Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

La incoherencia

La incoherencia hace mella
en este mar de lodo
que carcome mi sombra.

Ya no sé reconocer los parámetros de navegación,
¿Autoficción?
¿Autobiografía?
supongo que viene a ser lo mismo
que sólo cambian los disfraces y máscaras.

Oí decir que los poetas
son los que más cambian de máscara
para ocultar la explícita desnudez
de su persona.

Yo digo todo lo contrario,
que bailamos nuestras máscaras
al son de la vida
desnudándonos en cada verso.

Supongo que el nudo de la corbata del ensayista
estaba demasiado apretado.

Si a la incoherencia
le sumamos un exceso de ocio
los manantiales de lucidez
se eclipsan con tormentas vanas.

Las cartas de Cicerón a Ático
hicieron recibir más de un castigo paterno a Petrarca,
¡Pobre!.

Hoy la incoherencia hace mella,
me adhiero a mi sombra
en este mar de lodo.

Creo que no tengo
nada más que decir,
una retirada a tiempo
antes de caer en una caricatura
de mi mismo estará bien.
leer más   
7
1comentarios 27 lecturas versolibre karma: 85

¡Muerde el rollo!

Al fin acabó la semana,
la boca despedazada,
los órganos vitales escondidos,
los andenes descansando
y las vías ya limpias
de sudores varios.

Reptando llego a la nevera
rezando que esta se abra sola
y que cualquier alimento sólido
caiga en mi boca.

Sigo el camino en modo culebra,
a sangre fría
atraco al mando de la televisión,
hago un gran esfuerzo
y embarco en la nave sofá.

Pongo una película, la que sea,
porque si pienso
en las que me he montado esta semana
soy capaz de salir otra vez.

¿Qué necesito?
¿una Aspirina?
¿un Lorazepam?
¿una manta?.

¡Muerde el rollo!
todo está tal y como lo dejé
pero hay un inconveniente,
¡ya no vivo aquí!.

Me he equivocado de llaves
y por defecto de camino,
no sé como he llegado
a la casa que un día abandoné
y dejé sin pintar.

Me largo reptando a dos por hora
no vaya a ser que los habitantes lleguen
y crean que he decidido regresar.

¡Vaya tela!
aún hay un desierto que cruzar
para llegar hasta mi almohada.
leer más   
14
6comentarios 64 lecturas versolibre karma: 86

¡Casi! (volver a empezar)

La lucha acabada,
las lanzas en el armero,
bien cosido y la atmósfera limpia.

Un deseo primerizo
tras exfoliar la cara
de vientos malditos.

He hecho la cama
y acicalado el hogar
como aquel que quiere ver
su santuario pulcro.

Creo que es hora de añadir el desayuno
a mis comidas diarias,
café, zumo, tostadas, galletas,
¡qué difícil! no sé el orden exacto.

Bajo por prensa en papel,
hoy música clásica,
encierro el rock and roll
en el mueble bar
y lanzo la llave al tejado
(espero no tener que subir pronto a cogerla).

Sin remodimientos
vendo las guitarras
en una tienda de segunda mano,
dan poco pero lo justo
para atún y verduras.

La tranquilidad pasea sosegada
por todo mi ser,
la duda, ¿qué hago con los escritos?
está bien, lo tengo claro,
borro los archivos digitales
y empaco el resto que aún están en papel.

Me dirijo aun campo cercano,
último ritual,
botella de agua llena de gasolina
y unos cuantos calmantes por si hay heridas.

Busco el mechero, ¿dónde está?,
veo el texto "Yo Yonky"
que se ha dado a la fuga con él,
le lanzo una piedra, no lo alcanzo,
este se gira haciéndome la peineta
gritando:

¡Déjate de tanto rollo de tranquilidad!
¡eres lo que eres y punto!.

¡Qué cabrón!.

Vuelvo con el paquete de textos,
subo a casa, abro el armero,
deshago la cama, ensucio, ensucio, ensucio,
me calzo la cara de maldito
y subo al tejado por la llave del mueble bar,
pincho a sus Satánicas Majestades
y lanzo los próximos desayunos
por la ventana.

¿Y las guitarras?.

¡Mierda! ya no tengo un pavo.

Lo mismo de siempre
vuelta a empezar.
leer más   
2
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 39

Click

El criterio romántico
enaltece el todo o nada,
el ordinario real
estigmatiza la alteración
del estado de ánimo.

Me he quedado suspendido
en tus pestañas
con una próspera reforma
de mi suerte.

