Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Cada día..

Por un poco de tu piel, ¡qué no darían mis manos! Sentir que te están tocando, rozando tu vello castaño y a la vez, cometiendo el mayor de los pecados. Cada día se hace noche, todo nace y va expirando, nada dura eternamente y tu boca está matando a unos ojos que amarrados a ti, sudan deseos vanos.

No pido falsas sonrisas, tampoco momentos fugaces, sólo quiero que tu boca bese mi alma y como un volcán perturbe sus fríos y oscuros lugares. Es a ti a quien quiero eterna, como el amo a sus secuaces, como el niño a su bella madre, como el hombre su libertad nadie quiere que le arrebate. Te quiero, y quiéreme, no lo pienses, pues la madrugada asoma con su guadaña afilada, y segará los sueños que inventamos en mi cama.

Sentir tu piel con mi piel. Eso le pido al destino cada día. Cada día que no nace contigo en mis brazos, cada día que muere sin el roce en mi piel de tus manos, cada día de este vasto mundo que no quepa en uno de tus abrazos. Y es que, cada día..

Cada día yo más te amo.

etiquetas: sentir, amor, alma, anhelo, deseo
5
2comentarios 41 lecturas prosapoetica karma: 70
#1   bello
votos: 1    karma: 31
#2   #1 Gracias :-)
votos: 0    karma: 11