Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

El poema

Vistió de negro sus dudas,

y en el dolor de la verdad,

se vio sola ante un espejo,

sin reflejos amatorios,

con el vientre hueco,

caminando por la misma tierra árida,

de anteriores infelicidades.


En el silencio solo escuchó su sed

y las risas lejanas de juegos cercanos,

testigo callado de la escena,

Consorte agrietada,

cómplice ineludible de arcanos,

dúctil en conjeturas,

desvelada en pantanos ajenos.


A veces no distinguía entre poemas o listas de la compra,

asumía la gravedad con liviana maestría,

carga de marcas blancas,

silenciadas en la piel,

para que nunca faltara de nada,

para que todo terminara en su boca.
18
15comentarios 96 lecturas versolibre karma: 90

Forma de pre-poema

Luto en la duda,
duelo en la certeza.
Viudedad sin compensación,
la sorpresa del destierro.


Sirenas sin canto,
colección de artificios.
Material fungible
quimeras en la sombra.


Flores de un día,
búcaro agrietado.
Lozanía comprada,
falso lo compartido.


Imposición de silencio,
prudente sacrificio.
Injustas compulsaciones,
secretos que no merecen serlo.
14
2comentarios 44 lecturas versolibre karma: 91

Enderezando renglones (colaboración con @sarrd8r)

Escribimos desnudos,
a vida y muerte.
En cada verso azulado,
obviando correctas virtudes,
Sólo nos defiende la tinta.

Sin autocorrector
entre cunas de esparto
latidos que dan sentido
al vocablo vida
corazón táctil al amor.

Te encuentro entre palabras,
espaciados y estrellas suspensivas.
En vocales mudas por el llanto,
en cada línea del horizonte.

Eres la excepción a la piedra
compañera de tropiezos,
la virtud de mis silencios,
la brisa que acuna el trigo,
los dedos que mecen mis renglones.

Recitas asonante,
Y es en el eco de tu voz,
donde escucho las mareas
que nos arrastraron a esta orilla,
rebosante de espuma,
de letras antes muertas.

La pluma que bate tañidos
sonrisa crepuscular en la que dormir
la pregunta a todas mis certezas.
Dejaré abiertas mis ventanas
para que descanses en amaneceres.

Si buscamos en la ausencia la disculpa,
las rimas imposibles
serán recuerdo de verdades,
Adormecidos por distantes nebulosas
regresaremos al mismo cielo.

Escribiendo desnudos,
a vida y muerte...
leer más   
13
10comentarios 120 lecturas colaboracion karma: 86

Ley de atracción

La ley de la atracción se basa en órbitas,catalizadores, variables y alguna que otra incógnita que nunca han de resolverse, ya que el misterio es el elemento esencial en esta teoría tan subjetiva como poco acreditada.

Nuestros anhelos y voraz curiosidad cogen las riendas en arranque de lucidez o de temeraria ingenuidad. Eso que deseamos con vehemente pasión y alimenta nuestros sentidos (el sexto el que más) nos arrastra hacia encuentros inevitables, nos hace girar en el espacio y el tiempo, como caballos salvajes galopando a través de las estrellas.

Volvemos a creer. Somos invencibles.

Dentro de lo cambiante influyen y fluyen muchos factores, desde el desvarío atmosférico, véase aguas desbordadas, ventoleras o lunas fulgurantes, hasta la música que suene. Aquí hay que procurar que nunca halla exceso de violines.

Se permite la excentricidad en su justa desproporción, desde estampados florales hasta el más escandaloso de los aforismos. Hay licencia poética ilimitada para vivir.

Es esa ley que te empuja a querer saltarte otras, en cualquier estado,en especial el líquido.

Reacciones físicas espontáneas, química fuera de toda tabla periódica, e incluso encima de ella, donde haga falta.

Es un baile, un dejarse llevar, siempre a un lugar bonito. Los pasos también son palabras danzantes, diálogos súbitos a años luz, sintiéndose muy cerca. Incluso sin piel.

También hay dudas de las no razonables, ¿ Será un sueño?.
Con respecto a esto último, es mejor no cuestionarlo y dejar la ventana abierta para que trepe lo irresistible y se cuele en tu habitación.

Otro día escribiré sobre catalizadores.
10
8comentarios 64 lecturas prosapoetica karma: 92

Los hados reclaman

Te paseas ante mis ojos inconsciente del fuego,

te persigo ávida sin mirarte,

en vehemente consecución de mi cánido designio.

