Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Ni te imaginas

Ni te imaginas cómo me tiemblan las piernas,
imaginando tu aliento creando un camino entre ellas.
Ni te imaginas cómo respiro,
imaginando tu pelo entre mis manos, sudado, rizado.
Ni te imaginas cómo jadea mi mente,
imaginando que tocas todo lo que no me han sabido tocar.
Ni te imaginas mi curiosidad,
imaginando todo lo que creía que no me llegaría a gustar.
Ni te imaginas mis ojos,
imaginando los tuyos, buscándome, con lujuria.
Ni te imaginas mi boca,
imaginando la tuya, sobre cualquier recoveco que exista.
Ni te imaginas mis ganas,
imaginándote a ti,
conmigo,
en mi cama.
leer más   
11
2comentarios 80 lecturas versolibre karma: 74

Tipos

Existen tantas clases de personas en el mundo;
están las que sonríen porque tienen un motivo para hacerlo o los que lo hacen porque es más fácil aparentar que estas bien
a explicar porque no lo estas.
Están las que huyen porque no saben que hacer o porque están perdidas,
y las personas luchadoras, aunque en algún momento, hasta el más luchador necesita huir.
Están las que avanzan, las que corren si hace falta aunque nunca se esperasen ser de los que se suben a una cinta y no paran de correr hasta que no aguantan más,
y luego están las que no te dejan avanzar, ni correr, ni emocionarte.
Están las personas tristes y las que son el motivo de tristeza,
aquellas que no transmiten,
porque solo deambulan y no son capaces de gestionar nada de lo que llegan a pensar.
Están las personas amables, que se han levantado con el pie derecho
y se sonríen al espejo sabiendo que es su día,
y se han dejado el izquierdo para alguien que no se arriesga a estar bien.
Estamos los soñadores, los que con un poco de imaginación y ganas creamos un mundo.
Porque sea cual sea la acción que hagamos siempre la realizaremos como la primera vez.
Y puedo considerarme una de ellos.
Están los que tienen miedo a sentir, porque les han hecho sentir demasiado alguna vez,
y no los juzgo, es difícil entenderse a uno mismo a veces.
Están los que dudan, porqué tampoco es muy humano tenerlo todo tan claro,
de vez en cuando uno tiene que perderse un poco para saber qué quiere realmente.
Están los cortantes, los que ante cualquier situación se vuelven una roca y deciden
encerrarse y taparse, meterse en su caparazón, como las tortugas.
Y en definitiva estamos todos,
intentando saber llevar cada forma de ser.
Tú...¿cuál de todos eres?
leer más   
4
sin comentarios 67 lecturas versolibre karma: 43

Soy

Soy de las personas que aman la comunicación. El transmitir y entender. Soy de las que aunque no lo parezca, se esfuerza en cada letra, en cada estrofa. Milimetricamente cuidada. Soy de las que ama ver el Sol salir, y caer. De las que si tapas los ojos y sujetas con fuerza, se deja llevar.
También soy de las que camina sola. Aprendiendo siempre que uno es, no siendo con otro, que más que nada éste complementa, o mejora.
Soy de las que sonríe cuando ve un niño jugar, con entusiasmo o simplemente sonriendo. También soy de las que pasan miedo, no a la soledad, pero si a la incertidumbre de perderse en la comodidad de ella. Por que si algo es cierto, es que siempre he sido mejor sola, hasta el momento.
Soy de las que hablan, y no por ser escuchada, si no por que no me gusta que me manden callar, aún siendo fan del silencio (voluntario).
Soy de las que siempre van a creer en ti, pero solo y cuando tu lo hagas primero. Es muy fácil querer que hagan las cosas por ti.
Soy de las que viajan. De las que cuando se asoman a la ventanilla del avión y miran, sueñan. Soy de las que se van quitando corazas, esas que te hacen crear, para no sufrir, aun sabiendo que siempre es necesario, para crecer,
y creer, o dejar de hacerlo en según qué.
Soy de las que aprenden, para nunca dejarse nada en el camino. Nada que yo quiera saber, porque siempre se me pasa algo.
Soy de las que sueñan, con algo mejor, y no porque sea una ilusa, si no porque creo que todo siempre quede mejorar.
Soy de las que creen en los sueños de los demás, porque la ilusión de cada uno, mueve el mundo.
Soy de las que se han mentido a si mismas, para creer en algo que no es. viviendo en un engaño que no aporta nada. Soy últimamente muy selectiva. Mas que nada para crecer rodeada de lo que si vale la pena.
Soy de las que trasnocha, no sé porque, pero me es más fácil dormir, si se que lo he dejado todo aquí, en el papel, y para esto, me hacen falta horas.
Soy de las que entienden que hay que ser perseverante, y lo soy a ratos, porque me cuesta mucho la constancia, pero algo es algo.
Soy de las que se ponen en tu piel y piensan en como debe ser llevar tus zapatos. porque retomando este principio, me encanta transmitir y entender.
Soy de las que pagaría millones por saber qu piensa todo el mundo, aunque también sé, que muchos acabarían decepcionandome.
Soy de las que prueba, de a las que no les dan miedo los cambios, aunque estos, conlleven perderse.
Soy de las que llora, porque como la lluvia, limpia.
Soy de las que siempre te dirán arriésgate, porque lo he hecho y me ha salido bien, y mal.
Soy de las que luchan, porque siempre me ha parecido que lo fácil no vale la pena.
Soy de las que han roto el corazón, pero aún con miedo, sigo creyendo en el amor, porque jamás me ha defraudado cuando ha activado su maquinaria en mi.
También soy de las que los ha roto, y sigo creyendo que no siempre todo sale bien. Y que a veces duele,
y dueles.
Aún siendo todo lo que soy, a veces creo que no se quien soy. Y esto cada vez me gusta más, porque me dan ganas de seguir improvisando para conocer, de todas las que hay, mi realidad.
leer más   
11
1comentarios 113 lecturas relato karma: 71