Patentes de genética coqueta,
la minoría cumplimos sueños
en pensiones baratas,
la mayoría macera oscuras orgías
en hoteles de pladur.

En un verano fértil
los feligreses cambian de parroquia,
montan oficinas
entre secretarias, cómicos, músicos
y empleados que aún están por nacer.

A día de hoy
queda feo dormir
en casa de los abuelos,
ellos tienen detectores de farra
y en el primer "click" de llave
salta la alarma:

¡Buenas son estas las horas de llegar!.

La vida tonta
nos seduce con diversión
y un vaivén de líneas
si te dispones a leer
cuando la mañana mermada
sólo pide cama.
leer más   
15
1comentarios 45 lecturas versolibre karma: 95

¿Y el león?

Sube la bestia
los días que salto en paracaídas
y deshojo tu no presencia.

Baile de espectros
en un carnaval de pócimas sedantes
y piedras ordenadas alfabéticamente.

La cueva vacía,
gotas de lluvia
para utilizar en último caso,
arena esparcida,
en la lengua
una plataforma de insectos.

El mago de Oz se ha largado,
las brujas también,
el hombre de hojalata ha triunfado,
¿y el león?.

Esta noche todos los caminos
van algún sitio
menos a mi casa.
leer más   
10
3comentarios 72 lecturas versolibre karma: 78

Lencería de ciudades dolientes

Hoy he soñado
que estaba soñando
y que había soñado
con seres diminutos,
con arcos sin triunfo
y manos llenas de pan.

Al despertar
he mandado cartas al abandono
devolviendo héroes
anillados a palomas anónimas.
..
Remuevo mis diarios
y encuentro peones
luchando a voces sin red,
enajenados por el ansia de enemistad
cuando la hermandad ya no suma.

Hay un lugar
bajo la luz del mundo
donde los gallos dejan de cacarear
mientras degustan
"Sopa de suburbio".

Ayer deshabité mis miedos
y bajé a los infiernos
en un intento vano
de limar los barrotes de su prisión.

La lencería de ciudades dolientes,
las avenidas desacompasadas
atracaron mi razón,
tiré las metáforas
para que no me coartaran...

Y entonces,
escupí,
golpeé,
lancé blasfemias,
manché con mi sangre
y me mancharon también.

Hoy he soñado
que estaba soñando
y que había soñado
con seres diminutos,
con arcos sin triunfo
y manos llenas de pan.
leer más   
9
2comentarios 59 lecturas versolibre karma: 95

Eco, eco, eco..

Tráeme agua en tus labios,
muéstrame tu esplendor
frente al desorden de las piezas
del nuevo puzzle en construcción.

Oremos a las luces espontáneas
experimentando universos efímeros
con vocabularios musicales.

Fuera la ropa,
fuera la intriga,
hagamos el amor
dentro de la máquina
de resonancia magnética.

Cúbico,
irracional,
esplendoroso,
mascar tiempo a máxima velocidad
y que la naturaleza haga el resto.

Se moja la lona
en Sol sostenido
arañando el teatro
que hay desde tu ombligo
hasta el secreto infinito.

Tu hermosura dormida,
mi retráctil deseo
que saca las uñas
para acariciar tu Eco.

Tráeme agua en tus labios
y diversifiquemos la gráfica
con lenguas multicolor,
mañana ya recapitularemos.

¡Vaya! la nostalgia
ha abandonado el congelador.
leer más   
18
6comentarios 87 lecturas versolibre karma: 115

Dorado y alambre

Mi voz fracturada
por el silencio,
enronquecida ajusta su registro
hasta la extenuación.

Deudo sólo el afán
de volverte a ver,
las leyes de la incomprensión
han llegado a lomos
de envoltorios ajenos.

El hilo dorado
y el alambre oxidado
se han fundido en una trenza
donde los capítulos van sangrando
alrededor de las muñecas.

Me han recomendado
reposo absoluto para el alma,
ortigas para la cara
y vacaciones para el corazón.

Sólo soy un minúsculo ser
perdido entre las partículas
del tiempo.

Mi ejecución está programada
como cualquier tarea doméstica,
se llevará a cabo cuando se catapulten
todas mis habilidades cotidianas.
leer más   
17
1comentarios 62 lecturas versolibre karma: 88

Sacudir la alfombra

Tras la confusión
las llagas de la derrota
menguaron en altares austeros.

Se disipó la no ilusión
con un abanico
de circuitos Underground
adheridos a la fina hoja
que corta el silencio.

