Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Recuerdos

Vuel(v)o a ser recuerdo en ocasiones,
aunque estos me tiñan de gris a ratos
lanzándome a un vacío tan grande
como el abismo que emerge en mi interior.

Trato de recomponer las piezas de lo que solté por el camino,
las que dejé en puntos estratégicos solo por mudar de piel.

Es difícil comenzar de cero,
cuando te conoces tanto
que sabes donde disparar
para que sangre.
leer más   
16
5comentarios 44 lecturas versolibre karma: 105

Adaptar

Adaptarse.
Para volver a apreciar el azul del cielo. Para no olvidarnos de que todo siempre continua. Adaptarse para seguir en movimiento, para no paralizarnos por culpa del miedo, para volver a respirar por que queremos, no por inercia.
Seguir el circulo. Entender que no eres un punto en el planeta. Eres una fuente de vida, de oportunidades, de valor.
Añadir cercanía, acortar distancias. Ser menos distante y entender que las proximidades suman.
Adaptarse para seguir creando, creciendo, aportando. Dar sentido a las cosas. Evitar el vacío de lo que no llena, emancipar a la tristeza y someterse a la alegría. Seguir sus protocolos. Sonreír, soñar vivir.
No contar minutos, añadir emociones.
No perder los estribos, encontrar los amarres.
Adaptarse.
leer más   
5
sin comentarios 25 lecturas versolibre karma: 70

Ahora

Cuándo todos los días son ése día.
Cuándo ya depende de ti, el no diferenciar el hoy del mañana.
Cuándo hiciésemos lo que realmente haríamos si fuésemos a morir.
Cuándo dejásemos de tener miedo, dándole ocasión al después, de condicionar lo que harías ahora.
Cuándo sonreír, es cien por cien real.
Cuándo no sentencias, ni dictas, ni te agobia el qué,
si no el cómo.
Cómo hacer.
Cómo decir.
Cómo sentir.
Cuándo de verdad hagamos, lo que deberíamos hacer, si de verdad todos los días fuerán mañana,
comenzaríamos a vivir un poco.
Más que nada porque sentiríamos la falta de tiempo,
siendo ahora.
Dejaríamos de lado los prejuicios.
Acabaríamos dandole importancia, a lo que de verdad la tiene; el momento.
El ahora y no el después.
El presente que se escapa mientras a nosotros se nos agotan las ideas corriendo con mañana.
El hoy es tu mejor amigo.
Si dependiese toda tu vida, de que pensases que hoy no es hoy, ni ahora, ni en este mismo instante,
jamás aprenderías lo que es vivir.
És por el simple hecho, de que está pasando.
En vivo y en stéreo.
Así que si me permitís un consejo,
preguntaros a vosotros mismos:
¿És el día?
leer más   
11
4comentarios 69 lecturas versolibre karma: 97

Perspectivas

Cuantas formas diferentes hay de ver la vida.
Hay quienes la ven toda gozo y alegría, quien respira cada segundo como si fuera el último. Quien quiere ir derribando muros para seguir superándolos. Hay quien busca santuarios para buscar la fuerza que sus cabezas no les da, para seguir, que es la única finalidad.
Hay quienes buscan motivos, personas, raices para echar consciencia, para entender qué quieren o qué son. Hay quienes sólo pueden ser si son. Y eso no está bien, porque para el son hay que ser primero.
Tenemos a los pluscuamperfectos, lo que siempre querrían, pero no deberían, y se quedan en un bucle perfecto de locura, porque al final, no saben por donde tirar.
Tenemos los que basan su vida en un constante reproche, y estos son los peores. Los que no sacan un ápice de fuerza para seguir, los que basan toda la culpa en el que tiene al lado, aun que pueda que la tengan, pero no se dan cuenta de que a veces, el problema, lo tiene uno mismo y hasta que no lo ven, estarán bastante perdidos.
Tenemos a los interesantes, aunque al final son como un libro abierto. A los misteriosos con gafas, que directamente prefiero ni mirarlos, por qué... ¿qué ocultais?
También aprendemos a jugar con los ludópatas del amor, los que van de relación en relación, que dicen que se está mejor... y te enseñan que no es el tiempo lo que importa, si no la intensidad de lo que vives.
Luego están los corretiempo, los que sienten que la vida va hacia atrás a medida que la pisan, que no se va sumando años, que se restan segundos que no van a volver, y eso no es un problema, es lo que debe ser.
Sobrevivimos gracias a los espontáneos, a los que decimos vamos. Los que afrontamos y nos agachamos a veces. Somos los que solemos tener un poco de cada forma de ver la vida.
Somos los eclécticos, los que no vamos a dejar que la vida pase sin más y los que queremos soñar.
Por que no importa cuantos años cumplas, que si eres de los últimos, la vida te va a sorprender.
leer más   
5
2comentarios 56 lecturas relato karma: 70