Guerrera

Quemarás fortificaciones y enfundaras espadas.
Buscaras plumas, que te lleven ligera, al alba.
Sentirás lo efímero, cómo irracional.
Creerás que has llegado, a la cima, pero jamás lo será del todo.
Cada lucha será fuego.
Arderás por dentro.
Te moverán entrañas y sufrirás.
Dirás, vaya final.
Pero siempre será lo mismo.
Quemarás fortificaciones y enfundaras espadas.
Clavaras estacas, y llevarán tu inicial.
Dejarás heridas, y te recordaran.
Pero todo en esta vida es recíproco,
y no hablo del Karma.
Si no que a todo lo que viene,
algo le va detrás.
Tendrás que suspirar, que tapar, que esconder.
Vivirás lo que jamás imaginaste, pero saldrás con uñas y dientes.
Sin oxigeno.
Los momentos más duros son los que te dejarán las huellas de verdad.
Los actos que más te cuesten, serán los que mas te moldearan.
Y no te preocupes.
Cuánto más miedo tengas,
más resiliencia obtendrás.
Arde. Arde hasta decir basta.
Exprime. Sácale el jugo al juego que nos ha tocado jugar.
No temas al dolor. Simplemente está para recordarnos de dónde venimos.
Lo simple te parecerá raro
De lo extraordinario surge la similitud con lo cotidiano.
La medida de tus sueños la eliges tú.
Y tus límites,
se van amoldando de mayor a menos grado con el tic-tac del reloj.
Olvídate del tiempo.
Crea tu calendario.
Recuerda que todo es muy relativo,
hasta tú.
No temas llevarte la contraria,
es humano.
Duda,
y vive.
Sobretodo vive.
leer más   
11
2comentarios 65 lecturas versolibre karma: 79

Desorden

A veces las cosas se dan de la manera más inesperada. Igual que las tormentas, o los huracanes. Igual que los arco iris cuando no te los esperas o la sonrisa de la persona que siempre ves en el vagón del metro a la misma hora.
De repente, todo está calmado, como patas arriba y viceversa.
El caos, habitualmente se refiere a lo impredecible, a lo que no se puede controlar. A la imposibilidad de someter una situación a absolutamente todas sus múltiples opciones.
Un día puedes estar paseando y de repente te cruzas al amor de tu vida. Pero ni te fijas. Ni lo ves.
Otro día puedes estar ofreciéndole café a tu futuro jefe, pero ni lo imaginas, ni lo recordarías.
Al día siguiente puedes estar desarrollando la idea que te lleve a donde jamás hubieses imaginado, parece irreal, utópico, pero sucede.
El desorden, las variaciones, lo incalculable, hace del mundo el desastre, bello, hermoso, pero desastre al fin y al cabo, que es.
Algunos no saben llevar estos desastres,
pero estamos los que nos cruzamos con ellos por la calle y nos fijamos en sus cataclismos,
para enseñarles a bailar
mientras todo varía.
leer más   
5
sin comentarios 47 lecturas versolibre karma: 62

