Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Paisaje con Gonzalo Rojas

Ahora, el señor Gonzalo se para en las palabras como siempre lo hizo y les pone relámpagos. A veces, relámpagos de neón con verdín de biblioteca.

Se sienta como un dragón, creando sus propias visiones, entre volúmenes de autores de versos, hermeneutas y pensadores. Aunque siempre sueñen con las ingles, con “medias y muslos de seda blanca”, o sueñen que aletean, hechas de aire, mil mariposas embellecidas de ausencias; o que alguno niegue que vive en este vecindario y diga que solo está de paso por el mundo. O que le digan que “la zambullida tiene que ser en seco”.

Tratemos, con él, de leer y escribir en el humo. Y riamos, riamos porque “no tenemos talento”, no tenemos talento, no tenemos talento; “a lo sumo oímos voces, eso es lo que oímos”, como ese señor, que habla solo y oye voces. También los locos oyen voces. Son los ángeles los que nos dictan los versos.

Ya no sólo es 666 el número. También, “77 es el número de la germinación”, de la palabra efímero y son zarpas enormes por toda Sudamérica, las 77 “especies de leopardos voladores” de Gonzalo Rojas.

Y a esa tierra suya, quizá no le lleguen las bendiciones, ni nada bueno del vaticinio del siglo XXI; quizás porque fue el perro el que pronunció la profecía, o hubo demasiados “títulos falsarios premiables” que confundían “las moscas con las estrellas”. Quizá porque tantos doctores universitarios nunca fueron a mirar la vida, nunca fueron. Sólo están de vuelta de bibliografías y dictan sus sentencias, con eructos después de digerirlas; o, a veces, después de que “maten poetas para estudiarlos”, con énfasis de “eruditos, ponen un huevo”, entre tantas “páginas de cemento” que producen.

Es hora de sacar a este casi muerto con un poco de vida. Que grite en el aire y que suene como que alguien lo escucha, aunque André Bretón, en su papel de difunto, mirando su reloj les murmure: “es que no hay eternidad, muchachos, es que no hay eternidad”.

Sigámosle, saltemos de las vocales a las estrellas y hagamos caso omiso de la poluciones de tantos letrados. Oigámosle que nos grita, “hombres de poca fe, piensen en el cántico”, piensen en el cántico, piensen en el cántico…
leer más   
3
sin comentarios 24 lecturas prosapoetica karma: 53

Sueño contigo

Hoy tu nombre se dibuja en la limpia luz
de este invierno que ya huele a primavera.

Tus risas se hacen botones en tantas yemas
rebentonas, que pronto serán flores y hojas,
y que en el alma, a mi me cosquillean.

Hoy te he presentido por la verde yerba
en esos rayos de sol claro de febrero
que me hacen sentirte fresca y nueva
llenando mi boca con sabores de canela.

Soy feliz siempre que sueño contigo
esperando tenerte abrazada a mi vera.
leer más   
6
4comentarios 38 lecturas versolibre karma: 85

Oferta

¿Acaso sueña el río con el mar
cuando aún joven se despeña
y llora haciendo pucheritos
porque quiere ser mecido
en olas de vaiven simétricas?

Y qué más le da a ese vencejo
que tan altísimo vuela
todos mis dolores y miserias.
¿Debería hacer yo mis numeritos
porque quiero que tu me quieras?

Mírame bien lo que te ofrezco:
Nada. La Nada que todo lo crea.
Te ofrezco mis incontables sueños
todos mis poemas y mis versos
todas las aguas y los incendios.

Muy bien aderezados, eso si,
con noches cálidas de muchas lunas
pero también con algún duro infierno.
Todo bien preparado al milímetro,
solo, para que tu no te aburras.
leer más   
2
2comentarios 34 lecturas versolibre karma: 40

Vencer

Si abres los ojos
y de verdad lo miras
ya con muy poco
ganarás la partida.
leer más   
4
sin comentarios 32 lecturas versolibre karma: 39

Cuna vacía

Me he quedado sólo con la pluma
del angel que asustado se ha ido,
por si mi dolor era el infierno,
y eso que no llegó a ver la cuna.

Esa cuna tan vacía, tan vacía,
porque nuestro amor no ha nacido.
Y qué le digo yo ahora al tiempo,
qué quieres que le cuente a la luna.

En el jardín los faunos ya no gritan
y las ninfas me han desaparecido.
Cómo me como yo ahora tantos versos
si hasta las flores, de mi, se burlan.

Pero en verdad no sé para qué lo digo,
si ahora aquí, ya nadie más me escucha.
leer más   
11
10comentarios 77 lecturas versolibre karma: 95

No puedo entenderlo

Hoy no, por favor.
Se me ha perdido el alma…
y no puedo.

