Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Tú... pequeño corcho

Vivir con el corazón encogido por el miedo
amar con la certeza
de que pronto vamos a ser descubiertos
y nadar en un mar de preguntas
que nos empuja
hacia islas que no queremos visitar.

Cuando te dejas llevar
eres como un pequeño corcho
que flota en el vasto océano
a merced de los elementos
y lucha por permanecer en la superficie,
aunque los años van haciendo mella
y vas descomponiéndote
a la luz del abrasador sol del mediodía.

Algunas noches,
solo algunas,
tú,
pequeño corcho,
escuchas algo parecido a un canto de sirenas
y por alguna razón llamada autoengaño
crees que la…
leer más   
15
10comentarios 158 lecturas versolibre karma: 97

A mi musa

A usted le puedo hablar de la manera más fina, más perfilada, de viejo antaño, acicalando todo con una jerga cursi, encubriendo la avidez y erigiendo paraísos y edenes en su mente.

Para usted las palabras siempre me vendrán cortas y créame que por ello me recrimino, por la ignorancia; pero vuelve la calma al saber que quizá no sea falta de sensatez sino más bien que habitualmente no se habla de una belleza tan lozana que ante este ser nunca había venido.

Para usted tengo el corcel de mis letras y el torrente de aguas mansas donde navegan mis sueños, para usted las pesadillas…
9
7comentarios 144 lecturas versolibre karma: 98

Hokku

Destella espléndida
la primavera y nace
sonrojo en flor

@rebktd
leer más   
25
15comentarios 115 lecturas japonesa karma: 115

Somos iguales

Se llenó la habitación, de sinsabores de nostalgia, de minutas sin respuesta, sin quererlo, sus labios cayeron en depresión y fluyeron muecas incontroladas, dejando labios de fuelles, a la deriva, y lloró con desconsuelo desamparado, como si fuera la primera y la última vez.
Suicidó sus lágrimas para sofocar el agobio que suscitaba su pena, tal vez, como respuesta, o tal vez, quisiera llamar la atención de ella.
Ella, rodeó con sus brazos sus grandes y fornidos hombros, apenas tenía dedos para rodearlo, dejó reclinar su cabeza, para demostrar que no estaba solo, y dejó que sus…
leer más   
12
5comentarios 79 lecturas relato karma: 101

Jodida

No busco tu mirada
desde que comenzó
el otoño
y yo,
quise quedarme
sembrando las verdades
de mañana
en pleno invierno.
Tal vez
me equivoque
y me atraviese
el viento helado
hasta quemarme el corazón,
después de trenzar
con cariño sus espinas.
Quizás,
hasta me pudra
entre las semillas
de una melancolía.
¡Lo cierto es que me quiero viva!
Viva de todo.
Viva entre colores
y encendida;
aunque sea, sólo
por la sombra azucarada
de la piel recién bruñida.
leer más   
31
21comentarios 292 lecturas versolibre karma: 107

Micropoema. Miedo

No tengo miedo a que te vayas,
tengo miedo a que te marches y te quedes.
24
5comentarios 101 lecturas versolibre karma: 109

Sombreros rojos para cabezas grises

Absurdo momento este
en que los pies se visten solos,
y eligen alas en vez de zapatos.

El sol grita rayos
y los caracoles sacan las sombrillas.
La luz nos deslumbra
y quema las ganas de salir.

¡Agáchate!
¡Qué te ve!
¡Sombreros rojos para cabezas grises!


Los caminos de baldosas amarillas
empiezan a escasear.
Unos gnomos regordetes bailan
mientras unas libélulas tocan el violín.

Volviste a dejar abierta la caja de polvos de sueños
y el mundo se llenó de querubines y mariposas.

¡Agáchate!
¡Qué te ve!
¡El nubarrón viene hacia aquí!
¡Sombreros rojos para cabezas grises!



Hortensia Márquez  


Imagen: cuadro de Kees Van Dongen (1919) "Le Coquelicot"
30
22comentarios 295 lecturas versolibre karma: 119

Niebla en tus ojos

Niebla en tus ojos
mientras te adentras
en caminos que te llevan,
que te alejan,
que no esperan.

Denso mundo interior
que lastima hacia afuera,
que captura momentos
y disecciona estrellas.

Historia no expresada .
con atisbos de irrealidad pasajera.

Circunstancias que barajan
trayectorias estudiadas,
decisiones concretas,
percepciones desajustadas.

Niebla en tu mirada,
ocaso de realidades banales,
de deseos carnales,
de espacios y recorridos trascendentales.

Penumbra en tus ojos
solo acariciadas por lenguas de fuerza
que no atraen tempestades.

Culto a tus ojos
en lo alto de una colina solitaria
que expone recuerdos
y corazones rotos.

Devoción por ti...
por más que me esfuerce
en buscar el sol
que no conoces ni pospones
por no tener ansias de él.

Borbotones... de momentos únicos,
de locuras interiores.
leer más   
16
4comentarios 119 lecturas versolibre karma: 116

Día Internacional de la Poesía

La poesía necesita que la encuentren
al final del invierno,
debajo del agua,
en el jardín sin pisar,
en las letras de tu nombre.

Necesita ser pintura y tierra,
viento, sendero y sombra,
árbol que habla.

Quiere libros que besen
y café humeante
y algún picor en la piel
de vez en vez
que obligue a rascarse.

La poesía mira a la luna en el reflejo del agua,
en las noches de silencio,
en las velas apagadas.

Quiere luz en los párpados cerrados,
en los tiempos muertos
en los que no se hace nada.