Existencia

No saber que esperar, cuando llevas mucho tiempo esperando. Jamás dar nada por hecho, más que nada por que nunca se ve la realidad al 100 %.
Somos demasiados y demasiados puntos de vista. Demasiado a tener en cuenta, como para esperar que todo sea como uno mismamente ve.
Elegir entre corazón y cabeza. Que gran proeza. Tampoco es real, ya que nunca se es capaz de desalojar uno de las dos con absoluta certeza.
Sentirse afortunado y a los 10 segundos, caer en picado, para mirar al cielo en dos. Allá donde miran los que quieren comerse el mundo.
Que abstracto el mundo del descaro, que loco y frenético el que solo pretende jugar, para ver que pasa, el que es capaz de apostar todo a una baraja. El problema es que después, algo siempre se queda la casa.
Aún así, que bonita la vida, que pasa y te enseña que siempre hay algo nuevo. Que no recuerdes para ser feliz, esfuérzate en trabajarlo. Que no vivas de proezas, si no que las hagas a diario...
No te despegues del que sientes grandeza, ya que esa sensación, no te la dará cualquiera.
Empápate de lo que te suma, no de lo que te hace dudar. Siente que todo es nada y que nada puede ser en cualquier momento, pero déjate llevar...
leer más   
4
2comentarios 42 lecturas versolibre karma: 48

Retales

No me gustabas.
Muchas veces te odiaba y simplemente tenia ganas de agarrar mi paquete de cigarrillos, que al fin y al cabo ese si que no me iba a decepcionar nunca.
Hubo un momento en el que sentí que el ritmo bajaba. Que ya no sonaban tantos 'te quiero' pero siempre se piensa que es la rutina, que se come los momentos.
Y entonces paso el tiempo.
Y las decepciones, y paso el momento de ser un nosotros a ser un tu y un yo.
Separados.
Cada uno por nuestro lado, rehaciendo o haciendo la vida de una manera distinta, pero la tuya no ha cambiado.
Sigues andando igual,
con esos aires de chico de los 80 que te dan tanto que hablar.
Con ese pelo que se mueve solo,
o con esos ojos,
que me hacían cambiar de opinión cada vez que los veía.
Y era cierto,
eras como una mezcla entre drogas, sexo y rock&roll.
El problema es, que yo ahora soy más de blues, y no me romperán nunca más el corazón.
leer más   
12
3comentarios 77 lecturas versolibre karma: 81

Conceptos

Impotencia
¿Qué tendrán tus letras
que le faltan a las mías?
Decisión
¿Qué me faltará a mi
para verte cómo tú a mi?
Ignorancia
Perdónenme, tan solo...
quiero volver a errar.
Inocencia
Retroceder y volver a caer,
ahí,
entre tus espacios.
Espera
Es eterna,
efímera e inútil
Despedida
Jamás,
ya que yo,
no sé decir adiós.
leer más   
16
3comentarios 77 lecturas versolibre karma: 89

Irreversible

Llegas con el calor
y te vas con él.
Me dejas las ganas
y querer.

Te importa tan poco
lo que opine que incluso
te despides.
¿Y ahora qué?

Pues ahora a imaginar
cómo seria tu piel.
Ahora a imaginar
la historia de tu espalda.

Ahora sólo me queda imaginar a mi voluntad, todo lo que no tuviste coraje a crear, sin abarcar o acabar con tus sueños.
Me cuesta entender que le pasa a tus prioridades que tapan tus instintos, tus mariposas, tus gusanillos...

¿Cuántas heridas tendrás?
¿Quién te mordió tan mal?
¿Por qué el destino te hizo aparecer?
¿Qué puede cambiar?

Qué me queda ahora,
además de temblar...
leer más   
4
sin comentarios 36 lecturas versolibre karma: 38

Qué te da miedo?

