Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

ᏞᎪ úᏞᎢᏆᎷᎪ ᏟᎪᎡᎢᎪ

A ti, sí, a ti te hablo, ladrón nocturno de la paz. Neblina oscura que te desplazas bajo las puertas en noches quietas y sigiloso te aproximas para encarnarte en algún esposo, padre, hermano o hijo, como te da la gana y se hacen como tú:
salvajes, ciegos, brutales. A ti que rompes sueños que no te pertenecen; que llegaste a mi vida, a otras, sin que yo te llamase, ni ellas, burlando la ingenuidad de la confianza que te profesé. Que tras la calidez de tu palabra ocultaste al ser horrendo y maquiavélico que llevabas dentro. Tu falsa ternura me envolvió y al cerrar los ojos a la realidad que existía, me sumergí en un pantano del que respiré y me olvidé de mí.

A ti te hablo, noche de dolor interminable, minutos de espanto prolongados en el alma como horas, en las que con una frase, clavabas la daga más profunda de la humillación con la que desangrabas hasta la fe más grande. A ti te hablo, verdadero amante de la mentira envuelta en las flores de tus culpas y perjurio de la bondad depositada en alguien que como tú, nunca la valió.

A ti, te escribo ahora y te digo, que no habrá más sobresaltos que rompan por tus gritos los silencios de la fragilidad. Que las navajas que afilaste para despedazar la imagen que tenía de mí, las he fundido con el fuego de mi fortaleza.
Los golpes que asestaste contra mi rostro, son las cicatrices con las que te combato en el día
a día. Todos los momentos que a tu lado se transformaron en lágrimas, los enjugué para llenar la mar que me llevó lejos de tu alcance. La crueldad de tu trato se convirtió en mi ejemplo para no igualarte en lo absoluto. En tu triste complejo de superioridad te volviste el más pequeño y quisiste arrastrarme.

Yo te abrí las puertas en la ignorancia de tus intenciones, y al descubrirlas te dejé seguir y me dejé capturar en las paredes de la peor prisión que pueda sufrir un ser humano, las de su autodestrucción. Te reías de mi entereza y
jurabas que me hundiría en ella, si no sola, tú te encargarías con tus manos de romper las columnas que aún me sostenían de pie. Todos esos años en que te permití sentarte a mi mesa y sin merecerlo te regalé una sonrisa de perdón, tras tu cínico acto de arrepentimiento; en los que no opuse resistencia a que cortaras uno
a uno los jirones de voluntad que pobremente me vestían; esos encuentros con la muerte en los que mi espíritu pisoteado clamaba por su vida; esas angustias sordas y mudas que te justificaban de mi boca y te permitían seguir asesinando mis incipientes esperanzas; esos breves instantes de amargura con los que me
alimentabas y de los que recogía las migajas y las repartía entre los míos; todo ese cáliz de hiel que me bebía en la cobardía de tus pasos….

Todas esas sombras, todas mis peores pesadillas, hoy, se detuvieron… y me dieron una bofetada ¡¡Y DESPERTÉ PARA DECIRTE, BASTA!!

Sí, tal vez sigas en tu incredulidad; sigas riendo de mi cara y de mi amor propio, completamente desfigurado por el azote de ese ‘alter ego’ machista que fue tu cómplice, después de tu última lección a la que llamabas “hacerte respetar” y eso te has ganado preciso.
Te respeto tanto, que nunca jamás has de volver a pisar mi casa, mi suelo y mi cielo que sin ti, serán por fin, un hogar; no entrarás en ella de nuevo, ni en la familia a la que no perteneciste, ni puedes siquiera llamarla de tal modo. No es digno de hacerlo quien destruye la dignidad.

No podrás penetrar en mi mente e intentar como lo hiciste siempre, hacerme sentir culpable por tus heridas que pretendiste hacer mías, por tu dolor del que no hablabas pero con el que me castigabas; un pesar que en lugar de hacerte partícipe de mi apoyo, te convirtió en mi verdugo. Ya no tienes derecho a tocarme un sólo átomo, si cuando lo tuviste lo usaste para revertir aquel falso amor que mil ocasiones me juraste. Perdiste tu valor e intentaste quebrantar el mío, alegando un celo usado de disfraz para tu infinita maldad. Sé que no te importa. Dices que nadie me querrá como tú lo hacías y en eso, no te he de contrariar.
No creo que exista sobre la tierra ningún ser humano capaz de amarme de tan ruin manera como tú lo hiciste conmigo porque ESO NO ES AMOR y si volvieses a tocar a mi puerta, sabré reconocerte, porque te desenmascaré, falso esposo, padre, hijo. No me esconderé más en la vergüenza que fue la única provisión venida de ti.

YA NO CALLARÉ. NO TENÍA VOZ Y LA RECOBRÉ BUSCANDO JUSTICIA POR TU CRIMEN… va por ellas que te dejaron entrar como lo hice yo y cerraste sus bocas…
NO VALES UNA SOLA DE ESAS VIDAS.
Te compadeceré de ahora en adelante en cada ser a quien tus garras quieran atacar descubriéndoles tu verdadero yo; dejarán de creer que merecen mirarse en un espejo roto en el que te escondes por sus grietas para confundir sus emociones. Es a través de reconocer su valía que serás neutralizado, si todos lo quieren, para siempre.

