Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Infantería

Troté y caminé el desierto,
bajo un sol abrasador.
Busqué el norte y el sur sin brújula ni mapa,
solo guiado por la sombra de los cactus.
La sed me vió casi extinguirme
¡Pero no me vió rendirme!
¡Montañas amigas!
Que anduve cansado, equipado,
siempre uno con el pelotón,
siempre en vigía bajo un manto de
millones de estrellas que nos orientaron.
Fusil en mano, mochila de equipamiento en la espalda, cargadores, y un miedo acallado
que no dejábamos se notará debajo de el casco acerado que cubría casi nuestra mirada.
Balas y trincheras,
enemigos de la tranquilidad frente a nosotros,
Disparos por órdenes,
valor cumplido bajo la prerrogativa del honor.
Adiestramiento bajo el infierno,
operaciones en las axilas del diablo.
Infantes, soldados de combate de a pie,
llorando detrás de un arbusto
sin que nadie nos vea la muerte del compañero,
la orden de no retirarse, el hambre insatisfecha,
la tristeza acumulada, días enteros sin dormir,
un infierno que solo se puede aliviar con alcohol.
Siempre puestos para lo que mande la nación, lo mismo sea dejar la vida en combate, que debajo del desastre auxiliando a la Población.
Y aunque dejé la tropa, no dejo de ser soldado. Pues soldado una vez ¡SOLDADO PARA SIEMPRE!

etiquetas: poema, relato corto
14
5comentarios 109 lecturas prosapoetica karma: 86
#1   Bonito poema, compañero.
¡Enhorabuena!
votos: 0    karma: 14
#2   Bella pluma!!! Saludos Hernán.
votos: 1    karma: 40
#3   #2 saludos cordiales Yaneth
votos: 0    karma: 20
#4   Infante! Adelante.
votos: 1    karma: 37
#5   #4 así está siendo {0x1f64f}
votos: 0    karma: 20