¿Qué te da miedo?
No es por preguntar, se lo que temes, yo también lo he sentido.
Perderte, tu norte.
Qué sociedad tan injusta. Nos han hecho creer que esa es la dirección correcta, cuándo lo que necesitamos primero, es la brújula.
¿Qué te da miedo?
Romperte. Quebrarte.
Qué sociedad tan injusta. Nos han echo creer que caer, es sinónimo de fracasar, de parar. Cuándo la realidad es que después, sales mejor de ese mar de trozos.
¿Qué te da miedo?
Apostar
Repito; ¡QUÉ SOCIEDAD TAN INJUSTA!
Nos han hecho creer que los vicios se deben dejar, lo que nunca nos han explicado es que el amor es una excepción. Es el mayor y el mejor de los vicios.

Busca qué es lo que te da miedo y rómpelo
o de lo contrario....
seguirán paralizadas las manecillas de tu reloj.
leer más   
21
6comentarios 135 lecturas versolibre karma: 76

Malabares

Creo que jugaba con tus malabares
con esos que me rozaban noche tras noche sin encontrarme;
con esos que poco a poco me sonrojaban sin mirarme.

No me dan miedo los reproches.
No me dan miedo las oscuridades.

Me da miedo el Amor;
ese juguete nuevo caiga en la mano del que caiga,
que toqueteamos como si fuese un pájaro apunto de volar,
sin pensar en que los pájaros también se escapan;
y así lo hizo el Amor.

Se escapó y perdimos los conjuntos,
perdimos las ganas de ponernos a planear e intentar sobrevivir.

Fue quemando.
Daba tanto miedo acercarse, que ninguno de los dos intento ayudarnos.


Y eso fue lo que no ayudó.
leer más   
12
3comentarios 72 lecturas versolibre karma: 89

Cómo

Cómo explicar que estas rota, que te falta tu mitad,
qué es tuya, de nadie más.
Cómo explicar que te engañas para enseñar algo a los demás,
que no es real.
Cómo explicar que duele, que nadie puede imaginar
qué es suspirar, y no poder tragar.
Cómo explicar el miedo, de no saber qué és lo que se debe mejorar.
Cómo explicar el portazo al amor, a la vida, a tu imagen reflejada,
en lo que nunca creíste poder ser.
Cómo explicar en versos, lo que no acabas de visualizar ni queriendo,
ni sin querer.
Cómo dejar caer las lagrimas, cuándo ya no sabes de dónde pueden salir
Cómo suspirar mejor, cuándo ni tus pulmones entienden que hacen ahí.
Cómo querer ser querido, cuándo ni uno mismo entiende sus alarmas,
o sus miedos.
Cómo esperar de los demás, sin decepción, sin agravios, sin desespero.
Cómo acoger a la paciencia, el impaciente que sabe que la quiere.
Cómo dejar de preguntarse, cuándo a nada se sabe contestar.
Cómo dejar de quebrarse cuando ni el jodido golpe sabe recordar.
Cómo reconstruirse, en este mundo, que está más roto que equipado.
Cómo creer en uno mismo, cuándo ni uno mismo sabe quién es.
Cómo entender que a uno le falta lo que a otro le sobra.
Cómo dejar de esperar, lo que uno cree saber merecer.
Cómo perder el miedo a lo que no sabes, cuándo lo que no sabes és todo.
Cómo no mirar atrás con ojos desolados, cuándo lo único real es lo que pasaba entonces.
Cómo ser consciente de haberlo intentado todo sólo, mientras sabías que no podrías.
Cómo negar necesitar ayudar por orgullo, por prejuicio.
Cómo no cuestionarse el TODO cuándo lo que queda es NADA.
Como dedicarse a la NADA haciendo ver qué es TODO.
Cómo no engañarse, cuando lo que hay no gusta.
Cómo no relacionar el dolor con la justicia, y ésta con el juicio
Cómo no desquiciarse cuándo todo te cuestionas.
Cómo no sufrir, cuándo algo le abandona
Cómo entender que ser persona es sólo eso, sin complicaciones, siempre y cuando sólo se trate de palabras.
Cómo perdonarse todo el daño cometido, cuándo siempre se ha sabido que el daño se recibe y se reparte.
Cómo entender que sólo son cinco sentidos, y para uno mismo parecen diez, por así decirlo.
Cómo darte tregua, cuándo el corazón marchita y de soslayo te escupe lo que le has echo tragar.
Cómo, cómo, cómo y así

sin parar.
12
6comentarios 126 lecturas versolibre karma: 74