Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

desafiando a la vida, "fénix nueve".

Se han roto mis esquemas y ahora solo queda una pizarra vacía donde no sé muy bien qué escribir, y creo que eso lo resume todo.

Actúo y pienso y siento teniendo como banda sonora este desgarrador silencio que desde fuera parece que ahoga pero a mí me da el oxígeno para sobrevivir a este amargo ahora. Y es que ya no necesito tapar huecos para sentirme cómoda, porque intentar decir algo en voz alta cuando no es realmente necesario provoca un eco en este alma rota que ahora tengo que me recuerda que mi mente no funciona si no es en silencio porque demasiado ruido tiene ya ahí dentro.

Hablar ahora de lo que tengo dentro me causa un terror impresionante, y es que ya no se me da bien expresar lo que pienso o siento porque ni yo sé muy bien ordenar todo este caos interno. ¿Puede, por favor, la tormenta ofrecerme un poco de tregua?
No me quejo del frío, apenas me tiemblan las manos cuando finjo estar sosteniéndome el pecho como si pudiera dolerme algo más de lo que ha dolido esto.
No me quejo de estar calándome los huesos, como si le quedaran fuerzas o ganas a mis piernas de sostener todo este peso.
Y desde luego, tampoco me quejo del estruendo de los truenos que provocarían escalofríos a los sordos, cuando mi mente no ha cesado en su afán de volverme loca con su vaivén de pensamientos chocando contra mi conciencia y llenándome de culpa y remordimientos y ganas de retroceder en el tiempo.

Y aunque no me quejo de esta lluviosa escena en la que me encuentro sin paraguas ni hogar a donde ir corriendo a refugiarme, muchas veces logro escuchar el sonido de los árboles bailando con el viento y la sensación de paz que tiene un fénix de felicidad hambriento.
Y no puedo evitar, al saber que un atardecer destructivo precede a la calma esperada, advertir que cada vez soy más fuerte y tengo mas garra, y cuando un desconocido se atreve a mirarme de frente cuando me ha llamado débil a las espaldas y yo levanto la cabeza por tanto tiempo agachada consumida en la desesperanza, le dedico una sonrisa que le obliga a él y a cualquiera a reconocer que no me he rendido, que desafiando a la vida sigo.

etiquetas: valentía, tristeza, superación, resiliencia, fortaleza, asimilación
6
2comentarios 43 lecturas prosapoetica karma: 74
#1   Descriptiva y existencial la propuesta
votos: 1    karma: 14
#2   #1 Gracias :))
votos: 0    karma: 15