Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

El lugar perfecto para morir

Anoche descubrí el lugar perfecto para morir,
el precipicio donde observar mi caída libre
a la esclavitud de un abismo
que el futuro esconde ante nuestros ojos.

Anoche descubrí el lugar perfecto para morir,
el acantilado sobre el que arrojarme,
donde el eco del silencio grita mientras desciende
y escucha cómo el vértigo tiene miedo de sí mismo.

Anoche descubrí el lugar perfecto para morir.
Mientras el levante era nuestra banda sonora,
perdí el equilibrio al borde de la medianoche
y salté al vacío donde el cobarde escapa de su trinchera.

Anoche descubrí el lugar perfecto para morir,
donde se escondía la codicia del deseo,
la lujuria de una noche de insomnio,
los pecados que no anhelan redención.

Anoche descubrí,
que tu cuello era el lugar perfecto para morir.
leer más   
18
2comentarios 141 lecturas versolibre karma: 96

Han arrojado las alas a la hoguera

Cometí el pecado de la soberbia,
por asomarme a la fuente de los deseos,
para encontrar en sus aguas
el reflejo de tu rostro
y mojarme la cara para imaginar tu boca.

Cometí el pecado de la envidia,
por sentarme bajo el árbol de la vida
para cobijarme bajo tu sombra de hojas caducas,
y esperar a que el invierno no llegara.

Cometí el pecado de la avaricia,
por pronunciar tu nombre cada noche
y convertir los sueños
en un reo enjaulado del insomnio.

Cometí el pecado de querer marcharme de este mundo,
de cerrar las puertas y arrojar las llaves
para transformarme en ese ángel caído
y que arrojaran sus alas a la hoguera.

Cometí el único pecado que no tiene perdón,
simplemente porque fue la alevosía de mi manera de amar,
la que hizo que esperara al juicio final
y ante el tribunal de la conciencia,
la sentencia me condenara a tener de nuevo unas alas,
unas alas que nunca volverían a volar.
leer más   
15
sin comentarios 128 lecturas versolibre karma: 120

Amor a primera vista

Entre el ruido de los coches
que aceleran al pasar por la esquina
y las motos que se escapan de los semáforos en rojo.

Entre los gritos de los niños
que salen del colegio un viernes a mediodía,
y dejan vacías las aulas con el sonido del silencio.

Entre las máquinas excavadoras que rompen el asfalto
de la plaza que han cambiado su nombre
y no aparece en el Google Maps.

Entre la lluvia que llega,
en este otoño que aún no ha comenzado
y el olor a castañas que no saben a tierra.

Entre las caricias de sus manos
que han palpado las mejillas que arden
por el calor de dos cuerpos que nunca se han visitado.

Entre tanto que dicen,
son sus ojos que no pueden ver,
pero que saben mirar en la oscuridad de su ceguera.

Y de entre tanto y tanto,
la gente murmura,
dicen que fue un amor a primera vista,
pero que ninguno de los dos,
vieron llegar.
leer más   
15
4comentarios 89 lecturas versolibre karma: 104

Encalar el otoño

Atrás quedó el invierno,
abrigado en la soledad de las noches,
en las horas interminables del insomnio.
Atrás olvidamos la primavera,
de flores secas
que durmieron sobre nuestra almohada.
Atrás quedará en unos días,
la canícula de un verano,
en el naufragio de un mar,
sin besos con aroma a sal.

Sobre las estaciones
que esperan regresar,
he encalado las paredes
para ocultar las sombras,
las que cada noche, en silencio,
estuvieron sentadas, mirándonos,
en el borde de nuestra cama.
Sobre las estaciones,
he quitado las telarañas,
que se mecen cada amanecer
bajo el dintel de la puerta
de nuestra habitación.

Se asoma su luz sobre el pretil
de las azoteas llenas de tendederos.
Se asoma con la timidez de un indeseado,
con las caricias del levante entre las sábanas,
las que rompimos cada madrugada
en la ceguera de nuestros ojos
que se miraron con odio.
Esta mañana hemos encalado nuestro otoño.
leer más   
7
sin comentarios 28 lecturas versolibre karma: 78

El otro resumen del año

Acaba el año,
y lo hace como lo empezamos,
escribiéndole subtítulos al tiempo,
mirando el calendario de meses que están por venir
y de aquellos otros que se han marchado.

Acaba el año,
y lo hace rodeado de los buenos deseos,
de aquellos que son sinceros
y los de los hipócritas,
que se cruzan por nuestro camino.

Acaba el año,
y lo hace como siempre,
con esa palabra que llena los sacos rotos,
y que cada noche se posa
en las almohadas frías del silencio.

Acaba el año,
y lo hace con el breve resumen,
de miradas que se pierden en la distancia
por unos ojos que no saben dónde mirar,
porque más de un ojalá
se lo ha llevado el viento.
12
5comentarios 66 lecturas versolibre karma: 109