Reclamo y me das aguaceros intermitentes,

donde bailo al ritmo de los tambores de tu pecho.

Pienso y camino inane,

codiciando entregas,

resistiendo sequías en las manos.

Se graban en ellas líneas de ausencias y lacónicas supernovas.

Me rindo a la estela fugaz del astro que me reina,

cedo a su gobierno para no perderme entre rebelión de vendavales.

Anhelo que se te haga incontable el número que destinas a los hados,

que sientas la revelación

y te arrojes a mi esfera en llamas.
5
1comentarios 51 lecturas versolibre karma: 78

Noviembre

Dice Noviembre que sus mañanas están hechas de cristal,

que vive en un espacio en transición,

que le arrastra a el invierno,

aunque arda por dentro.

Resiste,

Se le olvida que es aguacero de hojas cálidas,

y arrecia a veces como vórtice sin piedad.

Hieren sus ráfagas como agujas dispuestas para la maldición,

pero no puede ocultar su cielo estrellado,

desbordándose por sus ojos,

invadiendo su pecho,

dejando estelas en sus palabras.

Condensa en su voz toda la sal,

como si toda estatua se hubiese diluido en el mar.

Cuando se oscurece su transparencia,

yo le hablo de un roble para que recuerde.
13
8comentarios 55 lecturas versolibre karma: 93

Baldío

Lágrimas secas cuando llueve por dentro.

Detrás de los muros derrumbados todo es sólo e impar.

Silencios y cristales arrancan mi nostalgia,

muriendo en el acto como amapola resiliente.

En tus hurañas caricias, un baldío

donde solo sangra mi boca

y aún así,

te entrego la plena concesión de mis besos.

Como recipiente sin futuro ni mensaje,

en un mar árido y violento,

desorientada entre la turbia espuma,

en la que crece tu miedo.


Hoy el mar le devuelve a tu ceguera,

cráneos, hilos de miseria,

un generoso rincón donde no pensarme.
13
13comentarios 108 lecturas versolibre karma: 90

Selene al rapsoda

He venido a decirte que conozco cada recóndita palabra,

que las sombras y su diosa no colaboran si no elaboran,

esos sueños alcanzables que quizá no conquisten la luminiscencia.

Sabedores de lo efímero,

conscientes de la materia,

celadores del crepúsculo,

hemos nacido en la cara del amor que nunca será visible.

Pero elegimos la espesura ,

el verbo frondoso,

las aguas abisales del ánima

y creamos bálsamo de todo lo destruido.

Antes de que el mundo fuera insomne,

ya guardábamos secretos.

Anónimos de un cometido perenne y silencioso.


Lo más estremecedor para la luna es su propio aullido.
12
6comentarios 77 lecturas versolibre karma: 86

58 minutos

Hablabas de ser agua,
yo esperaba una ilusoria previsión de lluvia,
con el paraguas roto,
en un andén fantasma.
Ahogamos los gritos por temor a que toda réplica,
fuera el eco de lo que fuimos.
Evité las transparencias,
con una combinación de decepciones
y algún depósito de sangre.
Falsamente nos sorprendió la rutina en la retina,
tú detonaste la caja,
yo apreté el gatillo,
nadie recogió el escombro.
Una demora de una hora,
o de incluso 58 minutos menos,
dejan los versos fríos en el plato.
El tiempo no significa nada,
pero siempre resulta mortal.
10
3comentarios 77 lecturas versolibre karma: 87

Siempre elegante

Como Hades emergiendo desde la profundidad de mis entrañas,

el otro día casi te deseo el mal.

Pero lo hice bien,

deseé tu caída amortiguada sobre ese lecho neumático,

del color del que nunca tintaría mi cabello.


Lo hice bien, sí.

Porque estando a finales de verano,

una sabe que no puede pedir primaveras tardías,

y hay un estatus de madurez y maestría que mantener.


Para que no corra la sangre, corre la tinta,

y te escribo sobre fases lunares,

con la esperanza de que entiendas mis cíclicos demonios.


No hallarás nada más puro y veraz,

contenido entre curvas y sensuales aromas.


Porque en ese lugar en el que temo tu orden,

yo desordeno la ropa y silencio los insomnios.
13
11comentarios 142 lecturas versolibre karma: 97

Metales de referencia

Tú ya sabes que todas mis intenciones,
son abatibles al peso liviano de tu cuerpo.

Sonríes seguro pero yo te leo los temores invisibles.