Polvo, cristal,
vapores varios
que salen de su guarida,
bálsamos que ahuyentan la fatiga
de la imperiosa soledad.

Tenía sed
pero Jack en un alarde de cortesía
calmó las fieras
que rugían en mi pecho.

Queridos padre y madre,
tengo deudas con la vida,
no se preocupen
buscaré una nueva cumbre
que alcanzar.

Tiro todas las flores sin color,
meto las heridas
en una botella bien sellada
mientras sacudo la alfombra
llena de cristales desoladores.

Hoy las siete lenguas
de la tiranía,
la pereza sombría
que me impuse
yacen en un contenedor
que va directo al crematorio.
leer más   
14
2comentarios 65 lecturas versolibre karma: 93

Las hijas del silencio

Reina el silencio en la habitación,
las voces rugen en el cajón
donde cumplen condena.

¡Déjanos salir
sabemos que está ahí!,
no te dejes engañar
por su falsa paz
e influjos melancólicos.

El silencio antes
era un grito descarnado
que desertó hace millones de otoños
iniciando una puntiaguda rebelión
parando el tiempo
allá por donde pasaba.

¡No seas insensato!
el silencio es un aliado del espejismo,
llega por carreteras secundarias
como profeta en auge,
se instala en tu debilidad,
saca sus tres tapones y
¿dónde está la bolita?.

¡BiiiiiiiiiiiiiP!
el claxon de un coche
amputa al silencio,
la habitación recobra
su forma austera y caótico ser.

Las paredes crujen,
el viento baila con las persianas,
sillas chirrían en el piso de arriba
mientras un imperativo cruza el barrio:
¡Carlos sube a comer!.

¿El cajón de las voces
ya no dicen nada?,
que extraño, lo abro,
veo que contiene una nota,
la leo:

¡Sorpresa!
somos las hijas del silencio
sólo rugimos cuando padre está aquí,
por lo demás,
elige tú.
leer más   
9
1comentarios 72 lecturas versolibre karma: 77

Por favor, ¿alguien puede decirme donde estoy?

Tardes de palomas y Dylan,
las barbas del crepúsculo
se secan en hornos de silencio.

Se introducen lágrimas de Rock
por las venas gastadas del tiempo,
todos los sellos han volado vía nasal
hasta lo más profundo de la razón.

Los callejones cuentan chistes
sobre nosotros,
se burlan de la ignorancia
al creer que mascábamos gloria
tras esquivar submundos inventados.

Si se marcha el camino
seguro que te pierdes,
si intentas convertir el día en noche
seguro que el control
te aborrece al despertar.

Tardes de cocodrilos y Keith,
al fin el ritmo rompe el muro
donde nos invitaron a lamentarnos.

¡Los riffs encontrarán la solución!.

El narrador llegó
a un bar donde pudo parar,
olvidando que las palabras
se pierden en el tercer trago
después de que el disfraz de recitar
ya desintegrado entregara la cuchara.

Un hipnótico al amanecer,
la demolición de la noche
descansa con el cerebro encendido
y las extremidades saltando involuntariamente.

Las fustas del insomnio,
los alientos lejanos,
las barreras de horas alineadas
miran tras tu ventana
con nudos de luces pequeñas.

Digo mil veces no,
que sólo tengo una vida rota
y no quiero supuestas imágenes
esperándome llegar.
leer más   
15
2comentarios 94 lecturas versolibre karma: 91

Cristell

Y suceden cosas,
y se empapa el alma
en los charcos turbios del día.

De vez en cuando
se para el tiempo
dejándose moldear
por manos exiliadas.

Se omiten todos los gritos imprecisos
al son de la bruma que se dispersa
entre unos labios imperceptibles
con adornos estelares.

Y suceden cosas,
y seguimos removiendo tierra
con rumores y pensamientos disgregados
yacidos bajo la piedras.

Fugaz existir
de estelas felices,
perpetuo pesar
de anclas de dolor.

La órbita veinte
aún me deja sin aliento
cuando añade al saco de Noviembre
más memoria fotográfica.

El pavor al cuchillo de hielo
no se ha marchado,
me devuelve a esa maldita carretera
donde las sombras enviadas por la parca
llegaron a por ti arrebatándote la vida,
arrebatándome todo mi ser.

Cristell allá donde estés
siempre estarás en mi..siempre.

He dejado de contar los años,
te he dibujado de mil maneras
divagando como serías
en todas las actualidades
que han pasado.