Orden

¿Cómo se encaja el golpe en lo ya desencajado?

Abrir cajones y remover recuerdos,
anochecer sin Luna ni oscuridad,
deshojar cuadernos aún por escribir.

Perderse dentro de un mapa,
saberse descompuesta midiendo recovecos.

Despedirse sin irse,
con esperanza de encontrar(se)
aquello que se fue sin mi.

Hayar respuestas sin pregunta,
olas sin marea,
meciéndose sin permiso entre mis dudas.

Miedo al sostener cualquier sospecha,
ensamblar por cierta las banderas de la vida.

Por qué no nos queda otra,
por qué es la única certeza,
por qué no queremos darle vueltas.
leer más   
5
1comentarios 31 lecturas versolibre karma: 63

Jugando

Yo sigo jugando con tus recuerdos,
con tus idas y venidas,
con tus besos en mis nodos.

Yo sigo jugando al escondite con mi corazon,
intentando que la razón no le encuentre,
por qué entonces será mi fin
, y el tuyo.

Yo sigo jugando a recrear(te) en mi cabeza,
a imaginar(te) paseando por las calles de Málaga
agarrado a mi,
desde tus ojos.

Yo sigo jugando a que te tengo
bajo las sábanas, clavado en mi,
bailando a compás de mis caderas.

Sigo jugando porque lo prefiero así,
sin concesiones ni promesas,
sin roturas.

A mí gusto.
Cuando me apetece(s).
Ya se me irán las ganas de jugar...
leer más   
17
6comentarios 73 lecturas versolibre karma: 108

A fuego lento

Es la espera del amor lo que nos cuesta, entender que a fuego lento, las cosas se cocinan mejor.

Tampoco es mi intención desangrarme con cualquier amor de Sábado noche,
o de Lunes,
o de Miércoles.

Me apetece(s) tanto como yo a mi misma.
Suave, lento con sabor.

Me da miedo no encontrar(me)
cuando soy consciente de que voy regalando(me) pedazos de mi por las calles de esta ciudad.

Es que el Invierno ahoga
y el Verano quema.
Y no encuentro nunca razones para estar tumbada en mi cama pensando en que podría haber sido si tú,
o si yo.

Soy más de salir a la calle y enamorarme de algunos ojos que me hagan fantasear más que tus desastres.
Pero qué desastres...

Solíamos subir y bajar,
perdernos entre los escombros,
para encontrar vida.
Maravillados de que a cada ecatombe siempre sobreviviese algo.

Pero la calma entre nosotros siempre era muy aburrida.
Y quizá por eso,
a día de hoy yo no encuentre paz en tanto espacio
y no logre acurrucarme en nadie,
por qué en ti,
en cualquier momento,
en cualquier lugar,
encontraba vida.
leer más   
17
11comentarios 127 lecturas versolibre karma: 97

