Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Soneto. Mi barca en vida

Mi barca, en vida, navega implacable
sujeta a vaivenes libres del aire.
Ante cualquier tempestad sigue estable
y no admite bochornos ni desaire.

El río y el mar, con gesto apelable,
la mecen en las olas del socaire.
Remos y velas la hacen navegable
respirando aire puro y más aire.

Se impregna de agua, humedal que desangre
nieves y lluvias que operan sin sable
del nacimiento a la muerte del río.

No hay brusquedad ni más rastro de sangre
que un balaustrado sudor responsable
que alivie a mi barca del sol y el frío.
leer más   
4
sin comentarios 41 lecturas versoclasico karma: 60

Soneto. Marcelino, 100 años imprescindible

En el recorrido vital y humano
no todos vimos su filosofía
ni sabemos luchar día tras día
con el puño encerrado en una mano.

Las cien luces que hoy lucen, nunca en vano,
son pura sabiduría y empatía
de una voz que desgranó su porfía
en los clasistas que se dan la mano.

Un sindicato no es algo invisible
ni ha de mecer la cuna en su batalla
porque El Capital no es irreversible.

... Y, si alguien lo tachó de imprescindible,
Marcelino se alzó con la medalla
de hacer sindicalismo más creíble.
leer más   
6
3comentarios 56 lecturas versoclasico karma: 71

Soneto. Globos de insulina

Un manojo de globos en mi mano
necesita un espacio displicente
y una nube despejada, indigente,
necesita un soplo de viento sano.

En tanto si pierdo como si gano,
ya nada podrá ser tan complaciente
como ver tu sonrisa, entre la gente,
emerger por doquier del altiplano.

En un despiporre de "tomatina"
y un subidón de glucosa - de insulina -
estallan los globos en cada esquina.

Narcótico impregnado en cocaína
que haces buen uso de la medicina
sin hacer raya, - de nariz -, ni espina.
leer más   
5
sin comentarios 22 lecturas versoclasico karma: 77

Soneto. Sonajeros y amaneceres

No hay más té ni discurso en mediodía
al entrar en tus ojos sin permiso,
pues como un niño que fui y que quiso
aprender, ... te reté en melancolía.

Tu nomenclatura es mi melodía
y aunque los otros te hagan caso omiso,
yo disfruto el suelo en el que te piso
y en la luz que me regala otro día.

Aspiro amaneceres de funciones
en retablos de música y canciones
que me traen tus recuerdos más sinceros.

Boquiabierto quedo de atribuciones
en los sueños que, sin perturbaciones,
nos agitan como a dos sonajeros.
leer más   
6
sin comentarios 30 lecturas versoclasico karma: 74

Soneto. Estrellas

El volcán de mi alma, sin más abrigo,
se me infecta de lava sin salida
y otro año, que acaba, se muere en vida
esperando el abrazo de mi amigo.
Mi corazón solitario es testigo
de carencia de afecto sin medida
y el dolor, que es más dolor sin herida,
me impregna soledad si no es contigo.
El mundo está lleno de caras bellas
y hay millones de personas buenas.

(Pero...) ¡ Sólo tú me elevas a las estrellas !.

El mundo está lleno de caras bellas
y hay millones de personas buenas.

(Pero...) ¡ Sólo tú me elevas a las estrellas !.
leer más   
15
2comentarios 99 lecturas versoclasico karma: 87

Soneto. Catorce y febrero

Éxtasis de amor y pura simbiosis
- de memoria congénita y emotiva -
que, en tardes de sexo, enjuga saliva
y toma esperanza en pequeñas dosis.

Silencios que llegan con sobredosis
- catapultados de pureza viva -
que, en tardes de sexo, al seso reaviva
y torna en lances, tesis y estenosis.

¡ Ay, amor mío !. Catorce y febrero.
Cupido se distrae con los demás
y es porque no sabe cuánto te quiero.

¡ Ay, amor mío !. Por siempre te espero.
Nadie me ofrece ni un abrazo de más...
¡ Sólo tú !,... que eres lo que yo más quiero.
leer más   
6
sin comentarios 24 lecturas versoclasico karma: 64

Soneto. ¿Tú qué sabes de mí?

En el abismo o cautiverio habita
una sonrisa en el tiempo apagada.
La piel -mi piel- está tosca y cansada
y el amor, no regado, se marchita.

La luz del sol ya nunca resucita
y el dolor del olvido no me agrada.
Mi pensamiento se hace nada en cada
huracán de soledad infinita.

Los atisbos de las miradas dulces
han despertado al eco ya olvidado
y a las ásperas flores de mi seso.