Congelé tu imagen, tu voz
que aún suena en mi cabeza,
congelé el tiempo vivido,
pero no...

Conocí a la persona
que lo eclipsó todo
incluso tu recuerdo,
por despistarme con grises
y descuidarla la perdí.

Querida Cristell
allá donde estés
Noviembre está presente,
intenté vivir
tal como me dijistes
cuando no estuvieras
pero no he podido.

¡Lo siento!,
leer más   
17
5comentarios 76 lecturas versolibre karma: 93

Saltos inconcretos

No llegué para quedarme,
sólo pasaba por el puente,
me detuve en tu vida
por si necesitabas de la mía
y te arrastré al vacío
antes de cruzar.

El pasado me atacó por la espalda,
sufriste los daños colaterales
del caótico presente
al que se me invitó a jugar.

Me dejé llevar
por un estar permanecer
de muñeco de trapo,
no fui consciente
cuando te erosionaba el corazón
con indiferencia involuntaria.

Lo siento mi amor,
tú, que lo entregaste todo
y yo lo encaminé a la nada.

Lo siento mi amor,
siento haberme zambullido
en una caja de esperpentos
y miserias varias.

Siento haber dado la espalda
a todos los cabos de rescate
que me lanzabas
sufriendo desde fuera
de esa maldita urna
que diseñé como parapeto
de mi propia desidia.

Sé que nada es igual,
que eres otra persona
que lo vivido queda relegado
a un anecdotario en el mejor de los casos
siendo el olvido la mejor fórmula
de seguir un camino sin daños.

No llegué para quedarme,
pero sí mi amor
aunque tórpido el proceder
hubiera querido pasar
el "Siempre" contigo.
leer más   
13
sin comentarios 60 lecturas versolibre karma: 98

Tirar del lazo

El cultivo de llanto y pozos
sanciona el puré espeso
de la madrugada.

Boleros canallas
salen al quite
cuando llueven balas.

Se agitan pañuelos
no para pedir oreja
sino para allanar el camino
que conduce al hospital.

Impregnado, mal restaurado,
jeringuillas se aproximan
en bateas de plata
con túnicas verde cuarzo.

Desintoxicado con fruta ácida
y la poca fe vespertina
que todavía mis entrañas cobija.

Luciérnagas ebrias
se sacuden el polvo
con pompas y destellos
cerca de las latas de conserva
que acomulé para un posible
fin de mi otro mundo.

Cuando nadie me ve
me deshago del gotero
y escapo por la escalera de incendios,
saco el tabaco que ya sabe a colonia rancia,
cuento los taxis que guardan cola
para su próxima salida.

Vuelvo,
borro todas la huellas,
tiro del lazo que me une al espejo,
saco un calendario
donde tacho los días
en los que me convertí
en mi propio enemigo.
leer más   
2
sin comentarios 47 lecturas versolibre karma: 24

Cartas amarillentas (II)

Aquel manual de amor
que escondimos bajo la cama,
aquellos angelitos
que ya no custodian nada,
terminar por el principio
los papeles firmados
por el secretario de la suerte.

Saber que todo está envuelto
con plata robada y ungüentos
para malversar los errores
que el tiempo no calienta.

Las gallinas tomaron la calle
a golpes de flautas dulces,
a golpes de estatuas enfadadas.


Aquel mapa sin tesoro
enmarcados en una sala de apuestas,
aquel dolor de cabeza
que crece al sentirme solo.

¿Sabes que detrás de los rugidos
se encuentra la fragilidad
y que bailar bajo la lluvia
sólo es un tópico y te puedes resfriar?-

Aquellas cartas amarillentas
que un día iban dirigidas a mí
se esconden en el baúl de la tristeza
y aparecen cunado faltan piezas del puzzle.

¿Sabes que las grietas
son demasiado grandes?-
leer más   
10
1comentarios 92 lecturas versolibre karma: 74

Juegos sensoriales

En las trincheras de la vida
guardan sus archivos los poetas,
en los besos de los ángeles
y en los tropiezos de los demonios
la voz guarda un llanto helado.


No encuentro un mundo
donde las vísceras
mantengan el tempo,
las ruinas ancestras
han tomado el presente
con vapores de vertedero.

Lavé mi ropa cien veces,
la tendí sólo una vez
pero la reflexión pasiva
se la llevó hasta su cueva
de ya hemos cazado a otro idiota.

Confabula el insomnio
con el sueño,
ponen botas de derrota
mientras ríe un techo
de barcos hundidos.

