Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Qué quiero

Yo quiero enamorar a una muchacha
de labios como pétalos naciendo,
yo quiero una muchacha enamorada
con ansias de aguas claras en su cuerpo.

Yo quiero un corazón de alba rosada
henchido de pasión en sus dos pechos,
yo quiero despertar una mañana
eterna de caricias y de besos.

Yo quiero ver llegar del mar su barca
y a sus muslos las olas envolviendo.
Yo la quiero desnuda en una playa
con su ropa esparcida por el viento.

Yo la quiero crear con desearla,
con el fervor ardiente del deseo.
Y no está, no te creas, tan lejana:
soy quien quieres, sabiendo lo que quiero.


Imagen: Mónica Bellucci, en Pinterest.
17
6comentarios 147 lecturas versoclasico karma: 80

Elasticidad

Elasticidad (2017)

Quién me iba a decir
que no hay por qué mentir,
que hay otra realidad
más nuestra y de verdad.

No hay nada que perder
y hay mucho que ganar,
sin dejarte de mover,
sin quererte callar.

No hay edad, no hay cristal,
ni dios, ni nacionalidad,
ni capas, ni barreras
de piel artificial.

Y esa elasticidad
de tu cuerpo y tu razón:
no se priva de abarcar
a todos tu corazón.

Dices que esto es platónico
pero lo veo casi erótico.
Amarse sin tocarse,
verse sin desnudarse.

Ver la verdadera tú,
hablar como besarse,
ser infinitamente yo
y no tocarse.
12
4comentarios 107 lecturas versolibre karma: 84

Qué manera habría...

Qué manera habría
de que volvieses.
Qué podría hacer
para que volvieses.

Qué largo lamento
desde aquel día
fatal, de bilis
visceral en palabras,
la excusa que esperabas
para borrarme.

No fui yo, sino tú
quien preparó el desastre,
tú y tu inteligencia,
tú y tu independencia,
porque no era sino un lastre
mi amor verdadero.

No concibo tu maldad
ni tu crueldad conmigo.
Espero y muero
sin vivir en mí,
porque no espero ya nada.
No entiendo nada,
nada, casi tu nombre.

Qué podría hacer
para que volvieses…


Imagen: "Soldado muerto", anónimo italiano, S. XVII.
jacc56.wordpress.com/2015/12/18/soldado-muerto-anonimo-italiano/
leer más   
6
sin comentarios 52 lecturas versolibre karma: 57

Yo no quiero ser nada ahí fuera

Yo no quiero ser nada ahí fuera
porque todo es falso y seré yo otro falso.
Yo no quiero que me miren
porque me miden
y de medirme me hacen otro
y me hacen falso.

Aparta tu asquerosa mirada de mis ojos,
que yo no tengo ansias de medirte
sino sentirte cómo eres dormida,
cómo eres niña, niña verdadera,
la que duerme en tu sombra todavía,
que quiere ser mi amiga
como curiosa exploradora hormiga.

Me miras, y me ves
no sé qué parte,
que cierras tus ventanas y levantas
el puente sobre el foso de tu imagen,
falsa imagen de tu otra cara falsa
para cerrarte en piedra
de previa Galatea
y no querer jamás comunicarte.

Y eres mentira hecha mentira.
Te ahogas en mentira
para en mentira intoxicarte,
embustes de ti misma
en sombras de caverna
y el filósofo en ti, con su linterna
te dice “tú no eres la persona que busco”.


(Fragmento de un poema más extenso, Galatea en piedra. elcandildelfilosofo.blogspot.com.es/2017/05/galatea-en-piedra.html)
Imagen: Louise Brongniart(1742-1845), daughter of the architect Alexandre-Theodore Brongniart. 1777. Terracotta, H:34,5 cm RF 1197
13
4comentarios 110 lecturas versolibre karma: 71

Viento

No, no suena a través de una rendija.
Crece una sonora marea inmensa
de la nada al todo.
Cada hoja gualdrapea furiosa empujada
por la fuerza,
pero no hay cientos sino miles,
y de cada rama flexible que se agita
otra más fuerte la sostiene,
y a ésta otra... y hasta
el mismo tronco que soporta todo
ese mundo, su mundo,
vibra.