La magia

Ese motor que no se sabe de donde sale, pero aparece. Esa chispa que convierte lo imposible en algo más que probable, en algo tangible, con razones de ser.
Es hacer un brindis por la vida, mirando a los ojos del que tienes delante, deseándole que aprecie el instante, el segundo, que aprecie la casualidad del ser y estar.
La magia está en los aeropuertos, en las carreteras, en las colas del supermercado, en una parada de autobús o en una situación tan extrema como esperando en un hospital.
Se materializa como una mirada furtiva, o quizá una mirada penetrante, de esas que no te piden permiso, que te ruborizan. La podemos encontrar en los parques, en un padre y su hija paseando cogidos de la mano, en un paseo con tu acompañante hablando de la historia de las calles de la ciudad en la que estas o en las agujas de un reloj familiar que tiene más historias que contar, que segundos pasados.
La exactitud de la magia es, sencillamente, mágica. Por que es así, es real, y nadie puede hacer nada para impedirlo. Contra todo pronostico actúa y arrasa con cualquier duda existencial posible.
No importa, piensan algunos. Yo puedo contra ella.
¿Quién quiere pararla? ¿Quién no quiere vivirla? ¿Quién huye de ella?
Puedo entender que como siempre se a dicho, cuando algo va demasiado bien, es porque algo malo avecina, pero ¿y la calma tras la tormenta? ¿Y la felicidad que lleva reconocer que has pasado el terremoto?
¿Qué hay de esas sensaciones tan bonitas? ¿A caso la gente no es capaz de ver que la muerte, metafóricamente es sinónimo de haber vivido?
Ojalá más magia y menos miedos. Ojalá más magia y menos reproches. Ojalá más magia y menos costumbres.
Por que al fin y al cabo, la magia es el desorden de lo que uno espera que vaya a pasar, y es solo entonces, cuando el poder que emite, es real.
Cuándo nadie se lo espera.
leer más   
1
2comentarios 54 lecturas prosapoetica karma: 66

Impetu I

La Barceloneta y sus luces.
El mar y las olas, tu mano en mi cadera.
El cielo achicando las gotas,
yo sonriente,
por qué soy de las que aman mojarse.
Tus labios y mis corneas,
entornándose, imaginándose.
Una cerveza, dos, tres, cuatro, cinco.
Caminar sin parar, sin destino, sin objetivo, como nosotros.
Hablar, sin fin,
sin un punto en concreto al que llegar.
Pararse a observar, respirar y quejarnos un poco del mundo, y acto seguido creer que lo podemos arreglar.
Ser superfluos, inconstantes e inconscientes.
Más que nada, porque siempre llega un punto en el que el beso es la claridad de la situación.
Estoy segura que si los ángeles existen,
nosotros somos su comedia.
La de dos personas que se acaban de conocer, y no hacen mas que sandeces.
Es bonito, llega el primer beso.
Sabe a estrellas.
Huele a algodón de azúcar.
Sientes lo que siente una persona cuando besa a bocajarro, extasís,
pero sin la droga.
Dicen que al besar utilizamos 34 músculos,
pero es que en realidad, el más importante es el que no se cuenta.

Mis manos dicen que si,
y mi corazón me pregunta que qué coño estoy haciendo.

Bien,
otro día seguiremos con la segunda parte.
leer más   
3
1comentarios 42 lecturas relato karma: 55

Cerrando un Marzo de otro año

No se sí es cierto que a veces esperamos, lo que no nos merecemos. No se sí merezco esa llamada. No se sí merezco esa disculpa. Porque esta lluvia a diluido tanto, que me parece mal que aún quede algo que borrar.
Pero aquí sigo.
Esperando que ese portazo no de paso a la ignorancia.
Que el ser humano sea capaz de reconocer, que la discordia, es a veces un mal vis a vis al amor. Que a veces queda más que la razón. Aunque ninguno sé de cuenta. Y que hay miles de formas de hacer el amor, pero la que teníamos tu y yo, parecía la más concreta.
También es cierto que eso, es lo que piensan las miles de parejas que discrepan y al segundo se dan cuenta de que no hay nada más que discutir.
Créeme,
nadie va a quererte de la misma manera en la que lo hago yo.
Porque amo tu piel y tu forma de llevarme la contraria.
Amo tu discordancia
y tu desobediencia,
tu caos y tu incoherencia.
Que no eres capaz de imaginar,
como dirían los poetas de este Abril,
pero de eso siempre me he ocupado yo.
Y me parece triste
que un mes de Verano
haga encontrarse a dos personas
que tengan tan poco que ver
como la Sal y el Bombay.
Porque yo creo en las casualidades,
y que si esto va de eso
yo ya no se sí bajar y abrir ese portazo,
o huir y no escuchar más que eco
sobre estas escaleras.
leer más   
7
2comentarios 93 lecturas versolibre karma: 67