Quiero que vuelvas para que me endulces
el gemir de mi pesar denostado
y el sentido fluido en cada beso.
16
6comentarios 77 lecturas versoclasico karma: 112

Soneto. Refranero de Quijote

A buen entendedor, querido Sancho,
mal que por bien no venga, - ley de embudo -,
quien quiera peces que se moje el culo.

El que calla otorga. Y, así, tan pancho,/ el que avisa no es traidor.
Yugo y gancho/ de quien a hierro mata, - de amor crudo -,/ a hierro muere.
* A buen hambre, no hay pan duro. */
* Burro grande, ande o no ande, y serás-ancho *.

Cada loco con su tema, sin destino.
Cada maestrillo su libro, su atino.
{0x1f449} Cada cual en su casa. ... ... ... ¡ Dios te avisa !. {0x1f448}

Pelillo a la mar. Pan-pan. Vino-vino.
Con pan y vino sí se anda el camino.
{0x1f449} ¡ Vísteme despacio, ... ... ... que tengo prisa !. {0x1f448}
leer más   
4
2comentarios 33 lecturas versoclasico karma: 34

Soneto. Escalera antagónica

Un nevero frío aguarda sin cisma
sobre montañas altas e impávidas
y en alas de quiescentes crisálidas
viajan mis sienes de ungüento sin crisma.

Un retén de río me apresa y abisma
sobre cortinas largas y escuálidas
y en almas de otras almas más cálidas
piensan mis sienes abyectas de un prisma.

Me siento aliviado y condecorado
en el atrezo tan bien dibujado
de esta escalera doble y antagónica.

Me siento aliviado en cada bocado
de boca - y beso sutil, bien besado, -
de esta madera noble y masónica.
leer más   
9
1comentarios 60 lecturas versoclasico karma: 91

Soneto. Juego de Palabras

Que no se parta la parte apartada
que parte desde el punto de partida,
que no se desvele el velo de vida
que atrapa torpe a la tripa atorada.
Que no se note la nota entonada
que atrasa y abrasa a la tarde aturdida,
que no se vaya ese vuelo de ida
que brega y abriga a la vela apagada.

Que no se asuma a lo sumo una suma,
que no redunde la onda en lo más hondo.

Que no se agote una gota en la bruma,
que no se funda nada en el trasfondo.

Que no se espese el peso de la espuma,
que no se hunda la razón en el fondo.
3
2comentarios 32 lecturas versoclasico karma: 32

Soneto. Gama de color

En un lenguaje de cultura huraña
hay un color que siempre nos incomoda
por ser motivo de la causa extraña
que dentro de un cuadro no se acomoda.

En un vaho que, de cristal, se empaña,
tus ojos no se esculpen en mi escoda
y el viaje fue una vuelta -que no engaña -,
que me dio sorbo de soda y moda.

A cada poro de piel - de piel tuya -,
he olido en colosal gama de color
con besos ceñidos de enredadera.

En cada acervo tuyo- que me engulla -,
he vivido colosal limbo de olor
con besos teñidos de primavera.
leer más   
10
1comentarios 73 lecturas versoclasico karma: 92

Soneto. Siglo XXI, Año 2018

Siglo XXI y alma de anuario.
** Dieciocho **. Puesta de largo adulta
que estrena argumentario en la resulta
del año marxista bicentenario.

Boca limpia y manifiesto palmario
que de tesis y antítesis te indulta
en la cara del capital que oculta
la síntesis culta del seminario.

Roto descosido. Hilo sin puntada.
Libro constipado. Letra apagada.
Bucle sin puntero. Broma pesada.

Reto conseguido. Hito en la mirada.
Dulce enamorado. Tela bordada.
Amor verdadero. Risa ilustrada.
leer más   
11
sin comentarios 74 lecturas versoclasico karma: 108

Soneto. Cerebros usurpados

En esta jungla de las nuevas redes
los dispositivos informáticos
usurpan cerebros telemáticos
a las mentes henchidas sin paredes.

No están derrotados los "placeres"
de los conservadores selváticos
ni ediles o ministros pragmáticos
que hacen multimedia de sus poderes.

El mito del poder sigue vigente
en boca que sabe mentir y miente
cuando retrocede en lo que no invierte.

