Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Cuatro vidas tiene este lienzo

Sin título - Acrílico - 2004

Antes de saber leer la historia que ibas a narrar, decidí vestirte de rojo intenso como el que utilizaba Mark Rothko. Cubriéndote con una leve capa de pigmento a modo de veladura y te colgué en el estudio, esperando a que me sugirieses como debían ser las ramas que brotasen de tu corteza. Allí en silencio contemplaste mis peores batallas y te fuiste tiñendo de desencanto. No pude llevarte conmigo cuando empaqué las maletas y con el paso del tiempo olvide de tu existencia. Regresé a mi tierra y cambie todas mis pinceladas haciéndolas abstractas,…
leer más   
6
sin comentarios 102 lecturas relato karma: 46

Epílogo

La última carta me araña los ojos
y absorbe la esencia de mis días;
las palabras secas,
cansadas de esperarte,
se devienen infieles y se visten
de una preciosa coraza emocional.
Giro una esquina y entre los pasos,
encuentro escrito en el suelo mi destino;
recojo las palabras y en un vaso con hielo
me las bebo de un solo trago.
Alzo la cabeza, te veo los ojos
y un reflejo solitario me acaricia.
Me guardo el secreto para mí
y sigo caminando, haciendo pasos breves
para no sacudir demasiado el desánimo.

Ausente, entre mortales que me son extraños,
repaso mentalmente nuestra historia
y los recuerdos resbalan de mis dedos.

Y dices que tú quieres aportar el epílogo?
Deseo concedido, compañero.
leer más   
8
2comentarios 123 lecturas versolibre karma: 51

Bendito es el momento en el cual recobre la memoria y aprendí a amar

No recuerdo la última vez que en mi interior tomé el control de las riendas de los recuerdos.

Mis memorias hicieron añicos a los momentos que vagaron perdidos en la inercia de una alucinación casi lúcida.

No recuerdo cuando fue la última ocasión que la incoherencia absurda se apoderó de mi total subconsciente.
Dejando a mis palabras en un gran motín de dolor.

No recuerdo el último momento en el cual la dispersión de mis ideas flotaron perdidas en un universo lleno de reproches.

No recuerdo el último momento en el que cual ya no pude respirar libremente y sentí la fuerte…
11
sin comentarios 265 lecturas versolibre karma: 52

Algo no te dije

Algo no te dije,
sé que te miré como diciendo no lo sé
y tus ojos eran el eco de los míos,
después hubo un eco de silencio,
algo no te dije.

Eran días de estaciones de paso,
a veces éramos espera en sus andenes,
los hola eran adioses,
los abrazos excusas para no vernos las miradas,
algo no te dije.

y te sentía entre mis brazos
como un ramo de rosas rojas
en la que sólo quedan las espinas
como si fuesen ya lo único que anclaban en nosotros
algo no te dije.
9
1comentarios 270 lecturas versolibre karma: 60

Aislamiento

Cortarme, tajearme,
que mi piel en tiras,
llena de sangre seca
estire, pique, ¡arda!

Así recuerdo que es mi pellejo
el que me atormenta,

No tú.

Mi sudor hiede,
un vaho narcótico
precede mi pasos.-

Apesto a soledad.

Aislamiento, que busco y temo,
das libertad y angustia,
desolación y éxtasis,
pasión y hastío,

La hermosura de los sueños
y el desamparo brutal.
leer más   
8
2comentarios 114 lecturas versolibre karma: 58

Sus ojos

Yo no siento el aleteo de las mariposas en mi estómago,
lo que yo siento es el crujido del mundo fragmentándose en dos.
Quién me lo iba a decir hace unos meses…
Este estigma que tengo en el zurdo, esta dicha diferente y enérgica.
Hincaría si pudiera una pausa perpetua en la cascara lunar
con una bandera en la que se agitaran sus ojos.

