Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Lobo Nocturno

En la inmensa oscuridad de la noche
y bajo un rayo diminuto de luz de luna,
vivo solo y sobrevivo
y no te necesito.

Dulce néctar de sangre y carne,
alimenta mis entrañas.
Cazo de noche y me escondo de día
pero no te necesito.

Filosos colmillos adornan mi boca
Y por una ansiedad de carne inmensa,
ante cualquier presa se asoman.
Y a ti no te necesito.

Y es en la cara de agonía y sufrimiento de mis presas,
Donde tu rostro sangrante y demacrado se refleja,
Y ni siquiera te odio.

Sigilosos son los pasos, nocturnos que voy dando,
mientras en el pasto oculto mi pelaje hermoso y blanco.
Una presa simple necesito,
Para devorar cada parte de su cuerpo.
Le contemplo sereno, y pronto ataco,
quisiera que fueras tú,
para verte hecha pedazos
y saborear así tu llanto.

Esta noche me siento finalmente preparado,
Garras y colmillos listos, para salir al asecho,
Y a todo ser que atraviese mi camino
Con placer dejaré desecho.
Espero que te acerques en ese momento.

Sed de gritos y hambre de carne,
ya no me importa como cuando de quién,
pero buscaré mi alimento
Y ya ni te recuerdo.

En soléenme silencio espero muy quieto,
Escucho las ramas romperse a lo lejos,
No estoy impaciente; esperaré sereno.
¡Seas quien seas, te convendría estar lejos!

Unos ojos brillantes se acercan corriendo,
Y observo una bestia de línea blanca sobre el negro;
Con su levantada y larga cola,
Ignorante se acerca a su tormento.

Aullido imponente emito,
El temor te detiene al momento.
Mientras mis garras preciadas desgarran tu cuerpo,
Te veo y te desprecio.
Mi cuerpo tiene hambre. Así es, lo admito;
Y como fiera nocturna que no miente,
haré de tu despreciable carne mi alimento.

Desgarrare lentamente cada parte
De tu inmundo y despreciable cuerpo
Mientras escupo tu sangre,
Que tiene un sabor gotesto.

y al saciar mi hambre, aclaro mis sentimientos:
no es que te necesite,
es que olvidarte no puedo.

etiquetas: poema, de, desamor
3
sin comentarios 30 lecturas prosapoetica karma: 32