Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Una mañana primaveral

Una mañana primaveral, de esas en las que yo te iba a buscar a tu casa, fuimos hasta la playa a dar un paseo. Tu estabas preciosa, como de costumbre. Tumbados en la arena, yo miraba hacia el cielo. Tras unos minutos, tú me dijiste "Oye, ¿qué es posesía?". Yo no me esperaba esa pregunta y tardé un poco en contestar. "La poesía...es...". Busqué en mi memoria inútilmente un término de comparación, que no acertaba a encontrar.

Te habías acercado un poco para escucharme mejor; de tu pelo castaño, que tan bien sabes dejar caer por tu frente, bajaban unos mechones con estilo artístico rozando tus mejillas hasta tu seno; en tus pupilas azules y húmedas brillaba un punto de luz; tu respiración suave entreabría tus labios. Mis ojos, perdidos en un punto del mar, giraron instintivamente hacia los tuyos, y exclamé al final "La poesía, ¿la poesía eres tú!"

Llegado a este punto, se interrumpió nuestro diálogo. Ya sabes por qué. Algunos días han pasado ya y ni tú ni yo lo hemos vuelto a retomar, aunque yo he pensado en ti. ¿Por qué no hablar con franqueza? Te dí aquella definición porque la sentí, sin saber siquiera si decía algún disparate. Después lo he pensado mejor, y no dudo al repetírtelo: la poesía eres tú.

La poesía eres tú, te he dicho, porque la poesía es el sentimiento, y el sentimiento es la mujer. La poesía eres tú, porque esa aspiración a lo bello que es la facultad de la inteligencia del hombre, en ti es un instinto natural. Y últimamente, la poesía eres tú, porque de ti parte la belleza de sus versos.

-K.

etiquetas: primavera, playa, prosa, azul
4
1comentarios 27 lecturas prosapoetica karma: 59
#1   Precioso relato llenó de romance que inicia como una novela
votos: 1    karma: 25