Dime, ¿a quién esperas?
el rojo de la noche sigue su conquista,
quiero ver, sentir, caer
dentro de la bruma
que congela la distancia.

Los juegos sensoriales
montaron timbas en el tercer cajón
de una mesita de noche
que no soportó
la infinita polaridad de mi ser.

Ayer la hice libre.
leer más   
4
sin comentarios 41 lecturas versolibre karma: 61

Amnesia de Septiembre

Bajo un tul de palabras inconcretas
llueven diales mudos,
¿cómo será la espera?.

Un sol que atardece la colada
dibuja nubes cúbicas
y estatuas de oxígeno.

Riego seco,
huellas incompletas,
mano invisible que tira del flequillo
y levanta la cabeza.

La herida curada,
estoy para caminar
pero ya no soy para ti.

Comento con los duendes botella,
¿cierro las persianas
o lleno el frigorífico?

¡Llena!

Sé que me perdí poco a poco,
el mérito que tuvistes al aguantarme,
no hay altar lo suficientemente bueno
donde ponerte.

Bajo un tul de palabras
que jamás recorrerán
las cuerdas vocales
llueven olvidos.

He comprado todas las dosis
de amnesia de septiembre,
dicen que de lo que elija
ya no recordaré nada.

Último vistazo
antes de la ingesta,
¡gracias por todo!.
leer más   
13
sin comentarios 86 lecturas versolibre karma: 73

Un vivac bajo la cama

Tengo miedo de que la rabia
monte un vivac
bajo mi cama.

Tengo miedo
de que las palabras desaparezcan
y se ensanchen los músculos.

Tengo miedo que los objetivos
no se avisten en el horizonte
y se larguen en pantalones nuevos.

Al rozar la meta te relajas
y cuando levantas la cabeza
ves que se ha trasladado
cien kilómetros más allá.

Tengo miedo
que la infancia de mis hijos
se desvanezca.

Tengo miedo
de convertirme en una pieza del ajedrez
de los que de todo tienen
y duermen bien.

Había una vez tres cerditos
que mejor o peor
diseñaron una vida,
con lo que no contaban
es que la manada de lobos
crecía y crecía
y sin hacer nada
su boceto engullían.

Tengo miedo del miedo,
ya el cemento está por las rodillas,
y sí, somos un punto más,
un número más,
protagonistas amordazados
en este film de terror.
leer más   
12
2comentarios 102 lecturas versolibre karma: 68

Ya no sé volar (la nieve que jamás hubo)

A quinientos metros del mar
he despertado cubierto de la nieve
que jamás hubo,
con sabor en los labios de un cuello
que todavía no he logrado descifrar.

Detrás del edificio con decimoquinta planta
la monotonía se desespera
al encontrarte turbia
y con la caja de sueños rota.

Al volver la vista atrás los aviones
ya no son los mismos,
son más rápidos,
nosotros más torpes,
son más bellos,
nosotros más arrepentidos.

Detrás de las señalizaciones de carretera
se encuentran los recuerdos mustios
esperando en un museo
sin licencia de apertura.

Ya no sé volar, por eso ya no puedo
ir a verte a tu casa de ventana sin cortinas,
ni sentarme junto a ti en el viejo sillón
hundido por deseos migratorios.

Supe resignarme, pero no olvidar
que las marcas de mis heridas
se han convertido en preciado licor.

Todavía hay días
en los que despierto sobresaltado
creyendo que me he vuelto
a equivocar de vida, que vuelo
y se me concede todo lo que quiero.
leer más   
8
sin comentarios 60 lecturas versolibre karma: 71

Episodios mixtos (último texto)

Los chicos cantan en la cornisa
canciones alegres con estribillos tristes,
las circunstancias se resignan
a regular módulos externos.

Episodios mixtos
braman poemas autolíticos
tras el abandono
de las sales de litio.

La metamorfosis de corazones robados
incendia una gráfica irregular
en los cimientos del día.

El criterio romántico
enaltece el todo o nada,
el ordinario real
estigmatiza la alteración
del estado de ánimo.

El ambiente es un rayo,
la genética coqueta
muestra trenzas
de euforia y depresión.

Oda a los antidepresivos,
cucharadas de alcohol.
Sonetos bien hilados
para los sujetos que lo sufren.

¿Quién se acuerda de ti?

(círculo cerrado, ya no quedan palabras..
adiós un placer..tiempo muerto).
leer más   
10
1comentarios 91 lecturas versolibre karma: 85