, y con muchas ganas
de mirar la vida desde un cristal en el que tú no salías reflejada.
Amor es una palabra que describe el tiempo y su dulce calma.
Amor es un sentimiento es una persona una sola causa.
Vivir con ese motivo es lo que todo el mundo busca
y muy pocos alcanzan.
Yo solo me conformo con vivir la vida sin perder tu lágrima.
leer más   
3
sin comentarios 55 lecturas versolibre karma: 52

No encuentro palabras a mis sentimientos

No encuentro palabras a mis sentimientos.
Oigo la ventisca recorrer mi sordo cuerpo
y se encienden las luces
que alumbran mi texto, palabras sueltas
sin ritmo, sin metro.
Poema que escribes un sueño incompleto,
¿dónde están palabras que describan
el triste sentir que me mata por dentro?
leer más   
5
3comentarios 54 lecturas versolibre karma: 72

Cuando duermo mi vida

Cuando apago la luz de mi mesita
y cierro los ojos a la vida,
cuando me duermo en tu sonrisa
y la noche se hace día,
no tengo sueño.

Cuando le busco sentido a los gestos
y veo que no me miras,
cuando sonríes durmiendo
y la noche se vuelve día,
cuando me digo:
despierta, levántate,
haz la cama como si en ella
no hubieras dormido.
Abre las ventanas, sube tu persiana
y enfréntate a la luz que,
sin quererlo, ilumina la vida.
leer más   
14
10comentarios 92 lecturas versolibre karma: 116

Creo que un día de estos

Creo que un día de estos
te callaré la boca,
me levantaré y te diré sin reparo
que dejes de atormentarme.
¡Que te vayas, que dejes de susurrarme!
Que ya no soy aquel que se dejaba convencer
—tan fácilmente—.
Que no te tengo miedo y, lo mejor de todo,
no me lo tengo a mí.
Un día querré equivocarme
y no me va a importar lo que diga la gente,
no perderé la oportunidad de brillar,
más fuera que dentro.
Te enseñaré que soy capaz de mostrar
de qué estoy hecho.
y si de todos modos me equivoco,
no me esconderé, no quiero que me definas.
Creo que un día de estos
te callaré la boca,
pero hoy... no va a ser ese día.
leer más   
15
15comentarios 163 lecturas versolibre karma: 107

Concierto de silencio

Canto mis penas en un concierto de silencio.
Golpeo... de la guitarra las cuerdas
que suenan como mi último aliento.
Dejo que las notas me recorran
todo el cuerpo
y me estremezco cuando observo
al público que no tengo delante,
que soy yo, solo soy yo y yo y yo.

No queda nadie.

No quieren escucharme.
Piden que la música se calle
y yo me rebelo,
rasgueo los acordes con fuerza.
De la guitarra las cuerdas,
cuerdas mudas que no suenan
ya.
leer más   
15
14comentarios 125 lecturas versolibre karma: 101

¿Por qué no me engañaste?

Dejé las palabras pilladas
con la puerta de tu coche, al cerrarla.
Querías seguir hablando,
insistías en llamarme, no dando final
a lo que yo había llamado ya
silencio.

Mi cuerpo te habría dicho que sí.
Mi alma llorando negaba.

Te hice daño por ponerte a prueba,
por jugar con tu sinceridad.
Te hice daño al engañarte
con mis gestos.
Te hice daño por jugar con el engaño,
por desconfiar de mí.

No me extrañó que mi alma llorase,
le arrancaste una pata a la silla
que le habías regalado a mi fragilidad
para que se sentase, tranquila,
tiempo atrás. Una silla de sonrisas,
de gestos, de verbos, de mimbre de tu alma
que era la mía.

No me extrañó que mi alma llorase
vagando sin brújula
por tu mundo del que yo no soy,
donde no me encuentro.

Me hundiste siendo la mano que mecía
el velero que llevaba el sueño
que alimentabas.
Me ahogué.
Volví a saber quién nunca sería.
Volví a ser mudo con mis cosas.
Volví a la fragilidad resquebrajada.
Volví a mi no confianza en mí,
a saber que no puedo llegar.

Del naufragio solo queda
la estaca de una interrogación:
¿Por qué no me engañaste?
leer más   
12
10comentarios 116 lecturas versolibre karma: 111

Amiga Soledad

¿Cómo empezar cuando solo ves finales?
¿Cómo seguir si no tienes un principio?

¿Cómo voy a soñar si nunca duermo?
¿Cómo voy a encontrarme si no me he perdido?