No es el viento lo que suena,
sino las hojas de los árboles.


En el juego he caído
en la casilla de la Muerte.
Se va revelando el mundo
a mis sentidos.
Los pies, de la cama
al suelo frío.
Y he salido a la terraza.
Altos chopos blancos
más altos que los hombres
anegan los oídos
de infinitud en su sonido.

Y no es el viento lo que suena,
sino las hojas de los árboles.


Porque a las cuerdas orquestales son las manos
lo que el infinito a la vida.
Y no son las cuerdas vocales lo que habla,
sino el aire que se mueve.
Ver lo eterno es muerte y transformarse
en alto chopo blanco.
No, no se entenderá el Lenguaje
si no se piensa

que no es el viento lo que suena,
sino las hojas de los árboles.



Villafranca del Bierzo, 24/09/2014. En el albergue del Camino.
Imagen: www.villabrazaro.com/2011/11/por-la-orilla-de-rio.html
12
11comentarios 154 lecturas versolibre karma: 92

Tears in rain

Todo lo que tengo de ti está arrancado,
sin vida.

Todo lo tuyo que me queda es macabro
como un miembro amputado contrayéndose,
o flores cortadas, arrancadas.
Es como el cuerpo antes vivo
ahora convertido en cadáver.
El cuerpo querido que sigue siendo, existiendo
grotescamente inmóvil,
horriblemente ciego para siempre,
insensible a mi llanto y mi llamada.
Tu frialdad no da lugar a dudas;
ni un soplo de vida sale de tu boca,
tu boca amada.

Ya no eres tú,
ya eres diferente.
Ya no eres la persona que me amaba
y ya no sé qué hago yo amándote.
Pensar en lo vivido tan reciente
es tocar tu rostro lívido.
Pensar en el calor de tu mirada
es mirar los ojos glaucos de la muerte.
Ya no estás, ya no habitas
el cuerpo que aún veo en nuevas fotos,
que era mío y parece ya mirarme con distancia,
soberbia ante mi pena y mi amargura.

Estás espléndida, eso sí, como si nunca hubieras muerto.
Querías libertad: ya la tienes,
gracias a mis estúpidos errores.
Ahora ya serás de otro,
o de uno detrás de otro.
No puedo negar los celos, la impotencia
de saber que otros tienen lo que yo más quise.
Debe ser por eso que tu suave y tibia piel
ya no me recuerda.
Otro contacto borra mi recuerdo
en tus muslos suaves y calientes,
tus pechos de fuego tierno,
el manantial de vida de tu boca.

Yo cuidé tu rosal lo mejor que pude.
Te lo di vivo cuando me lo reclamaste.
No habrá otro que lo cuide tanto como yo.

No es la primera vez que me cierran una puerta
que intento abrir en vano,
que empapo con llanto.
No es la primera vez que me dicen fríamente
“Adiós, Eduardo”,
pero me duele más que nunca.
Me duele porque me han robado el mes de abril,
porque se ha despedido de mí la primavera.

De nuestra torre blanca sólo queda polvo.
Besos y caricias y un imperio
de momentos felices ya se borran
con las olas del olvido.
Un océano de olvido
y espuma de olas de tristeza
de un mundo estúpido y absurdo.

Se acaba mi tiempo.
Vuela una paloma blanca.
Todos estos momentos se perderán en el tiempo
como lágrimas en la lluvia.
19
9comentarios 165 lecturas versolibre karma: 84

Licor de araña

Soy una araña en mi agujero
oscuro y pegajoso.
Aquí estoy condenadamente a salvo
esperando pacientemente a mis víctimas.
No estoy hecho para andar libre bajo el cielo, no,
pues el mundo es bello sin mi asquerosa presencia,
sin mis largas patas en los ojos de nadie.
Los seres como yo vivimos en oscuros agujeros.
Pero tenemos hambre y sed como cualquiera.
Estamos hechos para tejer y esperar,
mover despacio las mandíbulas
y mirar con diez pares de ojos negros.