Hablaban no se qué…
casi no lo recuerdo…
de niños,
de flores en basureros…
de vientres hinchados
y campos sedientos…

Cosas de niñas de Laos…
Algo de azucenas rotas…
y mercados...
¡No sé qué cuentos!

Se me ha perdido el alma,
y no puedo entenderlo.

Noticias locas…
de crisantemos de fuego,
destrozando casas
y rompiendo cuerpos.

De dalias rojas,
brotando por todos los muertos.
Mil historias de guerras…

Todos los días con temas tan raros
que sin alma no puedo entenderlos.
leer más   
5
8comentarios 49 lecturas versolibre karma: 79

Alma parada

Mirada al frente totalmente vacía
con esos ojos que ya nada ven.
¿Y el alma? El alma quedó clavada
en ese interregno que está sin vida
donde van las almas que están en ruinas,
con el corazon roto, una y otra vez.

Escalera larga de caracol perdida
en el nimbo de todo lo de sincrear
que del tiempo es siempre canibal
y donde descansa todo movimiento
en una quietísima parada infinita.

¿Ves esa pared?, su verticalidad
que se dispara como una lanza
apuntalando toda la inmensidad,
tiene más de mil hojas verdes
frescas, paradas en una eternidad.

¿No te acuerdas?
Allí cesa todo el dolor y la soledad
leer más   
5
4comentarios 32 lecturas versolibre karma: 64

Consciencia

No es lo que miras.
Flecos de tu consciencia,
es lo que ves.
leer más   
9
6comentarios 60 lecturas versoclasico karma: 101

Tu como la tierra

Mira que me llego a ti, desde el norte y el sur, desde el este y el oeste y por algunos momentos quedaré recogido en tu esencia, en tu calor y sabor, antes de ser dispersado de nuevo, por toda la tierra. Lamiendo humedades, robando colores de luces y sombras.

Sentir otra vez, con los nervios de Gaia, sufriendo los espasmos de Circe. Latiré contigo abandonado, a la frecuencia de las ondas.

¿Mas dónde? ¿dónde fue la vez última que se paró el latido? ¿dónde quedó perdida la conciencia de Gaia, al recordar el sabor, el calor de tu esencia, sin admitir el frío de la nada?

¿Recuerdas acaso si hablaba un silencio, tapando la algarabía de la dispersión, el sonido del fin de molécula a molécula, de ese universo que estaba ya moribundo?

Hoy quiero cesar en ti, depurarme de nadas, de sonidos, de silencios.

Tú. Como la tierra que me acoge toda.
leer más   
2
2comentarios 39 lecturas prosapoetica karma: 40

Cómo

Cómo explicarte, amor…
cómo te amo.

Mira mis ojos y verás
que para mi mirarte…
es beberme la ambrosía
del mejor día de primavera.

Tus ojos hacen brotar
burbujas en mi corazón;
vuelven de seda
el aire que respiro.
Vuelven suave la luz,
como ese mar espejeante
del más tranquilo atardecer.

Tu cuerpo es para mí
como aquella roja lumbre
que calentaba los hogares
en los más crueles inviernos.

Y aún así es capaz de poner…
escalofríos en mi espina dorsal.
Como un polo de hielo
derritiéndose en mi espalda;
y encender a la vez… esa
dulce tensión de mi vientre.

Pero no se…
Debería borrar todo
y empezar de nuevo.

Porque no consigo esa palabra
de aristas como un diamante…
que descomponga la luz.
Que haga brotar ese sonido puro,
que exprese sin ambages
mi amor, cómo te amo.

Aunque quizá no sea tu cuerpo…
Quizás la burbujeante lo seas tú.
Tu, que eres como esa luz de un sol
que nunca puede apagarse.

O quizás… Ninguna palabra mía
sea suficiente para describirte… y muere.
Por eso muere todo en mi garganta
por eso muere…
leer más   
4
2comentarios 48 lecturas versolibre karma: 56

Por si acaso

Y por si acaso,
mi por si acaso, ¡tu mucho más!,
aunque ya estemos en el ocaso
y cuesta abajo,
que vaya, esto si
que es peligrosidad.

Y no nos pagan ningún salario
ni pluses, ni horas extras
ni na de na.

Pero ¿lo ves?, ya desvarío.
Porque era el caso,
de por si acaso,
tu y yo pudiéramos ir...
a por algo más.
leer más   
14
4comentarios 79 lecturas versolibre karma: 89

Pasado

Sajando segundos
con dientes mordientes
constantes huimos,
de ese viejo pasado
que nunca nos quiso.