Sus ojos:

Un instante antes de besarnos, de electrificarme con su boca,
de embrujarme con sus ojos.
Un mañana de ánimo caliente, de resplandor en la retina, de ansias por comérmela.
No…
Yo no siento el aleteo de las mariposas,
pero veo…
leer más   
15
11comentarios 223 lecturas versolibre karma: 56

Como golpe de espuma

Como un golpe de espuma
recuerdo tus piernas en un juego
como niño de tiempo abriendo espacios

y un día tus ojos
así
de repente
como niño de fuego incipiente
abriendo miradas

y en un después sin palabras
así
como ahora
cuando todo vale una sonrisa
cuando el mundo es Ítaca
cuando llama la muerte
como niño de agua juego con la vida
para olvidarme
para no ser yo
6
sin comentarios 200 lecturas versolibre karma: 55

Soneto a mis mujeres

"En el Día Internacional de la Mujer, mi pequeño homenaje a mis mujeres...a todas las mujeres"


Ay mamá, mujer que me diste vida,
la tuya se evaporó…tan fugaz,
que sombría quedó la oscuridad
de una fúnebre noche en tu partida.

Desconsolada y muy triste, afligida,
nos quedó otra madre, todo bondad,
mi abuela, que nos amó de verdad,
hebra de amor en nuestra piel cosida.

¿Quién me cuida? Otra mujer, otra vez,
aquella que me arrulla en primavera,
y en el hosco estío calma mi sed.

Son ellas, madre, abuela y compañera,
una aquí, otras más allá, en los alcores,
mujeres de mi vida…mis amores.
13
3comentarios 490 lecturas versoclasico karma: 62

Haiku de invierno

Sombras oscilantes,
crepitar del fuego.
Escalofrío.
11
sin comentarios 304 lecturas versoclasico karma: 46

Luces del pasado

Una pluma roja en un infierno plata,
caballo desbocado en un mar de verdad,
navegando entre las olas como un gran pirata
cabalgando entre las luces de esta soledad.

Escuchando susurros de antiguo recuerdo,
reviviendo bocanadas de vieja ansiedad,
lamentando palabras que arrastró ya el viento,
brutalmente mostradas en toda su crueldad.

Llorando miras las estrellas del firmamento,
destilando lágrimas de arrepentimiento.
Todo tu pasado voló con el tiempo,
todo su tesoro lleva tiempo muerto.
leer más   
11
1comentarios 138 lecturas versoclasico karma: 44

Atardece en Sevilla

Por fin se respira.
La luna prepara la noche,
enciende bombillas
y estrellas.
¿Cuál será la mía?

La calle se anima.
Se besan copas y botellas,
hay risas volcadas
sobre la mesa.
Ventanas abiertas,
montones de piernas
caminan.
Oigo la alegría.

Por fin se respira.
No apresuro el paso,
reparo en las caras
todas con enigmas.
Desde que cambié
la pe por la be,
me lleva la brisa.

Sigo caminando,
se llenan terrazas
en toda la plaza.
A ver quién se anima
a cruzar el puente
a mi lado.
La noche avanza
tranquila.

Por fin se respira.


Fotografía reciente del Puente de Triana.
12
sin comentarios 103 lecturas versolibre karma: 46

El árbol del ahorcado

Detrás de la sacristía,
allí estaba situado
el árbol del ahorcado,
un viejo olmo tan ancho
que cuatro personas
no podían abrazarlo.
El patio de la iglesia
con todos sus adornados
había sido construido
alrededor del viejo árbol.
Cuando llega la noche
las ánimas van llegando
muchos de los ahorcados
llorando sus penas
redimen sus pecados.
Cuenta la leyenda
que las noches de luna llena
Dios las va perdonando
y algunas del infierno va salvando.
A unos niños huérfanos
los hombres han matado
sus almas sin pecado
junto al olmo han quedado.
Si velas esa noche a los niños
junto al árbol quedas libre de pecado.
Por eso bajo el olmo
estoy arrodillado
mis manos llenas de sangre
a un asesino mataron
que Dios perdone mi alma
y del infierno sea salvado.
leer más   
11
3comentarios 78 lecturas versolibre karma: 46

Yo mismo lo he inventado todo

Yo mismo lo he inventado todo
Un mundo de historias rebeldes
Que no siguen a un molde trazado
Como un mitin de palabras necias
Huyen de mi en cada último intento

Yo mismo lo he soñado todo
Sin ninguna frustración por las noches
Aún en la lejanía ganan odio
Que se acumula en mis propias manos
Hasta que quedan limpias del todo

Yo mismo lo he salvado todo
Derrotando el rencor de dragones
Que aman sepultar todo el cariño
Que nunca lo tuvieron completo

Yo mismo he visto casi todo
Caricias negadas en recuerdos
Que lúcidas lloran abandono
Por vivir sus últimos momentos.