No tengo prisa porque no se acaba mi belleza,
no se acaba porque no la tengo.
Tejer, mi condena es tejer,
cuando mis pensamientos ocupan mi abultado vientre,
que segrego en seda de palabras,
palabras grises salidas de mis tripas,
mi interior amargo que atrae a hormigas curiosas,
polillas o mariposas,
pequeñas, atrevidas, extraviadas.

Cada cien o mil años una cae en mis redes.
Mi bilis negra es el veneno
que te va disolviendo las entrañas
para beberte poco a poco.
Y cuando de ti no quede más que una carcasa vacía,
cuando en mis redes no quede más que tu recuerdo,
entonces, destilando licor de araña,
seguiré tejiendo hilos de melancolía.

Foto: www.verpueblos.com/castilla+la+mancha/ciudad+real/solanilla+del+tamara
13
9comentarios 187 lecturas versolibre karma: 77

Cambio

Quiero afrontar el cambio que se aviene,
que ya no aguanto más esta amargura
y no espero más suerte que la dura
tarea de alcanzar lo que no viene.

Errado he estado en cuanto me sostiene,
toda mi psicológica estructura,
mis valores: burbuja y armadura
que en tedio y aislamiento me retiene.

Quiero abrazar lo nuevo y lo distinto,
hacer pedazos mi ego adoctrinado,
hacer por una vez caso a mi instinto.

Sólo me aqueja el lastre tan pesado
de aferrarme a mi propio laberinto,
perdido en mi caverna y mi pasado.

Imagen: estatua del dios Mithra (MNAR, Mérida).
leer más   
13
5comentarios 72 lecturas versoclasico karma: 80

Calmarse

Querer tirar la vida por la borda
y quedarse dormido todo el día;
planear los detalles de la huida
y anegarse en el llanto que desborda.

Moverse ciego en la locura sorda
y sucumbir en la verdad vacía;
dar la razón a la razón tardía
y huir de nuevo a su insaciable horda.

Arrastrar un presente sin futuro,
volar en un futuro sin presente,
y del pasado estéril olvidarse.

Saciarse en un amor tardo y maduro,
aprender y olvidar constantemente,
la pérdida aceptar, y al fin calmarse.
10
7comentarios 91 lecturas versoclasico karma: 56

Tan solo estoy...

Tan solo estoy, que ando sin pensamientos.
Hasta lo más sagrado me abandona,
el único valor de mi persona:
mi alma que ya ni grita sus lamentos.

Escribir y pensar, vanos intentos;
recordar lo reciente no perdona,
y susurran sin respuesta a una leona
los álamos mecidos por los vientos.

Qué lejos se quedó aquella ribera
donde las aguas eran cristalinas
y frías bajo el sol de primavera.

Hoy el seco verano desespera
sin álamos ni fuentes, sino encinas
para que a su negra sombra yo muera.
leer más   
12
14comentarios 169 lecturas versoclasico karma: 7

Arribes del Duero

Tranquila el agua fluye
en la Playa del Rostro.

Lento fluir de las aguas
en los Arribes del Duero.

Tibia mañana de marzo
sin una nube en el cielo.

Discurren las mansas aguas
pesarosas y profundas,
profundas como un abismo
y no se oye ni un alma.
Avanzan las aguas mansas
lentamente hacia el Salto.
El viento cambia de rumbo
ligeras ondas rizadas.

Toda esa agua y su lento
fluir sabio de pena,
no clara, mas verde oscura,
no joven, mas profunda,
anega todo un valle de silencio.

Y las únicas voces son las aves.

Sólo las aves chillan,
inocentes avecillas del cielo,
mientras que espléndidos buitres
discurren en trágico silencio,
viejos y callados,
como verdades tristes.

7 de marzo de 2014
1
sin comentarios 52 lecturas versolibre karma: 13

Breve descripción del cielo

Porque cuando el cielo es más bonito
es con las luces de la tarde.