En medio de esta empírea floresta,
de inquietudes indomables,
regamos con vino el temporal.
Hacemos de cada aroma,
una misa negra,
raíces invencibles para agarrarnos fuerte,
por si salimos volando.

No estamos hechos,
sino forjados el uno con el otro.
En una fragua de guarismos y letras impares.
Donde entre soles sucesivos,
se escriben líricos informes,
sobre amores que ayer nos parecían imposibles.
15
10comentarios 98 lecturas versolibre karma: 103

Sin fondo de armario

Señalándote el norte perdí el rumbo.

Me convertí en nómada suicida de tus formas deshabitadas.

Pasé hambre bajo los puentes que te construí.

No se secó el cauce porque desbordé como afluente entregado.

Un día me levanté, abrí tu armario y no encontré nada que ponerme

Todo era un paraje despoblado donde nada era de mi talla,

sin ternura que vestirse.

Me fui como vine, desnuda

con el cuerpo y alma flexible a la vida,

y un par de estigmas que ahora son una constelación en mi piel.

Un recordatorio sin alarma,

de que con los despojos de tanta miseria,

el que se hizo un traje, fuiste tú.
13
8comentarios 83 lecturas versolibre karma: 97

Más de mil

Tengo más de mil leyendas para desvelarte las noches.
Para aplacar voluntariamente tu tormento.
Erosionando el cantil, fundiendo el hielo,
abriendo sendas de letras floridas donde te reconcilias con todo.

Guardo más de mil mitos dentro de una cajita para que nada se te desarme.
Versando tu sangre,
te devuelvo a la esperanza.
Besando tu carne,
te hago justicia en el averno.

Escondo más de mil cuentos en cadena,
para anclarte a la cara oculta del rebalaje.
Soy lo que aparece en tus sueños después de frotar la lámpara,
el santuario de tu condena.

El lugar donde cada vez que mueres, más te agarra la vida.
11
6comentarios 84 lecturas versolibre karma: 97

Líneas

A veces no encuentro las palabras pero te veo escrito en todas partes.



Como en las líneas de mis manos cuando están vacías de ti,

o en las muescas desesperadas de la pared que cuentan días

y delatan las noches de cabecero en frenesí.



Otras veces en la rectitud de tu horizonte,

ése que por complaciente desafío , no quiero alcanzar.



En los pliegues que se forman,

cuando no existe ni céfiro ni edad entre tu cuerpo y el mío.



En las curvas sinuosas de mi voluntad

o en el contorno oneroso de las nubes que no conminan nuestra tormenta.



Te descubro irreflexivamente en esa sucesión atemporal,

antes emanando como raudal paralelo,

ahora arrojándose como corriente perpendicular,

a nuestro "te amo".
16
17comentarios 142 lecturas versolibre karma: 98

Un tramo de órbita

Bajo esta versátil y rojiza maraña de llamas indomables,

anda la libido confusa,

planteándose un trío con la impaciencia y tu recuerdo.



No es carencia si no querencia,

el deseo de llenarte,

esos rincones de la vida.

Hacer de este imperio,

una danza de excesos y humildades,

que nutran lo que merecemos.



Entre tanto,

vuelo en mi órbita excéntrica,

con cuidado de no abrir la caja para que no se te desmorone el mito.

Colmando tus insomnios con metales retorcidos,

en contención de mis preguntas,

y encaje blanco por si hay que firmar la paz.



Porque desde que te asomas a mi ventana,

a ti se te han aparecido todos los mares,

y a mi ,me han regresado todas las palabras.
11
12comentarios 100 lecturas versolibre karma: 103

Otro punto de sutura

Le dije al mar que según para qué mensajes, es mejor que la botella que arroje esté llena.


Me quedé mirando un reloj con agujas sin sentido,

rodeada de un cementerio de elefantes sin memoria,

pasando la hoja a un calendario de días inciertos.


La cara oculta del amor es liberar el sufrimiento en defensa propia,

masticar los cristales rotos y descubrir su dulce sabor.


Le puse voz al amor para no acallar la herida,

y me quedé con las letras en las manos.


Te escribí el mar y el cielo con la esperanza de ver una revelación en tus ojos,

pero sólo me vi a la deriva flotando en tu iris airado.

No sé en que marea te perdiste,

ni cuándo se hizo Noviembre y abandonaste mi silencio.


Solo sé que tu inclinación al derribo,

no pudo con mi revolución.
22
18comentarios 147 lecturas versolibre karma: 119