Poesía
Miguel Adame Vazquez
07/03/2017.
11
sin comentarios 134 lecturas versoclasico karma: 52

Lo que me has enseñado

De niña solía escribir en un pequeño diario.
en la primera página anoté
[...ocho deseos]
que dejé olvidados
y que ahora empiezan a cobrar sentido...

[...dejaré de tener miedo a los misteriosos gatos negros]

A cada momento quiero leer una y otra vez
la complicidad de tu mirada
...tiñiéndome del intenso azabache de tus ojos
esos que se cuelan por mis rincones
como un gato que ya no temo

[...plantar un árbol para trepar por sus ramas]

No sabía que el límite de mi deseo
era fundirme entre tus manos
...sentir tu mirada que me observa desde arriba,
mientras tus…
leer más   
7
4comentarios 104 lecturas versolibre karma: 49

Palingenesia

PALINGENESIA
- Por D. A. Vasquez Rivero.


PARTE PRIMERA

"Sobre el castigo infligido a unos amantes peculiares."

Zaeta envenenada con lujuria,
va Lélape tronchando matorrales
y atrae mil esencias naturales
su hocico (catavientos infalible).
Va en busca del motín apetecible,
de aquella que abrevando en una alberca
presiente esa ansiedad del alma terca
e izando su mirada hacia la oscura
maleza ve en seguida la osatura
del perro que acechando se le acerca.

Ostenta él estigmas en la testa
(terribles cicatrices como ganchos)
y ella, de…
8
14comentarios 206 lecturas versoclasico karma: 48

Alai

Eres la púa que rasga la cuerda
de esa guitarra jovial y fiestera,
y eres el do bemol que la recuerda.

Eres el color en la primavera,
en verano, el sol que aviva mi vida,
en la vela eres lágrimas de cera.

Eres la rama donde el ave anida,
en mar bravo, el vehemente oleaje,
y el malecón que frena su sacudida.

Mi dulce veneno, suave brebaje
que reanima, en la herida eres mi yodo.
Eres lo que da sentido al paisaje…
Alai, mi vida, mi amor, mi todo.
leer más   
12
3comentarios 103 lecturas versoclasico karma: 54

Fragmentos de memoria no recordada

Tu mirada vidriada estaba repleta de recuerdos,
capítulos que unías y barajabas
como ingredientes del puchero de tu vida.
Eternamente fuiste del club Cordon bleu
la vida te adoctrino para que echaras
pimentón, sal, azafrán y albahaca
según lo que fuera necesario.
La edad transcurrió
pero la manecilla se detuvo en aquel momento,
y no supiste como dar de nuevo cuerda al viejo reloj de tu memoria.
Hilvanabas sin descanso lo que por la noche deshilabas,
- al igual que la pobre Penélope de Homero-
Con agujas de encaje o con un par de ganchillo,
brotaban trapos de tus arrugadas…
14
4comentarios 105 lecturas versolibre karma: 48

Antipoética

No te das cuenta,
pero conservo todavía la frente
alta y neutra. Luce ahí
la enseña en ruinas
de mi último poema;
el que cayó por las escaleras
cuando decidí abrir la puerta
a una esperanza que nació ya muerta.
Un orgullo oscuro disfraza
esta tristeza mal disimulada
que no existe.
Y aún tengo la desfachatez de afirmar
que me siguen pareciendo bonitas
las nubes de lluvia,
aunque me tiemblen las palabras esparcidas
sobre el papel mojado.
Trasnocho en la sombra maquiavélica
que cuelga de mi cintura
y tiene tu silueta.
Escupo la rima en la ginebra
y me declaro desde hoy
antipoética.
leer más   
11
4comentarios 83 lecturas versolibre karma: 48

Mis pájaros

Mis pájaros no paran de clavar en su lugar
los enormes tejidos del cielo,
de dibujarle pueriles nubes,
de esparcir las moquetas que aparentan ser carreteras sucias
y marchitar el papel de las aceras
por donde pisotean los humanos.
Tenaces,
mis aves de ciudad preparan cada mañana
la decoración del gran espectáculo de la realidad.

Canet y sus pájaros.
leer más   
11
2comentarios 147 lecturas versolibre karma: 51