HOY, SOY YO OTRA VEZ. RECUPERÉ MI VALOR Y LAS HORAS PERDIDAS PORQUE ENCONTRÉ EL MEJOR AMOR. EL QUE NECESITO; EL QUE ESTUVO SIEMPRE PERO NO PERCIBÍA, EL QUE TENGO POR MÍ MISMA…

Escribiré esto en tu epitafio, para que en el cementerio del olvido donde deposito tus restos, nadie abra las puertas a las cenizas que de ti se quieran esparcir, para que otros ojos lean lo que eras, lo que puedes ser, pero si recuerdan tus señas particulares, no podrás serlo más.
No te odio, no puedo… sería descender a tu nivel y alimentarte, pero si puedo despreciar tu raíz.

NO QUIERO NINGÚN VÍNCULO CONTIGO; NO DESEO VERTE DE NUEVO EN MI ESPACIO; NO PRETENDO DEJAR UN CABO SUELTO QUE TE ANCLE AQUÍ MÁS; POR ESO, TE DEDICO LAS ÚLTIMAS LETRAS DE MI MEMORIA y escribo con firmeza las tuyas.

TE DIGO A TI, SÍ, A TI: ¡VIOLENCIA!
TE DIGO DE TODO CORAZÓN:
¡HASTA NUNCA!

La PAZ y la SONRISA más franca, han vuelto a mí y llegaron para quedarse.

La FUERZA y la VALENTÍA serán mis fieles compañeras, y me entregaré a la lucha por alzar los brazos en señal de victoria, y a erradicar la tiranía de muchas voluntades frías para transformarlas en la calidez de nuevas vidas.


P.D. No es necesaria la rúbrica de mi nombre. Para ti nunca lo tuve, pero FIRMO CON LOS MILLONES DE NOMBRES QUE DESDE AHORA, SON EL MÍO TAMBIÉN.


Aun creyendo ser nadie,
creyendo vivir en medio de la nada,
se puede ser feliz
con tan solo
extender las alas …
… quizás para alguien mas
no sea invisible tu vuelo.’.
.



Yamel Murillo




LA ÚLTIMA CARTA©
El Dilema de Vanessa©
Todos los derechos reservados.
D.R. 2010


Mi pequeño homenaje al ser más noble y dedicado sobre este universo, escrito con llanto de sangre y clamor de esperanza.

¡Viva permaneces MUJER!


etiquetas: ensayo epistolar, prosa, el dilema de vanessa, mujer, fortaleza, vida
14
13comentarios 260 lecturas Ensayo karma: 60
  1. #1   {0x1f64f} {0x1f64f} {0x1f64f} {0x1f64f} {0x1f64f} {0x1f64f} {0x1f64f}

    Maravilloso alegato, es una satisfaccion poder leerlo. Poderoso, fuerte, duro y hermoso.
    Aplausos y mas aplausos¡¡¡¡

    Los golpes que asestaste contra mi rostro, son las cicatrices con las que te combato en el día

    Me quito el sombrero, y la boina y la gorra y lo que sea¡¡¡¡¡{0x1f60d}
    votos: 1    karma: 40
  2. #2   Perfecto Yamel, mil gracias por publicar el texto, una maravilla poder leerlo!!

    Mucha fuerza.
    Un abrazo muy fuerte!!
    votos: 2    karma: 43
  3. #3   #2 Gracias eternas por la compañía, querido Alex. Te envío un fuerte abrazo
    votos: 0    karma: 20
  4. #4   #1 Mil gracias amada Hortensia. Deseo de todo corazón que esa fuerza se multiplique y haga eco en quienes quieran amar esas causas y concientizar. Te dedico a ti y a todas las compañeras esos aplausos! Abrazos {0x1f490}
    votos: 1    karma: 40
  5. #5   Que bello desbordar de sentimientos,
    parece una veloz cascada
    después de una represa con el grifo abierto,
    generosa, espumante, cristalina... agua libertada...!

    Te felicito...!
    votos: 1    karma: 26
     *   Rafapuello Rafapuello
  6. #6   #5 Muchísimas gracias @Rafapuello por tu hermosa descripción y por acompañarme en este día tan significativo. Bienvenido!
    votos: 0    karma: 20
  7. #7   #6 No, moonlighting85, gracias a ti por compartir tu bella inspiración, Ahhh y gracias también por darme la bienvenida a este portal tan agradable...!
    votos: 1    karma: 26
  8. #8   Tremendo Yamel... fuerte, directo, intenso, profundo, en fin... éstos lugares de tus edenes no los había caminado... {0x1f3a9}
    votos: 1    karma: 40
  9. #9   #8 Es sano poder desentrañar todos los parajes. Gracias por la compañía y el aprecio @Transmisor. Un abrazo
    votos: 1    karma: 40
  10. #10   Precioso texto ! Enormes!precioso contenido! hermoso Felicidades! Me encanta tu estilo.
    Muchas flores para ti, Bravo!! Abrazos Yamel!
    votos: 1    karma: 40
     *   Malulita_ Malulita_
  11. #11   #10 Gran alegría me regalas, adorada amiga! Siento los abrazos y te agradezco de verdad tu empatía y cariño. Te mando millón de abrazos de vuelta {0x1f339} {0x1f339} {0x1f339} {0x1f339}
    votos: 1    karma: 40
  12. #12   Es bellisimooo
    votos: 1    karma: 24
  13. #13   #12 Gracias infinitas Kelly! Bienvenida a este rinconcito. Un abrazo
    votos: 1    karma: 24
comentarios cerrados