La espléndida flota real de galeras
se enjaeza de plata y viste de contrastes.
Brillan los bordes de las velas blancas,
y es tan alta y tan divina su incorpórea esencia
que se vuelven de oro.

Porque es por la tarde ya tranquila
cuando vuelven a volar las golondrinas,
rápidas e ilusorias,
que nadie puede decir cuándo aparecen
ni cuando se fueron.

Ahora están ahí,
y hoy, como ayer,
han vuelto,
igual que sopla el viento fresco,
y la hierba está húmeda
y la tierra huele a tierra.


Foto: A. Arias. Instagram: @pilagrimur
leer más   
6
4comentarios 223 lecturas versolibre karma: 13

Peregrino

Vivo en el camino.
Llevo un bordón y una mochila,
y entro en cada aldea,
con mi soledad y mi sonrisa
triste, y la belleza pobre
de mi único don mezquino,
amor tenaz y masculino.

Llamo a tu puerta y tú me abres.
Por un momento aparto
mi famélica sombra en el camino;
es parte del trato del do ut des,
algo que yo valoro y tú no entiendes,
como a tu casa yo no aprecio, el tesoro
donde me engaño y me enamoro.

Y no has querido ver mi enjuto cuerpo,
no has querido olvidar mi peregrina
estampa natural de caminante;
te has inventado un alma que no tengo.


y todo el mundo sabe
que igual que vine me iré
a otra aldea,
a otra casa,
a otra cama,
a sembrar en otras almas mis palabras,
a dejar en el polvo de todos los caminos
unas huellas recientes de besos peregrinos.
leer más   
2
sin comentarios 132 lecturas versolibre karma: 1

Riqueza

Nadie ha habido más rico en este mundo
que yo ahora, contigo, rescatado
de mi mundo infeliz, ya desvelado
como un vil vaso de agua en que me hundo.

Si no es por tu áureo amor en que refundo
mi existencia de acero desgastado,
al vicio del dolor, acomodado,
aún recaigo en su abrazo tremebundo.

Contigo es todo nuevo y diferente;
nunca supe que púrpura y armiño
me envolvieran real y dulcemente.

Y es real tu mirada enamorada,
y es todo cuanto quiero tu cariño...
Soy rico porque no me falta nada.
leer más   
4
sin comentarios 124 lecturas versoclasico karma: 14

La garza

La garza que mi halcón sobrevolaba
quiso bañarse en verano.
Quiso bañarse la garza,
quiso bañarse.

Quiso la garza ir al mar
y bañarse en mediodía.
Quiso bañarse la garza,
quiso bañarse.

Donde mi halcón no podía llegar
y el águila dominaba.
Quiso bañarse la garza,
quiso bañarse.

Quiso la garza dejarse matar
por el águila pescadora.
Quiso matarse la garza,
quiso matarse.
leer más   
2
1comentarios 154 lecturas versolibre karma: 17

Fortaleza

Quiero atacar yo solo tus almenas
si en defender te muestras implacable,
si respondes con ira incontrolable
mis flechas con las tuyas que envenenas,

si teas en llamas con agua frenas,
si corta tu señor con diestro sable
los garfios de mi asalto infatigable
y menos son los golpes que las penas.

Porque si de riquezas abundancia
guardas, será la muerte placentera
si la vida me juego en alcanzarla.

Pero si escasa fueras en ganancia
será tu propia roca la que muera,
que el olvido tendrá por arruinarla.
leer más   
2
sin comentarios 57 lecturas versoclasico karma: 10

Trabajar

Trabajar es hallarse muerto en vida,
contemplar alejarse la esperanza
mientras se acerca el plomo a la balanza
que al fin dará la guerra por perdida.

Trabajar es callarse el alma herida,
ver las naves perderse en lontananza
sepultar en granito la añoranza
y ofrecer a parásitos mi vida.

Camino hacia la muerte de mis sueños
en este mar deshecho con dinero
pero mejor que otros hechos con sangre.

Someteos conmigo a nuestros dueños;
más vale sonreírle al carcelero
que morir ayer, con orgullo y hambre.
leer más   
2
sin comentarios 77 lecturas versoclasico karma: 10