Allí

Allí donde escueza, no rasques sin pensar, por instinto, por ecuación real.
Cuídala. Dale un matiz. Una oportunidad de ser, para comprender por qué está ahí.
Aprovéchate de su estructura, de su base.
Escúchala quejarse con esmero, mimo, paciencia. Dale confianza y es entonces, cuando deber curarla.
Cuando debes dedicarte por completo a ella.
Solo entonces, se cerrará como es debido.
leer más   
6
1comentarios 60 lecturas versolibre karma: 52

Describiendo I

Eran los portazos, los gritos, esas faltas de respeto y de argumentos los que nos llevaron a un circo del que nunca encontrábamos la estructura.
Y me podréis decir que como se mantiene algo que desde el principio son escombros, pues es sencillo, cuando después los escombros se utilizaban como abono para un jardín precioso, sólo a la luz del sol.
Era algo así como una pecera muy bien decorada, pero sin peces.
Era difícil. No por ello menos bonito, ya que después de cada estampida siempre encontrábamos un equilibrio. Algo que nos mantuviese cuerdos, con ganas. Aunque sedientos de paz.
Me arrollaba tu dificultad para enfrentarte a tus monstruos. Me arrollaba a mi, a la chica que afronta las tempestades con un par de cojones, aunque a veces me costase dar el primer paso.
Aún me cuesta describir la realidad, esa que sí fue nuestra, de los dos.
Pero no por ello voy a permitir que se me achiquen los sentidos, las ganas. No voy a permitir que se me acople la soledad al bajo de la falda, como lo hicieron tus miedos.
Lo que sí es real, es que por el momento, debo seguir lamiendo mis heridas, curarlas y observar que poco a poco las cicatrices solo me recuerdan batallas que debo intentar no volver a pisar.



Final alternativo solo para soñadores:
, aunque el destino sea más caprichoso que yo.
leer más   
13
5comentarios 102 lecturas relato karma: 116

Alto

Quizá no sea mi culpa volar tan alto,
eso es lo que me enseñaron,
a nunca andarme con rodeos,
cuándo la realidad anda por encima de las nubes.
leer más   
15
4comentarios 75 lecturas versolibre karma: 113

Golpes

La dureza de la vida radica en aquella piel del que la habita,
está a vista solo de unos cuantos
que también la han compartido
limitar esa desdicha.

No depende solo de uno mismo los cuidados,
pues es una piel enferma,
que necesita de unas manos laboriosas
que deseen ser la cura
y la víctima perfecta.
leer más   
4
sin comentarios 39 lecturas versoclasico karma: 49

Crea

Crea,
crea todo lo que puedas.
No importa jamás lo importante que tú veas tú obra o lo que sea que estés creando,
nunca sabrás cuándo puedes estar arregládole el corazon a alguien.
leer más   
7
4comentarios 101 lecturas versolibre karma: 72

Luz

La sonrisa es lo último que debes perder.
Es tu arma.
La calma que desprendes mientras oyes,
cantas,
bailas,
hablas.
La seguridad en ti misma,
cuando nadie daba un duro por ti,
y ahí estabas tú.
Como el viento en Otoño,
repiqueteando las persianas
de una habitación
de cualquier adolescente.
Recordándole que aunque hubiesen vendavales,
tormentas tropicales,
cataclismos
o lluvias torrenciales
el Sol siempre estaba al otro lado de eso.

