Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

El tipo de la puerta:

Días como cualquier otro, o al menos eso suponía

incluso un sacerdote tiene días diferentes en su simonía.


Pero parecía que a mi, estas dos semanas no iban a ser normales

quizás porque lo que contaré no parece nada, sino de cosas paranormales.


Me fui a dormir, alguien llama a la puerta

eran las tres de la mañana, quien andaría en esa hora muerta?

Yo no atendí, no me intereso para nada

mira si levantarme, con frio y ver al perro echandose una meada.

Al dia siguiente, mi rutina de siempre, lo mismo

vuelve la noche, alguien toca, hay una oscuridad que parece abismo.


Me preocupe, eran de vuelta las tres de la mañana

pero vi por el ojo de la puerta, no había nadie, solo una rana.


A las cuatro treinta llaman nuevamente

me tienen podrido, es una broma seguramente.


Voy, y no veo a nadie husmeo con mi mirada en busca de alguien.
Preocupado y cansado vuelvo a dormirme

hurgando en la oscuridad en busca del acolchado para cubrirme.


Al día siguiente instalo una cámara para que saque foto

cuando halle una presencia enseguida la tomara por si es algún choto.


Alguien llama a la puerta a las dos y media

confío que el sistema funcione, y debele el miedo que me asedia.


A la mañana, hallo la foto, era un tipo con máscara de payaso

me dio miedo, llame a la policía para que buscara ese pelmazo.


Pero nunca lo hallaron, y no volvió por mi

espero que a tu casa no vaya,no abras la puerta o que sera de ti?
leer más   
4
sin comentarios 32 lecturas colaboracion karma: 42

Distopía Endeble (Sinergía con @Miguelav )

El amor y la piedra,
los dos suponen
ser candil o luciérnaga.

La noche acecha
con sus laberintos,
son lágrimas fuertes
cristales que brindan
un solo brillo.

No esperes que del horizonte
llegue un suspiro,
sin letras de oro
que escriben camino.

El odio y el fuego
dos alas
del mísmo cuervo.

El vuelo es irremediable
se presume tormenta,
primera escala en la cima
de los montes estelares,
el miedo cunde.

El Radiofaro hundido en los mares,
uno a uno se extraviaron
los esparadrapos de viaje,
lloverá sangre y hará frío salvaje.

Mis palabras regaron escarnio
una de estas madrugadas
será franco el desafío.

No estarás aquí para ceder,
espacio cálido
a un costado de tu féretro.

Negaré lo obvio...
echaré piedras al fuego
entre el amor y el odio.

El amor y la piedra,
los dos suponen
ser candil o luciérnaga.
leer más   
4
4comentarios 46 lecturas colaboracion karma: 60