Te busqué por calles estrechas, llenas de bares,
donde la música sonaba moviendo cuerpos que bailan
—que bailan o solo se mueven—.

Te busqué entre la gente que impedía que pasara.
Nunca quieren que te encuentre.
¿Por qué sueles esconderte?
Tú, vieja amiga, compañera incansable.
Sabía que podría encontrarte en el rincón
donde siempre supiste esperarme.

Últimamente, te he traicionado
con otras compañías, pero tú
no has dejado de abrigarme
los días oscuros, las blancas noches.

Descansa amiga, descansa
que tú siempre estarás para acompañarme.
leer más   
15
10comentarios 78 lecturas versolibre karma: 87

Un jueves cualquiera

Un jueves cualquiera, una tarde más,
me preguntabas qué pensaba cuando tú
aún sabiendo de antemano la respuesta.
Todavía, puedo recordar
el verde de la botella reflejando verbos,
y una bandada de pensamientos
fugados del baúl
donde mi corazón los había encerrado
hace tiempo
con la llave de un cerebro quemado.

Hablar, escoger, distinguir...
no saber qué decir, ni saber
si valdría la pena perder el tiempo.
Tiempo que transcurría
a la vez que surgían ideas,
bajando la marea de aquella botella
que vaciaba en los versos,
palabras mías.

Un jueves cualquiera, una tarde más,
ver putas maravillas en mis recuerdos.
Interpretando e intentando entender
qué coño llevo dentro.
Buscando en mis gestos
una contestación
que no sé expresar con la voz;
aunque tú, enseguida, comprendes
mis textos, mis verbos, mis pensamientos.
Hasta consigues que el corazón
le ponga un candado al cerebro,
y me empujas hacia un abismo
en el que el fracaso tendrá que ser
el mayor de mis éxitos.
leer más   
10
9comentarios 95 lecturas versolibre karma: 97

Cuentacuentos

Estoy perdido como Alicia en el País de las maravillas.
Sigo baldosas que dibujan un camino en círculo.
Intento buscar valor para escapar de aquí,
pero siempre vuelvo al mismo punto
del comienzo.

Me siento y recuerdo aquellos cuentos
que conducían a mundos de sueños,
donde el mar era azul
del azul del cielo.
Aquellos cuentos que decían que eran
tres las hijas de Elena,
tres los cerditos,
tres —también eran tres— Caperucita
el lobo y la abuela.
El gato con botas, el príncipe azul,
la bruja que sabe dónde estás tú,
dónde estás tú.

Sin embargo,
ahora mi mar no es azul de ese azul
del azul de cielo.
Vivo un cuento o como en un cuento
y, al despertar, saber que sigue todo igual,
que no es un sueño.

Que tu historia es una de las de verdad
que miente en los libros, de las que tú escribes,
de las que yo leo.

Quiero despertar...
y pensar como un niño, pensar en un cuento,
buscar la salida a los círculos del laberinto
y sigo
y sigo
y sigo girando
por esas baldosas
por ese camino
que hace que todo final, mi final,
sea como el principio.
leer más   
13
6comentarios 77 lecturas versolibre karma: 101

Columpiarse en el parque

Juntos, de la mano, paseando en nuestro parque,
los pájaros cantaban
y el sol se recogía tarde.

Nuestro camino embarrado
por pisarlo tantas veces…

¿Adelante, atrás,
atrás y adelante?
Solo seguir de frente, sin mirar
hacia otra parte.

Juntos, pero no juntos,
separamos nuestro parque,
los pájaros silenciaron
las canciones de pasado.
De refugio nos sirvieron nunca
los árboles talados.
Nuestro camino, en el tiempo, seco,
no marcaba los pasos,
nos obliga a cruzar o cambiar, a cambiar o cruzar
a mirar sin mirar, sin mirarnos.

Ya en otro parque diferente, escuchando otros pájaros
y jugando en columpios colgados de árboles
con miles de manos, caminabas otros caminos
que antes no habías pisado,
mirando a los lados, adelante, atrás,
ahí fue cuando me di cuenta de que cruzaste,

¿Por qué cambiaste?
leer más   
9
4comentarios 92 lecturas versolibre karma: 109

Soy un cobarde

Apoyo la cabeza en mi brazo
pensando que soy un cobarde.
Anhelo mil recuerdos en imágenes
vistas por ojos cerrados
que cobran vida tras los párpados.

Intento olvidarme, pero vuelve
el pasado. Vuelve, vuelve.
Regresa para superarme.