Como una flor marchita
que sin tiempo se pudre
en un pantano podrido,
con ansia devora el presente
que siempre se ha ido

y así nos deja en el aire,
con prisas, arañando futuros
leer más   
6
2comentarios 33 lecturas versolibre karma: 72

Frialdad

Quemas como el fuego,
pero despiertas
obscenos miedos del vacío;
temblores de la inmensidad;
peligros de soledades y angustias,
que dejan el corazón tembloroso.

Escondes en tus ojos profundos,
extraviado y perdido,
el fulgor de alguna estrella
presa sin piedad.

Dentro de tu mirada, sólo siento
ese daño, ese frío, ese hielo
por el que sigo callado y mudo,
encerrado… ¿desde cuándo?
…quizás una eternidad.
leer más   
13
4comentarios 56 lecturas versolibre karma: 118

Velos de luz

Velos de luz
en esta tarde alegre.
Tú me has besado.
leer más   
17
2comentarios 74 lecturas versolibre karma: 89

Pieles de lobo

Pieles de lobo
aullan a la luna.
Noche invernal
leer más   
6
sin comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 83

Tragedia del día

Cansado de luchar
contra molinos de viento.
De oir mi armadura de hojalata
cuando me voltean en el aire
cada vez que me rechazan.

Mi rocinante me ha abandonado
y me ha pedido amablemente
que no le vuelva a dar la lata.
Ni siquiera me ha valido
la mediación de sancho panza

En fin que me voy al paro
a ver si conmigo trabajan,
porque dulcinea me ha jurado
que ya no limpia más la casa
y que vaya a dormir a la otra cama.

De nuevo volver a mi vida de ratón
a buscar cada día un trozo de queso
rogándole al cielo por una buena ración.
leer más   
10
6comentarios 81 lecturas versolibre karma: 115

Somos sin más

Un pensamiento inconexo
detrás de una sonrisa,
ese ángulo de fuego
que a veces nos provoca,
algún suspiro en la penumbra,
como la sombra de una rosa,
que florece en los te quiero,
un sueño de los que fue y serán
que siempre evocas,
y un abrazo sin más, acurrucado,
en el calor de tu cuerpo.
leer más   
6
sin comentarios 32 lecturas versolibre karma: 58

De Falacias

La Vida juega con movimientos
No hay ninguna quietud
en la quietud de los muertos
y si no, observen ustedes
como se descomponen los cuerpos.

Incluso yo alguna vez lo dije,
comentan que corre el tiempo.
Pero el tiempo no se mueve,
el universo se está moviendo.

He seguido muchas veces adelante
¿para subir a la ola del momento?
No. Bajé escalones sucios hundidos
para volver otra vez más al juego.

Yo soy el que registra uno a uno
los cambios que van habiendo.
Mi memoria es el fiel notario
que registra los sucesos sucediendo.

Soy, en mi vida, cronos el cruel
que va devorando todos los hechos.
leer más   
7
2comentarios 35 lecturas versolibre karma: 84

Ay mujer

Eres un bombón.
Pero esta metáfora muerta
casi sin valor por los latigazos de piropos,
no me basta.
Aunque despierta en mi boca dulzores.

Quiero ir más allá sin tregua.
Eres una colección exquisita,
de deliciosos bombones,
que rellenan un ánfora griega,
preciosa, que recuerda los corales;
que trae reminiscencias del mar,
de esa Venus que sale de su concha
como la más codiciada perla.

Pero llego a los cielos
cuando pongo mis labios en tu piel.
porque te prefiero así,
de carne y hueso
como la vida misma,
oliendo a los sabores de tu huerto.

Y soy feliz por tenerte a mi lado.
mucho más que que con el ánfora griega.
que con la venus de milo

Solo quizás…
porque tu piel es más amiga,
porque resultas más a mi manera.
Solo quizás… porque te quiero muchísimo.
leer más   
5
4comentarios 61 lecturas versolibre karma: 73

Ni antes ni después

Nunca consigo mirar antes.
Antes de que esa voz ¿mía?
ha creado ese objeto que ver.

Siempre esa loca carrera
por ver la nada un poco,
antes de que tenga que ser

Por un ejemplo muy curioso
el antes de tu cuerpo ver,
qué hay antes de tus ojos.

Porque es que cuando te veo
ya me he olvidado de todo
de cualquier antes, del después.

Ya lo demás importa poco.
Embelesado por lo que es
dejo que la perfección me invada

y claro ya no hay más nada,
ni antes, ni después.
leer más   
3
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 34