Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

ҽԹIԵɑƒíօ

Era el humo de una balada nocturna
y el tedio de su soledad azul.

Era la boca del laurear tímido y los nudillos hechos polvo, queriendo derrumbar los muros del silencio asesino.

Era la herida del labio. El dominio de su virgen de sueños infames y pasados de coitos rotos.

Era el bouquet a madera y a llanto;
a bríos y orgullo traspapelado.

Era la tez pura... la fotografía de mis constelaciones revelada en el cuarto oscuro de mi cielo personal.

Era él, compás quedo en sus cabizbajos ojos; cuerda gutural detonante de una perla líquida al insinuar de un amor desesperado.

Era el estoque al corazón que defendía.

Cierta noche, apretó los dientes, los puños y una sutil injusticia...

Su par, dentro de ellos, sintió un despedazarse
lento, como su llegada
y el precipitarse al vacío,
del último sueño.




Yamel Murillo




Incisiones
El Diario de Paloma©
D.R. 2018

etiquetas: lírico, prosa poética, divergencia, desdén
10
7comentarios 65 lecturas prosapoetica karma: 113
#1   Era la boca del laurear tímido y los nudillos hechos polvo, queriendo derrumbar los muros del silencio asesino.

Profundo, duro, intimo, hermoso sobre todo. Precioso poema¡¡¡ Saludos y feliz día.
votos: 1    karma: 39
#4   #1 Bendecida me siento con tu juicio siempre cálido. Gracias eternas Horten querida! {0x1f339}
votos: 1    karma: 39
#2   "Era la herida del labio. El dominio de su virgen de sueños infames y pasados de coitos rotos.

Era el bouquet a madera y a llanto;
a bríos y orgullo traspapelado.

Era la tez pura... la fotografía de mis constelaciones revelada en el cuarto oscuro de mi cielo personal."

Tu versar y tu prosa son delicadas bebidas
que hay que degustar despacio en cada viaje
tomarles sabor de a poco y desmenuzar todos sus sabores...
Hermosos Epitafio Yamel {0x1f3a9}
votos: 1    karma: 38
#5   #2 Una fortuna al ideal, que sensibilidades como la tuya, escudriñen en el alma de una viajera infinita. Un abrazo enorme, Carlos. Te quiero, compañero.
votos: 1    karma: 38
#3   Es amargo y a la vez plantea suavidad. Qué buena combinación.
votos: 1    karma: 39
#6   #3 Muy gentil apreciación, Jana bella. Gracias por acompañarme en la odisea. Abrazos
votos: 1    karma: 39
#7   #6 :-* :-* :-*
votos: 1    karma: 39