Tu verdad,
asesina de aquel momento...
Tu verdad que plantó semillas
y siguió creciendo.
La verdad que quiso liberarme
y solo consiguió que me encerrara
más adentro.
leer más   
11
5comentarios 94 lecturas versolibre karma: 93

Mi ceguera

Intento escuchar el tic-tac del reloj
que marca el ritmo de mis pasos,
de mis pasos a oscuras,
perdidos en el túnel de grises nubes
chispea, llueve, diluvia
y sigo pegándome con el mismo muro,
el mismo muro que construí con mis manos.
Intento observar, pero no puedo,
abro los ojos y veo que estoy ciego.
Solo puedo escuchar el tic-tac del reloj
que, en aquel momento, se quedó sin pila.
me quedé yo ciego.
leer más   
27
2comentarios 110 lecturas versolibre karma: 99

Quiero despertar y no puedo

Duermo entre maizales
de oscuros pensamientos,
no sin maleza.

Quiero quebrar la rama
que me arrastra al infierno
y, sin embargo, duermo.
Quiero despertar y no puedo.
Quiero vivir, soltar, romper, salir de la raíz
que atrapa mi cuerpo.

Tengo sueño... sueño que me escapo
de la tierra que me acerca al cielo.
Volar sin alas, volar sin miedos.
Sueño un abismo
de oscuros silencios,
no sin lamentos.

Quiero despertar y no puedo.
Quiero vivir, soltar, romper, salir de la raíz
que atrapa mi cuerpo.

Despierto desorientado,
mirando al espejo
y quiero...
quiero de una vez, vivir, vivir soñando
que estoy muerto.
leer más   
17
4comentarios 163 lecturas versolibre karma: 104

¡Qué difícil es tapar la boca al mar! (@_Sejmet_ & @TuroCarballo)

¡Qué difícil es tapar la boca al mar! Impedir que las olas se despierten
con el ruido cuando soplan rachas fuertes de inquietud, esquivando
las corrientes de resaca y tifones y temores sin timón.

¡Qué difícil es tapar la boca al mar! Cuando en la orilla no se ve arena,
cuando no hay marca de las huellas de pisadas que se borran con el viento,
cuando es baile la marea y no puedes atracar.

No pretendo que te valga mi evidencia, que me veas superhéroe,
que a la fuerza me des la razón.
Me gusta cuando no eres solución, cuando estás ausente,
cuando no habla tu voz.

¡Qué difícil es tapar la boca al mar! Sobre todo, si hay silencios
de miradas que naufragan lejos de los caladeros
y aprendieron a salvarse sin nadar.

No pretendo que estés siempre presente,
solo quiero que estés cuando no estoy.
Me gusta cuando no tengo que mirarte,
cuando eres verdad.
leer más   
14
14comentarios 167 lecturas colaboracion karma: 89

Finjo ser alguien que no soy

Finjo ser alguien que no soy,
finjo tener algo que no tengo,
finjo escribir en mis versos
con la tinta de mi cuerpo y
con miradas de adiós
que hacen de mí un pañuelo tan ligero
que puede llevárselo el tiempo.
Esconderme tras la máscara que dibujo
con adornos de palabras que me creo.
Confundir la realidad, abrazando la mentira
y sentir que la vida es así
Frágil es la armadura que vestí en su momento,
frágil es el reloj que marca tu tiempo,
frágil es la pluma en mi texto,
frágil es mi voz cuando no intento
ser quien soy.
Palabras tatuadas en mi cuerpo
que escriben de mí una verdad tan frágil,
que me hace seguir fingiendo.
¿Por qué? ¿Por qué hay que fingir en todo momento?
leer más   
22
10comentarios 220 lecturas versolibre karma: 99

Desenredando el tiempo

Cierro los ojos, sueño viviendo, busco salidas
al laberinto. Le grito al mundo
que aún no estoy muerto, que vivo siempre
sobreviviendo
aunque asesines mi tiempo.

No puedo mirar atrás.
No quiero... no debo.
Roto el corazón en mi silencio, en mil pedazos
llevo tantas piezas sueltas que no encuentran…
(su)puesto.

Abro los ojos y grito al cielo, despierto muriendo.
Voy aprendiendo a cantar canciones
que no comprendo, a enterrar
palabras que usan de pala mis versos
y solo los muertos podrán leer.
Al mismo tiempo,
sigo esperando el momento,
el día en el que sea capaz de escribirte
lo que siento.


Gracias a @_Sejmet_ por engañarme a convertir pensamientos en estos versos. Gracias también a Julia por desenredar mi tiempo.
leer más   
21
14comentarios 187 lecturas versolibre karma: 120