Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Entrega

Toqué a tu puerta con mi mejor sonrisa de amor, se entreabrió, vi tus hermosos ojos y quedó la puerta cerrada quedando yo afuera, muy afuera de tu vida.
Toqué a tu puerta ofreciéndote mis mejores letras de amor, se entreabrió, disfruté de tu altiva mirada, y quedó la puerta cerrada quedando yo afuera, muy lejos de tu vida.
Toqué a tu puerta dedicándote el mejor de mis cantos de amor, se entreabrió, admiré tu cuerpo espléndido, y quedó la puerta cerrada quedando yo afuera, muy aparte de tu vida.
Toqué a tu puerta incado, de rodillas para poner mi vida en tus manos, se entreabrió, viví inimaginables sueños de amor entre tus brazos, y quedó la puerta cerrada quedando yo afuera, muy afuera de tu vida.
Y toqué a tu puerta, ya sin tener nada que ofrecerte y aquella puerta ya no se entreabrió permaneciendo tan cerrada que caí postrado ante ella quedando muerto en ese instante, ya muy cerca de ti y de tu vida... inerte en el olvido.

etiquetas: amor, desdén, olvido, inerte
19
5comentarios 105 lecturas prosapoetica karma: 82
#1   Perdido, inerte en el olvido después de entregar hasta la vida.
votos: 0    karma: 20
#2   Me encantó habla sobre un amor unilateral y ciego
votos: 1    karma: 32
#3   Martín, tu poesía más que sentimientos entreguistas (en el mejor sentido de la palabra) y humanos, porque el amor es ciego y a veces lleva hasta la locura y todos tenemos un poco de locos, es también muy loable y valiente. hay amores así.
Saludos:
votos: 1    karma: 40
#4   Amigo Martín, la. Vida es tan corta, que hay que curarse pronto de las heridas, para renacer de entre las cenizas, y volver a creer y sentirse amado de nuevo, saludos afectuosos
votos: 1    karma: 39
#5   Un gusto sus comentarios que nos llevan a la reflexión. Muchas gracias.
votos: 0    karma: 20