{0x1f519} {0x1f519} {0x1f519} {0x1f519} {0x1f519} {0x1f519} La falsedad recula y está presente
{0x1f519} {0x1f519} {0x1f519} {0x1f519} en macroeconomía que no siente
{0x1f519} {0x1f519} al pobre a quien en más pobre convierte.
leer más   
5
1comentarios 63 lecturas versoclasico karma: 74

Soneto. Realidad tangible

Si el eco de mi voz llega a tu oído,
si acaso percibes que aquí sigo y estoy,
si recibes los besos que te doy,
si mi alma te ama en lo más prohibido,
si perdura el quiero como he querido,
si no he cambiado esencia en lo que soy,
si de mi mente a tu mente me voy,
si en tus brazos, sin ti, sigo henchido,...

Todos los condicionantes son prontos
cuando sigues sin dar señal de vida
en tu ausencia de realidad tangible.

Soy romántico -y feminista-, y afronto
que un adiós no ha de ganar la partida
cuando EL AMOR no es amor imposible.
leer más   
4
sin comentarios 49 lecturas versoclasico karma: 43

Soneto. Pájaros del alba

Casi todos los pájaros del alba
-lúcidas neuronas de mi cabeza-,
dan fin a cada día, igual que empieza,
respirando en tus promesas de salva.

El hierro caldeado nos enalba
en ábacos de distancia y pereza
y, así, los sueños caen en tristeza
aunque, a mis ojos, seas como la malva.

Pájaros que nos duelen en el alma,
que desquician la paz de toda calma,
aunque nunca desvelan su secreto.

Y en el placebo natural del alma
siempre queda un trocito que está en calma,
que es refugio para tu amor completo.
leer más   
5
1comentarios 43 lecturas versoclasico karma: 60

Soneto. Igual que te he esperado cada día

Hay desenfreno en esos arrabales
que suscitan cultura anquilosada
y frío de hipotermia consternada
en tierra dura o grandes peñascales.

De madrugada, cuando entras o sales,
mi cardiopatía está dilatada
y bebo sed de amor exasperada
en todos los ríos y sus caudales.

Si al fin se degrada mi ideología,
podrás usarme como precedente
en tu boca llena de rebeldía.

Cundo muera y esté sin morfología,
podré esperarte como antecedente
igual que te he esperado cada día.
2
sin comentarios 106 lecturas versoclasico karma: 65

100% Existencial

" Empezaré por barrer la casa
y quitar estas telarañas
que me han distraído
durante un tiempo...
¡ Ahí fuera hay mucha vida
por descubrir
y muchas cosas
por las que luchar !. "
leer más   
5
1comentarios 44 lecturas versoclasico karma: 64

Soneto. Silencios de aire puro

En copa de árbol líquido, a buen sorbo,
me bebo tus silencios de aire puro
y el alma se me hace fruto maduro
en tus brazos que esquilman rastro y morbo.

Tu palabra insonora no es estorbo,
sino gesto amable, amor y conjuro
de un abrazo que me abriga seguro
en cada renglón de vida que absorbo.

Al oído llevo impresos los cencios
de cada suspiro-inspirado tuyo
que estimulan conversación certera.

Fuera de contexto, ya no hay silencios
ni diásporas deleznables de orgullo,
sino fuentes de amor. Más primaveras.
leer más   
3
sin comentarios 86 lecturas versoclasico karma: 53

Soneto. A hurtadillas

La brújula del sol se mece inquieta
y la gaviota desgarra su plumaje
alentada en el vuelo de otro viaje
a un cielo que, entre las nubes, se agrieta.

En un golpetazo de olas se aprieta
la arena de la playa -sin encaje-
y en la tumbona de aire -sin ultraje-
descansa la mar con el agua quieta.

El viento sopla tímido -a hurtadillas-
y viste de color de sol pomelo
como hace siempre en todas las orillas.

Las aguas frías, que atemperan hielo,
te han visto mojarte hasta las rodillas
y por tu cuerpo se mueren de anhelo.
4
sin comentarios 38 lecturas versoclasico karma: 69

Soneto. Escalera de color

De cada
{0x1f539} {0x1f539} peldaño
{0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} de esta escalera
me subo -o me bajo- constantemente.

Me cuesta sopesar someramente
con el alma tenaz y aventurera.

De cada
{0x1f539} {0x1f539} escalón,
{0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} pisada certera,
me elevo - o me caigo- inconscientemente.

Mi mente desciende -o es ascendente-
al llegar la luz de la primavera.

Las estrellas se desvisten de gala.

Mis sueños no alcanzan al firmamento
y en el Universo no hacen su escala.

El canto sutil del mar en la cala
{0x1f539} {0x1f539} es estallido y desconocimiento
{0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} donde el Mundo
{0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539}se desprende...
{0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} y... resbala.
10
4comentarios 81 lecturas versoclasico karma: 79