Busca descender por tu boca y tus piernas
mientras calienta el corazón
y hiere como una navaja.

La poesía nace
cada día
en el sufrimiento y en la nostalgia,
en la risa no estridente,
en el haz y en el envés de las hojas blancas.

La poesía es pararse al borde del camino,
del abismo, de los tejados, de las cuevas,
mientras los demás pasan.

Es todo
y es
nada.

Alberto Morate (21/03)
18
5comentarios 72 lecturas versolibre karma: 117

Nuestros nombres

¿Qué es la vida?
La eternidad, dicen algunos,
un suspiro, aseguran otros;
mas no puede medirse.
Una incógnita en el horizonte
de nuestra limitada comprensión,
¿quién puede resolverla?
¿Cuántas vidas hay antes del cero
o más allá del infinito?
¿Cuántas nacen cada noche
de un solo beso en nuestros labios?
¿Cuántas caben en un solo latido?

Todas las que soñamos,
reímos o lloramos
se hicieron realidad,
inmunes a la desidia,
inasequibles al desespero,
ajenas a septiembre
y a todos los malditos relojes
del indescifrable tiempo.

¿Y qué hay de las que engendraremos
si debemos…
leer más   
14
8comentarios 108 lecturas versolibre karma: 115

Amar que me hace poeta

El amor no abarca las esquinas,
sino se desborda por las orillas.

El enamorado no se desangra,
muere ahogado por el sentimiento.
de no poder contenerlo en el pecho,
de no tener espacio para el infinito.

Se le barren cascadas en llantos
fuegos que le sudan las cimas.
Y culpa al todo por dejarlo sin sentido.
porque aquello, es puro y es bendito,
aunque lo tumbe de muerte en la cama
aunque lo queme abrazándose el alma .

Se le hinchan las rejas del hueso,
la jaula se prende y el pájaro canta.
El tizne se pega al rostro compungido,
ya no es más el actor amigo, sino el poeta,
que abraza la palabra como único testigo.

Y hace del poema su evidencia inaudita
de los desmanes de un espíritu que clama.
Porque La Palabra es arma de lo inexplicable
Y no hay nada mas inexplicable que el amor.
leer más   
12
3comentarios 80 lecturas prosapoetica karma: 114

Senryu (me muerden)

Es que me muerden
los dientes afilados
de tu recuerdo.






@AljndroPoetry
2018-mar-22
leer más   
27
7comentarios 105 lecturas versoclasico karma: 106

El primer beso

Fue aquel otoño, frente al mar,
cuando la brisa de la tarde
rozó tu piel de tenue frío
y entumeció tus tiernos labios,
sonrosando tus mejillas,
que acercaste sin preocupación.

Fue entonces cuando
se agolparon mis ansias juveniles,
tomé tus manos entre las mías,
mojé mis labios en ardiente deseo
y cerrando levemente los ojos,
probé tu inocencia,
procurando no perder la razón.

Fue aquel día que paramos el tiempo
y el sol permaneció en su lugar,
haciendo eterno nuestro primer beso,
en un momento en que la noche
no quiso cubrirnos de oscuridad,
para que viéramos lo maravilloso
que era el mundo que nos rodeaba,
aquel instante de suprema felicidad.
leer más   
14
6comentarios 207 lecturas versolibre karma: 109

Alto

Quizá no sea mi culpa volar tan alto,
eso es lo que me enseñaron,
a nunca andarme con rodeos,
cuándo la realidad anda por encima de las nubes.
leer más   
15
4comentarios 75 lecturas versolibre karma: 113

Sin sonido

Por ese nudo
que me aplasta,
la verborragia
del silencio
va hilando letras.
Letras solitarias,
pedacitos de razón
enlutada de renglones
que no existen,
de vida cobrándome
las expensas
en monedas de locura.
Y todo por un nudo
que, tampoco,
sé si existe.
24
12comentarios 137 lecturas versolibre karma: 121

¿Me concede este baile?

Deja que estos versos tuyos,
infatigables viajeros,
tomen esta mano mía confiada
y en volandas me lleven jubiloso
hasta donde las olas,
para verlo reir,
hacen cosquillas al horizonte,
dejando caer la espuma
por su espalda

Alli,
al ritmo de las estrofas
que de pequeñas
eran ya revoltosas,
quiero invitar a un baile
a esa inquieta dama,
tatarabuela nuestra,
la mar océana

Ella dibujó el camino
que aquí nos trajo,
vida de todas las vidas
vida primera;
qué menos que tener
un detalle
por nuestra parte,
con la que nos cantaba
aquellas nanas abisales
primigenias

Quiero que nuestros pasos
se deslicen por la pista,
con esa suavidad
que no hace ruido.

Que el alba nos sorprenda muy bailados;
yo exhauto
y la mar ,
dormida en calma chicha
entre mis brazos,
dibujando sus labios
una sonrisa,
inundando su luz
la madrugada.
leer más   
10
2comentarios 107 lecturas versolibre karma: 118

Amor, amor, amor

Amor

el infinito es
la presencia de tu ausencia en mi
leer más   
10
2comentarios 75 lecturas versolibre karma: 111

Añoranza

Añoro cuando era un niño
lo mejor ha sucedido
en un ayer conmovido
nada me apretaba el ciño
era un menor consentido.

Erase un fugaz cariño
en un mundo muy perdido
fue un amor pasado y ruido
que nadie le soltó un guiño
solo quedó en un plañido.


El Mute
22/03/2018
Quintilla
17
17comentarios 239 lecturas versoclasico karma: 136