Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Ciaran

Ciaran, joven con el ceño fruncido, adolece alguna herida física.
Vestido rojo rasgado, cruza la puerta del oscuro antro.
Las sombras se funden con la luz de velas tenues.
El calor de una hoguera exilia el frío del yermo oriental.
Ella atraviesa la penumbra y se arraiga a la madera.
Con la mirada le escudriño, con la voz le invito una copa.
"Aquí hasta el diablo es temeroso" versa la entrada.
En los rincones se posan fantasmas a graznar de su presencia.
Con la luz de un candelabro pueden verse: sus alas de obsidiana.
Trasparentes como cristal de perla. Una rota, la fuente de su dolor.
La sangre por antonomasia no le pertenece, los ángeles no sangran.
Trabó una batalla que no podía ganar. Salió airosa.
Un dragón infernal que pagó el precio de su arrogancia.
Esta noche nuestros caminos se cruzan, mañana vuelven a separarse.

etiquetas: épico, poesía nueva
5
1comentarios 48 lecturas prosapoetica karma: 61
#1   Muy buena historia es muy nostálgico pero atrapante
votos: 1    karma: 24