Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

El Segundo más Largo

Un collar de rostros olvidados,
Forjado entre tinieblas y lloros,
Llorona joya de engastes dolidos,
Que pesa en mi cuello y provoca mis pecados...
Con un brazo muerto creí ser capaz de asaetear las estrellas y domarlas y hacerlas mias...pero en la noche oscura tiritaban, a lo lejos ,histéricas de risa y escarnio acerca de mis flechas. Yo fui quien cazó el rayo y condensó la bruma hasta volverla fuente de plata y cobriza roca que alimenta una rosa...
Con el verbo, di la vida a cuantos se apagaron y ejecuté los futuros intentos de ser feliz en un instante de grandeza deshojada y fugaz como el deseo de un joven hermoso.
Fui, yo, todas las noches que tú creíste divertidas y huecas, fui todo el amor que no quisiste creer humano y diste por engaño. Te di todos los corazones que me quedaban, toda la sangre que aún ansiaba el amor...y tú disparaste a matar, tu sordo encuentro con la peste y tú atracción por la basura...¿que puedo decir ahora?
-Si he perdonado ya más veces de las que admite mi fe de pirata-

etiquetas: dolor, tristeza, lágrimas, pérdida, noche
4
sin comentarios 21 lecturas prosapoetica karma: 47