Y siempre era el que más ileso salía.
Por que el que brilla,
es sencillo,
da luz.
Y eso es lo que tú eres.
Luz.
leer más   
6
sin comentarios 80 lecturas versolibre karma: 80

Poesía

Estoy sentada en un vagón, destino mi casa, con pocas ganas de alargar el día y en definitiva intentando sacar lo bueno de la vida.
Hay a mi izquierda un señor, de mirada perdida, ojos caídos, manos agrietadas y una respiración que solo me invita a la paz,
aunque no creo que sea la que sienta dentro.
Tiene delante una ventana preciosa donde hoy cae un cielo rosa con algunas nubes y retales del humo de un avión que nadie sabe a dónde va.
Tiene ese bello paisaje delante y sin embargo él mira al suelo.
Me pregunto por qué. Y mientras escribo esto pienso en que como puede ser que a lo largo de una vida a uno le quede la mirada tan triste como a este señor.
Cuántas veces habrá reído de felicidad o habrá apretado la mano de alguien con tantas ganas que acabó en amor.

Para mi sorpresa contiguamente a la derecha del señor, hay una chica. Parece Pocahontas.
Su mirada es diferente, pero no feliz.
Ella mira al frente, no hacia el suelo, pero mira al frente como el que no tiene donde mirar.
No creo que se esté fijando en el paisaje.
Que sigue rosa.
Quizá le han roto el corazón.
O quizá está apunto de romperlo ella y nadie lo sabe.

A veces un poco de poesía hace que la historia cambie. Imagino que por eso escribo esto, porque lo que se ve con lo que uno puede imaginarse, no tiene mucho que ver.
leer más   
4
3comentarios 55 lecturas relato karma: 61

Adjetivos

La certeza de no saber si volverás a ser,
a estar,
o (a)parecer.

La duda del que tiembla recordando un recorrido,
fácil,
grácil.

La alegría de recordar los momentos,
casuísticos,
claros.

La dificultad del que nubla la esperanza,
borrosa,
lejana.

La fuerza del que pierde lo que quiere,
injusto,
inefable.

Siempre habrá un algo para un alguien que esté a punto de todo. Por eso, se debieron crear los adjetivos, precisamente para describir como cada uno ve su historia, desde portadas diferentes, pero con las mismas hojas.
-Y ojalá todo se escribiese desde el anonimato-
leer más   
5
1comentarios 87 lecturas versolibre karma: 65

Ella

Ella es como un meteorito a punto de llegar a su destino final, inconstante,
pero i m p a r a b l e.
Es como cuando la melodía y la letra hacen música
y piel de gallina.
Ella se considera I n v i e r n o, pero el Sol le regala más de lo que cree.
Vive en una lluvia constante, por eso está tan cómoda en cualquier tormenta.
Ella es de las que creerán en ti hasta que lo consigas,
y si el problema es que no sabes lo que quieres,
te enseñará lo que conoce.
De las que cuándo se acaba el vino
acelera en marchas.
Ella es de las que sabe lo que quiere,
y aunque sea mucho en realidad,
no parará hasta conseguirlo.
Ella es de las g u e r r e r a s,
no te va a dar la razón
y menos si eres un cualquiera.
Pero eso si, disfrutarás de cada debate.
Ella creció delante del mar, así que ya os podéis imaginar.

Es cómo cuando la incoherencia, el miedo y las ganas se juntan.
leer más   
4
sin comentarios 51 lecturas versolibre karma: 51

-I N T E N S A-

S o y e s a,
l a c h i c a i n t e n s a .

La que dicen que siente demasiado,
f u e r t e.

La que ensañan por l l o r a r,
o por r e í r.

La que no teme s u f r i r,
pero le da miedo m o r i r.

La que se pierde en las sabanas
de un d e s c o n o c i d o,
por ver si se encuentra.

Soy la que se ayuda,
porque no cree que N A D I E vaya ha hacerlo.

Soy la que teme las despedidas,
aunque la realidad es que duele más quien no lo hace
y s e v a.
leer más   
17
6comentarios 109 lecturas versolibre karma: 88